justificarse

EE UU: Sanciones a Venezuela podrían justificarse

EE UU: Sanciones a Venezuela podrían justificarse

“Ningún país quiere implementar sanciones, pero no podemos decir que no vamos a implementarlas porque quizá llega un momento en que las sanciones, de alguna manera u otra, son una herramienta muy importante”, dijo en conferencia de prensa la subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental Roberta Jacobson

External image

Estados Unidos advirtió el jueves que aunque no busca imponer sanciones a Venezuela,…

View On WordPress

anonymous asked:

Dios dice que respetemos al prójimo lo que eso lleva a respetar a vida. ¿Tu piensas que la gente que mata en su nombre lo pone como excusa?

Pone como excusa a Dios?

Si respondes si. Digo que si, solo son excusas para justificarse.

Notorious Bacon

Recuerda que durante la tarde, el día va tomando forma. Es bueno cortarla con un vaso, finito, de algún licor. Creo que es la mejor medicina, es una combinación mejorada de cualquier “little helper” puedes tener. Bueno, de cuando en cuando, la lectura se vuelve remedial para la vista. 

Las mañanas son básicas para mover ideas sin la necesidad de concluirlas, solo dejarlas sobre papel y continuar con lo que sea - escuchar un disco o leer algo en la red. Ahora, creo que el mejor disco para tener en cuenta es “Something about April II” tan crudo que dan ganas de enviar todo al carajo y no despedirse de nadie. Como sea, la revaluaciones de prioridades es bastante necesaria a semanas del lanzamiento. 

Creo que es normal estar de mala onda todo el tiempo o estar volando en cualquier tontería. Pinches nervios. Tal receta de una chela con aspirina y Zoloft ya dejo muchas llamadas a altas horas de la madrugada. No tienen que justificarse, pero si debo decir que no es divertido hacerlas un miércoles o cualquier día de la semana.

En cadenas se quedan las perdidas ideas de seguir con ese comportamiento, es cierto que el temor es la fuerza absurda de todo proceso creativo. Luego de eso se transforma en “furia sin razón” o también conocido como “levante”; lo que sea, lo importante es que se deja de sentir lastima y se pone a laborar. En este caso particular, le comienzo a tomar mas confianza y menos preguntas. Elaborar medidas suaves llenas de cordura y placer. 

Del 24 al 27 de Julio de 2000

Draco no estaba seguro si era la resaca o el terrible hecho de que aún seguía pensando en el inconsciente beso – si así podía llamársele – de la noche anterior lo que lo estaba matando. La amplia habitación aún estaba oscura gracias a las cortinas encantadas pero él sabía que no podía quedarse en la cama por mucho más tiempo y su cabeza iba a explotar.

¿Qué estaba pensando? No, claramente no había estado pensando. Quizás sí, pensando en el modo en que el alcohol la hizo parecer casi magnética, por la forma en que el borde de su escote enmarcaba perfectamente su busto y lo largas y preciosas que se veían sus piernas, y – evidentemente – había sido el whiskey de fuego lo que aportó esa pizca de coraje que le tomó para el atrevimiento, aunque de tener que justificarse no era algo que no hubiese hecho antes… simplemente ahora todo era diferente.

Keep reading

Ojalá cicatricen las heridas
External image

Así ocurrió la “declaración del carácter socialista de la revolución” (foto tomada de internet)

MIAMI, Estados Unidos.- Si hacemos una seria reflexión sobre las consecuencias que el experimento comunista ha traído a Cuba, no nos será difícil comprender que la revolución de Fidel Castro fue lo peor que pudo haber ocurrido en nuestro país. Sin embargo, no hay forma de que pueda justificarse el golpe de estado de Fulgencio Batista, en 1952, a sólo unos meses de las elecciones constitucionales. Fue este un acto de desvergüenza política, desde el punto de vista que se utilizó la violencia no para defender un derecho civilista sino para asaltar el poder e imponer, motivado por ambiciones mezquinas, una humillante dictadura militar. Por entonces, a pesar de las dificultades propias de una nación joven, nuestro país había conseguido un desarrollo extraordinario, había paz y progreso en la familia cubana y las instituciones democráticas estaban encaminadas hacia una vigorosa consolidación. La Constitución de 1940 es un ejemplo de ello. Una constitución enmarcada dentro de los valores fundamentales del hombre, con las posibilidades más amplias en la práctica de la democracia y garantías plenas para el ejercicio de las libertades y el respeto a los Derechos Humanos.

