la misma cara

Ya se lo que pensás. Estoy callada nuevamente, con la misma cara de orto de siempre. Lo habitual, por lo que te levantas y seguís caminando sin importancia. Me muerdo el labio para intentar no llorar. Mi mente está llena de un montón de pensamientos re de mierda que sinceramente no se si me corresponden, pero los pienso igual.
¿Por qué nunca me necesitaron? Siempre estuve por ahí, con el celular sin llamadas perdidas o un simple mensaje para saber dónde estoy.
¿Por que nunca me sentí especial? Siempre observe todo. No soy boluda, soy consciente de eso. Aún teniendo 6, 10, 17 años siempre supe que nunca fui algo trascendente o indispensable en la vida de los demás. En mis cumpleaños, siempre faltaba gente que yo consideraba muy especial para mí. Me hizo daño su ausencia, al punto de intentar odiarlos para no sentir mas nada por ellos.
A veces me siento agradecida de tener mi grupo de amigas, pero hay días en los que me replanteo seriamente si ellas me quieren. Me siento mal. Como si fuese algo que está de más, que no termina de encajar en ningún lado.
Nunca nadie me toca el hombro espontáneamente y me dice “¡como te extrañe!” o “la joda hubiese sido mas divertida si habrías ido”.
¿Frases matadoras que al escucharlas te cambian la vida? Capaz que no, pero al menos para mi autoestima (de mierda) habría sido un día con un diferente sabor.
Acostumbrada a sentirme sola, vacía e inutil para los que me rodean.
Me gusta flashear que algún día me voy a ir a la re mierda y no los voy a ver nunca mas. Nunca voy a tener que sufrir por los mismos imbéciles (familiares y amigos en la misma bolsa, eso duele).
Crecí llorando promesas rotas, sintiendome una porquería.
Mejor ni hablemos de mi vida amorosa; siempre fui la quinta opción. Le gustaban otras minas, pero hablaban conmigo. Nunca nadie me vio realmente como magia. Nunca nadie me vio a mi, a mi especialmente, como la única opción. Nadie suspiro por mi, ni sintieron un vacío en el pecho cuando no estaba. Nunca sacudi un corazón por mi forma de ser. Jamas.
Capaz que es todo una lección de vida: estoy destinada a no encajar, a ser mi propia amiga y confidente.
Tal vez no nací para besar unos labios en las mañanas y sentirme querida por alguien más.
Tal vez no nací para tener comidas familiares llenas de risas anecdóticas, de fotografías y buenos momentos.
Tal vez. Tal vez estoy pensando demasiado. Eso no quita que no duela.

Estoy en un momento crítico en el que necesito renovarme, cambiar de piel, encontrar otro sol. Necesito cambiar algo en mí, verme diferente. Me siento tan igual, acoplada y me mantengo tan al margen de todo que me agobia por la constante monotonía. Siempre las mismas caras, las mismas paredes, el mismo viento, las mismas palabras, misma sequía, siempre siguiendo el mismo camino sin llegar a ninguna parte en concreto. 
Quiero perderme, volver al inicio, tomar otro rumbo, renovar el ambiente, otro sol, otras estrellas y construir otra versión de mí. Necesito cambios. 

Residente’s self-titled album released with introductory track featuring Lin-Manuel Miranda

Residente, the first time we met was in Puerto Rico. Your mother was in the room. She took one look at me and said: “Tú tienes que ser nieto de Wisin Miranda”. 

I said: “That’s right. How did you know that?" 

She said: "¡Pero nene, tienes la misma cara! Mira, tu abuelo Wisin y mi mamá eran primo hermamo. You two are cousins.”

Primo, tú y yo descendimos de Gilberto Concepción de Gracia, fundador del partido independentista de Puerto Rico. Abogado de Pedro Albizu Campos en Nueva York. Nacimos con revolución en las venas. Entre ritmo de bomba y milena. Y estamos conectados en las malas y en las buenas.  

“We were born with revolution in our veins.”

Read more about Residente’s album and the accompanying documentary, also featuring Lin, here.

