japeto

30 Day Challenge

Day 26: Most Emotional Moment (HOO)

Bob last words

“That is good. Until then, my friends, tell the sun and the stars hello for me. And be strong. This may not be the last sacrifice you must make to stop Gaea.”

2

El Misterio de Jápeto: (Iapetus) es uno de los satélites más raros del planeta Saturno; es el octavo más distante al planeta y el tercero en tamaño, con un diámetro de alrededor de 1.500 km, después de los satélites más grandes Titán y Rea. Fue descubierto por Giovanni Cassini en 1671.

Uno de los hemisferios del satélite es mucho más oscuro que el otro, peculiar característica que se podría deber a una composición distinta del material de la superficie, proveniente del interior de la propia luna o bien de materia de otros satélites o anillos.

Jápeto recibe su nombre del titán Jápeto. También es conocido como Saturno VIII.

Sus dos características mas curiosas es que tiene una gran e innatural muralla, compuesta de tres paredes paralelas de 18 Km de altura y 800 Km de longitud, divide la elipse oscura en dos mitades, cortando al planeta por su ecuador exacto. Esta luna no es considerada esférica, tiene la geometría imposible de una esfera geodésica, formada a partir de caras planas. El fenómeno de los CRÁTERES HEXAGONALES solo es explicable si la corteza profunda está estructurada geométricamente mediante un sistema de celdas poligonales.

Japeto: Rareza del sistema solar

Estamos en el año 1671, la astronomía ha avanzado a grandes pasos desde la invención del telescopio, de manera que pueden imaginarse la frustración de Gian Domenico Cassini, después de descubrir la luna de Saturno, “Japeto” en dicho año.Lo que ocurría es que Cassini veía la luna muy bien cuando se encontraba al oeste del planeta, pero no la podía ver en el lado este. Cassini finalmente dejo a todo el mundo perplejo en 1705: Tras todos esos años de análisis llegó a la conclusión de que Japeto debía ser muy brillante en un hemisferio (la cara orientada hacia adelante en su órbita) y muy oscuro en el otro.

Pasaron varios siglos para descubrir cómo se produjo esta doble personalidad. Las imágenes cercanas obtenidas en 2007 por el orbitador Cassini de la NASA revelaron que el material oscuro no había hecho erupción desde el subsuelo, ni procedía de sus vecinos (estas eran las dos principales sospechas). En cambio, los hielos de capa exterior de la luna se habían sublimado aparentemente, dejando tras de sí una gruesa capa de sedimentos ricos en carbono, parecería como si una gigantesca estufa hubiera calentado un hemisferio de la luna hasta dejarlo sin hielo en la superficie.

Sin embargo, como suele ser habitual en la ciencia, al intentar resolver el misterio de Japeto, los científicos de Cassini se enfrentaron con otro: una cordillera montañosa imponente, de hasta 15 km de altura que se extiende a lo largo del ecuador de la luna por más de 1.300 km, un tercio de su circunferencia. Esta notable cordillera aparentemente antigua, no puede explicarse por procesos geológicos. Esta característica superficial ha desconcertado a los científicos planetarios desde su descubrimiento. Le da a Japeto la forma de una nuez gigante.


Pero si todo esto no fuera suficiente, existe otro problema aún más misterioso. Japeto rota sincrónicamente (su rotación coincide con su traslación alrededor de Saturno, o sea muestra siempre la misma cara al planeta)a su movimiento en torno a Saturno en 79 días alrededor de Saturno, una sincronía forzada por la gravedad de Saturno hace mucho tiempo (al igual que la Luna rota en forma sincrónica alrededor de la Tierra). Pero las imágenes de alta resolución de Cassini demostraron que Japeto claramente no tiene forma esférica. Su forma implica que “tuvo que haberse sido congelado” mientras rotaba muy rápidamente, una vez cada 16 horas. Saturno puede ser un cuerpo masivo, pero Japeto está tan lejos (más de tres millones de kilómetros) que las fuerzas de marea del planeta hubieran necesitado unos 10.000 millones de años para reducir esta velocidad tan rápida.

Ahora el dinamicista Hal Levison y tres colegas del Southwest Research Institute presentarón una nueva teoría que podría explicar las rarezas de Japeto, describieron cómo algo tuvo que haber impactado contra Japeto lo suficientemente fuerte en el pasado remoto formando un cercano disco de desechos y una pequeña luna orbitando algo más lejos. Como lo leen, Japeto podría heber tenido una luna.

Los científicos del Southwest Research Institute descubrieron que, cuando las fuerzas de marea de la pequeña luna interactúan con Japeto, la pequeña luna frena drásticamente su rotación, y además forzó el colapso del disco para formar la cresta ecuatorial en tan sólo unos pocos miles de años. “Los desechos deberían haber caído a casi tangencialmente a la superficie a tan sólo 300 metros por segundo”, explica Walsh, y ésto sería más que suficiente para que se formase la cresta.

Mientras tanto, todo este tira y afloja gravitacional alejó lentamente a la pequeña hasta que se escapó de la órbita de Japeto y comenzó a orbitar a Saturno. Pero esta libertad habría durado poco: hay una probabilidad del 90% de que colisionase finalmente con Japeto y de que hubiera formado una de las grandes cuencas de su corteza helada.

Este escenario sería válido éxito o no en función de las suposiciones que se tomen sobre la rigidez del interior de Japeto (en función de su composición y temperatura) y de la forma en que evolucionó.

¿Sería plausible esta teoría, incluso remotamente? Bueno, ¿por qué no? Se han invocado impactos catastróficos para explicar de todo, desde la Luna de la Tierra al núcleo de hierro de gran tamaño de Mercurio o la inclinación del eje de rotación del planeta Urano…
En resumen un mundo misterioso y fascinante, que requiere una exploración más exhaustiva, como la de la siguiente imagen. 
External image