Hoy, al hacer un recuento histórico  57 años más tarde, porque el largo andar en el filo del tiempo no exonera de culpas, sería honrado aceptar que el momento es de reflexiones objetivas y no de eludir responsabilidades. No sólo fue el causante Fulgencio Batista, con su nefasto asalto al poder el 10 de Marzo de 1952, probablemente sin calcular las destrucción física y espiritual que esto traería a la Cuba que él ayudó a reconstruir durante su legítimo período presidencial. En realidad, como pueblo, desde un punto de vista generalizado fue un conjunto de errores lo que propició a Castro el ascenso al poder.

Atrapados por el romanticismo y el deseo de buscar soluciones a la tragedia del 10 de Marzo, los cubanos en sentido generalizado ofrecimos el apoyo a lo que Fidel Castro proclamaba una revolución nacionalista, verde como las palmas, en la que luego del triunfo se convocaría a elecciones libres en un período de 18 meses. Muy poco o nada conocíamos sobre la naturaleza de este siniestro personaje, ni sobre su bien camuflada personalidad. Había surgido de la nada y tomado fama de la nada, tal vez por su osadía del asalto al Cuartel Moncada, una acción valerosa pero sin posibilidad alguna de éxito desde el punto de vista militar. Tal vez por la ausencia, también, de un líder carismático entre los opositores a Fulgencio Batista o porque creíamos sinceramente que el camino más corto a la reinstauración de la democracia era a través de una revolución. En ese esfuerzo muchos dieron su vida en acto de nobleza y de valor. La inmensa mayoría eran muy jóvenes. Significaban el derecho a la libertad  y un esperanzador futuro de la Patria. Por eso es justo que con gratitud les recordemos,  que les rindamos el tributo de admiración y respeto que  merecen. De la misma forma han de inspirarnos compasión y respeto otros muchos jóvenes, mayoritariamente humildes en su condición económica, no menos abnegados y valientes, que aunque con razones diferentes de lucha al igual fueron víctimas de la violencia política y ofrendaron sus vidas con buena intención.

Al hacer un intento por desentrañar si en Cuba era necesario o no una revolución para expulsar a Fulgencio Batista del poder, llego a la conclusión de que en ese instante no quedaban muchas otras opciones. Fue el ejercicio de la violencia lo que generó la violencia. Pudiera pensarse que el asalto al Cuartel Moncada puso fin a las posibilidades de un arreglo pacífico, porque devolvió la humillación al dictador militar al tratar de ridiculizarlo atacando a u na de sus más importantes fortalezas. El crimen, por una y otra parte, se utilizó como castigo o venganza al crimen. Lo que ocurrió después es historia conocida. Y es historia de irracionalidad, historia conmovedora y triste. No sabemos si el general Fulgencio Batista, luego de haberse llenado los bolsillos hurtando parte del tesoro de la nación, hubiese sido capaz de abandonar el trono permitiendo al país regresar a un sistema de derecho constitucionalista. Por la insensibilidad de sus actos, nadie puede dudar que sus intereses personales estaban muy por encima de los intereses de su pueblo oprimido. Tampoco ha quedado duda alguna que el poder absoluto era la ambición y la meta del caudillo de la Sierra Maestra y de su hermano Raúl, en la actualidad heredero del trono. Más de dio siglo de tiranía, de crímenes, de noche carcelaria son prueba convincente.

En fin, lo que ocurrió en nuestro país no fue sólo un golpe de estado y una traicionada revolución. Fue una lucha desafortunada por el poder y el enriquecimiento ilícito de dos ambiciosos que siempre serán manchas y significarán muerte y dolor en la historia de Cuba. Dos hombres sin escrúpulos que arrastraron al abismo a una próspera nación y la despojaron de riquezas, de alegría y de paz.

Ojala algún día cicatricen las heridas y volvamos a tener una Patria como la soñó Martí: “Con todos y para el bien de todos”.



