la-vuelta

Sé que debería dejar de escribirte o de extrañarte. Sé que tú ya diste vuelta la página y ya ni piensas en mi como antes…
—  Pero yo aún sigo enganchada de ti. (Que patética)
El Mundo

Un hombre del pueblo Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta, contó. Dijo que había contemplando, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

-El mundo es eso - revelo. - Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin paoarpade, y quien se acerca, se enciende.

Los Abrazos ~ Eduardo Galeano

Podrán haber chismes, errores… y hasta difamaciones.
Pero nada hablará más fuerte que nuestros corazones.
Nadie dijo que iba a ser fácil,
tampoco se dijo que iba a ser tan difícil.
Pero vamos con calma,
que sé cuántas cosas nos han pasado, pero no sé cuántas más nos pasarán.
Pero si estoy seguro de algo:
voy a estar para ti a pesar de todo.
—  J. Porcupine | La vuelta al mundo para abrazarte por la espalda (Inédito)