irse de casa

#Outlander #OfLostThings #Claire
When I was watching this scene:
“Freedom and Whisky”. I used to quotes that poem to Jamie. But this is what Mrs. Graham warned me about. Spending My life chasing a ghost. To all those who we have lost. It is time to go home.”
I remembered this beautiful poem by BENEDETTI. “Do not give up”

Do not give up, you’re still on time
From reaching and starting over,
Accept your shadows,
Bury your fears,
Release the ballast,
Resume the flight.
Do not give up that life is that,
Continue the journey,
Follow your dreams,
Unlock time,
Run the rubble,
And uncover the sky.
Do not give up, please do not give in,
Although the cold burns,
Although fear bites,
Although the sun goes down,
And let the wind blow,
There is still fire in your soul
There is still life in your dreams.
Because life is yours and yours is desire
Because you have loved him and because I love you
Because there is * whiskey * and love, it is true.
Because there are not wounds that time can not heal.
Open doors,
Remove the bolts,
Leave the walls that protected you,
Live life and accept the challenge,
To recover the laughter,
Rehearse a song,
Lower your guard and extend your hands
Unfold the wings
And try again,
Celebrate life and return to the heavens.
Do not give up, please do not give in,
Although the cold burns,
Although fear bites,
Even if the sun sets and the wind blows,
There is still fire in your soul,
There is still life in your dreams
Because every day is a new beginning,
Because this is the time and the best time.
Because you are not alone, because I love you.
BENEDETTI


Cuando estaba viendo esta escena:
“Libertad y Whisky.” Solía ​​decir eso a Jamie. Pero esto es lo que la señora Graham me advirtió. Pasando mi vida persiguiendo a un fantasma. Vamos a brindar por todos los que se han perdido. Es hora de irse a casa. “
Recordé este hermoso poema de BENEDETTI. "No te rindas”

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el *whisky* y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.
BENEDETTI

Tengo algo que contar. Parte 3: la lluvia, ella y yo.

Quiero contarte una historia. Una historia que a casi nadie le cuento. Es más, a nadie se la he contado… Así que serás el/la primero/a en saberla. Esta es la tercera parte…

Llegó el 2015, llegó junio, llegaron las vacaciones. Ya sin el compromiso de la escuela encima, tenía mucho que pensar. Y volví a caer en el mismo pensamiento que hace meses no no me aquejaba tanto: ella. Así que me armé de valor e hice que nuestros caminos se cruzaran, tal vez de una forma forzada, pero no podía resistir más. 

Después de tener nuestra primera plática por Facebook, acordábamos que podíamos salir a caminar y platicar a un parque que nos quedaba cerca a los dos. Y así fue. Era un viernes de junio… El día estaba nublado y había charcos de agua por todos lados.

Llegué al parque, me senté en un columpio y vi la gente pasar, las gotas de lluvia caer y la hora de nuestro encuentro llegar. Tenía más nervios en el cuerpo que agua. Y en eso, la vi llegar… Hermosa, semblante serio pero con movimientos tiernos. Mi corazón quería salirse de mi pecho y correr. Nos saludamos y el roce nuestra piel fue magia para mí. 

Eran las seis de la tarde, estuvimos platicando y bromeado. La hacía reír y fue mi mayor satisfacción. La lluvia empezó a caer… Así que nos fuimos a refugiar a un techo de lamina que servía como lugar de descanso para los que ahí jugaban fútbol. En fin, la platica siguió, su sonría me iluminó y su risa me llenó. Tal vez para ella era un momento más en su vida, una plática más con alguien. Pero, para mí ese momento lo era todo. 

La lluvia paró, el tiempo pasó y la oscuridad empezó a caer sobre nosotros. Eran ya las ocho de las noche… Y con eso, ella se tenía que ir. Así que nos despedimos… La vi irse. De regreso a casa yo llevaba una sonrisa enorme y una felicidad que no me entraba en el cuerpo.

