intranquilos

¿Crees que tu vida de adolescente es difícil? Agradece no vivir entre estas hormigas vampiro

/ Duermes plácidamente en tu habitación. A tu alrededor, descansan también tus jóvenes hermanos, que se cuentan por cientos. De repente, el umbral de la habitación se oscurece y se delinea la silueta de un adulto. Algunos de tus hermanos despiertan. Intranquilos, se remolonean en el cuarto, buscando una salida: saben lo que va a pasar. Detrás del primer adulto entran varios más, que con sus enormes mandíbulas sujetan los cuerpos de tus desesperados hermanos. Uno de ellos te atrapa a ti. Sientes la punción de unos enormes y afilados dientes en tu tórax. La hemolinfa de tu interior comienza a fluir y el adulto la succiona. Tu cuerpo sufre espasmos de dolor. ¿Mereces esto? El cuarto se ha convertido en una trifulca, por tus hermanos que intentan escapar y los adultos que no los dejan huir. Hay manchas de hemolinfa por todas partes. Agradeces no tener ojos para ver lo que sucede. Y de repente, todo termina. Las mandíbulas te sueltan y tu cuerpo cae en el suelo de tierra. Estás lastimado, pero vivo. Buscas respuestas a tu alrededor con tus hermanos. Casi deseas no haberte enterado: los adultos llevarán la hemolinfa que acaban de extraer de tu núbil cuerpo a los aposentos de la reina y, poniéndose en fila para un beso macabro, regurgitarán el líquido directamente en su boca. Lo que te aterra no es esa siniestra forma de mantener alimentada a la monarquía, sino que súbitamente caes en cuenta del funesto futuro: tú harás lo mismo con tus crías.

Esto que suena a pesadilla es una realidad para un tipo de hormigas llamadas adecuadamente hormigas vampiro u hormigas “Drácula”. Fueron descubiertas hace poco más de una década en la selva lluviosa de Madagascar, y de inmediato entraron al gabinete de los horrores artrópodos. Y si su comportamiento transilvánico pareciera poco, esperen, hay más.

Las hormigas drácula pasan casi toda su vida bajo tierra, como si trataran de esconder su comportamiento al resto del mundo, y se lo reservaran sólo a aquellos dispuestos a entrar en las profundidades del suelo y los clichés vampíricos. El entomólogo Brian Fisher, curador de la colección de insectos de la Academia de California de las Ciencias, cuenta que tal vez nunca las hubiera sacado del tronco podrido donde las halló de no ser por las copiosas lluvias que llegaron a Madagascar después de un largo tiempo de sequía.

En realidad, su comportamiento vampírico (que para atenuar un poco lo tétrico Fisher llama, socarronamente, “canibalismo no letal”) sólo lo reservan para nutrir a la reina, pues los demás miembros de la colonia se alimentan de otros artrópodos subterráneos. Es posible que entre sus presas estén ciempiés, que las superan en tamaño ampliamente.

Fisher, que ha estudiado estas hormigas por varios años, ha descubierto decenas de especies, muchas de ellas en Madagascar misma. Este mes, reportó el hallazgo de seis especies más, que resaltan por ser sumamente minúsculas. En la uña del dedo meñique cabrían cómodamente unas ochenta mil. Quién sabe cuántas miles de colonias de estas diminutas hormigas chupahemolinfa anden arrastrándose entre los resquicios del suelo de Madagascar, pero probablemente sean muchas. Ejércitos enteros de hormigas ciegas, que le roban la comida a sus larvas para llevársela a la reina, y de las que no hubiéramos sabido nada de no ser porque a los entomólogos como Fisher les gusta meter la mano profundo en la tierra para ver qué alimañas nuevas puedan encontrar. Descubrimientos como este son los que le dan su macabra fama a la entomología. Hormigas drácula. Tratemos de no tener pesadillas con ellas.

________________________

Aquí la nota fuente.

Fisher y sus colegas reportan el más reciente descubrimiento en este artículo en la revista Zookeys.

