la madera

—Desnúdate —me ordenó. Él creía que lo hacía en un tono sexualmente provocador por intentar figuradamente poner su pene sobre la mesa y dar con él un par de golpecillos en la madera. Para que yo obedeciera y formara un culto alrededor de ese pedazo de carne.

Lo miré por unos segundos sin decir nada. Cuando realmente me gusta un hombre, intento aguantar. Cuando realmente me agrada un hombre, intento aguantar cuanto más pueda todos sus defectos, intento darles la vuelta con todas mis fuerzas. Intento dar el beneficio de la duda aunque las pruebas sean transparentemente claras.

Sonreí. Él se asombró. Generalmente, cuando un hombre intenta plantearte su autoridad para fines sexuales, la expresión facial que espera es la de una niña asustada. Pero yo no estaba asustada: nunca lo estoy.

—Desnúdame tú —le dije. El hombre no se avecinó a mí de inmediato, no. Él sólo me miró unos instantes. Yo, junto con mis palabras, tomé vuelo y seguí con mi fragmento cursi—. Desnúdame toda: los secretos, las historias, los errores, los arrepentimientos, todo. Desnúdame los ojos, todo lo que me veas en los ojos. Desnúdame la mente. Pero si vas a desnudarme el alma, asegúrate de tener intenciones de habitármela, de pagarme la renta allí dentro un rato: un par de meses, no te pido más. No sería capaz de darte más.

10

La madera otorga una flexibilidad y liviandad constructiva que amerita plasmar en las obras. En este caso, se adapta al terreno para crear accesos y patios y se despega de él con total soltura para volverse mirador, terraza en altura. La expresión interna de la estructura y el palillaje de ventanas hablan de esta soltura y liviandad, que a ratos aparece como volúmen y a ratos como un simple entramado que te mete al bosque en que se emplaza.

sebastian irarrazaval - 2y house, chile

Caso N°777 fanfic wigetta - Capítulo 7

Narra Guillermo:

El polvo se acumulaba en mis ropas cuando trataba de moverme y buscar una buena posición para dormir, no lo había podido hacer en toda la noche, el solo estar en un sitio tan desgastado, húmedo y lleno de mafiosos, hacían que mi cansado cuerpo se negara a guardar reposo.

Solo observaba por aquella aberturas de los tablones de madera, la luz del alba que pasaba lento, jamás había presenciado la mañana con tanto miedo y esperanza, quería irme de este lugar, tratar de olvidar todo lo que he vivido ayer, incluso me cuestionaba si solo fue un sueño, pero el frio que se presentaba en mi cuerpo me volvía a despertar, todo lo que había pasado era cierto, cada parte del día la repetía constantemente en mi cabeza, pensando ¿Qué fue lo que hice mal? A caso ¿debí haber dejado las joyas en el apartamento y llamar de ahí a la policía? no… desde un principio yo estaba siendo vigilado, era solo un señuelo por parte de Alex.

Ayer me dijo que yo era la única persona en la que podía confiar, que por eso me entregó esas joyas, pensaba que estarían a salvo, pero no pensó que ese peligro que traía consigo caería sobre mí, su supuesto gran amigo.

A lo lejos se podía escuchar el eco de unas pisadas acercándose, subían las escaleras que estaban a unos pasos de la puerta.

La cerradura empezó hacer ruidos por el giro de la llave y se abrió dejando visible la silueta de un pequeño y delgado cuerpo con traje, que se adentraba en la habitación.

-Veo que estás despierto- dijo Alex cuando se acercó a una abertura de luz que la ventana obstruida podía dar, mis fatigados ojos trataban de fijar la vista a su rostro, que seguía con la misma expresión desde su encuentro.

-¿Crees que pude dormir después de lo de ayer?- pregunté irónico, Alex tomó el asiento que yo había ocupado anteriormente y se estableció cercano a mi posición.

-Lo lamento de verdad Guille… no sabes cómo me he sentido de culpable toda la noche, tampoco descansé… estuve buscando una persona que nos podría ser de ayuda, me costó mucho encontrar esta información, solo tengo que averiguar si es posible que él coopere, por eso debo ir hoy a verle… los dos- dijo Alex después de un minuto de silencio.

