invadido

Físicamente me atraes, me fascinas, como si en la faz de la tierra no hubiera nada más hermoso a lo que mirar salvo tú. Me pierdo contando tus lunares y me embriago con el café de tus ojos. Me quedo maravillado observando la curvatura de tus labios, y deseando bailar en ellos con besos al ritmo de los latidos de mi corazón. Anhelo el tacto de tus manos entrelazadas con las mías, como si estuvieran hechas para encajar a medida. Sentimentalmente me enamoras, me enloqueces, como si tu amor fuera una droga y yo el mayor de los adictos. Me aferro a ti como si de tu alma brotara la vida, y estar entre tus brazos fuera la única manera de seguir en este mundo. Has invadido mi ser, despertando en mi el sentimiento más puro y sincero que puede llegar a sentir un hombre. Me deleito en este amor que crece sin medida, tomando mi mente, cuerpo y alma por completo.

- Recovecos de mi alma.

New Post has been published on http://brml.co/1vx9rd6

Criança de 2 anos morre ao cair do 12º andar de prédio invadido no centro

image

Uma criança de dois anos morreu ao cair de uma janela do 12° andar de um prédio invadido pelo MSTS (Movimento Sem Teto de São Paulo) no centro de São Paulo nesta terça-feira (24).

A queda aconteceu na ocupação conhecida como “Marrocos” (por estar no prédio que abrigava o antigo cine Marrocos), na rua Conselheiro Crispiniano. O MSTS invadiu o edifício há um ano e meio.

A Polícia Civil informou que investiga as circunstâncias da morte e apura o caso.

O secretário-geral do movimento, Wladimir Oliveira Brito, disse que o grupo espera a apuração policial para se manifestar sobre o que de fato aconteceu no apartamento.

“Agora cabe à polícia informar o que aconteceu para que possamos ter uma posição”, afirmou.

Segundo ele, o MSTS orienta as famílias para que evitem possíveis acidentes. A mãe da criança, Gesivane Oliveira da Silva, já havia sido avisada, disse Brito.

“Não foi por falta de aviso. Já tinha chamado a atenção dela, porque ela tinha uma cama beirando a janela, que servia como degrau para a criança”, afirmou.

Gesivane havia chegado à ocupação há cerca de três meses, vinda de Guarulhos, na região metropolitana de São Paulo. Segundo Brito, agora ela voltará para a cidade.

A irmã de Gesivane, Geruza, disse à reportagem que a irmã, que está em estado de choque, lhe contou que acabara de dar banho na criança e havia ido limpar a casa quando ocorreu a queda.

Ainda de acordo com ela, só os dois estavam no apartamento no momento. Um outro filho, de seis anos, que também mora no local, estava na escola.

http://brml.co/1GqRDRU

These two cacti are about to bloom now. Great news, because neither one bloomed last year. The top one, Parodia scopa(?) because it underwent urgent surgery to avoid rotting, and recovery has taken more than a year. And the one at the bottom (Parodia mammulosa I think), because its pot was invaded by a Kalanchoe x houghtonii until I removed it. This year both are happy and well

Estos dos cactus están a punto de florecer. Buenas noticias, porque ninguno de los dos floreció el año pasado. El de arriba, Parodia scopa (?), porque tuve que hacerle una cirugía urgente para evitar que se pudriera, y la recuperación ha tardado más de un año. Y el de debajo (Parodia mammulosa creo), debido a que su tiesto fue invadido por un Kalanchoe x houghtonii hasta que lo quité. Este año ambos están bien

Mas o que mais me destrói é saber que ele sempre foi tão claro em relação a seus sentimentos, e eu com essa minha mania de ver amor em tudo cheguei a acreditar que algum dia pudesse existir algo entre nós. Devo pedir perdão pela minha indelicadeza de ter invadido sua vida. Prometo não fazer morada onde não sou bem-vinda, por questão de amor próprio.
—  tonsvelhos

Cierre de emergencia.

Este evento estará basado en la nueva película de Marvel ‘Age Of Ultron’ sin embargo para poder adaptar los eventos a la trama del RP habrán cambios muy significativos sobre como sucedieron las cosas, aun así esta publicación contendrá un par de spoilers sobre la película, lease bajo su propio riesgo.