Aquí algunas fotos de estas hormigas, de la familia Amblyoponinae. 

Imagen tomada de este sitio.

Escorpio es probable de que te encuentres intranquilo/a últimamente, no te enfades estreses o cargues con problemas que no son tuyos y que no te corresponden. Aléjate de todas esas personas que no te dejan ser tú y por todo tienen que andar criticando. La vida te traerá una racha muy buena, vendrán varias oportunidades que te dejaran una gran satisfacción pero eso sí, controla esos cambios de humor pues podrías dañar a personas que no han hecho nada más que quererte y amarte. En dado caso de tener pareja, ten cuidado que vienen reproches del pasado.

anonymous asked:

-“Tranquilo cariño, volveré pronto”. Esas fueron las palabras que me dijo el amor de mi vida dejando un pequeño beso en mis labios antes de salir por la puerta. Y salió, dejándome intranquilo, presentía que algo malo iba a ocurrir, ya que sentía una opresión en mi pecho que no me dejaba tranquilo. Y sí que no estaba equivocado……(P.D 1: Lo escribi yo. P.D 2:Usalo como quieras. P.D 3: lo haria yo, pero no tengo alma de escritora y no me sale nada,y seria muy cutre

OH DIOS DEBERÍAS ESCRIBIR ALGO CON ESTA FRASE ME ENCANTO *—–* deberías intentarlo, al menos yo si lo leería.

remember ;;

Un corazón intranquilo y a punto de salir de su pecho se encontraba latiendo a toda velocidad. Los nervios invadiendo cada parte de su anatomía, acelerándole la respiración y haciéndole sudar las manos que se encontraban aferradas a la tela de su vestido. No podía creer que en ese momento estuviese allí, después de meses, después de tantas cosas que habían ocurrido, después de tanto sufrimiento. Sentía como sus ojos picaban porque lo único en lo que pensaba en ese momento era en que estaba frente la puerta del único hombre que había llegado a amar con cada fibra de su desbocado corazón. 


¿Cuando había sido la última vez que supo de el?

Recordó, su cabeza la llevó a aquella noche que armó con tanto esfuerzo para su cumpleaños numero veintisiete, recordó la cadena y la comida, las sonrisas y los besos que no faltaban en ningún momento. Recordó sus manos recorriendo sus hermosas facciones y el contorno de sus labios rojizos, su cuello, su pecho, su cintura. Había sido una noche que no había querido olvidar… pero lo que si quería olvidar fue la mañana en la que despertó. Era un día de semana, tenía que correr a clases y todo lo que dejó fue una pequeña nota con palabras dulces, un “te quiero” que culminaba la carta y un beso en la comisura de su boca. Llegó a su habitación y fue como si al dar dos pasos hacia adelante una fuerza completamente superior a ella la golpeara y la hiciera caer. Su nariz había comenzado a sangrar y su tez estaba pálida, como la de un muerto. Se vio a si misma y supo que algo andaba mal, aquello le había pasado solo dos veces antes y era un signo de que tenía que correr al hospital… si es que llegaba siquiera a pasar la puerta otra vez de la habitación. Su cabeza palpitaba y sentía como el aire comenzaba a faltarle, la fuerza de su anatomía disminuía con cada paso que daba, corriendo, no podía llamar a nadie, nadie estaba cerca… todos estaban en sus clases; incluso él. Llegó, casi desmayándose en un taxi de las afueras que al verla y al escucharla, la llevó con una velocidad anormal y hasta peligrosa, el mismo hombre tuvo que bajarla, pues el estado de la joven era ya deplorable, como el de un muerto. Llamaro a su madre, llamaron a su doctor. Charlotte no iba a sus quimioterapias hacía ya casi tres meses. Tres meses en los que solo vivía de a pastillas y con la suerte tomándola de la mano, tres meses en los que mintió a todos hacia donde iba, porque en realidad no iba a ningún lado. Estaba cansada de sentirse tan impotente cada vez que salía de aquel lugar, cada vez que su cuerpo la obligaba a quedarse en cama y no podía levantarse siquiera para ir al baño. Los dolores de cabeza, los vómitos, las constantes huídas de las preguntas que le hacían. Todo, todo había llegado a un punto que no lo soportó y lo dejó. Se sintió mejor, se sintió viva. Tenía a Dexter, tenía a Hope, tenía a sus amigos y podía disfrutar de pequeñas y sencillas cosas que antes no podía. Sin embargo, el fruto de eso fue un colapso en su cuerpo. 

