la-herradura

Capilla privada en el monumento a Manuel Ávila Camacho, Bosque de la Antequera (frente Bosque Copalar), La Herradura, Huixquilucan, Estado de México, México 1957 

Arq. Juan Sordo Madaleno

Private chapel in memorial to Manuel Avila Camacho, Bosque de la Antequera, La Herradura, Huixquilucan, State of Mexico, Mexico 1957

Sentí la patada de un caballo con la herradura recién forjada; los huesos de mi cara hicieron un eco que retumbó en toda la montaña. – Ahora sí. Dinos la verdad o aquí te mueres hijo de tu puta madre. – Decía con voz rabiosa el policía mientras sus colegas se reían de mi desventaja: cinco policías contra un viajero. Yo estaba de rodillas llorando, no de impotencia sino porque mi cuerpo ya llevaba más de media hora siendo pateado de entre costillas y piernas. Mis manos estaban atadas. Yo no tenía por qué decir nada porque ni siquiera hice nada. Me confundieron y creían que no les decía la verdad. Pensé en mi madre, en mi padre y mis amigos; tal vez este era mi último viaje. Escuché que cargaron los cartuchos. Iba a morir por el delito más grande: vivir mi libertad. La luna era un espejo de agua ceniza, los grillos cantaban por la sierra. – Ya te dimos mucha chance.-  Yo podía rogar por mi inocencia pero sabía que era inútil razonar con los animales. Así que recordé a Dios y le pedí no un milagro sino una oportunidad para contar mi historia. El policía lentamente apretaba el gatillo para dar el disparo. Fiuuumm. El policía cayó. De inmediato los demás voltearon y fiuuuum. Cayó el segundo. El tercero no tuvo oportunidad de ver. El cuarto rodó gasta golpearse en un árbol y el quinto pudo ser testigo de todo y después de contemplar la escena fiuuuum; cayó. ¿Qué fue eso? Me levante con las manos atadas y todos traían en el cuello una especie de dardo clavado. Caminé durante dos horas por la sierra hasta llegar a la playa y tirarme en la arena, con la sangre molida y el rostro hinchado, la arena consoló mi espalda. Y esta es la historia de un viajero al que le fue escuchada su plegaria.


Surrealismo Mágico, Quetzal Noah

youtube

Diego Ojeda & Fredi Leis - Besos baratos

Esa noche vi en tus ojos puertas abiertas,
y dejé olvidada en casa la prudencia,

el ying y el yang bailando en mi cabeza,
y yo queriendo estudiar el mapamundi de tus tetas.
he conocido princesas en noches de fiesta,
pero hoy me rindo ante el palacio de tus piernas.

Voy a amenazar al calendario,
te dije en un adiós disimulando,
y no te robaré besos baratos,
prefiero hacerlo despacio,
siguiendo las direcciones de las lineas que hay en tus manos.

Y no te robaré besos baratos,
iré poco a poco entrando,
cambiando las herraduras de las puertas,
de tu pasado.


Tus ojos de canela, tu piel color café,
he llegado a tu vida en mitad de un después,
y tú queriendo conocer mi cuando y mi porqué
prometo serme fiel por esta vez.

Pretendo arreglar tu mirada rota,
quiero conocerte sin tacones y sin ropa.

Voy a amenazar al calendario,
con una huelga de futuros entre tus manos.

y no te robaré besos baratos,
prefiero hacerlo despacio,
siguiendo las direcciones de las lineas que hay en tus manos.
Y no te robaré besos baratos,
iré poco a poco entrando,
cambiando las herraduras de las puertas,
de tu pasado.

De mi pasado.

Detalle de la fachada, Centro Educativo Albatros (hoy Colegio Alemán Alexander Von Humboldt AC - Campus Herradura), Bosques de Moctezuma 124, Fracc. La Herradura, Huixquilucan, Estado de México, México 1968

Arq. Imanol Ordorika

Detail of the facade, Albatros Education Center (today Colegio Alemán Alexander Von Humboldt A.C. - Campus Herradura), Bosques de Moctezuma 124, La Herradura, Huixquilucan, Edo.Mexico, Mexico 1968