Tristemente la ciudad de Nueva York ya esta preparada para catástrofes de este tipo, junto con los simulacros de incendio, temblores y tiradores, a los alumnos se les prepara con simulacros para ataques terroristas de “supervillanos” Sin embargo este no es ningún simulacro, las autoridades han alertado que un robot construido por Tony Stark conocido como Ultron ha invadido la ciudad con su ejercito de centinelas por lo cual todas las escuelas han entrado en un cierre de emergencia, nadie puede entrar y nadie puede salir hasta que la ciudad se declare como una zona segura. (No confundir los centinelas de Ultron con los centinelas anti-mutantes)

Se presume que sitios como el orfanatos, los hospitales y las escuelas están altamente protegidos pero aun así se les pide a los profesores asegurarse de mantener la calma y evitar que los alumnos intenten salir ya que es posible que el encierro dure por horas, hay un par de excepciones pues se les pide a los profesores de ciencias (Ellenore y Aiden) que se mantengan al margen de la situación. 

El evento comenzara este Lunes 18 de Mayo y terminara el Jueves 21 a medianoche (a menos de que necesiten agregarse mas días) y se llevara a cabo dentro de las instalaciones de la escuela, luego de que los exámenes parciales de los alumnos fueron interrumpidos por el código de alerta. 

Hay un lado bueno, si es que quieren verlo asi, Ultron esta atacando solamente humanos, aquellos que no son portadores del Gen X para ser especificos. Su intención al parecer es la de atraer a los Avengers y aniquilarlos para así poder conquistar la Tierra y ayudar a la humanidad a evolucionar, no se sabe como tenga planeado hacerlo pero suena bastante bien ¿no? esta promesa ha sido esparcida a través de las redes sociales. es por eso que las alternativas para las tramas son las siguientes:

✖— Resguardarse dentro de las instalaciones de la escuela, las cuales serán invadidas eventualmente por algunos centinelas en busca de humanos para secuestrar.

✖— Escapar y pelear contra los centinelas

✖— Escapar y pelear contra los Avengers

2

[ Memory Mountain at Wolf Laurel #2854 – May 12, 2015 ]


Finalmente el gran día había llegado y para la sorpresa de Mikael, los nervios no lo habían invadido completamente. Quizás y para el tiempo que tenía de existencia, ese tipo de sentimientos ya no formaban parte de él.

Solo podía sentir un abismo de ansiedad y ganas de que la ceremonia comenzara pronto y ver a Ariadne luego de varios días de lejanía. Así habían sido aconsejados por todos, para que pudieran finalizar los arreglos de la boda y la posterior fiesta, así como también sus respectivas fiestas de solteros. Por parte del chico, no había celebrado nada puesto que para él, todos los siglos de juerga y de soltería bastaban, la cuota para él estaba cumplida. No sabía si su prometida lo había celebrado, pero estaba de acuerdo con ello. El mismo la había estado incitando a que lo celebrara y viviera cada etapa como correspondía, incluyendo aquello que no lo emocionaba demasiado.

Ya estaba en una de las habitaciones previamente asignadas para él y quienes serían sus padrinos: Dave, Gabe, Greyson and George . Se arreglaba los puños de su chaqueta finalizando los últimos detalles mientras la gente se organizaba en el salón principal: la entrada de la que era la mansión. Sonreía ante las conversaciones que tenían los chicos a su alrededor y, aunque no comentaba demasiado acerca de lo que decían, simplemente los complementaba con risas y gestos de gracia por sus palabras. Estaba seguro que Ariadne estaba en lo mismo, con sus mejores amigas y como no, con sus hermanas. Aunque intentaba bloquear su mente, podía percibir ruidos de la habitación de enfrente, de donde estaban ellas y, aunque podía hacer la vista gorda a algunas cosas, no podía evitar escuchar algunas conversaciones.