Pasó semanas internadas, en las que les rogaba a cada doctor, incluso a su madre que cada vez que la veía volteaba la mirada: estaba decepcionada. Rogó que nadie dijera nada a su instituto, que inventaran alguna excusa… principalmente a Dexter. No quería que el se preocupara, no quería que el tuviera un problema más… era más fácil así, era más fácil si se alejaba y lo tenía claro desde el día uno. Sin embargo fueron sus sentimientos y su corazón ciego quienes la obligaron a seguir a su lado, a amarlo, a necesitarlo, tanto como lo necesitó en ese momento. Pasó un tiempo, largo, la habían operado, le habían hecho estudios, la habían obligado a nuevamente volver a las quimioterapias a pesar de estar esta totalmente en contra de ellas. Su madre entre lágrimas, llanto y gritos la obligó, la hizo sentir la peor persona del mundo, la más egoísta y tenía razón, había sido egoísta de su parte no pensar en ella, en su hermano… en todos los que la querían. Lo peor era saber todo el dinero que había impuesto esas sesiones, todo ese dinero que ahorrarían al no volver al instituto. Charlie lo había dejado. A pesar de insistencias, ella era la ultima persona que merecía que pagaran tal grado de educación… podía sola, siempre había podido sola. 


Respiró una vez, dos veces, tres veces más. Quiso dar media vuelta y volver pero en vez de eso una de sus manos se elevó hasta que su pequeño puño, pálido y débil diera con la puerta de madera que muchas veces había traspasado. Tocó una vez, dos veces, tres veces más. La impotencia, los nervios, la intranquilidad… lo que vendría. Mordió su labio con tal fuerza que sintió ese gusto metálico hacer presencia sobre su lengua, siempre había hecho eso. Esperó, esperó… ¿que pasaba si ya no había nadie allí? ¿que pasaba… si ya no estaba el allí? 


Llega la noche, las calles ya no son seguras. La ciudad duerme, pero ellos… ellos acechan, aguardan, en la oscuridad de los callejones. Tiempos intranquilos para Nueva York, que no sabe ante qué banda rendirse; porque todas son fuertes, y todas quieren dominarla.

Esto no es un juego, ya no somos niños. Quédate en tu territorio, sé leal a tu pandilla. Porque la primera norma es la misma para todos: La sangre se paga con sangre.

¡Proximamente!

Frases "—Es una profesional. —¿Por qué lo dices? —Me dejó vacío, lleno, deseoso y satisfecho; estoy..."

“—Es una profesional.
—¿Por qué lo dices?
—Me dejó vacío, lleno, deseoso y satisfecho; estoy confundido, intranquilo, jubiloso y necesitado; no estoy frío ni caliente sino todo lo contrario. Me dio lo que buscaba sin dármelo, para que sintiera que lo obtuve y que no era suficiente. Eso no lo hace cualquiera.”

