la cocinita

¡Qué niña más bonita!

¡Qué niña más bonita! Eres una princesa. Dale un beso a la amiga de mamá, me da igual que no quieras. No te preocupes si los niños te tiran al suelo, es que les gustas. ¡Qué graciosos los niños, levantándoles las faldas! Son cosas de niños. No seas tan bruta jugando, pareces un niño. Las niñas mayores no lloran. Tienes que ser buena. Las señoritas no gritan. Calla. Mira qué guapa, con tu pelito arreglado. Si te ven jugar con los chicos te llamarán marimacho. Qué bonita eres. Las niñas son muy complejas. No te preocupes si te tratan mal, es que te tienen envidia. Las niñas sois más listas, ellos siempre juegan, mientras que vosotras estudiáis. Deja de quejarte. Los videojuegos son de chicos. Los coches son de chicos. Las cocinitas son de niñas. Judo no, mejor gimnasia rítmica. Las niñas siempre son más educadas, tan calladitas. ¿Informática? ¿No prefieres bailar? ¡Con lo guapa que estás con falda! No te vayas con nadie que no seamos nosotros. Ten cuidado. No cojas nada de nadie. Hay hombres muy malos. ¿Tienes novio? ¿Ya? ¿No tienes novio todavía? Estás siempre rodeada de chicos, calientapollas. Me he enterado de que se la chupas a tu novio, puta. Llama para que te recoja. Pide a tus amigos que te acompañen. Ten cuidado. No vuelvas sola. Así vestida pareces una mojigata. Así vestida pareces una puta. Si no querías que te mirase, ¿para qué llevas escote? Si no querías que te tocase, no haberme calentado. ¿Qué pasa, tienes la regla? Bailas así para ponerme, andas así para ponerme, me miras así para ponerme. ¿Vomitas para adelgazar? Qué superficial, la belleza está en el interior. Eh, tío, ve a por la amiga gorda, son más fáciles porque están desesperadas. Te los follas a todos, zorra. ¿Aún virgen, frígida? Estás buenísima. No te toco ni de coña. ¿Ser madre? ¿No eres demasiado joven? ¿No eres demasiado vieja? ¿Es que no tienes ambición? ¿No quieres ser madre? Eres demasiado joven para saberlo. Vas a perderte lo más importante en la vida de una mujer. Te maquillas demasiado para venir a clase. ¡Ay, si te arreglaras un poco! Vosotras lo tenéis más fácil, con enseñar teta está todo hecho. ¿Qué hay para cenar? ¿Qué hay para comer? ¿Dónde están las toallas? ¿Me has planchado la camisa? ¡No queda nada en la nevera! Ahora no puedo hablar, tengo cosas que hacer. Deberías agradecer que te mirasen. Lo que daría cualquier hombre por tener ese poder. Si te mira otra vez le doy. ¿Después de tanto tiempo, me dices que no quieres nada conmigo? Los hombres y las mujeres no pueden ser amigos, ellos siempre piensan en lo mismo. Ese tío te trata bien, ¿qué más quieres? Eres tan borde porque te falta un buen polvo. No te pongas histérica, era una broma. Qué rápido te ofendes, no aguantas un chiste. Deja de llorar ya, coño, que eres mayorcita. No me digas eso delante de mis amigos. No te pongas esa falda si no estoy yo, joder. No salgas hasta tan tarde. No discutas conmigo en público. ¿Te violó? ¿Y tú qué le dijiste? ¿Qué llevabas puesto? Algo harías. Joder, no te puedo decir nada. Calla, estoy hablando con mis amigos. ¿Otra vez no quieres sexo? Si no fuera por mí, tú no tendrías nada. Si no fuera por mí, tú no serías nada. Te quiero, nena, por eso te protejo. Te quiero nena, no me dejes. Eres una mala madre. Eres una mala esposa. Eres una mala amiga. Que no me dejes, o hago una locura. Estoy harto de tus movidas. Deja de ponerte histérica. Me tratas tan mal que me pongo nervioso. Que no me dejes, joder, o te mato.

Aparece muerta.

No soy Mujer.