Negó con su cabeza tratando de desprenderse de allí, la idea es que un novio no tuviera acceso a las últimas conversaciones de la que iba a convertirse en su esposa y se miró al espejo un par de minutos atrás antes de dar pasos hacia atrás y girar sobre sus talones sintiéndose preparado – Está todo bien, creo que ya es momento de que bajemos y esperemos – Les dijo a quienes se habían convertido en el último tiempo en sus amigos, aunque hasta a él le sorprendía esa palabra. Salió finalmente por el umbral de la puerta y bajó las escaleras agradeciendo el ruido de las personas hablando y de la orquesta tocando música a un ritmo sutil. La voz de Ariadne y las chicas se iban desvaneciendo conforme llegaba hasta la multitud.

Los últimos días habían sido de locos para la chica. Había pasado sus días verificando que todo estuviera en orden y eligiendo los últimos detalles de su boda, por lo que el tiempo se hizo muy escaso y no se dio cuenta lo rápido que habían pasado los días, pero afortunadamente, todo iba a la perfección hasta el momento. Si bien era una chica extravagante para sus cosas, había escogido un vestido bastante sencillo, incluso un poco antiguo, pero del cual se enamoró por completo la primera vez que lo vio, por lo que supo enseguida que ese era el vestido que quería para esta ocasión.

Desde que se levantó, sus damas de honor y su madre la habían llevado a la habitación donde sólo saldría cuando estuviera lista, por lo que desconocía lo que estaba pasando en el exterior. Primero, se encargaron del maquillaje de la chica, el cual era bastante sencillo, al igual que su peinado que fue decorado con un arreglo floral. Luego, Madeleine, quien era su madrina, se encargó de entregarle el vestido, por lo que la chica se tomó su tiempo para colocárselo, y una vez que estuvo lista, caminó hasta el espejo para verificar que no se le hubiera pasado nada por alto. Como era de tradición en las bodas, Ariadne se encargó de conseguir todo lo necesario para ese día: algo nuevo, algo viejo, algo azul y algo prestado. El vestido, cumplía con el requisito de ‘algo nuevo’; por otra parte, su madre durante ese mañana le entregó una delicada cadena que había pertenecido a la familia por muchos años y que se ocupaban en las bodas, por lo que tenía ‘algo viejo’. En cuanto a ‘algo azul’, había comprado un pequeño distintivo que iba en su vestido, y sus hermanas se habían encargado de prestarle una delicada pulsera para la ocasión, por lo que tenía ‘algo prestado’.

Mientras chequeaba todo, veía a través del espejo como Madeleine, Sarah, Addison, Rosalie y su madre se movían de un lugar a otro, encargándose de que todo estuviera en lugar antes de salir. Volvió la vista hacía su propio reflejo y tomó un largo respiro, ya que si bien hace meses que sabía que se casaría, sentía un poco de nervios por aquello, pero estaba completamente segura de que era lo que quería, por lo cual asintió levemente y volteó para mirar a las chicas. – Estoy lista, -dijo mirando a su madre, quien asintió e hizo una seña para que las demás chicas salieran de la habitación y bajaran a colocarse en posición. Su madre se acercó a ella, y Ariadne la abrazó con fuerza antes de que saliera de la habitación para que a los segundos apareciera su padre por la puerta. La chica sonrió al verlo y caminó hasta él para tomar de su brazo y así bajar hasta sólo unos pasos del salón principal, donde tendría que esperar el sonido de la música que le indicara que debía continuar caminando.

La arquitectura del lugar dictaba dos escaleras a los costados de donde se encontraban los invitados. En la parte superior el sacerdote esperaba paciente. Mikael esperaba ya sintiendo un poco la presión debajo de una de las escaleras y al ver que su novia aparecía, no pudo sonreír como tonto. Gabe le hizo un gesto a la orquesta para que comenzaran con la marcha nupcial y conforme ella avanzaba con su padre por las escaleras por el lado derecho, él lo hacía por el lado izquierdo, sin dejar de mirar en dirección a ella, le era imposible. Una vez que llegaron al segundo piso, el padre de Ariadne prosiguió a entregársela, sin antes decirles unas cuantas cosas al oído. Nada nuevo después de la charla que habían tenido el día anterior. Una vez que el padre se hizo a un lado, tomó de la mano de su novia y ambos se posicionaron frente al sacerdote. Mikael quería hablarle, pero se tuvo que mantener en silencio.

El cura comenzó a bendecir y a darles la bienvenida a los invitados.