- Retazos de vacío, Ave Literaria. (via aveliteraria)

fromhttp://fruta-y-menta.tumblr.com/post/122340800051

Con espanto me despierto por la mañana. Quisiera llorar lágrimas amargas al ver al día, que en su curso no saciará uno solo de mis anhelos, ni uno tan siquiera; que con porfiada crítica quisquillosa amengua hasta el gusto anticipado de todo placer; que contraría las creaciones de mi agitado pecho con las mil bagatelas de la vida. Y luego, cuando desciende la noche, debo tenderme intranquilo en el lecho, y ni aún allí encuentro reposo alguno, pues fieros ensueños vendrán a llenarme de sobresalto. El dios que reside en mi pecho puede agitar profundamente lo más íntimo de mi ser, pero él, que impera sobre todas mis facultades, nada puede mover por fuera, de suerte que la existencia es para mí una penosa carga; ansío la muerte y detesto la vida.
—  Fausto - Johann Wolfgang von Goethe
Mañana

Mañana te veré.

Después de casi dos años de asedio: de desganados e intranquilos

encuentros.

Te veré y recordaré todas las veces que hemos peleado,

todas las que hemos reído,

y las que me has amado en silencio.

Todo lo recordaré. Y no sabré cómo enlazarlo con la realidad:

quedamos estancados en el conocernos durante mucho tiempo.

Será como recién empezar, pero ya con confianza. Cual par de secretos cómplices en una taza limpia.

Daré cuerpo a tu persona, de una vez por todas.

Y quedará el día grabado hasta que se borre toda evidencia. De que nos vimos, alguna vez.

Será raro verte los gestos. Ver cómo tus labios confabulan con tu voz y se unen para siempre; y cómo lo harán tus palabras con tu mirada, y tus manos.

¿Qué llevarás?

¿Irás como las hijas del que ofrenda a cambio del favor? ¿O irás como irías siempre?

¿Te arreglarás, para mí? ¿Plancharás, maquillarás, ocultarás? ¿Irás descalza?

¿Temblarán tus manos? ¿Se quebrará tu voz?

¿Y al despedirme, qué te pasará? ¿Y qué harás después?

¿Y qué será de nosotros, después? ¡Qué será de nosotros!

No lo sé.

Mañana…

Ya veré.

milo-scorpion asked:

Milo bebe. ♡

Manda ♡ para que mi personaje le cante al tuyo una canción de cuna

milo-scorpion

R: Iniciamos la ronda de bebés y es turno de Querubin Milo? *O*

Su mirada se enfocó en la cristalina e inocente del pequeño al que arrullaba tras haberlo alimentado. Con sus manitos, fregaba sus ojos avisando que tenía sueño, mas podía percibirlo intranquilo, y el fruncir de su naricita era prueba inequívoca de ello. Decidió caminar de un lado a otro para arrullarlo y anunciarle que no tenía nada que temer, el velaría por su seguridad. Mas pronto se dio cuenta que los siseos no ayudarían al pequeño Milo, en su temporal condición a conciliar el sueño. En su mente trato de recordar aquella canción que por temprana edad, su madre solía entonarle.

Fue así como aquella melodía surgió de sus labios.

Arrurú, niño arrurú
El niño de prisa se va a dormir
Arrurú, niño arrurú
El niño pronto se va a dormir.

Una gallina blanca
Está en el granero
Y va a hacer un huevito
Para el niño que va a dormir.

Arrurú, niño arrurú
El niño de prisa se va a dormir
Arrurú, niño arrurú
El niño pronto se va a dormir.


Toda la gente es buena
En el vecindario
Es la hora de irse a dormir
El sueño pronto va a venir.

“Cuando Gregorio Samsa se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso insecto. Estaba tumbado sobre su espalda dura, y en forma de caparazón y, al levantar un poco la cabeza veía un vientre abombado, parduzco, dividido por partes duras en forma de arco, sobre cuya protuberancia apenas podía mantenerse el cobertor, a punto ya de resbalar al suelo. Sus muchas patas, ridículamente pequeñas en comparación con el resto de su tamaño, le vibraban desamparadas ante los ojos.

«¿Qué me ha ocurrido?», pensó.”

Frg de La Metamorfosis, Franz Kafka.