Por Antonella Parolini

Simone de Beauvoir alguna vez dijo “No se nace mujer: se llega a serlo.” La condición femenina es una que se crea. Desde el momento en el que ella nace se le trata de manera diferente que al hombre. Se le carga con delicadeza, se le reta menos fisicamente, o se le viste para que este sentada en vez de gateando. Desde el día uno es importante que ella se vea bella, vestida de rosa y flores, para que los demás familiares o amigos digan que es hermosa. Más grande, se le compran juguetes enfocados en el interior y el cuidado. La cocinita, la muñeca. Se le enseña que “calladita se ve más bonita”. Se le dice que cuando sus compañeros hombres la molestan es porque les gusta. Cuando se sienta, se le enseña a cerrar las piernas.
Sigue creciendo, antes de que empiece la pubertad sus familiares le dicen que algún día se va a poder operar la nariz, si así lo desea. Comienza a comprar revistas para adolescentes, en donde todas tienen piel impecable y cuerpos perfectos. Se pone un brassiere el primer día de secundaria, 30A. Se encuentra con comentarios como “¿Te pondrías calcetines si no tuvieras pies? ¿No? ¿Entonces porque te pones brassiere?”. Tiene 13. Se pone calcetines en el brassiere, esperando poder verse atractiva. Se corta tratando de rasurarse las piernas, no tiene todavía suficiente pelo para que el rastrillo pase. Al mismo tiempo, sus compañeros siguen vistiendo con la misma ropa de los últimos años de primaria, despreocupados por como se ven. 
La regla es un deseo. Todos le dicen que cuando le baje subirá de talla de brassiere, le creceran las caderas, las pompas. Pero al mismo tiempo, es una vergüenza. Si se va a cambiar la toalla sanitaria, se lleva toda la bolsa para que nadie se de cuenta. Y que no se le ocurra mancharse, porque será la burla de la escuela toda la semana. Aquí empiezan los comentarios. Cuando ella llora, grita o se enoja, “Seguro estas en tus días”. Desde pequeña, comienza a usar rimel. Que todos digan que es guapa, ese es el objetivo. 
Cumple 15, entra a la preparatoria. Para este punto, se empiezan a justificar las hormonas de los hombres por todo. Si un hombre besa a una mujer, es su instinto, aunque ella no lo quiera. “Solo fue una nalgada, deberías alegrarte de que eres tan guapa”, “¿Están hablando de como te verías desnuda? Yo quisiera que hablaran de mí así”. Los hombres son unos chingones, unos padrotes, por tocar a una mujer. ¿Las mujeres? Unas putas. “Seguro tiene herpes, quien sabe en donde ha estado”, “¿Escuchaste que se besó con dos mejores amigos en la peda? Que se respete un poquito”. Su virginidad se vuelve un tema de conversación. “Es super fácil, creo que la perdió en un baño”. Escucha chismes de ella misma en todos los pasillos, “Wei, yo me la cogí, fui su primera vez”. Y aun así, ella se tiene que reír. Cuando le dicen que ella jamas se mantendrá sola tiene que decir “¡Que malo!” y reír. Porque debe de tener un sentido del humor ante la evidente discriminación que esta recibiendo. Ahora que su cuerpo ya esta desarrollado, debe tolerar que los demás hablen de el. “Wei, es copa A pero están bien puestas”, “Es que desnuda se presume todo lo que tiene”. 
Algún día, pierde su virginidad. Tras ser presionada por sus amigos, decide hacerlo. ¿Porque? ¿Validación? Ni ella sabe. Aunque ella aceptó hacerlo, necesita tres shots de cualquier alcohol barato que hay alrededor para llevarlo acabo. Duele. Después se entera que no debería doler, no si estas relajada. Pero toda la vida le han dicho que la primera vez duele, entonces se aguanta. Se aguanta. El acaba. Pronto después le dice “¿Tú no eres de las que se engancha verdad?”. Ella dice que no. Después empiezan los rumores. Y se avergüenza. Se avergüenza de su vagina, se avergüenza de querer sentir placer, se avergüenza de no encontrar al príncipe azul que la cuide y respete, como si esa fuera su meta en la vida.
Todavía no sabe donde esta su clitoris. Todavía no tiene un orgasmo. Todavía no se masturba. ¿Porque no? Porque su placer no le pertenece a ella, si no al hombre que llama su pareja. A este no le importa que solo el 30% de las mujeres pueden tener orgasmos por penetración, esto le da placer.
Algún día encuentra un novio digno, uno que todas sus amigas dicen que amarían tener. “Tú eres mía” le dice durante el sexo. Claro, nunca se atrevería a decirlo en el día a día, pero el mensaje esta ahí. Después de un rato, el se comienza a encelar por cualquier cosa que hace. Después de que ella sale, el no le habla. No dice nada, ni si quiera se toma el aliento para formular una oración. Solo no le habla. Ella comienza a recibir el mensaje y deja de salir. Ella es de el, al final. Todos lo aman, hasta sus padres le dicen que se debería casar con el algún día. Ella tiene 18. 
Algún día terminan. Empiezan los rumores otra vez. “Desde que cortó con su novio, se esta volviendo loca”, como si la única forma que una mujer puede estar cuerda es con un hombre a su lado. Su tiempo para ella se ve como un descanso entre un hombre y el otro, como si ella estuviera en el mercado y cualquiera que algún día la ha visto con ojos hambrientos al fin tiene oportunidad de tomar un bocado. Un bocado tras otro hasta que ella desaparezca. Y cuando ella desaparece, ¿qué se dice? “Mi ex estaba loca”. “Mi ex es una puta”. Y sí, ella se ríe. O llora. Tal vez sí es una puta, al final, desde chiquita le enseñaron a cerrar las piernas. 