Estaba feliz porque la había visto, porque nuestra piel se había tocado por primera vez, porque intercambiamos palabras y tiempo por primera vez. Hace mucho que no me sentía tan feliz. Si hubiera sabido que era la última vez que nos íbamos a ver, no la hubiera dejado ir… 

Continuará…

Texto: Alan Foster.

Twitter: @AlanFosterB. 

Si algún día tengo hijos espero poder recordar este sentimiento horrible que me genera ver y escuchar a mis papás pelear para nunca pelear frente a ellos, y mucho menos tratarlos mal y/o hablarles de malos modos solo porque estoy de mal humor, espero nunca hacer sentir a mis hijos ganas de irse de la casa solo para no estar más conmigo. Si algún día tengo hijos voy a recordarles todos los días que los amo y son lo mejor que me pasó.

HOW TO SAVE A LIFE - Alizz

Se frotó uno de sus ojos perezosamente, mientras en la otra mano sostenía una taza de café casi vacía. Miro de reojo el reloj. Diez minutos y estaría libre, el pensamiento de irse a casa después de ocho horas de trabajo lo hizo sonreír levemente.  Era un misterio para todos cómo podía seguir asistiendo diariamente a su turno en San Mungo como si nada. Él no habló de eso con nadie, incluyendo a sus propios hermanos; pero a juzgar por los rumores y los susurros en los pasillos, la mayoría de sus compañeros sanadores en entrenamiento estaban al tanto de que su prometida lo había dejado para irse con alguien mas. Nada fuera de lo común, una ruptura amorosa como tantas otras en el mundo, en esa ciudad, en ese mismo hospital quizá. Pero existía un detalle en esa historia, uno que casi ninguna persona conocía, excepto por su familia más cercana; y era que realmente no lo habían dejado solo. Un par de pequeños ojos color azul solían seguirlo por toda la casa mientras él intentaba preparar biberones, cambiar pañales y acertar a la temperatura correcta del agua para la bañera. En resumen, mientras aprendía sobre la marcha a ser el padre de un bebé de pocos meses de edad. Esperaba encontrarlo dormido todavía, o tal vez podría alimentarlo y luego los dos dormirían un poco. Si, eso lo atraía mucho mas, había sido un largo turno… Entonces sucedió, un destello dorado en su campo visual, de tales caracterísiticas que hacían evidente que se trataba del cabello de alguien y por casi la mitad de un largo y doloroso segundo, podría haber jurado que se trataba de ella. Luego parpadeó y notó que el cabello de la chica no estaba ensortijado, que usaba una bata de sanadora… “Ember odiaba los hospitales. Ember… “ se dijo a si mismo en silencio. Sacudió la cabeza, apartando esos pensamientos de su mente y se esforzó por dedicarle una sonrisa a su compañera que se acercaba.

—¡Hola, Lizz! —saludó, sin dejar de sonreír—. ¿Eres tú la que viene a relevarme? —preguntó levantando las cejas, esperanzado y con ojos casi somnolientos pero que se las arreglaban para mantenerse abiertos.

Tú ¡si tú! la misma chica que está de este monitor, la que alguna vez se ha querido suicidar pero no se atreve, la que prefiere evitar llorar delante de los demás para que no se avergüencen de ella, la chica que a veces quiere gritar todo pero no dice nada, la chica que a veces prefiere estar sola porque siente que es un desperdicio de espacio, la chica que siente que debe a veces irse de casa porque su familia estaría mejor sin ella, la chica que alguna vez ha dicho "hubiera preferido no haber nacido", la chica que sea compleja por su cuerpo, la chica que derrama lágrimas antes de dormir después se lava su cara y sale con una sonrisa falsa, la chica que se ha cansado de ilusionarse y ahora es negativa, la chica que no sueña por miedo a que le hagan daño, la chica que a veces prefiere guardarse todo para sí para no que otra persona no se aburra de sus problemas. Sí, tú, quiero que sepas que nunca vas a estar sola, que eres perfecta, sin importar tus errores eres capaz de dar ánimo a otra persona estando tú peor que ellos, quiero que sepas que tú vales más que todos los que te critican, quiero que sepas que tú eres valiosa, quiero que ignores las críticas, que te rías del mismo chiste miles de veces, que llores, porque llorar también le hace bien a todos, quiero que salgas, disfrutes la vida y seas feliz. PORQUE ERES VALIOSA.