The Internet Meme Sentence Meme { SCARLETT&___}

                                             "Dat ass.“

———–——–{ ♔ }; “Eres un asco.” masculló, esparciendo un sonoro bufido al aire. “Sigo por aquí y puedo escuchar todo lo que dices, ¿conoces la discreción? Es una buena compañera de vida. No quiero estar al tanto de lo que sea que haya captado tu interés, querido/a.” declaró, encubriendo muy bien su mentirita inofensiva. 

                  ¡Patrañas! 

[…] De lo que ella estaba hecha.

Por supuesto que, la intriga carcomía lares intranquilos de su interior y por si fuera poco, la molestia era un segundo elemento que no desistía. Le corroían sin piedad y ningún cuidado. GENIAL. ( xllxfmxx )

anonymous asked:

Kiseki no Sedai conduciendo y terminando perdidos con su s/o e intentando fingir que no pasa nada o algo por el estilo. Mucha suerte con el blog!!! :D

Estoy segura de que vi una ask parecida en algún blog en inglés hace tiempo x’D Honestamente estos muchachos son el típico terco que no quiere aceptar su error x’D  muchas gracias C:

Nota: s/o es significant other o special one en inglés. 

Yo voy a usar el término s/a: ser amado.

Para hacer las cosas más interesantes imaginemos que están en algún lugar fuera de la ciudad.



Kuroko comienza a sentirse intranquilo tras un rato de andar por un tramo no conocido, pero se tranquiliza al ver la expresión relajada con la que miras el paisaje. 

No es hasta un rato después, tras haber salido de una zona de curvas que su preocupación regresa con la intensidad de un puñetazo en el estómago.

“No conocía éste camino Tetsuya, ¿por qué no lo habíamos tomado antes? el paisaje es hermoso”.

Obviamente tu comentario es una clara señal de alarma, pero él está decidido a pensar que no puede estar perdido en un camino que ha recorrido ya varias veces. No es la primera vez que se dirigen a pasar el fin de semana a las aguas termales.

 Naturalmente tú ya le habrías dicho algo si te pareciera que iban por un mal camino, se dice a sí mismo el joven. Hasta que…

“Yo soy terrible con las ubicaciones, por eso sólo manejo entre los lugares que conozco”-tu comentario casual golpea a Kuroko de una manera tan fuerte que le es imposible volver a deshacerse del espantoso sentimiento de que están verdaderamente perdidos. 


Aferrándose a un diminuto rayo de esperanza, Kuroko intenta recordar todas las veces que te ha visto conducir y, efectivamente se da cuenta de que tienes una ruta muy bien elaborada. 

Observas con extrañeza a tu novio cuando éste decide orillarse y estacionar el auto. Imaginas que tal vez quiere estirarse un poco o tal vez comer algo.

 La expresión usual del basquetbolista adorna su rostro cuando se gira y, mirándote muy seriamente a los ojos exclama:

“No sé dónde estamos ___, nos perdimos”.


Definitivamente debes comenzar a prestar atención al camino. 



“No es mi culpa ___-cchi, ¡ése tipo me dio indicaciones incorrectas para ridiculizarme frente a ti!”

Ryota, deja de culpar al pobre hombre”.

“¡___-cchi, no lo defiendas!”

No puedes evitar sonreír ante el puchero del basquetbolista.

Tu novio insiste en culpar al muchacho “demasiado amigable contigo para ser de mi agrado, ___-cchi” de ser el culpable del actual predicamento. 

Su relajante y bien merecido viaje de fin de semana a la playa no está yendo según lo planeado.

Kise tiene suerte de que el ataque de celos que sufre te parezca suficiente escarmiento (de momento), por haberlos perdido en medio de algún lugar supuestamente cercano a la playa.



Resistiendo las ganas de ahorcarlo, te repites por quincuagésima vez que tendrás tiempo para asesinar lenta y dolorosamente a Midorima una vez que hallan salido del embrollo en el que están.

Por el momento sólo te muerdes la lengua, tragándote toda la ira que sientes contra el pequeño canguro que se suponía les auguraba un día de lo más afortunado. 