No soy mujer, ya no como la sociedad quiere que lo sea.

 

Aunque no es necesario hacer ningún regalo material y seguramente será mil veces mejor salir a jugar y dedicarle nuestro tiempo a lxs más chicxs, si vas a regalar algo estaría bueno que pienses bien qué.

¿QUÉ JUGUETE VAMOS A REGALAR?

Día de lxs niñxs y los juguetes

Nuevamente el calendario nos marca una fecha que, inevitablemente, asociamos a una sola cosa: juguetes. De esta manera, dejamos por fuera inagotables discusiones, aportes y reflexiones que se pueden generar en torno a la niñez y qué tipo de políticas deberían aplicarse para que realmente este sea un “feliz día” para todxs lxs niñxs del país.

Ahora bien, muy pocas veces la compra de esos juguetes están asociadas a una reflexión sobre el por qué y para qué le damos juguetes a lxs niñxs. Una de las respuestas más rápidas sería “para que se diviertan”, sin embargo ignoramos que al momento de ir a una juguetería estamos reviviendo una práctica cultural que nos posiciona en el centro mismo de la trama donde los juguetes funcionan como símbolo, mediadores y atributo de la infancia.

Tanto juguetes como juego son de naturalezas diferentes, siendo los primeros productos de cambios sociales, culturales y económicos producidos en la modernidad. De esta manera, el desarrollo del capitalismo permitió que los juguetes adquieran un estatus cultural que antes no poseían, posibilitando que el negocio en torno a los mismos creciera, posicionando a lxs adultxs como proveedorxs en lugar de guías/formadorxs.

Sin embargo, el consumo infantil no puede percibirse solamente como un problema económico, sino que a su vez es un problema cultural, ligado a la construcción de identidad de lxs más pequeñxs. El consumo simbólico de los juguetes, entre tantas otras cosas, es compartido por muchxs niñxs sin importar una posibilidad de compra real, la disponibilidad de los recursos o el nivel socioeconómicos de lxs mismxs.

El bombardeo publicitario a través de diferentes soportes comunicacionales, no solo promueve el consumo de juguetes, sino que transmite otras construcciones culturales en torno a los roles de género que se deben asumir dentro de la sociedad y la naturalización de ciertas prácticas como la violencia.

