la puerta del sol

7

Photographed by Igualdad Animal at La Puerta del Sol in Madrid. “Thus, just as animals can be enslaved, so too can they be liberated; indeed, where animals are enslaved, humans arguably have a duty to liberate them. Answering this call of conscience and duty, animal liberation groups have sprouted throughout the world with the objectives of freeing captive animals from systems of exploitation, attacking and dismantling the economic and material basis of oppression, and challenging the ancient mentality that animals exist as human resources, property, or and chattel.”
— Steve Best

DRABBLE WIGETTA: EL COMIENZO DE UN NUEVO AÑO

― No te esperabas esto, ¿verdad? ― me preguntó señalando toda la Puerta del Sol.

Aún me costaba creer que estábamos allí realmente, a punto de celebrar la llegada de un nuevo año. Vegetta había alquilado uno de los balcones que daban al famoso reloj de la plaza, donde solían grabar todos los canales de televisión las campanadas. Pero este año sería distinto, no las viviríamos cada uno en su casa, con su respectiva familia y escuchándolas en la tele. Este año las escucharíamos en vivo, en el conocido como kilómetro cero de Madrid.

― Esto es mágico, gracias Vegetta ― le di un suave beso en la mejilla y, aunque se había afeitado para la ocasión, me arañé los labios con los pelitos que ya estaban naciendo de nuevo.

― ¿Estás preparado? Ya van a empezar los cuartos ― me preguntó cogiendo ya sus uvas.

― La verdad, estoy algo nervioso ― aproveché para dar un último sorbo a la copa de champagne y cogí mi cuenco con las 12 uvas.

Todas las personas presentes en la plaza comenzaron a gritar, el carrillón ya comenzaba su descenso, quedaba un minuto para cambiar de año. “Ding-dong”. Ahora los cuartos, los dos manteníamos nuestra primera uva entre los dedos, impacientes de llevárnosla a la boca. “Dong”. Finalmente la primera campanada, comenzamos a tomarnos las doce uvas, tenías solamente tres segundos para tragar cada una de ellas, intentando no atragantarnos con las pequeñas pepitas.

Tras la última campanada los fuegos artificiales comenzaron a salir disparados contra el estrellado cielo. Mientras yo aún estaba intentando terminar de tragar las últimas uvas, Vegetta llenó más las copas de champagne y me cedió la mía.

― ¡Feliz Año Nuevo Willy! ― alzó su copa en alto. ― Porque este año sea aún mejor que el anterior.

― ¡Feliz 2015! Porque este año pasemos muchos más momentos especiales ― chocamos nuestras copas, bebimos un pequeño sorbo y nos fundimos en un apasionado beso, el primero de los muchos que nos daríamos durante este 2015.

…………………………………………………………………………..

Todos los que leáis este drabble y no toméis las uvas habitualmente debéis pensar que estoy loca con todo lo de los sonidos de los cuartos y las campanadas xD

¡Espero que os haya gustado muchísimo! De verdad me alegro mucho de haber vivido este año junto a vosotros y espero escribir mucho más para el siguiente. ¡Feliz 2015!

         Los rayos del sol se asomaban por la puerta, cayendo directamente en el rostro de la joven provocando así que la blonda despertase de golpe. ¿Lo primero que haría? ¿Desayunar? Oh, no, no. Lo primero sería vestirse y después visitar aquel jardín que se podía apreciar desde su balcón ¡Era magnífico! Y su instinto curioso le demandaba el visitarlo.
         Una vuelta por aquí, otra por allá, pasando un corredor, la ojiazul se las había arreglado para perderse en el palacio, ¡Y aún no tenía ni media hora en el! Nuevo record. Sin dejar que el pánico se apoderara de ella, buscó con la mirada a la silueta más cercana, encontrándose así con alguien de espaldas, no dudó en tocar su hombro para llamar su atención. “Disculpa” Bajó su mirada, como si la vista a la alfombra fuese a cubrir lo apenada -y un poco divertida- que se encontraba en esos momentos. “¿Sabes cómo puedo llegar al jardín? La vista se ve magnífica desde mi habitación, pero me las he arreglado para perderme.” Una sonrisa inocente se formó en la comisura de sus labios, alzó su mirada para encontrarse con la silueta ajena y rogó a los cielos que esta no se burlara de ella.