Also, this album is amazing and you should give it a try.

Tú sigues siendo la prueba irrefutable de que hay victorias que duelen. Cuando al abrazar a la almohada ya no te siento y es entonces que digo que estoy a las puertas de entrada de una libertad vertiginosa. Yo a la paz siempre la asocié con el abismo, no me culpes. Y con el miedo que les tengo a las alturas, lo de ir más lejos de la jurisdicción de tus brazos me fue un desafío muy grande. Yo era contigo y sin ti me desconocía. Comencé a buscar mi nombre entre la niebla de mis ojos. El espejo me devolvía siempre la misma cara, las mismas facciones pero nunca el mismo gesto. Y cuando finalmente me di cuenta de que para estar más cerca de mí bastaba con ignorar quién eras, supe que eso de tener mala memoria no iba a ser tan malo después de todo. Poco a poco recobré el gusto por los cafés a solas, las tardes eternas y las habitaciones sin fondo. Es como haber aprendido a caminar con un solo pie: al final es posible pero la incapacidad nunca deja de ser evidente. Como quien sonríe aunque la dentadura no esté completa. Es el eco del primer grito, el dolor sordo del golpe que inició este encierro. Hoy te miro y siento que no te conozco del todo, pero que me sigues doliendo donde una vez, hace ya no recuerdo cuánto, tus besos llenaron todos los rincones.
—  Heber Snc Nur

anonymous asked:

Si bonnet iba tener un hijo/a con N. FREDDY , Como se hubieran visto su hijo o hija? ( Sólo si no se hubiese muerto:'v)

Bueno XD, no se los han sacado, es el problema, pero si hubieran nacido serian algo comop

pos yo digo gemelos verdad XD todos los monos que hago tienen la misma cara

¿Cuánto tiempo he perdido sin soltar? ¿Cuántas alegrías robadas por no perdonar? ¿Cuánto miedo hasta mis sueños? A mí no me da miedo morir, me da miedo no haber vivido como se debe. No decirle a la gente que quiero, que los quiero. No mirar a los ojos de quien amo. No abrir los brazos de vez en cuando. A mi me aterra quedarme quieta, y lamentarme luego de que no fui corriendo a ayudar a quien me lo pidió, o no prestarle un poquito de mí a quien le faltan piezas.  Vivir de manera rutinaria, ver las mismas caras y dar por sentado todo, hasta la vida misma.  Mañana no sabemos, y el futuro siempre es incierto. Por eso siempre apuesto al abrazo espontáneo, a que el momento perfecto es ahora, a que el te quiero y el perdón no puede esperar al día siguiente.  Cada día es una oportunidad (por trillado que se lea), y no es hasta que vemos ese camino casi desgastado, que la apreciamos.  No quiero que se me vaya mi tiempo por este mundo, detenida; ni quiero que pase un segundo más sin valorar cada momento que puedo sentir mi corazón latir. No quiero que los afanes me impidan notar a quien tengo próximo y  está, a quien me toma la mano y me acompaña. Elijo vivir completamente y cuando la muerte llegue, que no me arrepienta de todo lo que pude hacer y no hice.
—  Fragmento  | M. Sierra Villanueva
Algo ocurrió, la persona que está frente a mí hoy… no es la misma que aseguró amarme hace tiempo. Puede ser la misma cara, la misma voz e incluso los mismos gestos pero en definitiva el corazón no, los sentimientos cambiaron y con eso, él cambió.
—  Una chica con el corazón roto y los ojos en la realidad

cheesecake4455  asked:

okey, soy la que pedia en el directo de facebook que preguntaran esto por tumblr para poder compartirlo (?) ¿como actuarían los meses si diciembre despierta como mujer?

Veamos!!
——-
Caso: Enero-Septiembre.

Diciembre: Hey chicos! Miren esto!! *se señala a si mismo, y a sus nuevos atributos*

Enero: *se saca los lentes asombrado…aun que debajo tiene otros* Que demonios bro…digo!…sis!? ¿Asi debo llamarte?