Como objetos socioculturales complejos que son, los juguetes nos permiten conocer diversos aspectos de la sociedad que los produjo, en las cuales representan mucho más que el juego ya que portan valores, una forma de ver el mundo, como se concibe a lxs niñxs y la infancia. A su vez transmiten modelos de sociedad, mensajes; unen, enlazan, promueven un cierto tipo de sociabilización, dan sentido a formas de intercambio, representan un modo de concebir el uso y la circulación de bienes. Funcionan como puente, como un nexo para la transmisión de experiencias y testimonios entre generaciones y culturas.

Debemos ser consientes que no solamente estamos inmersxs en una sociedad de consumo, dentro de un sistema capitalista, sino que el sistema patriarcal (que prepondera lo masculino por sobre femenino y otras identidades de género) encuentra en los juguetes la manera de establecer mandatos y roles definidos a niños y niñas.

De esta manera no resulta raro que, desde muy temprana edad, encontremos distinciones sexistas en relación a los colores y tipos de juguetes. Rosa para las nenas, azul/celeste para los nenes. Autitos, motos, pelotas, superhéroes, trenes y juguetes relacionados a la construcción, los deportes y profesiones como médico, bomberos o policías para los niños; señalando que su lugar para desenvolverse cotidianamente es el espacio público. Todo lo contrario sucede con las niñas, destinadas a ocupar un rol dentro del espacio privado, a las que se le regalan juguetes dedicados al cuidado y maternidad (bebotes, casas de muñecas, osos de peluches), a las tareas domesticas (cocinita, set de limpieza) y aquellos que representen/fomenten un cierto tipo belleza.

El juguete responde a una intención de lxs adultxs, puesto que son quienes lo conciben, lo fabrican y los obsequian a lxs niñxs para que jueguen y es en el juego donde se trae aparejada una práctica social. Lxs niñxs como destinatarixs reciben esa carga simbólica que se les provee, donde la cultura lxs moldea según costumbres, modos de pensar y de trabajar.

A su vez está naturalizado que se le regale a niñxs juguetes bélicos como armas, tanques, granadas, soldados y otros que encubren en el juego la aceptación de una práctica violenta, la supremacía de ciertos actores sobre otrxs, la conquista y la colonización sobre pueblos y territorios, la resolución de problemas mediante las armas y la agresividad. Desde las publicidades y el accionar de lxs adultos, lxs niñxs no identifican a estos juguetes como violentos y peligrosos, se naturaliza y acepta la muerte como consecuencia de un enfrentamiento bélico y que para la resolución de los conflictos la única salida es mediante una guerra o la violencia.
Entendemos que los mejores juguetes son aquellos que permiten a lxs niñxs realizar la mayor cantidad de operaciones, los que permiten desarrollar su imaginación, inteligencia, ampliar su realidad, desarrollar su ingenio y probar sin temor al error o al fracaso. Pero por sobre todas las cosas, son aquellos que les despiertan las ganas de jugar.

Es importante ofrecer nuevos patrones y modelos de relaciones entre géneros, ya que no son naturales sino que se aprenden. La superación de los estereotipos marcados culturalmente no se van a romper haciendo que los niños jueguen con muñecas y las niñas con autos, sino cuando se apunte a que lxs niñxs usen indistintamente éstos juguetes y que lxs adultxs les posibiliten las diversas formas de interactuar con ellos. Así mismo, la cultura de violencia y guerra actual en que los juguetes bélicos se producen son los que los posicionan como legítimos. Es importante poder problematizar tanto el uso y fin de los mismos, como así los valores y prácticas que se fomentan y transmiten mediante ellos.

Es por ello que al momento de comprar un juguete, en las diferentes fechas impuestas por el mercado o simplemente cuando sintamos las ganas de hacerlo, debemos pensar en cómo el mismo posiciona a niñxs frente a nuevas sensaciones y experiencias que abren un abanico de posibilidades. Los juguetes son herramientas que permitirán a lxs niñxs construirse y ser libres mediante el juego.

¡REGALÁ LA LIBERTAD DE ELEGIR!
¡NO A LOS JUGUETES SEXISTAS!
¡NO A LOS JUGUETES BÉLICOS!

