jamas

Jamas pensé conocer un amor como el tuyo, tan sincero, tan puro y extraño a la vez, que a veces no comprendo ni entiendo, pero que si siento. de verdad me haces sentir la persona más afortunado del mundo al poder estar a tu lado y sinceramente tú me haces creer que amar es una bendición.
—  Ismael R. (Cartas a mi novia)
Sabes que aunque no hablemos siempre me vas a importar. Fuiste y eres una gran parte de mi, aunque yo no lo sea y nunca lo fui para ti. No sabes cuantas veces traté para que esto funcionara ni todas las noches en las cuales por ti yo lloraba. Te quise como jamás quise a nadie, como se quieren pocas cosas y no me arrepiento de haberlo hecho. Yo siempre estaba ahí para ti ¿por qué tu no hiciste lo mismo?, yo te apoyaba en todo y trataba de reparar tus partes rotas por alguien que no te apreció. Solías ponerme apodos (de los cuales ninguno jamás me molestó) tantas de las veces que me hacías reír. Yo solía esperar por ti y sufría por ti, solía sufrir por que no contestabas mis mensajes o por que simplemente no querías hablarme. Sé que hice muchas cosas mal y que fueron más veces de las que puedo recordar pero quiero que sepas que nunca quise herirte ni mucho menos destruirte, aunque tu ya me lo hayas hecho mil veces a mi tu muy bien sabes que aún así no te lastimaría. Tu indiferencia como cuchillos traspasan mis venas y tu orgullo me susurra que no regresarás. Si acaso todavía te importo ¿por qué aún no has venido? no tienes idea de lo mucho que me haces falta y dudo que sobria me digne a decírtelo. ¿Recuerdas cuando no me dijiste "adiós" si no "hasta luego"? sí, fue hace mucho tiempo, en aquellos tiempos en donde si te importaba lo que pasara con nosotros, donde yo si te importaba. Y te odio, te odio por que aún después de todo todavía te quiero, y me temo que jamás dejaré de hacerlo.