Septiembre: *con cara de shock* Demonios amigo! quiero decir, ¡amiga, amiga! Diablos esto es confuso…

Diciembre: *Se rie estruendosamente* ahora soy hembra, alaben-!!

*No termino de hablar, por que ambos chico le cubrieron la cara con la chaqueta de Enero. Al parecer, ya vieron las mirada del chico de la panaderia del frente y no les gusto para nada*

———
Caso: Marzo- Febrero - Abril - Mayo.

Marzo: Lucecitas~ Lucecita~!! *jugando con las luces del cabello largo de Diciembrr*

Diciembre: ¿Hasta cuando haras esto? *lo mira alfo…¿inquieta?*

Abril: Lo sienro Dici… Se le pasara en unos minutos…espero *rie nervioso, al parecer no se ha sorprendido tanto*

Febreo: *mirando a la ditancia, con uno distintivos celos hacia el nuevo Diciembre* ¡Oh vamos! ¿¡Acaso necesito ponemer pechos para que me haga caso!?

Mayo: Intentalo, seria divertido *se rie, sacando fotografias de la nueva Diciembre*

Febrero: ¿¡Por que sacas fotos!?

Mayo: Recuerdos~ asi podre molestarte mas adelante.

*Mayo termine con la marca del zapato de febrero en la mejilla. Mientras que a Marzo se le enredaron lasmanos en el pelo de Diciembre*

———

Caso: Junio -Julio - Agosto.

Junio: HAHAHA! Ahora Dici-Dici es niña!! *le revuelve el cabello* Eres una niña linda, muy linda!

Diciembre: ¡Junio es tan animado como siempre! *se rie, dejandose hacer*

Agosto: S-si…bonita *trata de darle un cumplido, aun que le resulte mas. Diciembre entiende y le da palamada en la espalda*

Diciembre: MOMENTEISHON! ¡AQUI ME FALTA UNO! *Mira hacia todos lados y logra ver a Julio tratando dr huir* NOT TODAY, LOVE!

Julio: ¡MIERDA!

*Julio trata de escapar, pero Diciembre ha saltado, dandole una patada voladora eb la espalda. Julio cae, y Diciemvre se halza victoriosa!*

Diciembre: Tranquilo, ahora que soy mujer, podreeos vivir nuestro magico romance legalmente!!! *sonrie, apretando al chico contra su pecho*

Julio: Salvenme…*muriendo*

————

Caso: Octubre - Noviembre.

*Diciembre ha llegado a su apartamento compartido, entrando a la caverna (A.k.a, habitacion) de Octubre, azotando la puerta. Dentro de ella se ve a Octubre cociendo algunos muñecos con hilo rojo, mientras Noviembre lee un libro, tomando Té*

Diciembre: ¡HOLA AMORES MIOS, MIREN QUIEN YA VOLVIO! *Se señala con ambos pulgares*

Noviembre: Diciembre no hagas tanto escand- *para en seco al ver a Diciembre*

*Se ve como una imagen en camara lenta. Noviembre ha escupido su te sobre la alfombra, tosiendo.como condenado; Octubre por reflejo miro a Noviembre y luego a Diciembre…se le cayo el muñeco con carrete y todo*

Octubre: ¿Que tomaste de mis estantes? *interroga rapidamente* Y se sincero…

Diciembre: Uggg…La botellita rosada, crei que era azucar! *hace un puchero, que ahora siendo mujer, parace funcionar* Lo lamento…

Noviembre: C-casi me muero…*golpeando su pecho* Esta bien, al menos no moriste…hoy.

Octubre: *se levanta, oasandole un pañuelo de tela a Noviembre oara que se limpie* Buscare un antidoto, ya vuelvo * intebta salir pero Diciembre le impide el paso* Que?

