la hamo(

Regalo de Reyes- One Shot Wigetta- Lime

GRACIAH @ahmney​ POR LA IDEA Y LA INSPIRACIÓN, TE HAMO CON H

Regalo para Samuel…Pensaba Willy mientras daba vueltas por el centro comercial.

Ropa, videojuegos, una salida? No, nada era lo adecuado.

Ya se! Lanita, ella siempre es muy original! Exclamo mentalmente.

Inmediatamente marcó el número de Lana y espero a que conteste.

-Hola?- Preguntó Guille cuando el tono dejó de sonar.

-Willy!- Saludó desde el otro lado una voz grave.

-Luzu? Pasame con Lana por favor!

-Em…Lanita salió, vuelve en un rato, pero…Que necesitas?

-V-Vale, estoy buscando un regalo de reyes magos para Vegetta, pero no se me ocurre nada…Tienes alguna idea?-

-Oh…Mami Luzu intenterá ayudar…-

-Creo que le podría dar un…-

-Ya se!- Interrumpió Luzu- Que tal si…-

-Si?- Interrogó Guillermo

-Si le regalas un par de…juguetitos…para divertiros ambos?- Continuó Luzu con una sonrisa desde el otro lado del mundo.

-Hablas de…Juguetes sexuales Luzu?- Respondió Willy intentando aguantar la risa.

-Si, Willfred, de ese tipo de juguetitos-

-Hablas…Hablas en serio?-Guille no pudo contener la risa tras decir esto.

-Que si Willy, ya verás que le gusta-

-Vale…ya veré donde encuentro de esos…Em, adiós Luzu…Gracias-

-De nada Willy! Mami Luzu esta disponible, Adiós!-


Tras cortar la llamada, Guillermo corrió hacia un SexShop bastante lejano, pero por lo que le habían contado, muy completo.

Cuando entró, asombrado por la cantidad de objetos y juguetes disponibles se acercó al mostrador para pedirle ayuda a una empleada de escasa ropa.


-Hola, en que le puedo ayudar?- Sonrió la chica.

-Em…Estoy buscando…algo para regalarle a mi pareja…pero no se que le gustará, podrías mostrarme algo?-

-Oh…Seguro!- La chica caminó moviendo sus caderas hacia un mostrador, de dónde sacó un par de cosas.

-Tenemos este tipo de vibradores en varios modelos, son perfectos para chicas a las que les guste…jugar- Dijo la joven señalando un par de cajas sonriente.

Tragó saliva, dudando si confesarle que buscaba juguetes para hombres.

-Si les gusta tener fantasías, tenemos disfraces de enfermera, secretaria, bruja…- Informó la chica caminando hacia un estante, mostrando todos los diminutos disfraces, pero al ver la cara de seriedad del chico exclamó- Oh, tranquilo, si tu novia es mas rellenita, tenemos talles mas grandes-

-Em..No, no es eso- Dijo Willy -Es que…Mi pareja es hombre- Aclaró Guille temiendo ser rechazado.

-Oh, ya veo…Em, siento la confusión- Rio levemente.

-No hay problema- Rio falsamente.

-Bueno…En este momento necesito hacerte una pregunte bastante directa para poder ayudarte-

-Di…Dime-

-Él te domina a tí o tú a él?- Intentó reprimir una risa.

-Él…él a mí- Contestó Guille notablemente sonrojado.

-Vale, entonces sígueme- Ordenó la chica -Empecemos por algo simple, que tal unos aros de restricción?- Preguntó con una caja en la mano

-Emm…creo que está bien- Respondió Willy tomando la caja en sus manos.

-Tenemos en varios colores…Azul, gris, negro, verde, blanco…-

-Morado podrá ser?-

La chica buscó en el estante, para sacar una caja exactamente igual a la que sostenía Guille en su mano, pero con retoques morados.

Guille se estremeció al imaginarse a Samuel poniéndole los aros de restricción y masturbarle salvajemente como a él le gustaba, aún sabiendo que no se podía correr.

-Aquí están- Dijo sonriente -Sigamos buscando-

-Que te parecen unas esposas?- Caminó la joven guiando a Willy.

-Creo que estarán bien- Respondió siguiendo a la chica.

