la pinche canela

A lo largo de la historia humana las mujeres hemos sido “adoradas” y “respetadas” como la misma tierra, se han entonado himnos y poemas en nuestro honor pero nos nos hemos dado cuenta de la cruel trampa que nos han tendido.

La mujer tierra “debe” ser fértil, ser “bella”, bondadosa y cálida. Debe ser el viento que mece suave el trigal o la espuma marina que acaricia los pies del viajero; pero las mujeres volcán, las mujeres tormenta, las mujeres sismo, las mujeres desierto hemos sido maldecidas.

Somos mal vistas ante una sociedad que prefiere el mar en calma que el mar bravío. Así de mortíferas deben ser nuestras olas…

—  La pinche canela

Mi abuela paterna era una indígena chinanteca originaria de Veracruz; hija de padre yaqui y mujer de mulato. Tenía la estatura baja y la sonrisa grande. Su tez era morena y sus ojos avellanados. Lo que más me gustaba de mi abuela era su cabello; era tan largo que la trenza le llegaba por debajo de la cadera. Cuando conoció a mi abuelo dejó su mar y se trasladó a la ciudad de México junto a él; con mucho esfuerzo se hicieron de un pedazo de tierra en el lugar de coyotes y en su nuevo hogar plantó muchos árboles frutales para no extrañar el olor de su origen.

A ella le encantaba contar historias debajo del naranjo, siempre me hablaba de la zafra o me enseñaba el canto de los ríos; ella siempre hablaba de todo, menos de ella. En ocasiones yo miraba sus ojos tristes y contemplaba su dolor cada vez que se destrenzaba y cepillaba sus largos cabellos. Una vez me atreví a preguntarle porqué era infeliz; a mi corta edad y con mi poca experiencia le enumeré todas las cosas por las que según yo tenía que sentirse contenta: Tata te quiere (el abuelo) mi papá, mi tía y yo te queremos mucho nana Cada. Tienes un jardín muy bonito y tu corral está lleno y tus animales son felices. ¿Porque estás triste?

Ella me miró con ternura, me levantó y me puso sobre sus rodilla frente al espejo. Comenzó a cepillarme el cabello con su propio cepillo y me dijo con su voz dulce:

- Te voy a contar un secreto que solo las mujeres conocemos. Cuando crezcas conocerás a muchos hombres que pondrán una gran sonrisa en tu cara. Te contarán hermosas historias y te cubrirán con sus brazos cuando tengas frío. A ellos pequeña, puedes entregarles el corazón y tus suspiros, puedes darles una gota de tu sangre y muchas promesas pero por nada del mundo le des uno solo de tus cabellos.

-¿Porque iba a darle mi cabello a un hombre Nana Cada?

-Porque hay veces en las que uno quiere entregar todo a las personas que ama.

-¿Le diste tu cabello al Tata?

-No mi niña, al Tata solo le di mi corazón.

-Entonces ¿que hombre tiene tu cabello?

Mi abuela sonrió como una niña al recordar una travesura

-Se lo di a un muchacho que conocí antes de que Tata llegara a mi pueblo. Era muy guapo ¿sabes? Su cara era delgada al igual que sus manos, él nació más al norte del pueblo del que era mi padre. Llegó en el tren y yo fui lo primero que vio al bajar en la estación. Su mirada era tranquila como el arroyo detrás de mi casa y su piel del color de la mía. Se llamaba Kai.

Giré el rostro y fruncí mi nariz para ver directamente a mi nana

-¿Y porqué no te casaste con Kai en vez de casarte con el Tata?

-Me case con él. Yo lo quería mas que a mi carne y él me quería mas que a la suya. Y fuimos felices mucho tiempo. Yo le entregué mi corazón, mi sangre y..

-¿También tu cabello Nana Cada?

-Si, también mi cabello -me contestó sonriente-

-¿Y que pasó con él?

-Se ahogo en el mar y se llevó entre el agua un pedazo de mi vida.

Me quedé en silencio mientras limpiaba las lágrimas de mi abuela.

