l.-barrios

Aquí estoy detrás de mi nariz,
bohemio, renegado, sin destino.
Disidente, como un equívoco, un error,
un loco, un transgresor, un mal parido:
Con los puños apretados,
con la cara endurecida,
y este amargo en la saliva…

Aquí voy en esta nube gris,
con tanta necedad, echando chispas.
Exiliado en el descaro de vivir,
como un tumor maligno en tu sonrisa:
Verás que no estoy solo,
somos muchos los proscritos,
los bastardos, los malditos…

Y estoy aquí,
oculto en el rincón de lo prohibido
pensando en ti,
tratando de ser otro, pero el mismo.
Insurrecto, perseguido, ilegal y fugitivo:
Tengo un sueño clandestino, para ti.

¿Y qué esperas de mí?
Si ya nomás me queda este camino,
siempre huyendo en el silencio,
con esta soledad, y mis canciones:
De este mundo pies de plomo,
aburrido y fanfarron,
perfumado y socarron

Y estoy aquí,
oculto en el rincón de lo prohibido,
pensando en ti,
tratando de ser otro, pero el mismo.
Insurrecto, perseguido, ilegal y fugitivo:
Tengo un sueño clandestino, para ti…

—  Francisco Barrios “El Mastuerzo”