-Tenemos varios modelos y promociones, mira estas- Le mostró una caja negra con detalles rojos- Que te parecen?-

-Em…-Dudó Guillermo- No me gustan demasiado…hemos tenido unas así y no nos gustan…Cuando me ató a la cama yo...-Dijo sonrojándose cuando se dio cuenta de lo que le estaba contando a una desconocida.-No, no importa, mejor sigamos…-

Y tras unos minutos buscando esposas, la chica encontró un modelo que a Guille le gustó.

-Estas también vienen en cajas de a dos, como te gusten-

-Eh, si, dame las que vienen de a dos por favor-

-En que color?-

-En…morado también- Rio Willy.

-Bien- Sonrió entregándole la caja.

Willy tuvo que morderse el labio para no soltar un jadeo imaginándose a si mismo esposado a la cama, con Vegetta detrás suya azotándole cada vez más y más fuerte.

-Que te falta?- Preguntó para si la menor de los dos -Lubricante! Alguna vez habéis probado el lubricante comestible?-

-N…no- Se avergonzó Guille

-Tenéis que probarlo-Comenzó a caminar -Nos trajeron algunos en la última entrega…Aquí están!- Dijo con el pote en la mano. -Te gustaría uno?-

-Cla…Claro, que sabores hay?-Preguntó inocente.

-Golosinas…Frutas…Menta..- Respondió mirando el catálogo.

-Frutilla?-

-Quedan algunos- La chica se agacho y metió la mano en una caja.-Aquí-Sonrió.

Un leve suspiro pasó por la boca del chico imaginando a Vegetta llenando su entrada de lubricante con sus dedos entrando y saliendo y luego dando lenguetazos para quitarlo. Madre mía, que se ponía cachondo.

-Tienes consoladores?- Preguntó tímido

-Tenemos bastantes, sígueme-

Ostras. Pensó Guille al ver un estante lleno de consoladores de todos los colores y tamaños.

Luego de  un rato mirando y decidiéndose por uno, se atrevió a decir la frase que lo iba a hacer decidirse por uno.

-Dame…Dame el mas grande y grueso que ten…gas-

-Oh! Em…creo que este es más grande que tenemos- Mostró un consolador de látex GIGANTE, definitivamente, quería ese.

-Dame…Dame ese mismo, por favor-

-En morado, no?- Rio la chica.

-Si, en morado-

Guille no evitó pensar en Samuel, metiendole el consolador una y otra vez, remplazandolo por su pene de vez en cuando, diablos, ese se sentía mucho mejor…Como lo deseaba…

-No te olvides de los condones, o no podrán usar todo lo que compraste- Rio- En el mostrador están los texturados- Dijo guiandolo

-Tiene de…textura…punteada?- Esos eran de sus favoritos, dios, se sentian tan bien, pensaba Guille

-Si, que tamaño necesita?-

-Emm, Creo que…XL puede ser?-

-Wow, tu novio esta dota…Oh, Dios, lo siento, no quise decir eso! Lo siento!-

-Ya, solo dame esos- Respondió con seriedad

Madre mia, guarrilla? No, que va? Tampoco es que le gustará compartir el tamaño del pene de su novio en público, sabes?

-Tengo una idea! Como la ceresa del pastel…Y si compras un disfraz? Para tener alguna fantasía?- Sugirió la morena.

-Emm…Si, buena idea- Pese a llevar un rato ya hablando del tema, a Guille le seguía incomodando.

-Para hombre solo tenemos de animales, pero tienes la opción de personalizar una base a tu gusto y cuando esté lista te llegara a tu domicilio- Sonrió.

Así, tras una media hora, Guille terminaba de personalizar la base de caballo que había elegido.

-Que color le pondrás?-

-Creo que la cola será blanca y la piel…-

-Morada!- Exclamó la chica -Que tenéis vosotros con el morado?- Rio

-Na…Nada- Sonrió recordando el motivo del morado en todas partes.

Unos minutos después, Guille volvía a casa, con la bolsa de los anillos, el lubricante, el consolador y las esposas. Había dejado su domicilio para que entregaran el disfraz de unicornio erótico dentro de unos días.

