jay fer

“Está bastante bueno. ¿Tú lo preparaste?” Cuestionó el muchacho, echando otro bocado de aquel extraño platillo a su boca. Acababa de llegar y estaba muerto de hambre, así que aquella invitación a comer fue casi como una bendición divina.