Ojalá cicatricen las heridas

Dejemos de justificar a todo el berraco mundo, dejemos de justificar al otro con sus actos y a nosotros mismos con lo que hacemos. Por favor, no nos justifiquemos mas y no nos pasemos los días haciéndolo con el resto del mundo como para mitigar la zozobra, como para entender las ausencias, como para aislar la tristeza, como para llevar a cuestas mejor la soledad, como para darle una oportunidad a una causa perdida, como por si acaso las cosas cambian, como buscando tener esperanzas donde no las hay.

Dejemos de pensar que el otro no hace las cosas por este motivo o por aquello, siempre como queriendo entender que la gente es buena pero no siempre puede serlo. No tienen que ser buenos, uno no tiene que actuar bien todo el tiempo, no tiene que hacer nada que no se le de la gana de hacer, pero nadie tiene que justificarse o justificarlo, ¡si no lo hace es porque NO SE LE DA LA GANA!. Y si para bien o para mal, eso me jode, es normal y no por eso me voy a justificar más. Hay días en que se vale tener dolor de mundo, hoy es uno de esos. 

La gran batalla cultural para propiciar la evangelización en la sociedad secularizada
External image

 20 ENERO, 2016

Vivimos en sociedades fuertemente secularizadas, marcadas por la desvinculación. Esto significa que un gran número de personas, instituciones y organizaciones viven bajo aquellos presupuestos, construyendo un marco de referencia cultural que ha expulsado y es impermeable a toda idea de Dios que implique su naturaleza personal y una rendición de cuentas en la relación con Él. Otras personas, instituciones y organizaciones no comparten ni de lejos esta actitud, pero se encuentran contaminadas en una medida tal que les impide proclamar la Buena Nueva en el espacio público, o la acaban degradando en sociología política. Estas últimas acritudes se refugian en razonamientos distintos para justificarse, desde la remisión al nacional catolicismo después de más de cuarenta años de la muerte de Franco, más o menos dos generaciones, hasta  que el anuncio significa aparecer como poseedores de la verdad (lo cual es cierto y no tiene nada de malo; lo malo o bueno radica en el cómo se ejerza esta verdad: con respeto a la libertad y conciencia del otro, o sin él)

Este marco de referencia rechaza, es beligerante, toda propuesta que se refiera a Dios. Determina la oposición a la educación religiosa en la vida pública, la presencia de argumentos basados en Dios y la negativa a que se haga presente el relato de Dios para los hombres. Se censura a Dios, y con ella se introduce asimismo la manipulación cultural y artística. ¿Quién dijo que el arte era religioso o decorativo?; pues eso.

La principal misión del cristiano es evangelizar con la Palabra y el testimonio. En esta misión el cristiano afronta, guiado por el Magníficat, las dos grandes pobrezas, la material que aniquila la ilusión y la esperanza, y la pobreza del alma, que mata el espíritu, engendra miseria moral y desconcierta la naturaleza humana. Esta acción se concreta en la acción transformadora y liberadora de las estructuras sociales de pecado.

La misión de evangelizar deviene infructuosa en el marco cultural de la sociedad desvinculada. Esta imposibilidad afecta también a la acción de transformación social y económica, porque o bien la impide y el cristiano se convierte en un defensor del orden económico establecido, o bien convierte a la acción transformadora en una práctica desvinculada, al pensar que es posible confiar solo en la justicia social para cumplir con el deber cristiano, arrinconando la fuente de todo: Dios. Este cristiano quiere transformar sin Dios, y queda prisionero de las lógicas humanas de dominio y de partido.



Es necesaria una gran tarea conjunta para modificar aquel marco de referencia, en la que es decisivo el cómo se hace, es decir, la estrategia que esquemáticamente puede establecerse en tres fases.

La primera de ellas se concreta en abrir y extender el debate sobre la necesidad de que la idea de Dios esté presente en el espacio social y público, en las organizaciones e instituciones. El eje del razonamiento es este: hay tantas o más razones para afirmar la realidad de Dios como para negarla. No tiene sentido una sociedad que solo reconozca una parte de sus posibilidades y que al mismo tiempo se declare plural y democrática. Ambas concepciones, la de Dios, la de su vacío, y la de su negación, deben estar presentes y poderse emplear en el debate público para que cada uno opte en libertad de acuerdo con su conciencia. Lo contrario es censura, liquidación de la libertad en un aspecto fundamental y descabezamiento de las dimensiones del desarrollo humano, al negar la exploración social de la existencia de Dios y de la relación con Él.