“Sentada en un pupitre se corren pocos riesgos, por eso no te gusta. A mí tampoco me gustaba. Me encantaba aprender, pero la escuela no. Los maestros sí, los profesores no. La universidad menos. Me olió a libertad apenas un instante. Rápido comprendí que libertad no es irse de casa y de los tuyos, libertad es poder elegir y para eso, por suerte o por desgracia, hace falta dinero.

Eres mayor de edad cuando ganas tu sueldo. Eres adulto cuando pagas el detergente y el recibo del gas. Eres libre cuando puedes elegir alquiler o hipoteca porque podrías permitirte ambos. ¡Qué prosaico! ¿Verdad que no pensabas que yo iba a escribir estas cosas? ¡Y en viernes! Pero son la verdad social, aunque siempre he creído que el dinero tiene por principal utilidad el poder olvidarte del dinero. Y, en consecuencia, lo mejor de la vida: ser libre.

Ser libre es elegir. Y elegir es equivocarse (si es pronto, rápido y barato, mejor), y tener más preguntas que respuestas y seguir fabricando preguntas. Elegir es crecer todos los días, o mejor, crecer todos los días es poder elegir. Y eso tienes que hacerlo sola, la decisión es tuya, los errores también. Los aciertos, cuando lleguen, no debes preocuparte, que enseguida tendrás quien se te "arrime” a compartirlos. Son atractivos.

Por eso, si me lo permites, esto va de DESEOS.

Te deseo que te caigas, que empieces enseguida y te caigas mil veces, pero que te levantes una más. Si me dejas puedo contarte en qué postura suele doler menos. Soy experta. A levantarte no. A eso prefiero que aprendas sola. Porque en eso consiste tener estilo, en levantarse como nadie.

Te deseo que aprendas a encajar los golpes, porque en este deporte de riesgo que llamamos vida, algunos pensarán que si te golpean lo bastante fuerte, en el lugar oportuno, lograrán romperte. No tienen ni idea de lo dura que eres si te lo propones. Que los golpes no te rompen, te pulen y eso te hará brillar.

Te deseo que aprendas a mirar a la vida a los ojos para seguirle el juego. Espero que la disfrutes cada día. Que ser feliz no es acabar el cole, que ser feliz no es acabar la universidad, que ser feliz no es encontrar al hombre de tu vida, que ser feliz no es tener el trabajo perfecto. Porque ser feliz no es esperar a que las cosas lleguen. Ser feliz es ahora, cuando te ríes, cuando disfrutas lo que haces, cuando te dedicas a todas esas cosas que te hacen sentir bien y que nunca llamarás trabajo aunque ocupen tus horas y te dejen agotada. Que vivir es jugar. ¡Juega!

Te deseo que saltes sin miedo desde esa planta tan elevada llamada 2pánico a reconocer lo que deseas hacer”, lo que te gusta. Que nunca dejes que te paralice. Que aprendas a ir de farol si te lo ponen complicado. Que les cambies las cartas. Que ganes la jugada. Que juntes muchas fichas y las cambies por amaneceres que merezca la pena contar, aunque los calles, que lo mejor de la vida no hace falta contarlo.

Te deseo que te enamores y que sea de una de esas personas que te hacen perder los papeles y el miedo, y te cambian el vértigo por el placer de contemplar las vistas. De esos que te hacen cambiar de opinión, de principios, de lemas, que te ponen esa cara de tonta feliz con la que te encanta levantarte porque sabes que estarán allí para acolchar tu mundo, para hacer magia con la rutina. Espero que lo busques cada noche y él a ti, que no pueda conciliar el sueño sin tenerte a su lado y que sueñe contigo cuando esté más despierto.

