la dormida

Tiene la forma de querer comerse el mundo,
su mirada atraviesa como balas a donde mira,
su voz es una canción que hace tiempo dejó de ser favorita
en la radio.

Baila por las noches hasta quedarse dormida,
hasta caer rendida al mismo abismo donde tuvo que hacerse fuerte,
miente cada vez que le preguntan si le pasa algo
y es alguien por lo que está mal.

Sueña con volar a Chicago en invierno
y viajar por todo el mundo.
Casarse en Las Vegas
y tener una casa con vista a California Beach.
No despertar en el mismo lugar
donde ha querido no abrir los ojos nunca más.

Es una chica con espinas,
pero es ella quien siempre ha estado sangrando,
quien siempre ha estado herida
y sonríe desde la grieta.
Y comprendes que el sol también llega
a los rincones más oscuros de la ciudad.

Es gravedad,
tiempo
y kilómetros.
Pobre de aquel que se enamore de ella,
porque terminará haciéndole caer,
destrozándole los relojes
y pondrá distancia entre medio
cuando se sienta triste y sola.
Y más nunca la volverá a ver.
Ni a mirar.

Nació para morir,
aunque siempre prefirió vivir entre un abrazo;
la noche siempre será joven
si es en sus pestañas donde te conviertes en cenizas;
permíteme decirte que,
chicas como ella están en cada rincón del mundo,
pero chicas que sientan como ella
se encuentra una a cierta distancia del cosmos.

Olvídala para siempre
y será su fantasma quien siempre te perseguirá.
Cada chica que conozcas te recordará a ella,
cada sonrisa desconocida te sonará conocida,
cada caricia de manos ajenas te helará al darte cuenta que una vez hubo unas manos que perdieron su norte para encontrar la locura junto con las tuyas,
cada poema te sabrá amargo,
desearás no haber nacido para nunca haberte topado con su olvido.

Tú le hiciste daño mientras ella te cosió las alas,
tú le regalaste la luna mientras ella te abrió el universo y te lo puso en las palmas de las manos,
tú le cerraste el corazón mientras ella le cerró la puerta a tus miedos,
tú le enseñaste cómo vivir una vida sin ti mientras ella te enseñó cómo enfrentar una vida contigo,
tú le ataste con tu recuerdo mientras ella te liberó de toda cadena que te arrojase al profundo y oscuro precipicio donde ella se encuentra.

Siempre que pases cerca de una ciudad en pleno otoño, por muy milimétrica que sea la distancia entre tú y la estación, pisarás una hoja seca y chasqueará. Y ese sonido te recordará a la vez en la que le rompiste el corazón y ella tuvo que marcharse hecha pedazos. Y te mirarás las manos y, de repente, sentirás que desde que ella te soltó, has estado en busca de su calor nuevamente. Y echarás malditamente de menos sus manos.
—  “Manos”, Benjamín Griss
Había una niña, que solía tener un padre y él la llevaba al parque, la abrazaba y la hacía feliz, era su héroe y siempre estaba allí, la recogía en la escuela, dormían juntos y miraban la televisión, pero la niña creció y el padre dejó de amar la madre y comenzó a estar con otras mujeres y olvidó llevar a su hija al parque, olvidó recogerla a la escuela, olvidó la hora de ver televisión y llegaba cuando ella estaba dormida. Ella creció más y el padre se enamoró de una mujer y ella sintió rencor por el olvido y lloraba, por que su padre aún estando en casa, parecía ni ver que ella estaba allí y luego ella iba al parque sola y no veía televisión por que la odiaba pero su padre no lo sabía, por que no la conocía y la invitaba a ver películas que ella odiaba, para parecer buen padre. Con el tiempo él estaba menos allí y menos palabras cruzaban, hasta que él se fue y ella vio llorar a su madre pero no lloró, por que ya sabía que pasaría. Y creció y conoció a un chico, que nunca le presentó. Y se graduó con honores pero él nunca estuvo allí pero envió dinero, que nunca sirvió. Y se hizo un tatuaje que nunca le mostró, por que él odiaba los tatuajes y ella los amaba pero él no lo sabía, por que llamaba una vez al día y nunca preguntaba sobre su vida, luego ella se fue de casa y él no lo supo, por que él ya no la llamaba y ella no quería hablarle. Y compró una casa y se tuvo un hijo, que el nunca conoció, por que él también tenía uno y ya no le importaba su anterior familia y ella tenía una ahora, así que no tampoco le importó. Y un día él se enfermó y nuevamente la llamó y ella le contestó pero no hablaron sobre su vida por que ella tenía trabajo y estaba ocupada con su vida. Y otro día, uno soleado, él murió y ella recordó el parque, por que así eran los días de parque. Pero no lloró, por que ya había llorado lo suficiente y por que él se había ido para ella, incluso antes de morirse.
Otra noche más que se queda dormida con la ilusión de que sonará su móvil, y será la persona que tanto ama, diciendole que la extraña y todavía la ama…
—  Feshtran Dwelcoff’s
youtube

Partimos, todos juntos celebrando la proesa.
Arcoíris que espantaba la tristeza
Y en la calle un solo grito se escuchó.

