jirafa

3

Jirafa cablejera (Granada)

En 2002 el grafitero local El Niño de las Pinturas decoró una esquina de la zona alta de la calle Molinos, en el granadino barrio del Realijo, con una jirafa que aprovechaba unos cables y un cuadro eléctrico de la fachada para componer su cuerpo. Durante la década siguiente la jirafa creció en popularidad hasta convertirse en una de las estampas más reconocidas del barrio.

En enero de 2016 unas obras para acabar con las humedades de la fachada y su posterior imprimación amarilla cubrieron el grafiti, provocando gran revuelo en las redes sociales. El Coro de la Orquesta Ciudad de Granada acudió a la esquina a cantar el Lacrimosa del Réquiem de Mozart, vídeo que se hizo viral.

A pesar de que los propietarios del inmueble estaban a favor de recuperar el grafiti, el ayuntamiento de Granada ha actuado varias veces contra El Niño de las Pinturas al congelar los espacios públicos del centro de la ciudad una ley BIC: en abril de 2010 ya emitió un dictamen contra un mural de la calle Vistilla de Los Ángeles que contaba con permiso del propietario, y en 2014 se enfrentó a una circunstancia similar por pintar un retrato de Carmen Amaya en una cueva del Sacromonte.

El 1 de febrero la jirafa volvió a su esquina.

Más info: Verne, Google Maps

vine

I’M A GIRAFFE!