Los padres de esta generación están muy lejos de ENTENDER a sus hijos.

Ellos no vivieron su “juventud” a través de una pantalla