-Yo no iré a ninguna parte Alex… hoy debería estar en camino para ir a la universidad… lo sabes, ¿qué pasará si yo me desaparezco unos días? Todo el mundo sabe de tu caso, si yo falto, habrá más gente investigándote, yo… no quiero tener que estarme escondiendo para buscar cosas como un delincuente, yo no lo soy…-Alex escuchaba con atención cada palabra que salía de mi boca, sus ojos se movían rápido tratando de buscar un modo de solucionar aquel problema.

-Aunque te lleve, ya no alcanzarías a llegar a tiempo a tus clases, estamos en un lugar fuera de la ciudad, jamás los policías vendrían a buscar por estos lados, supuestamente es una zona restringida, aún si hubieran más personas tratando de buscarme sería lo mismo, no llegarían hasta aquí por unos estudiantes- su respuesta me molestaba, me daba entender que no importa lo que yo dijese, él no dejará que me vaya.

-Alex… por favor… no puede ser que me estés haciendo esto, yo no puedo más con esta situación, no puedo ser de ayuda ¿Qué más da si me voy? Ellos me matarán de igual forma y posiblemente sea a tus espaldas, no puedes confiar en las palabras de Pedraska, vuelve a la realidad-.

No hubo ninguna reacción de parte de Alex, ni siquiera pestañó, sentía que nuevamente estaba ante esa imagen inerte que no titubeaba al estar frente al gatillo.

-Tú eres el que no entiende Guille, yo ya tomé una decisión, me gusta la causa por las que peleo, al estar de este lado me doy cuenta de la verdadera realidad, si pudieses entender, estoy seguro que también te unirías, seríamos nuevamente un equipo-.

Nuestros ojos se quedaron mirando fijamente, yo callé ante tales palabras ¿qué si me uniría a ellos? ¿Está Alex loco? Es cierto que en los videojuegos es más emocionante ser el bandido, pero es muy diferente en la vida real, me abruma pensar que todo el mundo puede ser mi enemigo, que debo estar huyendo de ciudades y países con tal de robar o asesinar ¿por qué me uniría a Pedraska siendo que ha intentado matarme?

-… no, hace tiempo al parecer dejamos de ser un equipo… desde el día que te fuiste para unirte a la mafia, pudimos seguir siendo los mejores amigos Alex, pero es tu obstinada cabeza hueca el que terminará matándote, a los dos, yo no quiero terminar como el sujeto que intentó atraparme ayer, baleado contra el pavimento- Alex cerró los ojos y suspiró.

-No sé porque imaginé que cambiarías de opinión… está bien… te llevaré de regreso a tu casa Guille- me paré de impulso al escuchar que Alex me llevaría de vuelta.

-¿De verdad? ¿Puedo irme?- mi rostro mostraba una risa como acto reflejo, me sentía aliviado el saber que estaría nuevamente en mi casa.

-No te confundas Guille, esto solo es para no levantar sospechas, no creas que no estarás siendo vigilado, solo hasta que me ayudes con lo de las joyas estarás completamente libre, eso te lo puedo asegurar, se lo pedí a Pedraska-.

Mis energías bajaron ante tal cruda realidad, si bien podía hacer mi vida, estaría bajo los ojos de unos vándalos, mi pesadilla no terminaría hasta que yo pudiese ayudar a Alex, si escapara, los hombres de Pedraska me mataría, si decía algo a la policía también sería aniquilado ¿es esto de verdad libertad? No, solo era una pequeña viga de escape ante esta prisión, yo aún seguía atrapado en las sombras.

-Ten, tengo que asegurarme de que por lo menos este lugar siga siendo seguro- dijo Alex dándome una venda de color negro.

-Tío… no es necesario esto, de verdad no te voy a delatar- su mano seguía rígida sosteniendo aquel trapo, estaba decidido que no saldría de aquí sin tener mis ojos tapados.

-… no puedo creer esto- tomé la venda y la comencé a rodear por mi rostro, haciendo que mis ojos quedaran totalmente cegados.

Alex se acercó un poco y sentí que tomó mis ambas manos para atarlas con una especie de soga, un ligero tirón indicó que debía avanzar en aquella dirección, podía escuchar cómo nos alejábamos de la mohosa habitación y nos acercábamos a las escaleras.