La introducción del relato de Dios significa el reforzamiento de nuestra cultura que tiene en Él su referencia; también en términos negativos. Esta cultura ahora está manipulada y filtrada por la secularización y la desvinculación, y resulta empobrecedora de nuestras dimensiones humanas.

La segunda fase consiste en introducir la concepción del Dios creador y personal que define nuestra civilización y que también es propia de otras civilizaciones. Todo ello en el marco de la libertad y el pluralismo de creencias.

La tercera fase consiste en introducir el relato de Jesucristo en su doble dimensión, como persona ejemplar en sus cualidades humanas y que resulta accesible para todos, sea cual sea su creencia; y también la dimensión decisiva, la religiosa, que es la que mejor expresa en términos comprensibles el significado de Dios.

La razón de la estrategia radica precisamente en el orden de las fases, y significa dirigirse culturalmente al desmontaje del actual marco de referencia que impide la evangelización o la dificulta en grado sumo. Este es el gran debate cultural a desempeñar para facilitar la evangelización. Son dos tareas distintas y una refuerza a la otra.

Consultorios en línea



Powered By WizardRSS.com | Full Text RSS Feed

Corto


Así,
corto,
sin mucha importancia,
sin las cosas flojas que implican la influencia,
sin los elaborados recursos para justificarse uno mismo
a uno mismo,
sin las ganas de la mentira,
y solo dejar fluir.
Liberarte a vos
para que me liberes a mí.