Te deseo que te pierdas en medio de la gente, de esa gente a la que ya sabes que no quieres ni querrás nunca conocer. Espero que aprendas a dirigirte a ellos, a hablarles con soltura y hasta amabilidad. Espero que encuentres fácilmente la salida, y que sea por la puerta que te abren los amigos de verdad. Porque espero que encuentres al menos dos o tres. Y no te deseo que los conserves sino que vengan vacunados contra la mala suerte y el azar. Porque los amigos de verdad no se van salvo si la vida se los lleva. ¡Y que no se los lleve!

Te deseo que te cierren las puertas para que descubras que tienes miles de ventanas para abrir. Para que compruebes que también las puedes construir tú y que se puede sobrevivir en la oscuridad cuando se tiene luz propia. Y que por las puertas que tú abres pueden pasar otros y lo harán. Espero que cuando las abras te encuentres mucha luz porque te habrán dicho que vivir en la oscuridad no ciega ni deslumbra pero te aseguro que tampoco aporta nada.

Te deseo que te acorralen contra las cuerdas de la vida y que sea un instante y que la duración la decidas tú y que tengas argumentos y estrategias para salir del agujero. Espero que siempre sigas teniendo ganas de luchar, de seguir peleando con los inconvenientes, de cambiar el mundo a tu paso, de volverte mejor y no mayor.

Te deseo que te vuelvas loca de pasión por algo, que te quite el sueño, que no puedas dormir bien hasta que no lo acabes. Que lo termines. Que lo mires con el enorme placer de saber que lo has hecho tú, que es tuyo. Que lo compartas con los que sepan apreciarlo. Y, sobre todo, te deseo que no olvides lo que sentiste cuando lo empezabas, cuando era un proyecto. Y que mires arriba, creas en lo que creas, mira arriba siempre y nunca te canses de dar las gracias a la vida. Gracias por lo logrado. Gracias por los tuyos. Gracias por ti, por cómo eres.

Te deseo que tengas siempre algo que contar, algo que te ilusione compartir y que les fascine escuchar. Que ni un día te falte un motivo por el que brindar. Que pienses con una sonrisa en lo que te han dejado los que se han ido. Pero que no olvides lo importantes que son los motivos que tienen para estar contigo los que se han quedado.
Te deseo que te digan la verdad aunque te duela y que aprendas a encajarlo sin dejar de ser quien eres. Que siempre acabes la jornada con un poco más de sabiduría, con un poco más de experiencia de la buena, pero sobre todo con muchas más preguntas para seguir viajando y creciendo.

Te deseo que te equivoques y que digas adiós. Y que aprendas a pedir perdón. Y que te perdonen. Y que te quedes o te despidas sin dejar de ser feliz. Espero que aunque te hayan roto el corazón en mil pedacitos seas capaz de recogerlos, de reconstruir el puzle, de encajar cada pieza en su lugar porque así es como descubres dentro de ti lugares que ni siquiera sabías que existían. Y espero que te levantes, que mires muy lejos y que seas capaz de hacer eso que nos vuelve tan humanos y nos hace tan felices: Volver a confiar a pesar de todo.

Ya sé que sobrevives a lo que te disgusta, a la media luz y a los intentos, pero hoy yo quería desearte otra cosa:
Te deseo que vivas.“

—  Marián Fraile Basanta
El niño Sagitario

En el edificio donde vivo hay una muchacha irlandesa de pelo oscuro, que nació en diciembre; toca la guitarra, y a veces compone canciones. Una vez escribió un verso que me pareció fabuloso, pero el resto de la letra no le salía. Con semejante comienzo, no tenía por qué preocuparse: <<Me saludaste, agitando tu corazón como un pañuelo…>>.