Tu acompañante da un giro con el volante y te observa cuidadosamente por el rabillo del ojo antes de hablar, su acostumbrado tono de “obviamente tengo la razón, nanodayo” presente.

“Oha-Asa declaró que los cáncer tendríamos un buen día. La próxima vez me aseguraré de traer tu artículo de la suerte para no vernos en tan desafortunada situación, nanodayo”.



Si la terquedad se premiara Aomine Daiki sería un indiscutible galardonado.

Si no estuvieras harta de llevar más de tres horas dando vueltas por los alrededores de Dios sabe dónde, podrías admirar su perseverancia.

Sin embargo, a estás alturas del partido lo único que quieres es llegar a cualquier lugar dónde poder pedir indicaciones y tomar el volante en tus manos. 

“Ya te dije que sé exactamente dónde estoy”-gruñe por milésima vez tu novio.

“¡Daiki, sólo déjame conducir!”

“¡Diablos ___, ya te dije que no!”

Sí. Aomine tiene perfectamente claro que no tiene ni idea de dónde está. Pero más claro aún es que prefiere perder contra Kagami a admitir su error, y darte la razón.



“Te dije que yo no quería conducir, ___-chin”.

Haces un esfuerzo para no rechinar los dientes ante el recriminatorio comentario de tu gigantesco acompañante.

“Esto es tu culpa ___-chin”. La expresión de fastidio es totalmente evidente en el rostro de Murasakibara, pero no estás en el ánimo de aguantar los maravillosos desplantes de honestidad y nulo tacto de tu novio.

Principalmente porque no puedes evitar pensar que lleva algo de razón. 

Sí; fuiste tú quien lo animó a tomar el volante, pero no fuiste tú quién los dejó en medio de la nada con el anochecer muy cerca; y el horrible sinsabor de que la situación cada vez asemeja más y más el inicio de una película de terror barata.

Viendo que el humor de ambos cada vez va por peor camino, decides que lo mejor será aparcar en un lugar medianamente seguro y pasar la noche en la camioneta. Haces una nota mental para recordar agradecerle a tu hermano que les haya prestado su auto.

Con el tamaño de Murasakibara la idea no le hace ni pizca de gracia, pero finalmente logras convencerlo de soportar una noche de incomodidad.

“Ya sé que no te encanta la idea Atsushi, yo misma me estoy aguantando el miedo que me da pasar la noche aquí. Nos iremos temprano y en cuanto regresemos prometo comprarte cinco cajas de maiubo”. 

Le acaricias suavemente el brazo, y un gruñido de aceptación escapa de sus labios mientras se acomoda lo mejor que puede en la parte trasera de la camioneta.

Cuando estás acomodada entre su brazos y cediendo ante la fatiga del día, lo escuchas:

“No voy a dejar que nada le pase a ___-chin”.



Akashi avanza por el desconocido camino con una expresión firme y determinada, decidido a derrotar al insulso camino que se ha atrevido a provocar que ahora se encuentren perdidos. 

Esto es obvia y absolutamente culpa de la carretera, después de todo él es absoluto; y evidentemente nada de esto se debe a que él carezca por completo de un buen sentido de la ubicación. 

Sinceramente no lo culpas, incluso te causa algo de ternura verlo tan decidido a encontrar el camino. Pero es obvio que una vida de ser transportado a todos lados ha hecho que tu novio no sea el mejor con las direcciones.

Cuándo consideras que ya es oportuno intervenir para evitar que de alguna manera terminen en Egipto, lo haces delicada y relajadamente. Fingiendo desinterés total.

“Juro-kun, déjame conducir un rato, ¿quieres?” -cuidas el tono para evitar que el pelirrojo arda con furia ante cualquier tipo de insinuación- “Necesitas descansar, llevas mucho tiempo al volante”.

A pesar del suave apretón a su mano y el perfecto tono de preocupación amorosa empleado, puedes ver los ojos de Akashi entrecerrarse levemente. 