–¿Han venido aquí a contraer matrimonio por su libre y plena voluntad sin que nada ni nadie los presione? – Preguntó finalmente el padre, haciendo que la atención de Mik se disparara. Si bien no era muy religioso, sabía que aquel momento era importante y tal como habían previamente señalado, ambos respondieron en coro con un – “si padre, venimos libremente”. Para cuando terminaron el sacerdote no esperó ni un segundo más y volvió a inundar el lugar en silencio con otra pregunta - ¿Están dispuestos a amarse y honrarse mutuamente en su matrimonio durante toda la vida? – Volviendo a responder juntos lo mismo que habían dicho segundos atrás.

Tras algunos minutos de discursos, los miró a ambos con una amplia sonrisa e introdujo el momento de los votos. Mik sabía que debía ir primero, por lo que ladeó su cuerpo en dirección a Ariadne y aclaró su garganta. Quiso sacar el papel doblado que tenía en su bolsillo si es que olvidaba algunas de las palabras que había escrito con días de anticipación, pero se mantuvo firme y seguro, por lo que la dejó guardada.

– Nunca, pero nunca en toda mi existencia he sido bueno para hablar en público. Mucho menos cuando se trata de algo importante y creo que eso ha sido una de las grandes razones por las cuales nunca hice esto antes. Ya sabes, ser tan responsable y como no, estar tan expuesto a algo – Comenzó a decir lentamente. Sus nervios comenzaban a aparecer, por lo que bloqueó su mente y solo se fijó en su novia, imaginando que solo estaban ellos dos.

– No podría decir en qué momento nuestra relación se volvió tan importante o cómo fue que sucedió que te volvieras tan esencial en mi vida. Puede que haya sido desde el primer día que te vi y ni siquiera me haya dado cuenta. Pero encontrar a la persona adecuada, porque lo eres Ary, no pasa más de una vez en la vida. Y quizás algunos jamás tengan la suerte de encontrarla como yo lo he hecho contigo. Perderte hace un par de meses me hizo darme cuenta que por más inmortal que sea o que lo seas tú en el futuro, eso no significa que viviremos para siempre y es por eso que quiero aprovechar cada minuto contigo como si fuera el último. Te amo más que a nada en el mundo y créeme, no hay padres, hermanos, ni nadie que compita con mi amor – dijo sin poder evitar reir por unos segundos –, porque tú eres mi familia y desde hoy tu familia, será mi familia también – Murmuró suavemente.

Cuando recibió la seña por parte de su padre, comenzó a caminar lentamente junto a él, hasta llegar al salón principal, donde se encontraban los invitados, los cuales enseguida vieron a la novia se pusieron de pie. La chica dio una rápida mirada a ambos lados, reconociendo todas las caras que mantenían la mirada fija en ella, por lo que les dedicó una pequeña sonrisa y levemente asintió, para luego mirar hacia delante y ver a Mikael, que se encontraba junto a sus padrinos, lo que inmediatamente provocó una sonrisa en ella mientras se acercaba junto a su padre.

Debido a que tenían que seguir todos los pasos de la boda a la perfección, su padre la encaminó por la escalera izquierda del lugar hasta llegar a la parte superior, donde el pastor y su novio la esperaban. Como era de costumbre, su padre se acercó al chico y no pudo evitar hacer una mueca con gracia de tan sólo pensar en lo que le podría haber dicho, pero no prestó más atención y sostuvo la mano de Mikael a medida que el pastor comenzaba a hablar. Se mantuvo serena mientras los minutos pasaban y cuando dio el pase para que ambos dijeran sus votos, se ladeó para quedar frente al chico y procuró mantener todos sus sentidos puestos en él y en lo que diría, ya que lo conocía lo suficiente para saber que no estaba acostumbrado a ese tipo de cosas en público y no quería que por una reacción involuntaria el chico se limitara.

Cuando comenzó a hablar, escuchó con atención cada palabra que salía de su boca, y una sonrisa se fue armando en su rostro ante lo que oía. Su pulso se aceleró un poco, pero fue debido a la alegría y emoción que sentía en ese momento, la cual se reflejó en los ojos de la chica que se encontraban vidriosos, pero que logró contener para que no se convirtieran en lágrimas. Al terminar, soltó una pequeña risa nerviosa y miró al pastor, que le daba la señal para que ella comenzara a decir sus votos, por lo que respiró profundo y se preparó para hablar.