Esta extraña frase resume lo que son todos los Sagitario, desde que nacen hasta que alcanzan los cien años; el calendario no importa. De todas maneras, no crecen jamás. Fíjate bien en tu hijita Sagitario y veras si no agita su corazón como un pañuelo, o como el rabo de un perro grande y amistoso. Y lo mismo, con igual entusiasmo, hacen los varones de este signo, que necesitan desesperadamente ser amados por su sinceridad. Los niños Sagitario son alegres y juguetones payasos en miniatura, que cuando se sienten rechazados ríen con los ojos llenos de lágrimas. Hasta los bebés exhiben su carácter alegre y su deseo de camaradería. El niño Júpiter llorará si le dejas solo, pero lleva la cuna a la sala de estar, donde los adultos ríen y conversan, y se dormirá tranquilamente, arrullado por el murmullo cálido y tranquilizador de las voces humanas. Sus sueños serán tanto más gratos cuanto más acogedora y familiar sea la atmósfera de amor y felicidad en que crezca. Más adelante se desprenderá bastante de los vínculos familiares, pero mientras sea pequeño necesitará la seguridad del olor humano, de ver y oír a los humanos, de la misma manera que un cachorrito necesita que le pongas en la cesta uno de tus viejos jerseys para enroscarse cómodamente en ella. Si a un niño de este signo se le niega esta forma de íntimo contacto humano, se retraerá en sí mismo y puede volverse un tanto sarcástico. Además, se buscará un sustituto, como la frazada vieja y sucia de Linus en Charlie Brown. Puede ser un almohadón suave, que pueda abrazar, o un osito de felpa, sin orejas y sin nariz, pero para él representa la seguridad aunque te habría preferido a ti.

Keep reading

Hoy estaba almorzando con mí familia y en eso mi padre comenzó de nuevo con sus críticas por mi forma de comportarme, pensé que mí mamá también iba hacer lo mismo, pero me quede sorprendido al ver su reacción lo cual dijo: ¡Oye! ya estoy harta de que te la pases criticando a tu hijo por su forma de comportarse, si el es gay nosotros tenemos que apoyarlo, ya me estoy dando cuenta que tú serias capaz de botar a tu hijo de la casa por ser así y que si alguien tendría que irse de la casa es el (ella tenía lágrimas en su ojos, mi hermana también apoyó a mi mamá). Yo estaba llorando, pero me sentía tan feliz porque ella hace algunos meses también me molestaba por lo mismo, pero un día mi hermana le dijo: Que ser gay no tiene nada de malo y que las personas deberían cambiar su forma de pensar, ya que por eso hay chicos que se suicidan porque sus familias no los aceptan. Creo que esas palabras hizo cambiar la forma de pensar a mí mamá y se dio cuenta que su odio a los homosexuales no tenía sentido. Hoy me siento tan feliz, te amo mamá.
Tú ¡si tú! la misma chica que está de este monitor, la que alguna vez se ha querido suicidar pero no se atreve, la que prefiere evitar llorar delante de los demás para que no se avergüencen de ella, la chica que a veces quiere gritar todo pero no dice nada, la chica que a veces prefiere estar sola porque siente que es un desperdicio de espacio, la chica que siente que debe a veces irse de casa porque su familia estaría mejor sin ella, la chica que alguna vez ha dicho “hubiera preferido no haber nacido”, la chica que sea compleja por su cuerpo, la chica que derrama lágrimas antes de dormir después se lava su cara y sale con una sonrisa falsa, la chica que se ha cansado de ilusionarse y ahora es negativa, la chica que no sueña por miedo a que le hagan daño, la chica que a veces prefiere guardarse todo para sí para no que otra persona no se aburra de sus problemas. Sí, tú, quiero que sepas que nunca vas a estar sola, que eres perfecta, sin importar tus errores eres capaz de dar ánimo a otra persona estando tú peor que ellos, quiero que sepas que tú vales más que todos los que te critican, quiero que sepas que tú eres valiosa, quiero que ignores las críticas, que te rías del mismo chiste miles de veces, que llores, porque llorar también le hace bien a todos, quiero que salgas, disfrutes la vida y seas feliz. PORQUE ERES VALIOSA.
Oh bebé, la razón por la que respiro eres tú (Parte 2)

Sumario: Él quiere besar a Louis. Besarlo en la frente, suavizando las fuertes líneas de estrés que se han formado al pasar de los años. Besar su perfectamente curveada ceja, donde Louis solía tener un piercing del que Harry se burlaba (secretamente le encantaba — tal vez hasta quería lamerlo un poco). Besar su nariz de botón, haciéndolo arrugarla en esa misma linda forma que cuando Harry le cuenta un mal chiste. Besar su clavícula, tal vez mordisquearla un  poco y saborearla con su lengua. Pero en verdad, él quiere por fin besar esos bonitos labios rosas con los cuales a soñado tanto. Él lo quiere más que nada.