-Baja con cuidado- dijo Alex para señalarme que los peldaños los tenía en frente, bajamos despacio hasta llegar al gran pasillo que había recorrido anteriormente, podía escuchar como después de unos pasos más adelante, otros sonidos de pisadas se nos unieron, al parecer iba a ser escoltado no solo por Alex, podía contemplar que la seguridad lo era todo para esta gente, aún para un insignificante estudiante como yo, Pedraska tenía armas que tomar.

Poco tiempo después, siento la brisa del exterior sobre mi rostro, las pisadas ya no eran eco en la cerámica, si no  de tierra que iba siendo arrastrada por la suela de los zapatos.

Una mano me inclinó para que yo pudiera entrar al coche que estaba a unos centímetros de mí, yo me acomodé en el asiento de la derecha y en un rato más, otra persona se puso alado mío.

La tensión del silencio se hizo presente durante todo el trayecto, sentía la angustia nuevamente regresar, ya no aguantaba que me llevaran como un ganado, a ciegas de mi destino, vigilado como si fuese un blanco todo el día, era desagradable pensar que tendría que convivir con este tipo de gente ahora, que tienen sus manos manchadas de sangre y no dudarían en usarlas conmigo.

A medida que fuimos avanzando, sentía en correr de los autos más seguido, escuchaba sirenas de policía a lo lejos rogando para que pararan el coche, que en sus recorridos de rutina se toparan con nosotros y pudiera escapar de una vez, pero… ¿Qué pasaría con Alex? ¿Correría la suerte de ser atrapado? Ahora él era un mafioso, un criminal que ha robado a la nación, ¿por qué a pesar de saber todo eso, me entra miedo que lo puedan agarrar?

El coche paró de pronto, el hombre que estaba a mi lado, sacó las vendas de mi rostro junto con las cuerdas que ataban mis manos todavía.

-Tu apartamento esta una cuadra más adelante, no podemos arriesgarnos a que tus vecinos nos vean merodear tus aposentos, solo recuerda, que si traicionas a Pedraska o huyes, estarás muerto- dijo el sujeto abriéndome el seguro del auto.

Desvié ligeramente la mirada al asiento del copiloto, ahí estaba Alex observándome por el espejo retrovisor, no me decía nada, pero sus ojos rogaban que yo no hiciera algo estúpido.

-No haré nada…- con esas palabras bajé del coche rápidamente, me alejé unos centímetros del auto y ellos después de unos segundos se alejaron.

Yo solo quería volver a casa, ya se había hecho tarde, mis clases terminaron hace dos horas y solo me quedaba volver. Durante los otros días, mi rutina era ir a la comisaría después de las clases, pero ya sabiendo el engaño de Alex, quería solo tirarme a reposar en mi lecho.

Al llegar, noté que mi apartamento había sido saboteado, el conserje lamentaba mucho el no haber detenido a los “ladrones”, pero yo sabía exactamente que los que habían entrado… buscaban algo en especifico, a mí…

Me dijeron el procedimiento que tuvo la policía y me llamaron después, preguntándome en donde estaba, las gotas de sudor inundaron mi rostro durante toda la llamada, traté de conversarles que había ido a un hotel, había salido con un familiar y nos quedamos a alojar para disfrutar con él el resto del día, me sentía miserable… pensar que estaba mintiendo de tal forma a unos oficiales de policía, pero tenía que hacerlo…

Al terminar el agitado día, me acosté rendido en la cama, en mi celular habían llegado mensajes de números desconocidos que decían que ya me estaban vigilando, preguntaron el motivo de la visita de los policías y el por qué demoré en devolver los mensajes, no podía creer que ni en mi propia casa podía descansar.

Los otros mensajes eran de Miguel, estaba preocupado porque había faltado hoy a clases y que mañana quería hablar conmigo, yo ya no quería seguir mintiéndole a más gente, menos a personas que me habían tratado tan bien, mis nervios no darían con tanta presión, soy malo para esconder la verdad, me siento mal haciendo cosas que escapan de mi criterio, solo estaba haciendo lo posible para huir, me alentaba a mi mismo cada minuto diciéndome que todo esto pasaría, que encontraríamos un modo simple de entregar esas joyas, que me graduaría y saldría de España a vivir lejos, donde estos tipos jamás me pudiesen encontrar.