Diciembre: Estas…¿estas enojado? *trata de hacerle una carita de perro a medio morir, aun que sabe que no funcionaria con alguien que sacrfica gallinas oara sus rituales*

*Octubre le mira con la misma cara de estoicismo que siempre se traia. Este mismo solo le da una palmadita eb la cabeza*

Octubre: No. *sale de la habitacion en busca de su antidoto*

Noviembre: *Noviembre tambie pasa a su lado, dejandole una rosa hecha de papel en su cabello* No vuelvas a tocar sus cosas, no se enojara, pero dudo que vuelva a hacercse responsable de las consecuencia.

*Diciembre se queda sola, pero al menos esta feliz, sus luces de navida en su cabeza lo saben*

Lo que leerá acontinuación no es la típica historia, tampoco una historia basada en un hecho real, es solo una historia de dos personas que existen o existieron. Un mundo paralelo podríamos decir, otra dimensión de ellos, quizás se conozcan desde siempre o quizás nunca lo harán. Desperté queriendo volver a dormir, ni la más mínima energía sentía mi cuerpo, como si tuviera dos sacos con cemento encima de mis hombros. Me levanté, me duché, me vestí con una ropa que hace tiempo no usaba, así era todos los días, pero éste fue distinto. Salí a la calle con mi mochila, no sabía donde iba, solo caminé con un cigarro en la mano observando el cielo que se encontraba nublado. Llegué al terminal y tomé un bus y viajé donde el bus llegara, solo compré el boleto y no miré nada, subí y ahí estaba... viajando, observando los paisajes que me alejaban de mis raíces. Llegué a Valparaíso, no fue un viaje muy largo, solo me tomó 1 hora y media. Caminé fuera del terminal, no sabía donde ir, solo caminé y ahí lo vi, era extraño me parecía conocido, como si lo hubiese visto antes, un chico de pelo alborotado y ojos de agua quizás, no me fijé. Seguí mi camino, tenía que pasar junto a él ya que nos encontrábamos a unos metros de distancia. Al pasar éste me observó con la misma cara que lo miré yo por primera vez, como queriendo decir: "¿te conozco?", "¿nos conocemos?", yo solo lo miré 1 segundo y seguí mi camino, intenté mirarlo como miraría a cualquier persona en la calle, sin embargo al darme vuelta éste ya no estaba, simplemente desapareció mientras yo seguía pensando si acaso alguna vez lo vi. Tomé un taxi camino a Viña del mar, le dije que me dejara en la playa, amo la playa. Al bajarme llegó a mi una brisa de desintoxicación, me limpio y los sacos de cemento que sentía en mis hombros... desaparecieron. Caminaba por la arena mirando hacia el mar, viendo esos caballos corriendo hacia mí mientras se desvanecían al llegar a mis pies descalzos y blancos, eran feroces y a la vez sumisos, eran la completa libertad. Pero sentí una mirada que hizo que girara hacia atrás, era él de nuevo, el chico. Quedé totalmente impactada al notar que estaba ahí observándome, tengo que decir que sentí hasta miedo de que fuese un psicópata. Inmóvil, así estábamos, mirándonos sin decir nada, ni siquiera hicimos un gesto, nada, solo mi corazón latía rápido y el de él por la expresión de su rostro estaba totalmente calmado, como si mirara a una conocida. Bajé la vista después de los minutos, volví a mirar y de nuevo éste desapareció. Comencé a pensar que alucinada, que era un personaje que había creado mi imaginación por la soledad que sentía, ¿pero por qué creía conocerlo?. Me fui de la playa y me senté en una banca pensando en éste gran enigma propio de mi mente. De reojo vi que alguien se sentó al lado mío, vi unos zapatos y pantalones negros, era un hombre, estaba mascando chicle mientras leía el diario, yo seguí sentada ahí y no le di mayor importancia hasta que dijo una frase que me llamó la atención: "Los fantasmas no existen, ellos habitan en nuestra mente, ellos hacen de nosotros unos esclavos". Yo solo escuché, ni siquiera lo miré, hice como si no me importara. Levanté mi vista hacia los estacionamientos y estaba él de nuevo, el chico. Pensé de inmediato en pararme e ir a hablarle pero... ¿qué podría decirle?, luego pensé en la frase del señor que se fue después de terminar su frase y me levanté y fui directo hacia él. El chico estaba esperándome, como si supiese que me iba a acercar a él, apenas llegué me tomó de la cara y me dijo: "¿acaso no me recuerdas?", yo lo miré impactada y le dije: No, sé que te conozco de alguna parte pero no sé quien eres, pensé que estaba totalmente loca pero tu también lo notaste", le dije, como si sus palabras fuesen un consuelo. Me miró con calma, sereno como si hubiese escuchado una confesión salir de mis labios, me dio la mano y caminamos hacia un paradero, no sé el por qué pero lo acepté, me sentí protegida. Nos sentamos y al momento de sentarnos llega un auto negro con un hombre de barba, canoso, de aspecto bondadoso, era el chofer, él solo me miró a mi. Subimos al auto, el chofer me hizo una pregunta que me dejó atónita, "¿Usted mijita hasta cuándo va a seguir enamorada?", no sabía que responder ya que no lo estaba, solo le dije: "¿disculpe?", me miró por el espejo retrovisor con pena -eso pues mijita, hace años que ya pasó, se terminará muriendo y su alma lo seguirá amando-, no sabía que decir... solo le pedí que me explicara de qué estaba hablando. Entonces comenzó a contarme con un tono de tristeza y un tanto incómodo -Usted llegó hace 3 años aquí porque su novio se suicidó, se conocían desde pequeños y eran mejores amigos, después se volvieron novios, eso me contaba siempre usted en el jardín cuando la sacaban a tomar aire los enfermeros-. En ese momento me quise bajar de inmediato, comencé a recordar todo, él era el chofer del hospital psiquiátrico donde estaba internada pero no me acordaba de nada más, de verdad estoy loca, todo estaba en mi cabeza. - Siempre se escapa-, interrumpió, -Quedó tan mal después de su muerte que se olvidó hasta de usted misma, siempre hace ésto, uno le cuenta, recuerda y luego vuelve a olvidar, como si su cerebro no quisiera escuchar la verdad, de lo único que no se olvidó fue de que siempre fumaban juntos, viajaban e iban a la playa donde se dieron su primer beso, eso usted nunca lo ha olvidado y cada vez que se escapa siempre sé donde encontrarla porque una vez usted me dijo: "si me tuviese que escapar para sentirme libre me escaparía ahí, donde sus labios encontraron los míos por primera vez"-.
Días difíciles.

