koklītes

Ese vestido te queda hermoso, ahora quiero ver lo que traes debajo
Déjame respirar el olor de tu cuello, déjame contar tus lunares, déjame ser tu compañía, déjame ser tu apoyo en las tardes difíciles, tu calor en las noches frías.
Déjame mirar tus ojos a diario, déjame ver tu sonrisa al mirarme.
Déjame amarte.
Déjame ser tu historia más bonita.
Déjame ser parte de ti.
Dejémonos ser felices de una vez por todas.
—  La sinfonía del alma.
Tienes dos estrellas llamados ojos