–Bueno, sabes no soy muy buena hablando de estas cosas a menos que sean en momentos cruciales, -arrugó su nariz con gracia al recordar que sólo en momentos complicados la chica era capaz de soltar todo lo que sentía por él. Hizo una pausa antes de continuar- Nos conocimos cuando yo sólo tenía 19 años y lo único que hacía era preocuparme por la fiesta que habría el día viernes. Desde eso han pasado dos años, y quizás muchos pensarán que a los 21 es muy complicado saber con certeza sobre amor y con quien pasar el resto de una vida. Pero la verdad es que lo sé, y todos los días estoy agradecida de que te hayas cruzado por mi camino, porque a esa edad sentía que había pasado mucho tiempo esperando, y que quizás nunca encontraría una persona que me aceptara por lo que soy. Es por ello que agradezco haber esperado 19 años, porque si para mí se sintió una eternidad, no puedo imaginar cómo debe haber sido para ti, y a lo mejor yo no hubiera tenido tanta paciencia, -sonrió de lado mientras lo miraba- Te amo más de lo que puedo imaginar, y eres la única persona con la que me puedo imaginar un futuro. Gracias por aceptar mis locuras, mis rabietas y mi personalidad. Sobre todo lo último, porque sé que tengo una personalidad muy complicada, pero intentaré manejar eso. Gracias por dejarme conocer tú verdadero yo, y prometo que todos los días de mi vida intentaré ser la mejor persona para ti –dijo emocionada, mientras intentaba que el nudo que sentía en la garganta no se notara-

Al ir escuchando le fue inevitable elevar la mano que aún tenía aferrada a él y besar el dorso de ésta teniendo claro que otro acercamiento todavía no era permitido. Quería responderle a esas palabras, pero no quería arruinar el orden y las horas de ensayos solo por impulso. Simplemente se quedó ahí, observando y grabando cada uno de los momentos y en especial aquellas palabras en su memoria. El sacerdote se tomó un par de minutos dejando que el ambiente se inundara con aquel momento y luego prosiguió, volviendo a sus extensas palabras acerca del significado del matrimonio.

Al cabo de unos minutos introdujo el momento de los anillos, donde nuevamente el chico comenzó a ponerse en posición. Le hizo un gesto a su amigo Corban para que se acercara con los anillos y al tenerlo, volvió a su posición, tomando aliento – Yo, Mikael McCarty. te acepto a tí, Ariadne Henstridge. como mi legítima esposa, para amarte y respetarte, de hoy en adelante, en lo próspero, en lo adverso, en la riqueza, en la pobreza, en la enfermedad y en la salud, hasta que la muerte nos separe – Murmuró conforme iba colocando la alianza de unión en su dedo respectivo, finalizando por dejar un suave beso sobre el anillo una vez que estuvo listo, regalándole una amplia sonrisa.

Se mantuvo en silencio esperando la orden del sacerdote, y cuando dio el pase para el momento de los anillos, recibió el que debía entregar y lo mantuvo en su otra mano mientras el chico comenzaba hablar. Sonrió ante sus palabras, y sólo pudo mirarlo con ternura al ver que el anillo que ya se encontraba en su dedo marcaba el inicio de su matrimonio. Cuando recibió la señal, miró al sacerdote y luego al chico antes de comenzar a hablar.

-Yo, Ariadne Henstridge, te acepto a ti, Mikael McCarty, como mi legítimo esposo, para amarte y respetarte, en todas tus formas, de hoy en adelante, y ser tu apoyo incondicional, en la riqueza, en la pobreza, en la salud y enfermedad, hasta que la muerte nos separe – dijo mientras colocaba el anillo en su dedo, sin quitar la vista de él. Mantuvo tomada su mano por unos segundos, y luego la bajó para que el sacerdote continuara con el resto de la ceremonia.