El cansancio hizo de las suyas esa noche, me dormí aún con la ropa puesta sobre la cama, haciendo que el siguiente día llegara y me despertase la alarma de mi móvil.

Al despertar, sentía como si todo lo vivido hubiera sido un sueño, al estar en casa parecía que borrara todos los recuerdos de aquel tenso día, pero ver mis muebles todavía desparramados, me decía que todavía seguía viviendo la pesadilla.

Me levanté sin muchos ánimos, me duché y preparé para ir a la universidad, si faltaba tenía que dar una justificación para que se me perdonara aquella ausencia, pero no tenía nada de eso, otra vez tenía que mentir para cubrir a esos malditos que hoy pueden estar vigilándome, ahora mismo estaba en una jaula de pájaros.

Terminando el desayuno, prendo las noticias para saber si había algo referente a esta banda o de las joyas, ahora tenía que estar pendiente si había noticias sobre ellas, ya que son mi carta de libertad, aún si la policía estuviera en mi camino, tenía que por lo menos ayudar a Alex a llegar al lugar bien y que él se encargue del trabajo, yo no haré alguna acción de la que me arrepienta, no puedo disparar a personas, aún si se tratasen de criminales renombrados o asesinos.

En los reportes seguían hablando de la vigilancia, que últimamente los policías se veían más en las calles y había más patrullas en todas las regiones del país, se hablaba de un robo en el Museo, pero no especificaron más detalles, al parecer han puesto como confidencial este caso y prefieren ahorrarse explicaciones.

Me preguntaba qué pasaría si yo hubiese entregado esas joyas, toda la policía es consciente de que fueron robadas por vándalos profesionales, ¿hubieran dudado de mi inocencia? Que de pronto una persona aparezca con una bolsa de joyas que son altamente buscadas ¿no sería sospechoso? No importaba lo que pensará, todo me conducía a un problema, estaría durante días en tribunales, tendría que contratar un abogado, tal vez hasta esté en restricción provisional.

Miré el reloj y me apresuré para ir a la universidad, no quedaba muy lejos de mi apartamento, por lo que me iba caminando la mayoría de las veces cuando tenía tiempo suficiente.

Durante todo el período estuve como una manojo de nervios, mi nivel de paranoia crecía en los lugares más concurridos, me hacía pensar que hasta habían hombres haciéndose pasar por estudiantes, los que entraron a mi casa seguro no eran los sujetos de Pedraska, yo estaba con ellos, ¿tenía que también huir de los otros hombres? Entonces… ¿Qué me aseguraba que si yo terminase el trabajo, podría volver a mi vida normal? ¿Seguiría estando en peligro de muerte con estos tipos? Era imposible que ya viera una luz dentro de este oscuro y atrapante laberinto, todos los caminos me llevaban a una vida miserable y lo peor es que estaba solo, Alex está obcecado con seguir con la mafia ¿Qué me quedaba a mí? A caso… ¿mi destino es también unirme a Pedraska y olvidar mis sueños?

Al salir del salón, fui interceptado casi al instante por Miguel, él y yo no compartíamos clases, por eso que cada vez que nos juntábamos para jugar o para una fiesta era por causa de Alex, ahora que él no estaba, se ha empeñado mucho en seguir estableciendo conversación conmigo.

-Tío ¿Por qué no viniste ayer?- preguntó al momento de solo verme, yo paré un segundo para analizar mi respuesta, tenía que prepararme a cualquier pregunta que me haría y hacerlas coincidir con el argumento que había dado a la policía.

-Lo siento Miguel, es que… tuve que recibir a un pariente con urgencia y lo acompañé durante el día que estaba en la ciudad-  no sabía que mentir era tan difícil, desde que llegué, me cuestionaba de lo que era realidad y no, trataba de confundirme a mí mismo para no sentirme mal al momento de dar una escusa, yo no podía hacer notar mi inseguridad, ya todo lo que hacía y decía, mi vida dependía de ello.

-Coño, que me digas Mangel, ya te lo he dicho, pensé que habías tenido alguna pista referente a Alex, por eso me preocupé- respondió ante mis falsas palabras.