Las mujeres somos raras , y si vosotros no las entendeis, menos me entiendo a mi . Pero a todo esto se le suma las características  que lleva ser mujer, porque socialmente nos obligan a ser así . Las mismas mujeres nos obligamos a ser así , que es lo peor . Porque no hay peor enemiga que otra mujer y menos si ésta no  cumple con los requisitos mínimos …
El ser mujer implica tener tres de los cinco sentidos a la perfección
Vista  : tenemos que vernos bien, siempre impecables , buenas uñas, buen maquillaje , cómo vas a estar despeinada ? Cómo vas a salir sucia? Cómo vas a tener pelos ? Cómo te vas a dejar que se te asome un pelo?. Es como que el que esté peluda no solo no se vea bien sino que somo capaces de usar jeans con 30° de temperatura ocultando algo que es natural. Es como que decimos “ ahhh nooo! Se me asoma un pelo. Ya esta! Darwin me miró a mi para darse cuenta de la teoría de la evolución, soy un mono toda peluda ” ( un pelo … y si somos exageradas también).
Olfato: tenemos que oler bien, esto ya ni se lo perdonamos a los hombres, menos a una mujer. Hueles mal,no eres mujer. El olor a transpiración,no es humano, no por favor aléjate extraterrestre que vienes a conquistar la tierra !!
Tacto:  esto es lo que me falta a mi … tacto. No bueno, en el otro sentido .
Hay como un estereotipo por el cual la mujer se embadurna en crema porque nuestra piel tiene que ser suave,  hidratada , hermosa y lo mas cómico que llegamos a ponernos cremas de todo tipo , de baba de caracol ,extracto de serpiente …  o la de avena y miel ,con olor a chocolate y fresa , ya tocamos un punto que no sabemos si se come o se usa para hidratar.
Sí no te cuidas  el pelo no eres mujer … y hablando de cremas raras , las cremas que usamos para el pelo son las más raras . Nuestro pelo se baña con  tres mil cosas , productos de todo tipo, porque siempre tiene que estar perfecto … Y  no se si te pusiste a leer que tipo de cosas usamos en el , pero el otro día leyendo en el supermercado me percaté de que un baño de crema decia “ placenta de tortuga” o “ sémen de caracol”  y me puse a pensar Qué tan locas somos? Vamos !   Será verdad que  es placenta de tortuga ? Viva?   Ahh porque también somos desconfiadas y esto es porque nos desconfian todo el tiempo “ es mujer que va a saber”,  quién no lo escuchó? Desconfiamos , pero porque nos gusta en menor medida llevar el control de las cosas y por que tenemos una visión clara de la cosas que queremos y como las queremos . Y el “no tener como querer”  desilusiona  y enfada, por que para lo que quiere una mujer no hay imposibles . Como si el querer, fuera poder y no importa si lleva un año o cinco . Cuando queremos algo realmente, somos terribles.
Para la que dice , no la sociedad es igual, a la mujer no se le impone nada … que hacias jugando a la cocinita de chica ? Claro, no te estaban preparando mentalmente para servir …
Pero en fin,  las mujeres somos moldeadas en todas partes y ni te hablo de las peliculas o programas . Disney gran creador de princesas perfectas , todas flacas,hermosas pulcras ,bien peinadas, bien Maquilladas . Nos ponen en estereotipos  de todos lados, pero lo peor es que nosotras aceptamos y nos llega a gustar , porque nos encanta ser mujer y tener diez mil tonterias en el bolso, doce cremas diferentes , perfumes según el animo que tengamos y ropa para tirar por la ventana , pero ojo nunca tenemos nada … sera que seremos todas iguales?
— 
FREE FOOD IN NOLA!!!

If any of my readers are in New Orleans for Jazzfest and want some FREE FOOD from one of the best food trucks in town, La Cocinita, we’ll be at 3472 Esplanade, corner of Esplanade and Carrollton, right outside of the Fair Grounds, on Saturday May 4 (tomorrow) from 11:30-3:30! And along with the free food you’ll get to be in a commercial! You’ll also get to meet the Caveman himself, so come by if you can!  And please re-blog to help spread the word, thanks!