izquierda revolucionaria

youtube

El 11 de septiembre de 1973, Pinochet lanzó un golpe de Estado en Chile, provocando la muerte del presidente socialista Salvador Allende y, posteriormente, instaurando una dictadura militar sostenida y financiada por Estados Unidos. Todo esto se produjo dentro del marco de la llamada ‘Operación Condor’, cuyo objetivo era aniquilar toda vía socialista o revolucionaria de izquierdas en América Latina, con la instauración del neoliberalismo a través de dictaduras militares en la mayoría de los países latinoamericanos.

El cantautor Víctor Jara, que también era activista y militante, fue uno de los miles de represaliados en Chile, tras el golpe. Después de ser torturado, fue asesinado fríamente el día 16 de septiembre. Encontraron su cuerpo arrojado en la calle con 44 balazos. 

Hoy, 43 años después de su asesinato, sus versos y sus canciones siguen latiendo en todos los rincones del mundo.

3

Hace cinco años, un 31 de enero, secuestraban a Luciano, por negarse a robar para la policía. Mientras algunos piden más cana, la realidad que se vive en los barrios es otra. Pibes descartables, mano de obra barata para los narcotraficantes y la policía, para los negocios que no se dicen, pero todos sabemos. Mientras los gobiernos se callan, se callan y salen adelante con mayor militarización en los barrios y en las marchas, hay una familia que pide por Luciano. Y hay muchos Lucianos más que el gatillo fácil se llevó dejando a más familias destruidas.

Mientras gobiernen los entreguistas, anti-pueblo, no habrá otra alternativa a los jóvenes de nuestro pueblo que soportar los atropellos que el estado hace contra ellos.

Porque es este gobierno y todos los gobiernos amigos de las empresas extranjeras el que no les dará nada a los trabajadores y desempleados y sólo dejará más dolor contra los que no quieren seguir la corriente. Aquellos que son más fuertes y pueden ver que hay otro mundo posible.

Pero hay una alternativa, y es la izquierda, la izquierda revolucionaria.

¡SIN LUCIANO NO HAY NUNCA MÁS!

¡NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA POBREZA!