Mis días comienzan a las 5:50 am, me levanto, miro mi horario, me dirijo al baño, me aseo, me tomo el pelo y me voy al terminal, tomó la micro a las 6:50 y llego a la universidad a las 8:20, veo las mismas caras en el mini-bus, veo las mismas caras en el salón de clases, pero no hablo con nadie, me siento vacía, sin tema de conversación, me da miedo aburrir a la gente o molestarla, me he creado una imagen tan insoportable de mi, que entiendo realmente que nadie se me acerque. Pero me siento sola, me siento como un robot, todos los días hago lo mismo, la misma rutina, el mismo show, me aburre, me aburro de mi, estoy chata.

anonymous asked:

Reacción de Monsta X cuando les dices que quieres ir a un parque de diversiones? 💛

Shownu

“Claro que sí cielo, podemos ir donde quieras." 

A Shownu realmente le daría igual, te acompañaría donde fuera con tal de hacerte feliz.

Wonho

"Mientras no nos montemos en atracciones muy altas por mí perfecto.”

Kihyun

Al igual que Shownu te diría que sí encantado, aunque una vez ahí quizá se arrepentiría un poco, dependiendo de a qué atracciones quisieras hacerle subir.

Minhyuk

Minhyuk aceptaría encantado, incluso sería raro que no fuera él el que lo hubiera propuesto.

Hyungwon

“¿Quieres… subirte en eso?" 

Te acompañaría, sí, pero tendrías que arrastrarle a todas partes.

Jooheon

"¡No puedo jagi, si me subo a una atracción más me moriré!”