-Niña, a un hombre puedes darle tu sangre porque la sangre de las mujeres viene y va cada mes, puedes entregarle tu corazón porque sus emociones cambian como lo hacen las mareas pero si le entregas uno solo de tus cabellos le darás tu fuerza de vivir. Con tu cabello tejes sueños y atrapas pesadillas cada noche; con tu cabello escuchas las voces de tus ancestros susurrándote en el viento, tu cabello habla con las aves y las estrellas. No es solo cabello es el único trozo visible de tu espíritu. Es la balanza que te equilibra, un hilito de luz que sube por el cielo y te conecta con todo.

-¿Cómo le entregaste tu cabello a Kai Nana?

-Arranqué uno de los míos y lo trencé con uno de los suyos, pero él también me dio uno. ¿Quieres verlo?

-¡Si abuelita!

Mi abuela sacó un mechón de cabello detrás de su nuca en el que había una trenza muy delgada y pequeña. En la parte superior había un pequeño nudito hecho con varios cabellos.

-Aquí está nuestra unión pequeña. Él es parte de mi y yo soy parte de él para siempre.

Mi abuela me mostró orgullosa su trenza como si fuera una argolla de compromiso o un anillo de bodas.

-¿Cuando desaparecerá el nudo nana?

-Nunca. Esta unión es eterna. El nudo no desaparecerá jamás porque lo tejimos con nuestras vidas.

Me bajó con cuidado y comenzó a trenzar nuevamente toda su cabellera dejando el nudo de Kai oculto entre su larga trenza. Nana Cada cambió inmediatamente de tema, me contó tantos cuentos ese día que olvidé la historia que escondía su cabello. Pasaron los años y jamás volvimos a tocar el tema. Mi tata murió cuando yo era una adolescente y mi abuela estuvo con él en todo momento. Semanas después mi tía llamó a la casa informándonos que mi Nana también había muerto. Estaba desconsolada pero recuerdo que repetía constantemente

¡Su cabello! ¡Su cabello!

Cuando llegamos a casa encontramos a mi nana recostada sobre su cama; sus ojos estaban cerrados y mi tía había colocado su larga trenza entre sus manos. Entonces recordé a Kai y el amor que se tenían. Dijo mi tía que la encontró tirada frente a su espejo y sobre la alfombra estaban unas tijeras; el doctor dijo que mi Nana Cada había muerto de un paro al corazón pero yo sabía que en verdad ella se había cortado su propia vida…

La historia de mi abuela es un triste pero espero que no me mal entiendan, Nana Cada quería a mi Tata, lo quería mucho pero aveces una mujer puede dar cosas mejores que su corazón.

Hoy mientras caminaba hacia al mercado me encontré con una mujer atemporal, su rostro estaba repleto de lunares -como si su cara fuera un pedazo de cielo con estrellas repartidas por todos lados- tenía la mirada más dulce del mundo. Yo no la conocía y obviamente tampoco ella a mí pero ambas nos sonreímos y nos saludamos al mismo tiempo. Hay nexos entre quienes encontramos en nuestros caminos, algunos tristes, algunos benditos. Hoy tuve la fortuna de reencontrarme con una hermana, madre o abuela de otro tiempo en un mismo lugar. La magia existe, solo hay que girar la cabeza hacia otro lado para toparnos con ella…
—  Crónica de hoy / Paola Klug
youtube

Estoy muy emocionada de presentarles el performance “Mujer Alfa” en donde incluyen mi cuento Trenzaré mi tristeza de una forma hermosa y en donde podrán admirar la relación tan fuerte entre nosotras las mujeres, nuestro cabello y las erupciones, tormentas y primaveras de nuestro Ollin interno. ¡Gracias a todas las chicas que hicieron este performance!

Me han preguntado por los tatuajes en mis manos y hoy les contaré la historia de estas representaciones de petroglifos en mi mano derecha: En el meñique tengo una flor que representa la belleza y su naturaleza efímera ( xochitl 🌺) en el anular tengo la luna y representa la oscuridad, el misterio y la magia   (meztli 🌛) en el dedo medio llevo un arco y flechas que representan al guerrero y hechicero#chichimeca (✊Madai Cojoo🔥) en el índice llevo el símbolo que representa al pueblo tepaneca (callitetl - casa de piedra) y este lo llevo en honor del cerro Mazatepetl porque esté donde esté y vaya donde vaya, siempre lo llevaré en mi corazón.💖🌲☁ En el pulgar llevo a Miquiztli ( La muerte 💀) pa no olvidar que estoy de paso por acá.