- No… aún no se ha sabido nada de su paradero… - malditos, ¡malditos nervios!, mis manos inquietas reflejaban la incomodidad al momento de lanzar la respuesta, pedía con desesperación que Mangel hiciera caso omiso a mis gestos, que siguiera creyendo en las justificaciones que daba.

-Ayer estuve preguntando a unos amigos que solíamos frecuentar con Alex, pero realmente me sorprendió enterarme que tenían una especie de rivalidad con él- dijo después de que yo me silenciara un poco.

-¿Rivalidad? ¿Qué quieres decir con eso?- pregunté interesado –al parecer Alex tenía problemas de dinero, por un tiempo estuvo con una gran deuda con los chicos y otros más, fueron meses donde Alex no podía devolver el monto prestado, incluso tuvo una pequeña riña con un grupo- ¿de verdad pasó todo eso? ¿Por qué jamás me comentó algo así?

-Pero… ¿tú no sabías tampoco?- pregunté alterado al enterarme de aquella noticia –no, bueno… sabía que estaba mal económicamente y pensaba salirse de la universidad, pero nunca pensé que estaba tan mal, su familia jamás reflejaba que tenía faltas de recursos, siempre me invitaban a cenar cuando los visitaba, aunque me pareció raro que jamás me haya dejado pasar a su cuarto-.

¿Su cuarto? ¿Cuál era el problema del cuarto de Alex? Cada vez que yo iba a su casa me dejaba pasar sin ningún problema, bueno… no era como si pasáramos la mayoría del tiempo ahí, el tenía su sala de juegos aparte, nos metíamos a su cuarto solo a sacar algunas cosas y nos instalábamos en aquel salón, nunca mostré interés en lo que tenía en su habitación, respetaba su privacidad, pero a saber que yo era el único amigo que dejaba Alex pasar, me resultaba algo extraño.

-Disculpa Mangel, tengo que irme, te agradezco mucho la información que me diste- dije retrocediendo hacia la puerta de entrada.

-¿A dónde vas? Si quieres puedo ir también acompañarte a la comisaria hoy- dijo avanzando para alcanzar mis pasos.

-No te preocupes, hoy no iré ahí, tengo que atender otro asunto, te avisaré cualquier cosa- respondí para convencerle de que me dejara solo.

-De acuerdo, pero esta vez no me dejes en buzón ¿oíste?- gritó cuando vio que ya no valía la pena seguir avanzando.

-¡sí!- no sabía si lo que decía era del todo cierto, era claro que no podía comentarle con detalle las cosas que estaban sucediendo, pero me di cuenta que me hizo de gran ayuda, había cosas que yo no sabía de Alex, ahora que yo estaba metido en el mismo saco que él, tenía que por lo menos saber lo que le había pasado, tal vez, si descubro su verdad, pueda encontrar una manera de ayudarle a remendar su camino, que se apartara de las garras de la mafia y regresara con su familia, si tenía problemas… encontraríamos la manera de poder solucionarlos, pero solo podía hacerlo cuando me enterase de toda la verdad, es por eso que tenía que ir a su casa, lo que me interesaba, era lo que había en el cuarto de Alex que tal vez nunca me fijé.

Corrí hasta quedarme sin aire, tenía mucha prisa en llegar a casa de Alex, además, ya no podía pasar tanto tiempo solo en las calles, era peligroso para mí, por eso tenía que correr de un lado a otro para que por lo menos se les hiciera difícil el agarrarme en caso de que vuelva a suceder lo de secuestrarme.

Al ver que me estaba acercando a la cuadra donde estaba su casa, relajé mi paso, tenía que aparentar normalidad en mis acciones en público, más en lugares que suelo frecuentar más.

Solo me quedaba unos metros cuando algo hace que me detenga extrañado, los padres de Alex estaban en las puertas de su casa, me acerqué más para saber lo que estaba ocurriendo y puedo distinguir un auto estacionado en el frente.

Al principio un miedo enorme llegó a mí, como Alex era parte de los Pedraska y fue él quien implementó las joyas en mi buzón, tal vez la otra banda pudo saber la identidad de Alex y estaba amenazando a su familia, pero no era así, había solo una persona, tenía en sus manos una libreta de anotaciones y hablaba con normalidad con los padres de Alex, al parecer estaban respondiendo una clase de preguntas ¿Quién es ese sujeto?