I.M

Te seguiría a todas partes y se montaría en las atracciones que tú quisieras, pero siempre pondría la misma cara.

No solamente Margo habla sobre lo que es de papel.

Martes hoy, Martes mañana, Martes toda la Semana.

ME ATRASÉ!! Esto es para el día 3 del argchiweek, el tema era mitos y leyendas.

Primero quería que Martín fuera el chonchon molestanto a Manuel, pero con la información que encontré tenía más sentido que Manu fuera el brujo. Pero Martín sigue siendo el que jode.

Martín tendía a no creerse mucho los cuentos de los viejos en el pueblo, si lo hiciera no podría pegar ni un ojo por las noches pensando en todas las cosas asechando fuera de la ventana. Pero su escepticismo no lo salvó del salto que dio su corazón citadino cuando escuchó el terrible sonido de esos pájaros infernales.

¡Tue-Tue-Tue! Gritaban los condenados desde las ramas de los arboles. No es que pudiera verlos per se, con lo oscuro que se había tornado el sendero por el que caminaba, pero los sentía pasando por encima de su cabeza, y si forzaba la vista un poco lograba vislumbrar sus formas redondas en las copas.

Para ser sinceros, estaba muerto de miedo. Por eso mismo no podía recordar qué se suponía que debía hacer.

-¡Pasa tu camino! ¡Pasa tu camino! –Otro par voló por encima de su cabeza, y quiso alegrarse, al menos iban quedando cada vez menos. Si era por la frase o porque les molestaban sus gritos, no tenía idea.

Siguió andando por el sendero con las piernas tiritonas, viendo esas bolas negras alejándose una por una, hasta que llegó a las orillas del pueblo donde se estaba quedando, ya con un poco más de confianza luego de media hora debajo de esas cosas que lo único que hacían era cantarle Tue-Tue. Fue por su ligera sensación de logro, y por pura estupidez, que antes de salir del bosque miró directamente hacia una de esas oscuras siluetas y dijo.

-¡Te invito a mi casa mañana! –Riéndose para sus adentros, se fue trotando por una de las calles del pueblo derechito a su casa.

Habría olvidado por completo ese evento, si no fuera por el chico gótico que recibió al otro día en su puerta.

-Vengo a comer por su invitación de ayer –Dijo el joven moreno en su puerta, con voz molesta y cara de que en verdad no quería poner ni un pie dentro de la sala. Martín sintió que iba a desmayarse.

-… ¿Ah? –Preguntó el rubio muy inteligentemente. El chico gótico pareció más hastiado todavía.

-La invitación de ayer agila’o. No invitas a un brujo a comer solo para divertirte, a menos que quieras problemas –En ese momento enarcó una ceja y ladeó la cabeza- ¿A menos que quieras que te de problemas? –El brillo en sus ojos hacía parecer que no estaba opuesto a la idea.

-¡Agckh…! –Martín se quitó de la entrada y le señaló con la mano que pasara, sintiendo un temblor atravesándole la espalda cuando la cara del joven perdió un poco de su entusiasmo.

-Lo haremos aburrido entonces… -Murmuró el joven antes de pasar, miró la sala desinteresadamente y caminó hasta la cocina sin decir nada más. Martín siguió de piedra a un lado de la entrada con la puerta abierta mirando con ojos grandes al brujo en su casa.

-¿Vas a darme de comer o no? ¡Aún puedo darte un mal de ojo!

-¡Esperá! ¿Significa que cada vez que te inviten tenés que ir? –Martín miraba al brujo con los ojos grandes, fascinado con toda la nueva información que estaba recibiendo. Siendo que no quería ni un hechizo o talismán del moreno, este terminó concediéndole un par de preguntas para saciar su curiosidad.

-Sí, así que mejor no vayas tirando invitaciones a tontas y a locas, algunos vivimos muy lejos para andar haciendo el viaje a pie solo para divertirte –El moreno seguía con la misma cara amargada con la que llegó, aunque se olvidó de ella por un momento cuando estaba comiendo la carne asada de Martín.

