la verdadera realidad

Es muy difícil desprenderse de las cosas,personas, sobre todo de los recuerdos, yo elegi hace poco dar olvido a todo hasta cerrar mi red social para no deprimirme tanto hice otra, pero la verdad uno extraña ver conversaciones, fotos, a veces la abro para recordar es mas con una nueva te das cuenta como es la verdadera realidad, vendrán mejores personas, mejores fotos, además tengo fotos con gente que ya ni hablo asi que muy loco, igual todo lo tengo guardado en mi corazón, solo se que es difícil y a veces no se que hacer.

A veces pienso

A veces pienso que hay alguien que sabe lo que deseo, lo que sueño, lo que mas anhelo; y que por eso es que nada me sucede, porque ya he desgastado esos momentos soñando o imaginandomelos una y mil veces, y que ese alguien no permite que sucedan porque seria simplemente ilógico y muy extraño vivir en medio dejavus, o que cada cosa bella que pasa por mi mente sucediera.
En ocasiones he llegado a agradecer que no suceda todo lo que sueño, porque si fuera así, en medio de tantas cosas bellas habrían pasado muchas tragedias.
Así que a veces, en esos momentos en que pienso tanto, le agradezco a ese alguien que no permite que mis anhelos se hagan realidad, porque es muy bello vivir en las nubes si la realidad suele ser un desastre, pero si mi mundo imaginario fuera la verdadera realidad, seguramente seria un desastre aun mas grande

Y allí estaba ella, sumida en la soledad de aquella roca, observando las olas avalanzarse contra el acantilado. Al igual que las olas, sus demonios golpeaban con rabia el muro que ella misma habia construido para poder sobrevivir. Un muro consistente y tan alto que, no solo privaba a los monstruosos seres la conquista total de su ser, sino que además le prohibían distinguir la verdadera realidad.

Se encontraba aturdida, perdida entre sus propios pensamientos, aquellos que se esforzaba por ocultar al mundo. A todos, menos a él, el único que fue capaz de adentrarse en su mente para conocer toda su alma. Pero él ya no estaba. Jamás volvería, y ella solo podía llorar, esperando su completa felicidad.

La marea provocaba el incremento del nivel del mar. Debía apresurar su partida si no quería verse sobre una incómoda piedra rodeada de agua por todas partes. De pronto, frente a toda aquella tempestad, y con el estruendo que las olas producían al romperse convirtiéndose en blanca espuma, sintió que algo la protegía. Ahora, unos brazos rodeaban su cintura por su espalda, aportándole una seguridad especial, sintiéndose única. No sintió miedo, simplemente una sensación perfecta e indescriptible recorrió cada centímetro de su cuerpo. Entonces algo se acercó a su oído y pudo oír el susurro de una voz conocida, tímida y a la vez cálida y llena de dulzura.

-Hola pequeña- dijo él. La joven recordó aquella voz y sólo pudo ruborizarse. Tras segundos de larga espera, reunió las fuerzas suficientes para volverse hacia la fuente de aquella voz. Entonces, él pudo verla. Pudo ver sus mofletes encendidos, y su cara de sorpresa, y en un arrebato de valentía, él dijo, seguramente, las palabras más sinceras que jamás había pronunciado:

-Te amo-.

Y ambos se fundieron en un beso que tanto necesitaban y que, sin embargo, tantas veces antes, había quedado apresado en sus respectivas bocas, por miedo a volver a ser felices.

No puedo dormir, y vuelvo a estar aquí, llorando en el suelo de mi cuarto. Todo el mundo duerme y a mi me viene el llanto. Lloro y no puedo parar, lloro por esa niña que maté, esa que solía ser, la niña que cuando sonreía, sonreía de verdad. La maté sin querer para transformarla en esta chica llena de inseguridades que esconde una cuchilla en una pequeña caja. Una a la que le puede esa voz de dentro que dice que siempre será peor que el resto, y que cortándose solo busca un soplo de aire para la realidad que le ahoga como una soga. Pero ojalá pudiera estar durmiendo, y soñar, que esta no es la verdadera realidad. Y que ojalá, la niña que sonreía de verdad, algún día pueda resucitar.

Siento que hay algo que tengo que aprender de ese esfuerzo de Gabo de ir más allá de los hechos, de intentar ‘capturar’ la esencia de la realidad para lograr conmover a los lectores, para transmitirles la verdadera realidad
—  Juanita León, Directora de Lasillavacia.com
issuu

Karma Cáncer/Misión Capricornio
La verdadera realidad de los hechos vaticinados en la visión astrológica de Venezuela.

Bhagavad Gita, por Annie Besant

Si hubiésemos de atenernos a la letra del relato, fácil fuera poner reparos de verosimilitud, unidad de acción y circunstancias de lugar y tiempo. La realidad, según convencionalmente la entendemos, se quiebra en muchos puntos del épico argumento; pero sobre la letra que mata prevalece el vivificante espíritu, la verdadera realidad encubierta con el espléndido ropaje de las alegorías, símbolos,…

View On WordPress

2

Dulce amargura con sabor a felicidad humilde.

Intentos que parecen vacios,pero realmente llenos de energía y amor. La verdadera realidad, momentos interiores que no sabemos que existen.

Porque no poner losnpies sobre la tierra y dejas de estar imaginando en tantas fantasías irrealistas que sólo te torturan, porque no vivir una vida más sana adentrándote a la verdadera y dura realidad de la vida, la cual es más propensa a que realmente te toque lo que mereces.