——————————————————————–

Wiiiii!!! Capítulo siete subido!! Se me está siendo difícil subir más seguido xD, por dios, no sabía que encontraría trabajo tan rápido, pero bueno trato de arreglármelos, aunque a este periodo yo ya debería estar subiendo el capítulo 13 o 14 de este fic xD vaya vaya, ¿Quién será el sujeto que conversa con la familia de Alex? ¿lo saben verdad? ¿Qué habrá en el cuarto de Alex? ¿Podrá al fin encontrarse Samuel y Guillermo? xD muuuuy pronto se verá todo esto *si… no puedo evitar hacer preguntas de conductora de televisión* u.u perdonen a esta cabeza loca jajajaj cuidensé besos y amoooor para el fandom!! que shippear es disfrutar, hacer edits, leer fics y fangirlear por cada fucking momento xD

2

Hace dos años, el rap venezolano perdió a un grande, un gran artista.

hace dos años me enteré de algo que no creía real, la muerte de Tayron José Gonzales Orama, el vacio que dejaste en el rap no lo llenará nadie, tu increíble forma de escribir y tú estilo levanto un genero entero y no lo digo yo, lo dice black kamikase.

“Jamas olvidaremos al CAN de Venezuela”

Te recordaremos por siempre Catire.

Gracias Indigo por Todo.

1988-2000Siempre

“te Comiste el mundo entero”

“Lancen un lápiz a la caja de madera ….
Y no dejen pasar lo que en vida no quiera”
“No se muere quien se va solo se muere quien se olvida”

#LuzParaElCan

anonymous asked:

De qué te gusta hablar ?

me gusta hablar sobre las estrellas, las caras que se forman en los nudos de la madera, las series infantiles de comienzos del 2000, el sabor de la mostaza heinz, mi casa soñada en el interior de missouri, los giros argumentales en las películas, las veces que fracasé, los vídeos de terror que buscaba en youtube en el 2007, los carretes legendarios, la única vez que fui la persona en estar más adentro en la playa y un montón de otros temas 

holly golightly

este aire

previo al rumor de los autos

no se parece a nada.

es la única virginidad

que importa o es posible.

digo casa

casa

arena en la boca.

le doy al té

un trago largo

se vuelve anís

o aguarrás.

cerca  de mí

mi gato se frota

contra las cosas

ensimismado.

la cabecita

felina

embiste la red

del balcón

las patas

de las mesas

la persiana

de madera

hinchada

de inquilinos.

él sabe

que para que algo

en Buenos Aires

parezca tuyo

corresponde hacer más fuerza.

✎Astrología Oriental:Los cinco elementos.

El Horóscopo Chino se basa en gran medida en las cinco energías o elementos considerados primarios y a partir de los cuales se generan todas las demás cosas, es un concepto filosófico que viene de hace miles de años, incluso mucho antes de que se diesen a los doce signos sus actuales nombres de animales.

  • ¿Cuál es tu elemento de la Astrología Oriental?.

Metal → Nacidos en años que terminen en o y en 1.

Agua → Nacidos en años que terminen en 2 y en 3.

Madera → Nacidos en años que terminen en 4 y en 5.

Fuego → Nacidos en años que terminen en 6 y en 7.

Tierra → Nacidos en años que terminen en 8 y en 9.


  • ¿Qué simboliza cada elemento?.

La madera → Simboliza la creatividad, la armonía, la templanza, la belleza, la simpatía, la ambición, la lealtad, la justicia.

El fuego → Simboliza la pasión, la fecundidad, la imaginación, el calor, la energía, la clarividencia, el intelecto, el dinamismo, la competitividad.

La tierra → Simboliza la abundancia, la seguridad, el realismo, lo práctico, lo conservador, la reserva, la prudencia, la tradición.

El metal → Simboliza la pureza, la voluntad, la solidez, la determinación,la integridad, la independencia, la fuerza.

El agua → Simboliza la lucidez, el misterio, la timidez, la intuición, la introversión, la comprensión, la discreción.