-Oh… -La emoción del rubio cayó un poco, había tenido la intención de seguir haciéndolo a ver qué otra clase de brujos conocía- Pero tú vuelas…

El chico dejó caer la cabeza hacia un lado y lo miró como si fuera muy, pero muy tonto. Martín se sintió un poco ofendido al respecto.

-Creo que la gente no estaría muy entusiasmada de recibir solo una cabeza con alas en su casa –Habló lento, sin quitarle la mirada de encima. Martín culparía a sus ojitos cafés por las palabras que salieron de su boca a continuación.

-No sé qué tanto, tenes un rostro muy bello en realidad –Juraría que hasta los grillos se callaron luego de escucharlo. Sintió la cara caliente, pero no se atrevió a apartar su mirada del brujo sentado frente a él. El moreno parecía congelado en su asiento, y Martín llegó a preguntarse si estaba respirando, hasta que se levantó de un salto y fue hasta la puerta.

-Terminamos, me voy –Dijo con voz plana y sin voltearse a mirarlo. Martín se levantó tan rápido que mandó la silla directo al suelo, pero no se detuvo hasta que alcanzó al chico justo en la puerta.

-¡Esperá! Decíme tu nombre aunque sea –Se puso frente al moreno para taparle la entrada, este entrecerró los ojos y lo miró con desconfianza.

-¿Por qué?

-Solo, decíme… ¿Sí? –Abrió grande sus ojos, tratando de conseguir la mirada de cachorrito que todos decían que le salía de chico.

Cuando el brujo gruñó, supo que lo había conseguido.

-Manuel, y ahora córrete que me tengo que ir… -Trató de pasar a un lado de él pero el rubio le agarró la muñeca antes de que pudiera tocar la puerta.

-Solo, una última pregunta –Le sonrió cuando el brujo lo miró con rabia, pero finalmente asintió, dándole permiso- ¿Por dónde dices que pasas para ir a tus reuniones? –Su sonrisa se ensanchó cuando Manuel lo miró con espanto.

-¡Manuel! ¡Mañana en mi casa! ¡Te haré un bife para morirse!

Juraría que los Tue-Tue de la bola negra en el cielo se hicieron aún más furiosos después de eso.

-Te estás buscando tu mal de ojo, niño tonto –Le dijo Manuel, por la cuarta vez que tuvo que presentarse en su casa a comer.

-¡Oh, por favor, nadie te alimenta como yo! –Lo hizo pasar con una sonrisa en el rostro, recibiéndole su chaqueta negra antes de que el moreno pudiera decirle que no.

-Solo dame el chorizo que me prometiste, y más te vale que no te pongas a cantar esta vez, suenas como un cerdo antes de morir…

-Flaco.

-Gordo –Manuel se había olvidado de las formalidades como por la sexta vez que había terminado en la puerta de Martín, ya solo lo miraba hasta que el rubio hablara y respondía a lo que fuera que dijera. Hasta había dejado libre todos los martes de su semana para pasarse a comer a la casa de Martín.

Era el cortejo más raro que había tenido, pero no negaba que el rubio fuera encantador.

-Manu…

-¿Mmm? –Manuel levantó su cara de donde se estaba llenando con medias lunas.

-¿Voy a tener que seguir invitando a tu versión con alas o podemos fijar una cita ahora que tienes dos piernas?

-… ¿De qué citas estamos hablan…?

-No te hagas el que no sabe.

-… bueno, pero tú pagas.

Resulta que Manuel sí vivía lejos, en la ciudad, y Martín se preguntaba cómo es que nadie en el departamento se había dado cuenta de la cabeza voladora saliendo por la ventana cada semana.

-Se supone que nadie puede vernos, Martín, por eso supe que eras anormal desde el principio, y un completo acosador, más encima.

-¿De qué estás hablando? ¡Soy el caza brujas, Manu! Deberías admirar la magnitud de mis poderes.

- Ja, ja…

Martín terminó invitándose solo al departamento de Manuel, pero terminó convenciéndolo que así al menos no tenía que atravesar medio país para tener una comida decente.