la manchas

Musical Asks!
  • Hamilton: What 3 historical figures would you want to have dinner with?
  • Heathers: What crowd did you hang out with in high school?
  • Guys and Dolls: Have you ever badly lost a bet or gamble?
  • In the Heights: What would you do with 96,000?
  • Little Shop of Horrors: Favorite flower/plant?
  • The Man of La Mancha: What's your impossible dream?
  • The Wizard of Oz: What would you ask for from Oz The Great and Powerful?
  • RENT: What's a required quality in a best friend?
  • Something Rotten!: Who's your favorite Shakespearian character and why?
  • Sweeney Todd: Favorite kind of pie?
  • Les Mis: What's your favorite kind of bread?
No estamos condenados, en el gran orden de las cosas, solo somos pequeñas manchas que un día serán olvidadas, no importa que hicimos en el pasado o como seremos recordados, solo importa el presente, este momento que estamos compartiendo juntos.
—  Bojack Horseman

Me encantan los detalles en la piel. Las pecas, los lunares, las cicatrices, las manchas de nacimiento y demás.

Conocer la piel de alguien, aprender el lugar de cada marquita y la historia de cada cicatriz, es, definitivamente, una de las cosas más lindas que existen.

Me siento en la vereda de mi casa, observo y pienso. Veo a la gente caminando con la cabeza agachada tratando de evitar saludar a alguien. Veo a otros sacando el celular mientras hay una persona a su lado hablándole sobre algo, quizás algo importante, pero por lo visto no importa tanto como el WhatsApp boludo que mandan los amigos a un grupo, o un Instagram Stories de cualquier artista. Veo al vecino quejándose porque su perro se puso muy feliz por su llegada, tanto que salto apoyándose en sus piernas.
-¡Salí, perro inútil, me manchas la ropa! Grita el vecino, y el pobre perro se aleja con la mirada triste, como vos, cuando la persona que amás no quiere verte. Por otro lado veo a una nena pequeña, 10 o 11 años, como máximo, llegando de la escuela, esperando con ansias el recibimiento de su perrito, los veo a los dos, ella con una hermosa sonrisa, y el perrito moviendo su cola y corriendo por todos lados. Me siento en la vereda de mi casa y veo pasar a una pareja de adolescentes, caminando tomados de la mano, bien fuerte, con tremenda mirada de felicidad, y pienso “Ojalá nunca se rompan el corazón”.
Veo a otra pareja, pero ésta vez un poco más grandes, parece que no están muy bien las cosas, ella se aleja, suelta su mano y camina 1 metro adelante de él, pero éste chico lo único que hace es revisar su celular, como si nada importase. Mientras miro la calle, como si mi vida se hubiera detenido, veo a las demás personas, haciendo su vida, gastando un poco de tiempo de ella, algunos aprovechando bien el momento, y otros haciendo cosas que algún día se lamentarán por no haberlas valorado. Y yo sólo estoy acá, escribiendo ésto, esperando que alguien lo lea y pueda entrar en conciencia, que empiecen a disfrutar cada momento, cada segundo de su vida. Quisiera que todos aprovechen a cada persona, cada risa, cada lágrima, cada paso, cada todo. Porque en un abrir y cerrar de ojos todo eso que algún día no valoramos o pensamos que no era importante, podría acabarse, y sin duda alguna, lo vamos a extrañar.