Mikael no podía ocultar la felicidad que en ese momento lo embargaba. Jamás, en toda su existencia pensó que pasaría por aquella situación puesto que en sus siglos de existencia jamás una chica lo había hecho sentirse de esa manera y allí, en ese momento, a un paso de convertirse en esposo, sentía que valía la pena la espera. Ambos nuevamente miraron al sacerdote y prestaron atención a las que serían las últimas palabras. Él chico tomó una bocanada de aire ya que sabía que el momento de que si alguien se oponía ya estaba por ser mencionado y si bien sabía que no había riesgos que alguien lo hiciera, otra parte de él estaba preparado para cualquier cosa. Después de todo, el apellido de su futura esposa y quien era, siempre era algo que significaba complicación.

Para su fortuna, ese momento pasó sin mayor problema y finalmente el sacerdote finalizó la ceremonia, con las palabras que a Mikael se le quedaron grabadas en su cabeza.

- “Los declaro marido y mujer, puede besar a la novia” – Fue lo único que aún rebotaba en su mente. Como pudo se volvió a concentrar, ladeando su cuerpo en busca de la que ahora era su esposa, dando un paso a ella para besarla y finalmente cerrar ese momento que había estado esperando por meses. Con sus manos de manera delicada tomó su rostro y la besó lentamente, mientras después de unos segundos el lugar se llenó de aplausos celebrando su unión.

Luego de que ambos terminaran, la chica volvió a su posición original y escuchó con atención como el sacerdote continuaba con la ceremonia. Cuando llegó el momento de que pudieran detener el matrimonio por cualquier motivo, la chica se encontraba tranquila, ya que estaba segura que nadie tenía ningún motivo como para hacer una cosa así, es por ello que cuando sintió como el silencio inundaba el lugar ante la pregunta del sacerdote, se terminó por relajar.

A los pocos segundos, escuchó como el sacerdote cerraba la ceremonia y los declaraba ante el resto de sus amigos. Un poco de nerviosismo recorrió el cuerpo de la chica, pero rápidamente lo reemplazó por la alegría que sentía en ese momento cuando se ladeó para mirar al chico que ahora ya no correspondía a su novio, sino que a su marido. Se acercó los pocos centímetros que faltaban y sólo mantuvo su mirada fija en él, y por unos segundos, bloqueó su mente para lograr sentir que en ese momento sólo los dos se encontraban en ese lugar. Respondió con ternura el beso que había recibido, y no pudo evitar sonreír entre medio al sentir como todas las personas que se encontraban abajo aplaudían. Cuando se separó del chico, ambos se miraron sin decir una palabra. Definitivamente, todo ya estaba dicho, y sólo faltaba una cosa por hacer: bajar esas escaleras y comenzar, en compañía de sus amigos, a disfrutar la nueva etapa de sus vidas.

La huésped - Stephenie Meyer

Melanie Stryder se niega a desaparecer. Nuestro mundo ha sido invadido por una especie capaz de apoderarse de las mentes de sus anfitriones humanos, dejando intactos los cuerpos. Viajera, el «alma» invasora que ha recibido el cuerpo de Melanie, conocía los desafíos de habitar en un organismo de esa raza, las emociones abrumadoras y los recuerdos demasiado vívidos. Pero surge un obstáculo inesperado: la antigua propietaria del cuerpo se niega a entregarle el control de su mente.
Melanie llena los pensamientos de Viajera con imágenes de su amado, Jared, un hombre que ha conseguido evitar la incursión y vive libre en la clandestinidad. Viajera empieza a desear a alguien a quien nunca ha conocido. A regañadientes, Melanie y Viajera se convierten en aliadas y parten en busca del humano del que ambas están enamoradas.

Léelo aquí

O Barão do Crime

Capítulo 18 :    A Dor da Guerra.

 No dia seguinte, como prometido, o morro foi invadido logo de manhã. Todos os estabelecimentos haviam sido fechados e ninguém se arriscava a colocar a cara da fora da janela.

O barulho dos tiros era tão alto, que o morro parecia cena de filme de guerra. Os traficantes já não usavam os habituais revólveres, e sim metralhadoras. Por trás de um muro, Arthur dava tiros certeiros que deixavam os inimigos no chão; mesmo sabendo, que muitos dos seus também seriam perdidos.

Chay estava um pouco mais para baixo, e se assustou ao ver que um de seus amigos havia acabado de tomar um tiro no peito. A situação foi triste, mas simplesmente sabia que se parasse para ver o que aconteceu, seria o próximo a ficar caído. E além do mais, a vida dele, com certeza já estava perdida. Continuou correndo, e acertou dois tiros nas costas do homem que havia acertado seu amigo. O máximo que podia fazer por ele, era vingar sua morte.