Tus sospechas de no haberlo convencido se confirman al ver la dureza en sus ojos al voltear a mirarte, y declarar con firmeza:

“No estoy perdido ___, yo me quedo al volante”.

Una imperceptible mueca de disgusto cruza velozmente el rostro de Akashi cuando lanzas un suspiro, llevándote los dedos al puente de la nariz. 

youtube

Silvio Rodríguez, “En el claro de la luna”, (Días y flores)

“… Entre las luces más bellas
duerme intranquilo mi amor
porque en su sueño de estrellas
mi paso en tierra es dolor.
Mas si yo pudiera hacerle
miel de abeja en vez de sal
a qué tentarle la suerte
que valiera su soñar.
Suéñeme, pues, cataclismo,
sueñe golpe largo y sed,
sueñe todos los abismos,
que de otra vida no sé.
Sueñe lo que hago y no digo,
sueñe en plena libertad,
sueñe que hay días en que vivo,
sueñe lo que hay que callar.
Sueñe la talla del día,
del día del que fui y del que soy
que el de mañana, alma mía,
lo tengo soñado hoy.”

29 de Junio 2015

¿Cuánto tiempo llevo escribiendo? Comencé ese día que me dijiste esa verdad tan dura que me sigue doliendo. Es demasiado tiempo, sigo hablando lo mismo, sigo pensando en ti.

Siento tristeza, pena, siento una angustia que me llena y me da escalofríos. Me siento sumamente vacío, sin motivo ni objetivo, aceptaría cualquier muestra de atención o de afecto que cualquiera me entregue porque estoy sediento por sentirme deseado y querido. Estoy intranquilo, desearía tener una vara que ajustara mi camino y no me permitiera crecer desviado, floreciendo constantes miedos y angustias. 

¿Dónde estas Fran?¿Sigues allí? No tienes idea de cuanto te extraño, cuanta pena me da ver tu perfil, cuanta angustia me da recordar todos los caminos que vivimos y los senderos que recorrimos. No fueron suficientes, no fueron ni siquiera los que merecías. Desearía no ser tan débil y que recordar tu nombre me trajera felicidad por tu vida actual, me encantaría que al recordar el pasado no sintiera esa culpa que me está consumiendo. Sabes, pasó algo singular, alguien me dijo que yo no debería sentir culpa, porque la culpa es algo que te hace sentir el otro. Me dijeron que lo que sentía era responsabilidad, y la diferencia es grande, porque me castigo demasiado por mi decisiones cuando debería tomar más responsabilidad sobre ellas. Aún así te extraño demasiado, hasta perder la cordura.

Yo, quiero amar. Me angustia profundamente no tener a quien amar, quiero entregar y hacer sentir bien, quier sentir esa recíproca dosis de amor que fluya entre dos entes.

Se que conocí a alguien más, pero quiero dedicar este momento para ti, porque a pesar de que lentamente avanzo con mi vida no puedo despegar de mi mente tu preciosa existencia. Sin darme cuenta te entregué demasiado, pensé que podría y que volvería. Pensé que eras mía, y a mi cuerpo le dolía, realmente le dolía, porque yo deseaba tu cuerpo y nunca me atreví a pedírtelo. Pensé que nos entendíamos, que yo entendía, que me entendías, pero sólo fue una ilusión pasajera. Pensé que esta inseguridad se iría, que aprendería y que avanzaría. Pensé que te tenía, que tu me tenías. Pensé que te quería y que tu también me querías. Y ahora, ya no se que pensar, mi mente está tapizada por un blanco nebuloso y lo único que alumbra es pena.

Y todo este tiempo ha sido sólo una idea, y ver lentamente como te alejas, como ya nada nos queda, como se superan las vivencias, como estás tan lejos que ni siquiera puedo saludarte, atraviesa y desgarra esa pequeña idea desde su interior. Estoy triste, porque a pesar de que intento avanzar no puedo olvidarte, y mis inseguridades crecen a un ritmo desenfrenado.