[Harry y Louis son mejores amigos. Harry quiere un bebé]

Notas: Este one shot fue originalmente escrito por Jordan, esto tan sólo es una traducción. Puedes consultar la publicación original aquí

[Consultar la primera parte aquí]

Chicos, he aquí la segunda parte de este maravilloso one shot, una gran disculpa por la tardanza, en verdad me ha sido imposible actualizar antes. He revisado muy rápido, así que si hay algún error háganmelo saber. En fin, espero disfruten esto. Recuerden que los likes, reblogs y comentarios son más que bienvenidos.  -Mery

Keep reading

Ey tú ¡si tú! la misma chica que está de este monitor, la que alguna vez se ha querido suicidar pero no se atreve, la que prefiere evitar ir delante de los demás para que no se avergüencen de ella, la chica que a veces quiere gritar todo pero no dice nada, la chica que a veces prefiere estar sola porque siente que es un desperdicio de espacio, la chica que siente que debe a veces irse de casa porque su familia estaría mejor sin ella, la chica que alguna vez ha dicho "hubiera preferido no haber nacido", la chica que se acompleja por su cuerpo, la chica que derrama lágrimas antes de dormir, después se lava su cara y sale con una sonrisa falsa, la chica que se ha cansado de ilusionarse y ahora es negativa, la chica que no sueña por miedo a que le hagan daño, la chica que a veces prefiere guardarse todo para sí para que otra persona no se aburra de sus problemas. Sí, tú, quiero que sepas que nunca vas a estar sola, que eres perfecta, sin importar tus errores eres capaz de dar ánimo a otra persona estando tú peor que ellos, quiero que sepas que tú vales más que todos los que te critican quiero que sepas que tú eres valiosa, quiero que ignores las críticas, que te rías del mismo chiste miles de veces hasta que llores, porque llorar también le hace bien a todos, quiero que salgas, disfrutes la vida y seas feliz. PORQUE ERES VALIOSA:).
El resto de mi vida ~Wigetta

|Hola, pues antes que nada les pido una disculpa, este escrito es, en mi opinión, una idea rara, sin sentido y no me gustó mucho que digamos, pero aquí esta, espero les guste un poco|[Semana 5]
———————————————————————————-

~https://www.youtube.com/watch?v=yJhk-RWEgn4~

El dulce olor a comida recién hecha hizo que abriera con pereza los ojos, minutos me bastaron para acostumbrarme a la luz solar que entraba muy apenas por mis cortinas. Solté un suspiro al ver la hora, no era muy temprano que digamos pero para ser sábado hubiera deseado dormir un poco más.

El sonido de la puerta abriéndose hizo que girará mi cuerpo y mirara hacia la puerta, ahí estaba el, sostenía una bandeja y caminaba hacia mi con esa hermosa sonrisa pintada en sus labios.

-Buenos días Willy.- me incorpore en la cama, sentandome en esta, acomodando las almohadas para hacer más cómodo el lugar, el llevo la bandeja y la puso sobre mis piernas, tenía un plato con cereales y leche, un bol con fresas y cerezas y un vaso con jugo de naranja. En un pequeño jarrón había una linda flor naranja.

-¿Y esto a que se debe?

-¿Acaso lo has olvidado? -me miro con una ceja arqueada y esa expresión que siempre ponía cuando olvidaba algo. Haber, no es mi cumpleaños, tampoco el suyo, no cumplimos meses, ni su canal ni el mío. ¿Entonces que era?

-Creo que si, lo he olvidado.

-Ay Willyrex -vaya, jamás me llamaba así- Hoy cumplimos 10 meses, 17 días, 11 horas, 54 minutos y 10 segundos y no lo recuerdas, vaya novio tengo.