(…)


Ya tengo todo…Pensaba Guille. Vegetta está en su cama, ahora solo tengo que…entregarme… Pensó mientras se miraba el disfraz en el espejo.

-Samu?-

-Pasa Chiqui- Respondió Samuel -Quiero darte mi regalo de reyes- Sonrió.

Willy abrió la puerta dejando con la boca abierta a Samuel al verlo con ese traje tan seductor y una bolsa en la mano.

-Por que…- Willy se sentó en las piernas de Vegetta y se acercó a su boca -No abrimos primero el mio?- Dijo mordiendo y estirando suavemente el labio inferior de Samu seductoramente.

-Madre mia…- Sonrió Vegetta colocando sus manos sobre el trasero de Guille.

-Hazme gritar…-

#FelizInmortalidadSamuel II One-Shot II Wigetta II

No tiene nada que ver, pero suena bonito (?

Guillermo ese día se había levantado más temprano que de costumbre y se había propuesto a sí mismo a preparar el mejor desayuno que alguna vez había preparado en años. Ese día era especial, y estaba seguro de que no era el único que lo pensaba así; ese mismo día, Samuel estaba cumpliendo años: 26. Para ser más exactos.
El año pasado, para su cumpleaños, Guillermo se había propuesto salir a cenar con su pareja, pero unas fuertes tormentas azotaron Los Ángeles, causando un drástico cambio de planes. Y a pesar de que al cumpleañero aquello no le importó, al menor, de hecho, si lo hizo y sintiéndose miserable pasó casi todo su cumpleaños e incluso el suyo propio bastante deprimido por que sus planes no hubieran salido como esperaba.
Guillermo no era un experto en la cocina, y tampoco conocía muchas personas que lo fueran, si ni siquiera su amiga Lana era tan buena en la cocina, ahora mucho menos lo iba a ser él bueno en esta. Sin embargo, no está de más remarcar en el hecho de que aunque el menor se sintiera frustrado por ello, las ganas de prepararle algo especial a su pareja eran más grandes que su frustración y como pudo, y con ayuda de algunas recetas de internet y de otras más que su madre le había enseñado, consiguió prepararle un buen desayuno al castaño.
El desayuno en cuestión era simple, huevos revueltos, tostadas y unos omelet con miel y crema batida y un trozo de fresa sobre este, acompañado de un café con leche y espuma, como a Samuel le gustaba. El menor, que se sentía orgulloso de su “impecable” trabajo, limpió el desastre que había hecho en la cocina (cuando decía que era malo cocinando, no era por simple modestia) y puso el desayuno en la mesita que habían comprado para ocasiones especiales como aquella y se dirigió a la habitación del mayor.
En esta, Samuel dormía plácidamente como un tronco, disfrutando de sus dulces sueños antes de despertarse a desayunar para luego, grabar uno que otro video para subirlo al canal.
Es sus sueños, era el chico más guapo de toda la secundaria. Todas las chicas babeaban por él, y cabía anotar, que algunos chicos también lo hacían, entre estos, se encontraba Guillermo, que sentía que aquel chico, más guapo, no podía ser. Ese día, Samuel, quien gustaba de Guillermo en secreto, se había propuesto invitarlo a salir.
Guillermo, del otro lado de la puerta, había dejado a un lado la mesita y había abierto la puerta suavemente, encontrándose a su novio profundamente dormido. Su cara reflejaba que estaba teniendo dulces sueños y el pelinegro se preguntó si estaría soñando con ellos.
El menor suspiró, tomó la mesita con cuidado y entró a la habitación, procurando no hacer mucho ruido para no despertar al bello durmiente.
«Y es que es bello» Guillermo sonrió. Ver a Samuel durmiendo era la cosa más bonita que había en el mundo y por un momento, tuvo el impulso de tomar su celular y tomarle una foto, pero supuso que aquello al cumpleañero le molestaría aquella acción y se contuvo, aunque cabe mencionar, que la tentación era grande.
Puso la mesita en el suelo y se sentó en la cama, eliminando varios mechones de cabello de la cara del contrario.
