invencible-era

Lo que me hace feliz, por supuesto, que es el fútbol. El fútbol es más que una pasión nacional: es una pasión mundial! Aunque nosotros, los brasileños querían que el fútbol era una invención nacional, el mérito de su creación es de Inglaterra. Este deporte ha adquirido su forma moderna a finales del siglo XIX. En Brasil, el fútbol se ha consolidado como un deporte de masas: aunque había equipos de elite, la gran mayoría de los equipos de fútbol que se mantiene hasta nuestros días formada a partir de grupos de trabajadores o estudiantes que se reunieron para “jugar a la pelota “Campinho en su vecindario.
También me deja feliz cuando mi equipo gana el corazón de mí, que es simplemente la selección brasileña con el más retorcido. ¿Cuál? ¿Cuál? Flamengo haha

                                                                  - João Lucas

Me tomó un tiempo notarlo, otro tiempo más para aceptarlo, pero finalmente lo había hecho.
Su pasión por la vida, su sonrisa, su risa, todas esas pequeñas cosas que él hacía me volvían loca.
Soñaba despierta con una realidad contraria a la que estaba viviendo. En ella, éramos invencibles, nuestro amor era poderoso, nada nos detenía.
Él me había hecho ver la vida de una forma diferente, me daba esperanzas cuando me sentía caer, sus ojos me brindaban calor cuando todo a mí alrededor era frío, y su voz calmaba mis demonios.
Tan solo había un problema: yo no existía para él.
—  Facebook

Al parecer no tienes ni la menor idea de todo lo que me hacías sentir, de lo feliz que me hacías cuando deseabas pasar tiempo conmigo, cuando me sonreías al jugar basket. Todos los momentos que pasamos juntos, como si no existiera nadie más a nuestro alrededor. Todos esos abrazos sin motivo, pensándolo bien, por muchos motivos, los juegos entre nosotros que nadie más entendía, el que siempre estábamos juntos para casi todas las cosas, formábamos un equipo que si bien no era invencible era el más unido. Todos mis amigos hablan de olvido, resignación y superación, pero ¿quién habla del amor que sentí por ti? ¿por qué no entienden que esto no fue de la noche a la mañana? Fueron los dos mejores años que he tenido en lo que llevo de vida. No me arrepentiría de haberte conocido, a pesar de todo, significas grandes cosas, un gran amor y un gran dolor. Siempre serás la persona que me hizo sentir de todo, aunque yo llevé mi camino lejos de ti, sigues estando tan cerca.

La niña

Hay veces en las que no me reconozco. Me veo en el espejo y sigo siendo la misma, pero por dentro, muy dentro, sé que he cambiado.  No sé decir si es porque la adolescencia me ha pasado por arriba como un camión con acoplado, o porque simplemente los acontecimientos que han sacudido mi vida durante estos últimos años me han vuelto más dura. Pero me repudio, a veces.

Logré fingir con facilidad la felicidad, la tristeza, el enojo. Logré disfrazarme completamente. Pasar inadvertida. O destacarme lo suficiente. Pero en ninguna de esas cosas me encuentro a mí misma. Es como si fuera un camaleón, cambiando de color según me venga mejor.

En mis recuerdos alguna vez me sentí feliz de verdad tan seguido que parecía como si hasta lo más oscuro no pudiera dañarme. Y me recuerdo girando y sonriendo. Siempre sonriendo. Y creía que era invencible. Pero más que nada estaba confiada en que así sería por el resto de mi vida. Entregaba parte de mi corazón y mi confianza a todos los que se cruzaban adelante mío. Y a mí alrededor estaba rodeada de personas. De mi familia, que aún sigue aquí, aunque otros han abandonado sus cuerpos para ir algún lugar más allá. De los amigos que creí que eran verdaderos, pero que el tiempo me demostró se fueron desmoronando como la ceniza al viento. De las personas que me hacían débil, pero que a la vez me fortalecían.

Luego veo una explosión, y me duele el cuerpo. Me duele el alma. Y siento que me caigo sobre mis rodillas.

Las personas se iban, se peleaban entre ellas, y me dejaban allí. Se giraban y se iban sin mirar atrás. Y muchas no volvieron. Y perdí amigos. Y por un momento creí que estaba sola.