Es que es tonto, musite para mi mismo, mirándolo con una cara de quererle soltar un guantazo en toda la cara, pero sólo me límite a reír.

-¿Ya? ¿Terminaste tu bobería?

-Si -Samuel soltó una carcajada después de pronunciar aquello, es que a veces sus chistes malos, eran realmente malos

Comencé a comer los cereales mientras miraba a Samuel sentarse a mi lado, y acercándose a besar mi mejilla.

-Hoy tengo el día ocupado, ¿Sabes?

-¿A si? ¿qué piensas hacer? Pensé que ya tenías los vídeos de hoy grabados.

-Si, pero debo hacer cosas, mis padres hablaron, ya están aquí, quieren que me vaya con ellos al hotel y esas cosas de tradiciones, pero yo no quiero. -me miro haciendo un adorable puchero arrancándome una carcajada.

-Ya habíamos quedado Samuel, además está por llegar Lana y si te ve…

Ni siquiera pude terminar cuando escuche el timbre sonar, Samuel alzo una ceja y río, beso de nuevo mi mejilla y se levanto para ir a abrir la puerta, salió de mi habitación, yo me levanté de la cama dejando la comida en el escritorio junto a mi ordenador, para arreglar un poco la cama.

-Samuel, What are you doing here?!

El increíblemente fuerte grito de Lana hizo que asomara un poco la cabeza por la puerta, vi como tomaba a mi novio por el brazo y lo agitaba desesperada.

-Estaba por irme Lanita, sólo iré por mi ropa y me despido de Willy.

-No, eso no, ya no podrás verlo en todo el día, anda por tu ropa y adiós.

Uh, el lado rudo de Lana, nadie quiere conocerlo.

Note como Samuel caminaba a su habitación, al verme en la puerta sonrió y se acerco a mi, pese a que Lana lo jalaba del brazo, se paró frente a mi.

-Nos vemos en unas horas. Estoy impaciente.

-Yo igual, siento que vomitare -reí nervioso y depósito un corto beso en mis labios, para luego ir a su habitación por su ropa e irse de la casa, jodidas tradiciones.

Lana suspiro aliviada y entro a mi habitación, me encontraba ahora acostado en la cama, jugando con mi celular.

-¡Guillermo! mira las pintas que tienes, joder.

-Tranquila mujer, ahora me doy una ducha.

Y seguí jugando con mi celular.

Lo siguiente que sentí fue como mi celular desaparecía de mis manos.

-Ahora, levántate y a la ducha.

-Okey mujer, ya voy.

-Anda, y quítate esa barba de vago.

-Si mamá.

El lado rudo de Lana daba un poco de miedo, pero también era adorable.

Entré a la ducha, varios minutos después entre ducharme y afeitarme salí, me cambie en mi habitación, me puse cualquier ropa, ganándome un nuevo regaño de Lana, que faltaba unas horas y esta mujer ya me quería vestido.

Bufe y tome el traje blanco que estaba perfectamente acomodado en mi cama, me puse los pantalones y la camisa, la cual era negra, contraria al traje de mi novio que era negro y camisa blanca.

Tome la corbata azul con rayas verdes, regalo de mi hermana y comencé a anudarla, dejando aún lado el saco, ese ya me lo pondría después.

Lana toco la puerta, le indique que pasara, tenía ya su vestido puesto, un lindo vestido rosa, me miro y sonrió, alzando los pulgares en aprobación, sólo faltaba acomodar mi cabello, y estaría listo.

[…]

Y aquí me encontraba, en la parte trasera, en ese pequeño cuarto donde varios -por no decir que todos- corrían de un lado a otro vistiéndose, mientras yo estaba sentado en la cama de esa habitación, mirándome los dedos, ¿Nervioso? Nervioso se quedaba corto a como me sentía en este momento, y los murmullos, gritos y movimientos de mis amigos me ponían más nervioso, si era posible.

-¿Todo bien Willy?