PELOTEO (iii)En lo interno, quien discrimina enel fútbol es un maestro uruguayo
Escribe Fernando Caputi (enero 24 de 2016) La representación celeste principal, que en las eliminatorias para Rusia 2018 marcha en segundo lugar detrás de Ecuador, es orientada por Oscar Washington Tabárez, quien además supervisa selecciones uruguayas más juveniles.El Maestro (apodo que data de su antigua condición de docente escolar, no a su sapiencia futbolística como erróneamente creen algunos extranjeros) completará el 7 de marzo próximo 10 años consecutivos a cargo –por segunda vez (la anterior, 1990, fue infortunada)– de las selecciones nacionales, ciclo cuyo mérito principal fue reunir en la principal futbolistas tan solidarios como nada conflictivos entre sí o con la dirigencia.El espíritu de lucha característico del uruguayo implica no desistir del juego ni sobrellevando lesiones graves. Y es en eso que radica la bravura de su garra, no a la agresividad que, para justificarse, le atribuyen mediocres rivales.  Eliseo Alvarez, mediocampista improvisado como lateral derecho, disimulando gravísima fractura disputó íntegramente un partido sin requerir asistencia (Mundial de Chile 1962), y similar actitud de orgullo y entrega a toda prueba adoptaron en el tiempo, vistiendo la celeste, Nicolás Lodeiro corriendo con un pie fracturado, Diego El RusoPérez herido en la cara, Alvaro Palito Pereira golpeado repetidamente en la cabeza durante un mismo partido, Diego Lugano con una pierna lesionada casi inmóvil.
LA CUESTION: QUE CLUB DEFIENDEN
Entre quienes semana a semana y días tras día siguen detenidamente el fútbol uruguayo sin anteponer intereses ni incurrir en el elogio fácil, del Maestro observan que:(1) en sus inicios como entrenador pisó terreno fangoso al creer que le correspondía saldar una deuda con cierto sector partidario que había impulsado su nombramiento (y Tabárez apoya como elector), difundiendo su ideología mediante arengas a futbolers en absoluto fuera de lugar, porque en política no es maestro ni director técnico;(2) casi todos los contendientes enfrentados, hasta los más inexperientes, suelen exhibir mayor y mejor juego asociado, abriendo una duda monumental: Uruguay ¿juega habitualmente al contraataque porque tácticamente se le inculca hacerlo este entrenador o, por el contrario, los desmedidos rechazos del balón desde el área cuando el rival es superior en la tenencia de la pelota no le dan otra opción?:(3) Tabárez ha sido persistente en asignarle importancia al “proceso”, su forma predilecta de mencionar el reclutamiento de nombres con los cuales se obtuvo un cuarto puesto en Sud Africa 2010, la Copa América 2011 y victorias resonantes sobre Inglaterra e Italia en Brasil 2014. Pero hoy se contradice; (4) la periódica reserva de futbolistas a utilizar en fechas FIFA para encuentros oficiales o amistosos nunca involucra a jugadores que en el momento vistan la casaca de Nacional. Con Diego Forlán fuera de la Selección por renuncia voluntaria, Ignacio Nacho González era, por estilo de juego equivalente, seguro candidato a reemplazarlo. Pero no lo retornaron al plantel donde ya actuara con suceso. Era “del proceso” pero vestía la camiseta tricolor;(5) Dada la amnesia del Maestro con respecto al proceso asentado en su librito, tampoco reconvoca a Sebastián Fernández, Jorge Fucile y/o Sebastián Eguren, de Nacional;(6) defendiendo hoy a Nacional, Diego Polenta y Gustavo López –parte del proceso, pues actuando en Europa fueron citados para integrar onces celestes juveniles–  regresaron al Uruguay experientes y con enorme rodaje para su corta edad. Algún día, ¿Tabárez los volverá a considerar?;(7) Cuando Mauricio Victorino lucía en Nacional como el mejor zaguero derecho del medio local, el Maestro necesitó reforzar esa plaza y convocó a Gerardo Almada (entonces en Peñarol), un back que gusta irse al ataque y anotar goles hasta con facilidad, pero como defensa es un peligro por las faltas en reiteración que comete en cada salida del área. Ambos futbolistas se han paseado por otros importantes clubes americanos, siendo Victorino recién entonces utilizado en la Selección, con frecuencia y suceso, mientras Alcoba nunca más fue alistado.(8) El caso de Andrés Scotti, otro puntal celeste, es bastante similar: Tabárez no lo convocó mientras jugó en Nacional.(9) Sebastián Abreu, que transformó en gol antológico (picando el balón) el tiro penal que definiera dramático juego ganado a Ghana en el Mundial 2010, siguió en la Selección como suplente, pero entrando a la cancha cuando restaban segundos para que finalizara cada uno de esos matches, como si el Loco genial fuese Mandrake y le bastara un suspiro para marcar tantos históricos;(10) La notable presentación de Georgian De Arrascaeta en Defensor Sporting le significó su inmediata adquisición por Cruzeiro de Belo Horizonte, donde es ídolo indiscutido, y su ingreso al Seleccionado de Uruguay, pero en éste representa otro Abreu, pues se le incluye sin tiempo de, siquiera, transpirar, y su experiencia se limita a observar el diseño interior de los aviones o paisajes aéreos:(11) Goleador en todo equipo donde actuara, inclusive, con 51 anotaciones, el Nacional que a los 36 años de edad capitanea, Iván Alonso –tentado por Marcelo Gallardo para incorporarse al laureado River Plate argentino– ha manifestado su ambición de alguna vez defender la celeste, pero no le dan respuesta ni esperanzas a quien probara, ante las defensas de su propio país, que son de las más férreas en el mundo, virtudes de futbolista completo.(12) Gonzalo Porras, volante central elegido por la Asociación Uruguay de Fútbol como mejor figura del último Torneo Apertura, y Santiago Colo Romero, su socio en el mediocampo o la banda derecha, de la Selección sólo saben de verla sentados en las tribunas o por TV. Los dos siguen brillando en Nacional.(13) Del Uruguay campeón panamericano, siguen en la misma Erick Cabaco y Sebastián Gorga por lucir bolsillos en su indumentaria. Sí está en el seleccionado Natan Nandes, que se perdió la medalla dorada porque su club, Peñarol, lo retuvo en Montevideo y no lo prestó.  ——————————-        Meses atrás, el Maestro renovó la plantilla de designaciones subrogando veteranos que estimó con fecha de rendimiento vencida.El no integró ese lote y, tan campante, persiste en el cargo aplicando lineamientos discriminatorios que a él, personalmente, en lo estrictamente futbolistico lo perjudican, si bien –casualmente– esa misma realidad muestre otra cara en relación con pequeños o grandes negociados de cotización y venta de futbolistas.