El tiempo borra todo y esta vez no fue distinto
La utopía era un disfraz descolorido
Yo me salgo con lo mío
Y al que no le guste…(….)Va dormida, la alegría va dormida
Esperando la llegada del nuevo día
Pa’ entregarse al calor de la avenida
Donde el alma bien se acuerda
Que su pueblo la cantaba enrabida a viva voz.

Ay que viene, Ay que va!, Ay que pena…

“…(todos los presentes de todos los barrios sólo) quiere decirle muchas cosas, quiero saber cómo empezar, unos se encapuchan, otros tiran bombas, otros salen pa’ la calle, otros hacen asamblea, otros ocupan los colegios, otros pintan,  hacen murales, otros en cambio no más tocan los tambores, con muchos colores. No pueden negarme ni criticar a las distintas formas de luchar, no puedes negar ni criticar las distintas formas de luchar. Tiene que tener presente que esto se construye lento, esto se construye a paso lento. Y que todos los que están presentes dicen ¡basta ya!, dicen ¡basta ya!, dicen ¡BASTA YA!”

Gracias por leer

Tengo la fortuna de ser profesor de lectura en una universidad. Se me encomendó la tarea de inculcar en mis estudiantes hábitos literarios y de comunicación que les ayuden a desarrollar habilidades intelectuales necesarias para su profesión. Es una tarea que me satisface, por lo cual me sorprende descubrir que en este país hemos sufrido por décadas la degradación de la cultura. Nos dieron la televisión para apagar nuestras mentes, y los libros se convirtieron en enemigos. Algo que no es casual, si se considera que un gobierno puede hacer lo que sea con la gente, mientras permanezca dormida, distraída, cansada, hastiada. He descubierto por propia experiencia la razón por la cual las hordas cristianas quemaron la biblioteca de Alejandría: un pueblo culto es un pueblo peligroso, sobre todo un pueblo joven; un libro es más letal que una escopeta. Por eso al sistema le conviene que las juventudes no lean, por eso al sistema le conviene apartarlos de las nuevas ideas y rodearlos de atrocidades para que, en el mejor de los casos, crean que es normal que la situación esté tan mal, que siempre han sido así y no hay remedio. Sembrar libros en una persona joven, es un acto de rebeldía absoluta. Un joven que lee, es una esperanza. En nombre de la humanidad, gracias por leer.

legend of Te fiti “MOANA” and the legend of La Mujer Dormida

when I saw moana for the first time and they started to tell the history of Te Fiti i was like “yoo that sounds familiar” but I was to focus on the movie (and crying) to remember where I heard that story.

and after I leave the movie theater with my friend I told her that the story sounded familiar and she was like “you know what is true” and then we remember the story of La Mujer Dormida (the sleeping lady).

so it is a mexican folk story that explain the story of Iztaccihuatl and  Izcozauhqui. Izcozauhqui was a prince that lived in the skies with his family and one day he decieded to travel beyond the gardens and he arrived to a lake where he saw a beautiful lady (Izztaccihuatl) emerging out of water wearing a silver dress and they fall madly in love. they just love to travel through the sky and the land.

there was only a rule. that you can’t go beyond the 13 skies. but they were like nah fuck it because they were curious, so they when there, and that how they discovered the earth. At the beginning they were only surprised for the fact that you could only see the sun some times and that the creatures fall asleep at nigh. but then they fall in love with the sounds and the colors, and textures. so they wanted to stay there for the rest of their lives

but the gods were hella pissed because they legit broke the only rule. so as a punishment the princess started to get sick really fast. the prince tried everything possible but she knew the gods were sending that punishment and she would eventualy die. So she asked the prince to take her to a mountain so that when she dies and he returns to the skies with his father, he could see her through the clouds. after saying her last wish she died and she look as white as the snow.

the prince obviously was hella sad but he accomplish her last wish. and took the body to the top of a mountain were he laid her down then he light up a to torch near her and he just stood there protecting her as if the princess was just sleeping.

and that how they became the sleeping lady and the Popocatepetl volcano (photo down below) that volcan is still active and some claim is because he is still trying to protect the lady he love

when I saw the movie and saw how Ti Fiti was a basically sleeping lady thats when I realized it was similar, yeah Ti fiti didn’t have a lover but that the story that came to my mind.