Veía todo oscuro. Pensaba solo en lo malo. Pensaba en las personas que se habían ido y me culpaba por ello. Y me culpaba por cosas del pasado, del presente y del futuro. Pero no pensaba en los que aún estaba ahí. Y me di cuenta que era yo, en realidad, qué en vez de preocuparme por seguir adelante me enterré a mi misma en la oscuridad.

Levanté la mirada y vi a mis padres que aún me seguían sosteniendo y no me dejaban caer. Y vi a mi familia que distante, pero aún preocupada, estaban allí esperando para reconfortarme. Y vi amigos, que aunque hoy en día no están conmigo, en aquel momento estuvieron ahí para decirme que todo iba a estar bien. Y se los agradezco.

Pero no volví a ser la misma niña inocente y feliz. Porque desconfío. Porque tengo miedo, mucho miedo. Porque no puedo ir entregando mi corazón por la vida como lo hacía, porque algunas personas fueron tan capaces de usar eso en mi contra.

Y ahora me veo en el espejo. Y me pregunto quién soy. Y qué quedó de aquella niña que no se preocupaba de lo que los demás dijeran y era feliz con un pantalón roto lleno de barro porque en la tarde me había revolcado en la tierra jugando con mis perros, a quienes más amo y amaré a través de la eternidad. Y me toco el pecho. Siento el latido de mi corazón. Y sé que allí dentro, muy dentro del caparazón de hierro –que yo misma cree para no ser débil otra vez–, está la niña que gira y sonríe.

..a história da menina que achava que era invencível

..a história da menina que achava que era invencível!

Vou compartilhar com vocês, neste momento de descobertas e relatos, um fato pessoal marcante e eu diria até que um divisor de águas em minha vida até agora. Trata-se de um evento que abalou profundas estruturas rígidas internas, que na verdade eram feitas de pó. Pode parecer um simples caso de coração partido, melodramático e sofrido, assim fútil de mulher. Afinal – quem nunca? Mas eu, nunca. Até…

View On WordPress

El que cree es invencible

“¿Quién eras cuando tenias cinco o seis años?¿ Todavía lo recuerdas?¿ Que te aterraba y donde te escondías?¿Cuando tenias el mundo entre los dedos? En el pecho de tu madre,en el olor del pelo de tu padre, en ese par de botas que cuando te las ponías te sentías poderoso e invencible. Tu corazón era tu fuerza.

No había nada que frenará lo que querías hacer. Y las soluciones a tantos males te parecían sencillas, tu lógica era pura y tu astucia limpia, te empeñabas en ser y nada te frenaba.

Y ¿después? Después paso la vida, nada es tan sencillo, porque la niñez no tiene en cuenta muchas cosas que vienen de golpe con eso que llaman adultez. Uno deja de creer en su instinto y el mundo te convence de que no eres lo que crees, si no lo que te toca ser. Y entre las opiniones de los demás se arma lo que viene a ser tu credo.

¿Que nos construye?¿ Nosotros al mundo o el mundo a nosotros?¿ Forjamos la vida o estamos a merced de eso que llaman destino?

De vez en cuando vale la pena recordar los primeros sueños, sueños que incluso negamos y desechamos. La vida , las cosas que viste.

Vale la pena recuperar los momentos más puros, lo que éramos cuando todavía no estábamos polutos, contaminados por el ruido de los mensajes de desesperanza, pero sobre todo por el miedo. Cuando no sabíamos que era el fracaso y nuestro motor era la curiosidad y la imaginación. Cuando el cielo era el lugar donde montábamos el plano de la día y los límites eran para otros. Cuando creíamos mas que nada en nosotros mismos. El que cree es invencible” Manuela Zarate

Y él se siente triste
Pero siempre ha formado una barrera
En su seguridad era invencible
Y ahora?

Quién?

Walking Disaster - Jamie McGuire (Beautiful #02)

¿Cuánto es demasiado para el amar?
Travis Maddox aprendió dos cosas de su madre antes de morir: Ama fuerte. Lucha más fuerte.
En Walking Disaster, la vida de Travis está llena de mujeres rápidas, el juego clandestino y la violencia. Justo cuando pensaba que era invencible, Abby Abernathy lo lleva de rodillas.

Toda historia tiene dos lados. Abby ya dijo lo suyo. Ahora es el momento de ver la historia a través de los ojos de Travis.

Descarga aquí.