  • Asociaciones entre los elementos y los planetas:

→ La madera esta asociada con Júpiter.

→ El fuego esta asociado con Marte.

→ La tierra esta asociada con Saturno.

→ El metal esta asociado con Venus.

→ El agua esta asociada con Mercurio.

Solicito dama de compañía.
“Estoy solicitando dama de compañía para un evento único y muy importante, la mujer que solicito debe de tener las siguientes características:
Lo primero es que sea hermosa, no me importa si tiene lindas curvas pronunciadas o tiene algunos kilos que le sobren, si mide 1.50 o 1.75, si tiene una tez de color de la leche o del carbón, si tiene ojos del color de la esmeralda, zafiro o si son del color de la madera, si su cabello tiene el color del oro o del petróleo, lo único que quiero es que sepa que es hermosa por ser quien es, que sepa que vale mucho, en fin quiero una mujer que sepa lo bella que es por el hecho de ser ella; debe ser honesta, principalmente con ella; directa, con sentido del humor, que sepa reír no importa si tiene risa delicada o si se oye a cuadras; no debe estar muy cuerda ni muy loca, busco una mujer que se atreva a cometer locuras de vez en cuando, debe ser única, autentica, que no le importen las apariencias, que le importe más su felicidad que lo que digan las demás personas, que le guste leer, que le guste charlar, que le guste mirar el cielo, que le guste el mar, la luna, el atardecer; debe ser libre, que sepa luchar por quien quiere, que sepa que el amor es de dos y los dos luchan, que sea capaz de mirarme y sentirse agradecida de estar con quién más le quiere; estoy buscando a una mujer de verdad…
El evento tan importante y único para el que estoy solicitando a tal mujer es para la vida misma, solicito una dama de compañía que sea capaz de estar conmigo toda la vida, no busco el acompañamiento de un par de horas, ni un par de semanas, sino de los largos años de mi vida, los pocos o muchos que estos sean. Si tienes estás características no dudes en contactar conmigo, puedes localizarme fácilmente, en las mañanas estoy dónde el sol abraza a las montañas, en la tarde me encuentro bajo la sombra del árbol más alto y en la noche hallo dónde la luna y el mar se besa.
Rojo y Negro.

Al abrirse una puerta vieja de madera llena de recuerdos, se movía hacia delante y atrás como si flotara, el viento hacia ondear un cartel de sus sueños no cumplidos, perdí la cuenta de cuantas veces cruce aquel marco de madera, perdiendo noción del tiempo y la luz. Ya no sé cuántas veces se malograron mis intentos de atravesar aquella puerta con una sonrisa. Tenía el sueño de que aquellas cuatro paredes se agrietaran y se pudiera introducir aunque sea un rayo de luz, solamente quería que el suelo se quedara frió sin tener que calentarlo y mojarlo con lluvia tormentosa, al caminar por las calles aquellos vientos tenían el poder destructivo de quebrantar mi valor y soñaba con subirme sobre el sin ser dañado, como si navegara en la dirección correcta. Un día de lluvia y de colores sobre el cielo; solo provocaron que fuera a mi alcoba, al entrar me percate que una luz desde mi ventana apuntaba hacia un papel en el suelo y aun lado un bolígrafo. Comencé a lapizar dibujos, trazos, símbolos sin sentido así llene una página. Miraba hacia todos lados para echarle la culpa alguien, pero solo había cuatro paredes blancas, una de ellas estaba roja la ira se había apoderado de mi, aun con mis manos destrozadas todos los objetos a mi alrededor tenían la culpa de mi furia; me apoye sobre el suelo una vez más, cerré mis ojos  pero solo se podían escuchar sentimientos que ahorcaban mi corazón hasta dejarme sin respiración. Repentinamente una fuerte brisa volteo el papel sobre el cual había puesto mis trazos de valores tronchados, fue tan fuerte que el tubo de tinta llego hasta mis manos; como si un lápiz y un papel preguntaran a mis descarrilados sentimientos como se encuentran, desembocando una guerra entre mi mente y corazón, mientras que mi corazón guardaba archivos valiosos, mi mente analizaba: “¿Qué?, ¿Cuándo?, ¿Y cómo?”, concluyendo con un porciento no favorable, a pesar de que mis manos estaban muertas y el goteado no paraba, no podía detener mi mano algo la impulsaba a seguir, estaba en un trance del que no podía escapar, nada a mi alrededor existía, solo estaba yo dentro de ese papel inspirado en esa tinta y convertido en palabras. Escribí, hasta que no encontré palabra más que decir, hasta que no encontré nada más que decir a un papel y un lápiz, una vez termine, me quede mirando hacia el vacío como si no supiera que estuve haciendo por horas.  Me levante, y esa fue la primera vez que pase por el marco de madera y aquella puerta a otra dimensión con una sonrisa en mi cara, me sentía tan relajado que salí a fuera a descansar sobre la hamaca. Y allí estaba yo detrás de aquel árbol de flamboyán, bajo la sombra de una cicatriz roja y manchas de tinta negra de vida; se  encontraba el corazón que una vez amaste recogiendo sus trozos en aquel sueño.