La mujer que amo es un pedazo de cielo en mis manos, es un rayito caliente de sol que abriga mi alma dormida… La mujer que amo es un minuto de paz en medio de la más sangrienta guerra, es la lluvia mojando el suelo reseco de un campo cultivado…

La mujer que amo es capaz de secar hasta la última de mis lágrimas con su sonrisa, y a la vez es capaz de provocarme el mayor de los llantos sólo con decirme que me ama en el momento que más lo necesito…

La mujer que amo es el ser que comprende más allá de la mirada, más allá de lo físico y lo elemental… ella sabe dibujar esperanzas, mañanas fascinantes, viajes estelares y encuentros sublimes con sólo cerrar sus ojos y dejarse llevar… y llevarme con ella…

Ella provoca que mi alma se eleve por los cielos y encuentre la suya en una nube esperando por mí, con su hermosa juventud y sus manos abiertas para recibir las mías…

Ella conoce mis temores, mis deseos, mis miedos… ella sabe cuando siento pena, dolor, angustia y cuando estoy feliz…

La mujer que amo me sacó del letargo, me mostró que en la Tierra hay ángeles sin alas que caminan a nuestro lado, que velan por nosotros de una manera especial… que aunque no podamos distinguirlos o verlos, ellos están siempre cuidando de nosotros…Ella es ese ser tan especial que puso Dios en mi camino…

La mujer que amo… es invisible a mis ojos todavía… pero es tan concreta en mi corazón que sin verla la veo, que sin tocarla la toco, que sin besarla la beso, que sin poder hacerle el amor la siento dentro de mí…

Yo sé que esta mujer a la que amo tanto es tan especial que un día tal vez la pierda, que sin haberme pertenecido nunca, se aleje de mi lado… pero estoy tan feliz de amarla que solo me importa darle gracias a Dios por haberme permitido encontrarla, conocerla, disfrutarla y sobre todo respetarla…

Amor, si tan solo pudiera abrirme el pecho y darte todo mi corazón… si tan solo pudieras ver que en él late furioso mi amor por ti… si tan sólo pudiera regalarte ese soñado amanecer, y despertar contigo envueltas en ese manto de ternura que brota de nuestras almas… sería la persona más feliz del universo…

Amor mío… seguiré soñando con ese día…

Y si Dios no puede concederme ese deseo, seguiré deseándote en el silencio de mi alma, seguiré dibujando tu rostro en mi almohada… y encontraré la forma en que algún día de esta corta vida se unan tus ganas y las mías en un abrazo tan dulce, tan apretado que lo triste y lo temido habrán desaparecido para dar paso a la mayor felicidad de mi vida…

Perfume

Estábamos acostados en el sillón de mi sala. No importaba nada más que el calor que provocaban nuestros cuerpos juntos y cómo nuestras respiraciones se sincronizaban. Lo que más recuerdo de ese día es tu perfume, que estaba aferrándose a mi pecho de la misma forma que mis dedos se enredaban en tu cabello mientras jugaba con él. Recuerdo también, tus manos en mi pecho, cómo tus dedos se quedaron quietos en él cuando te quedaste dormida. Recuerdo también que pensé:
“Te amo. Te amo demasiado, tanto que parece incluso imposible.”

Hoy, después de más de un año de esa noche en la que te quedaste dormida en mis brazos. Después de meses de que no nos vemos. Después de más de medio año que nos separamos. Después de los te amo. Después de las batallas de quién amaba más. Después de las batallas dónde el placer era lo único que importaba. Pasó alguien con el mismo perfume. Quedé paralizado, no podía moverme sin sacar toda la esencia que quedó en ese pasillo de la universidad. Y casi sin querer, salió una lágrima, que murió en el piso de la misma forma que murió nuestra relación.

#CuentameTusHistorias.

He reconocido el surco en la casa
donde se apagan los improperios,
una pequeña canal,
la del silencio.

Las paredes atizan fotografías,
pequeñas memorias como agujeros,
si te acercas hueles risas,
antiguos almuerzos.

Pasa siempre el tiempo
y palomas ponen nidos en el tejado,
durante la tarde el cielo se colora
arrebolado de lamentos.

En ese surco de silencio
yo siembro lo materno;
crece la familia dormida,
crece gélido el recuerdo

y esa vieja puerta maciza
que al cerrarse
ya no asusta,
es solo un disparo sobre el anhelo.

      José Antonio, Vuelta y Giro.

Un sistema de desvínculos: para que los callados no se hagan preguntones, para que los opinados no se vuelvan opinadores. Para que no se junten los solos, ni junte el alma sus pedazos.
El sistema divorcia la emoción y el pensamiento como divorcia el sexo y el amor, la vida íntima y la vida pública, el pasado y el presente. Si el pasado no tiene nada que decir al presente, la historia puede quedarse dormida, sin molestar, en el ropero donde el sistema guarda sus viejos disfraces.
El sistema nos vacía la memoria, o nos llena la memoria de basura, y así nos enseña a repetir la historia en lugar de hacerla. Las tragedias se repiten como farsas, anunciaba la célebre profecía. Pero entre nosotros, es peor: las tragedias se repiten como tragedias.
—  Divorcios. // Eduardo Galeano.