Samuel, quién aún soñaba con su pareja, se removió en la cama, provocando que el menor se sobresaltara y dejara caer una foto de las muchas que Samuel tenía pegadas en una pared de su habitación.
Guillermo recordaba esa foto: era la primera foto que se habían tomado juntos. En esos momentos, aun no eran pareja, y Guillermo no veía a Samuel como nada más que un gran amigo. Un amigo que siempre lo había apoyado. Un amigo que ahora era su novio.
Dejó la foto en su lugar y se dio la vuelta para despertar a Samuel, antes de que el desayuno terminara de enfriarse mucho más. Tomó su hombro y comenzó a moverlo, intentando despertarlo.
― Sam, despierta ― dijo Guillermo ― Sam… Sam… Samuel… Samuel… ¡Que te despiertes, pringao’!
El mayor se removió en la cama y abrió los ojos lentamente, contemplando a su pareja con expresión claramente impaciente y al mismo tiempo, emocionada.
― Bonita forma de levantar a tu novio, ¿no crees? ― dijo el castaño, con notable sarcasmo.
Guillermo le puso los ojos en blanco y se rio. Ese chico no cambiaría nunca.
― Feliz cumpleaños, pringao’. ¿Veinte? ¿Treinta? ¿Cuarenta?
― Deja de burlarte de mi cara, Willy. Que cuando tú te mueras yo seguiré igual de guapo ― Samuel contuvo un bostezo y se sentó en la cama, frotándose los ojos.
Cuando su mirada se aclaró, pudo ver que en el piso, había una mesita en la que se encontraba lo que parecía ser su desayuno. Samuel miró a Guillermo, que tenía una sonrisa de oreja a oreja.
― Te he preparado el desayuno, por cierto ― El menor se levantó de la cama y le puso el desayuno en la cama, con una mirada que denotaba lo orgulloso que estaba de su desayuno.
― Willy… ¿En serio lo hiciste tú?
― ¡Pensé que me ibas a agradecer! ¡No todos los días te hago el desayuno! ― Guillermo estaba entre indignado y divertido. Su novio era así y si algún día cambiaba, seguro era el fin del mundo.
― Es broma, chiqui. Pero te digo que yo no voy a comerme todo esto. Hay que mantener la figura, ¿sabes?
― Pues entonces lo comemos juntos, porque por hacerte el desayuno a ti, no he comido nada yo.
― Hombre, pero si lo hubieras dicho antes…
Samuel le hizo un espacio en la cama a Guillermo, para que se sentara junto a él y ambos comenzaron a comer. El desayuno, a pesar de que no estaba caliente, tampoco estaba frío y a pesar de haber sido preparado por el peor cocinero de la historia estaba delicioso y ambos comieron hasta que sus estómagos ya no pudieron más.
Samuel bajó la mesa y se recostó en la cama, atrayendo a Guillermo hacía si, para darle un suave beso en los labios.
El menor se sonrojó ante el acto del castaño y se recostó junto a él, escondiendo su cara en la costilla del contrario.
― Gracias… ― susurró el mayor, mirando al techo, pensando en todo lo que habían pasado juntos.
― ¿Sabías que te vez lindo cuando duermes?
― Willy… ― el mayor fue interrumpido por el sonido de su celular que indicaba que lo estaban llamando. Probablemente era alguno de sus amigos, para felicitarle, aunque era poco probable ya que aún era bastante temprano.
Estiró el brazo y alcanzó su celular y sin siquiera mirar quién era, contestó.
¡Hijo! ¡Feliz Cumpleaños!
——————————————–
Pueeeeeees, es algo inesperado y nuevamente no le comenté nada a nadie, pero se me vino la idea a la cabeza y aquí está♥
Creo yo que ya es obvio a quién le voy a dedicar este one-shot, pero por si aún no lo saben… Le dedico este one-shot a @Vegetta777 porque es su cumpleaños♥, a Maggs, rubelangel-foh-evah, aunque sé que no le gusta mucho el Wigetta y a Mi Vegetta @omgyoungbrowneyes porque también es su “cumpleaños”. Y a pesar de no ser su cumpleaños la hamo con mi jart, entonces igual se lo dedico a Mel, shippeando-en-esta-vida
Y… Pues se lo dedico también a todo el que lea esto (? Porque los quieroh♥