El Vocabulario de la Solería

Hey I’m back with another addition of Brian’s Crappily Themed Vocab Lists™ and this time it’s on flooring lol enjoy 😏

EN - ES
The flooring - la solería
The floor - el suelo
The wood - la madera
The hardwood - la madera dura
The bamboo - el bambú
The linoleum - el linóleo
The cork - el corcho
The bark - la corteza
The tile - el azulejo
The carpet - la alfombra
The stone - la piedra
The vinyl - el vinilo
The rug - el tapete
The mat - el tapete/la alfombrilla
The texture - la textura
The porcelain - la porcelana
The quarry - la cantera
The terracotta - la terracota
The speckle - la manchita
The plank - la table
The grain (as in wood) - la veta
The pattern - el adorno
The plywood - el contrachapado

Y si viera un error, ¡dígame por favor!

staywhitme  asked:

Estire mis brazos con la intención de empujarlo pero fue inútil, no había nadie frente a mi, aún así la respiración no cesaba, salí de la habitación lo más lento que pude sin hacer ningún ruido, aunque el crujir de la madera lo impidió totalmente, volvé para ver si me seguía pero ese alguien ya estaba parado justo frente a mi, no era muy claro a través de la niebla pero sabía que estaba ahí; comencé a correr lo más rápido que pude, la casa no era tan grande pero aún así ...

Esa casa ahora parece ser enorme

“Hojas blancas,pies descalzos,mirada constante duerme la niña con su piel de otoño... Fría,tirada y ausente muere lentamente apagando la llama que enciende su vida. Recuerdos, recuerdos es lo único que queda llevados por la brisa cálida de su alma. Inerte queda su cuerpo en una esquina del salón la espera se hace eterna y nadie la encuentra, ha pasado mucho tiempo ya, y su cuerpo calavérico es lo único que queda, nadie la recuerda,olvidada en aquel salón, aún se respira el trágico suceso de aquella tarde. Sus pies descalzos, delicados, rozaban la madera áspera y sucia... Danzaba la niña, acompañada de una sombra figurada a la de una esbelta mujer, llevada al compás de los latidos de sus corazón, palpita ferviente apresurando sus movimientos sin sentir la sangre que brotaba de sus venas... Palpita ya lentamente, sigue danzando y aquella sombra aprovecha sus movimientos, la guía a la esquina del salón. Rozaba sus piernas y entre ellas hojas blancas, flotaban a su alrededor, movimientos desesperados de agonía firmaban inocentemente su final. Arrullada entre los brazos de aquella sombra duerme la niña con su piel de otoño. Fría, tirada y ausente muere lentamente apagando la llama que enciende su vida. Recuerdos, recuerdos es lo único que queda llevados por la brisa cálida de su alma...”

- Nicole Párraga

22/03/2017

1:33 A.M 

staywhitme  asked:

Cuando dejé de gritar, volví a escuchar algo pero esta vez no eran pasos sino el crujir de la madera, me aleje de la puerta para hacer un último esfuerzo y está sedio, al salir esperaba encontrar a uno de mis primos pero no había nadie, la habitación seguía totalmente vacía y los pasos siguieron nuevamente por la terraza, me asomé con algo de temor sin pasar por los arcos, si eso era una broma era una de muy mal gusto, sólo quedaba la tenue luz de la luna y una leve neblina ...

😨