Pouco depois, Arthur já estava exatamente na frente do bar onde Lua trabalhava, que como todos os outros, tinha as portas abaixadas. Assustou-se ao ver que alguém havia errado um disparo, e que a bala acertou em cheio na porta do bar, deixando um grande furo nela. Graças a Deus tinha tirado Lua dali. Mas numa guerra, não há tempo para distrações. E foi exatamente nisso, que o chefe da outra boca ganhou de Arthur. Aproveitou segundos de distração para disparar dois tiros na direção do peito dele. Chay se amaldiçoou ao ver que havia chegado tarde demais para salvar o amigo, mas não deixou de ter o reflexo de apertar o gatilho cinco vezes contra o atirador, antes de correr até Arthur.

- Graças a Deus! – Chay quase gritou ao ver que os tiros não tinham acertado no peito, e sim no braço. – Barão! Barão! Fala comigo!

Mas no meio de tanta dor, Arthur havia desmaiado e não conseguia responder. Isso fez com que Chay tivesse que esperar os inimigos, que ainda estavam vivos, perceberem que sem o chefe a batalha estava perdida para eles e fugirem para tirar Arthur dele.

Junto com Juan, eles levantaram Arthur e o colocaram no carro, de onde Chay ligou para a namorada, que era médica.

- Amor? Amor está tudo bem? – Melaine atendeu ao telefone, nervosa. – Aconteceu alguma coisa com você?

-Melaine, ouve. – Chay falou e ela entendeu que deveria ficar calada. – Eu estou bem. Já acabou aqui, mas o Barão foi baleado. Eu preciso que você venha aqui, mas sem falar pra Lua o que aconteceu…

- E como não vou falar? – Melaine.

-Diz que é sua mãe no telefone e que você precisa encontrar com ela. – Chay. – Ele está desacordado, não sei se ele quer que ela saiba… Aliás, ela não está ouvindo não, né?

- Não… Ela foi tomar banho, e vou pegar um táxi, daqui a pouco estou aí. – Melaine.

-Oh, animal, nenhum táxi vai subir aqui agora. Pelo amor de Deus, hen? – Chay no nervosismo acabou sendo rude. – Desce, que vão te buscar de moto.

Ela simplesmente não respondeu. Não era do feitio dele ser ignorante com ela, e muito menos do dela dar confiança para que isso durasse muito. Desligou o celular, e simplesmente desceu, após deixar um bilhete para Lua.

Assim que Lua saiu do banho, encontrou o papel em cima da cama:

- Lua, minha mãe está precisando de dinheiro para comprar uns remédios e eu fui lá entregar a ela. Fica tranquila que não é no morro, e antes de escurecer eu devo estar de volta. Mel.

Lua considerou o motivo meio estranho, mas aproveitou que estava sozinha para ligar a televisão e saber o que estava acontecendo.

Assim que colocou na Globo, a primeira imagem que viu foi do morro cheio de corpos pelo chão. O lugar onde morava parecia um banho de sangue.

Tudo o que mais queria nesse momento, é saber a onde ele estava. Queria tanto que ele estivesse ali, com ela.

Ela foi para a varanda, onde olhando para o mar, abraçou a pernas, e se permitiu chorar.

Enquanto isso, Melaine já chegava à casa de Arthur, e foi direto para um cômodo onde tinham tudo preparada para uma situação de emergência como essa.

Jamais poderiam ir para um hospital baleados, pois a polícia seria acionada.

- Que bom que você chegou. – Chay falou ao vê-la descendo da moto.

Ela fingiu não estar interessada nele, embora, seu coração estivesse muito mais calmo ao ver que absolutamente nada havia acontecido com ele.

- Foi superficial. – Melaine falou após colocar as luvas e ver onde as balas estavam no braço dele.

Ela aplicou uma anestesia local, e após pouco tempo, já havia removido as duas balas e colocado dentro de um copo.

Quando ele finalmente acordou, ela já estava custurando.

- Não se mexe. – Melaine avisou segurando o braço dele.