Alce la mirada, encontrándome con uno de mis amigos, el cual tenía mucho sin verlo, me miraba con una gran sonrisa, la cual le devolví.

-Eso creo.

-¿Seguro? -se sentó a mi lado y apoyo su mano en mi hombro- No te veo muy bien.

-Estoy seguro rubius, sólo que estoy nervioso.

-¿Por qué? Eso es normal, creo.

-Es que… Siento que el puede tener a cualquier persona que quiera ¿Por qué yo?

-¿Enserio Willy? No pienses eso, el te eligió a ti ¿por qué? Porque si, y ya, no le des más vueltas, mira, te conozco, tal vez más que el, y se que eres una increíble persona, eres divertida, compresiva, sabes guardar secretos, confiable. Eres increíble Willy, jamás dudes de eso.

-¿Enserio crees eso?

-No, estoy mintiendo Guillermo.

-Te hubiera creído si no me hubieras llamado Guillermo.

Rubius se río y agito mi cabello, despeinando lo un poco, secunde su risa y nos dimos un amistoso abrazo.

[…]

Ahora me encontraba sólo, estaba ya por comenzar, mis padres estaban a mi lado hablando entre ellos, mientras yo seguía con los nervios a flor de piel.

-Hijo, ya es hora, ¿Listo? -escuche la voz de mi madre a mi lado derecho, la mire y asentí, entrelazamos nuestro brazos, al igual que con mi padre que estaba a mi lado izquierdo, con esa cara sería que siempre lo ha caracterizado. Le mire, sonriendo un poco y el me miro.

-¿Estas molesto? -pregunte en voz baja, que más bien parecía un susurro.

-Si. -volvió su mirada al frente, esa sola palabra me había dolido en los más profundo- Lo odio, me esta quitando a mi pequeño.

-¿Cómo? -le mire atónito, las puertas se abrieron, indicando que debíamos salir, el sólo sonrió sin mirarme, la canción comenzó a sonar, y comenzamos a caminar.

Caminamos por el pasillo, para al final reunirnos con Samuel, que estaba mirándome con sus grandes ojos cafés que me intimidaban, sonreí grande, nervioso pero feliz, llegamos hasta el, y mi madre le dio dos besos en medio de un mar de lágrimas, mi padre se acerco a el, esto era lo que me tenía nervioso, el nunca estaba de acuerdo en nuestra relación.

-Cuida bien de el, es lo que más quiero.

-Lo haré señor, eso no lo dude.

Le dio un gran abrazo lo cual me sorprendió y alegro a la vez y se fue, dejándonos. El juez comenzó a hablar, pero no le hice caso, sólo le miraba a el, el estaba conmigo, yo estaba con el, y prometía amarlo por el resto de mi vida.

———————————————————————————-
Se lo que diran, esto pudo tener un final distinto, ser más largó y eso, pero juro que no me sale la idea, y me duele mucho mi mano, no puedo escribir demasiado, perdónenme y sigan bajando en su dash.

instagram

When your friend has to leave your home // Cuando tu amigo tiene que irse de tu casa w// @mauhcorona

Made with Instagram
SPOILER ONE SHOT WIGETTA "SUCIO"

Guillermo acababa de mudarse de casa de sus padres. Por fin había obtenido la ansiada libertad que requería un chico abiertamente gay de 21 años con muchas ganas de vivir la vida loca. Tenía tantos meses añorando irse de casa, que casi le parecía imposible que por fin lo había logrado. Y es que ¡Joder! follar en casa de sus padres no era ni fácil ni divertido, mucho menos si no podía permitirse sentir un orgasmo en plenitud y gritar como poseído, sin que su padre acudiera en su auxilio con una jodida escopeta, pero es que ¿para que inhibirse? El sexo era divertido y tenia que disfrutarse como tal, gritando a vivo pulmón y jadeando como si su vida dependiera de ello y el aire valiera millones, eso claro si el compañero en turno estaba a la altura de la situación.

Solo una pequeñita muestra, para dejar el drama y mi seriedad al escribir. Creo que les debía algo un poquito diferente, espero les guste!!