Perdón, de verdad te ruego perdón. Perdón por haber existido en tu vida, por ser causa de angustia y dolor, por cada lágrima que te hice derramar, perdóname por ser lo que fui y lo que soy. Perdóname por quererte y extrañarte, porque no tengo derecho siquiera a pensarte.

No soy libre, nunca lo fui, nunca lo seré. Te alejas y me hace sentir aliviado porque te dejo tranquila, pero siento que te pierdo y me dan ganas de perderme en el llanto. 

Soy una mierda de existencia. Lo sabes. 

¿Sigues allí? No me hables, no me susurres, no te tortures por mi, no me mires.

Siento las mismas inseguridades de ayer, después de más de un año. Me desgarra la razón pensar en las mil maneras que voy a fracasar y en el daño que fácilmente esparciré.

No se si pueda intentarlo otra vez, si pueda cambiar estos profundos miedos que me angustian. Puta inseguridad, me seduce, se vende fácilmente y me atrapa con sus falsos encantos, puta, eres una puta ¿por qué sigo recurriendo a ti?

Te extraño Fran, quiero verte, quiero tocarte, quiero hablarte. Pero no vuelvas, no me mires, no me toques, no me hables. La verdad es la verdad y la realidad es la realidad, no debo luchar más en contra de eso. Solo soy una línea de una hoja en tu libro de vida, desearía haber sido un poco más, sólo un poco para demostrarte que no quería esto. 

¿Qué vendrá?¿qué más da? Que venga lo que sea, ya no importa, de verdad ya no me importa.

Acordei contra a minha vontade. Tinha dormido tarde. Estava frio. E eu naquela espera que parece nunca acabar. O sono era mais forte. Cochilava e tinha sonhos intranquilos, não conseguia decifrar. E estava frio. E eu podia morrer ali mesmo. E só restava o frio. 

“O tempo sabe ser bom, o tempo é largo, o tempo é grande, o tempo é generoso, o tempo é farto é sempre abundante em suas entregas: amaina nossas aflições, dilui a tensão dos preocupados, suspende a dor aos torturados, traz a luz aos que vivem nas trevas, o ânimo aos indiferentes, o conforto aos que se lamentam, a alegria aos homens tristes, o consolo aos desamparados, o relaxamento aos que se contorcem, a serenidade aos inquietos, o repouso aos sem sossego, a paz aos intranquilos, a umidade às almas secas; satisfaz os apetites moderados, sacia a sede aos sedentos, a fome aos famintos, dá a seiva aos que necessitam dela, é capaz ainda de distrair a todos com seus brinquedos; em tudo ele nos atende, mas as dores da nossa vontade só chegarão ao santo alívio seguindo esta lei inexorável: a obediência absoluta à soberania incontestável do tempo, não se erguendo jamais o gesto neste culto raro; é através da paciência que nos purificamos, em águas mansas é que devemos nos banhar, encharcando nossos corpos de instantes apaziguados, fruindo religiosamente a embriaguez da espera no consumo sem descanso desse fruto universal, inesgotável, sorvendo até a exaustão o caldo contido em cada bago, pois só nesse exercício é que amadurecemos, construindo com disciplina a nossa própria imortalidade, forjando, se formos sábios, um paraíso de brandas fantasias onde teria sido um reino penoso de expectativas e suas dores(…)”

(Trecho de Lavoura Arcaica – Raduan Nassar)

Otto estreia nova turnê

Otto estreia nova turnê

Show chega a São Paulo dias 26, 27 e 28 de junho no Sesc Pinheiros   Otto é um emblemático músico brasileiro que muito contribui, desde o final dos anos 90, com a renovação e experimentação na música contemporânea. Após cinco discos lançados; “Samba Pra Burro” (1998), “Condom Black” (2001), “Sem Gravidade” (2004), “Certa Manhã Acordei de Sonhos Intranquilos” (2009) e “The Moom 1111” (2013) e mais…

View On WordPress