instruccions

3

Amish puzzle ball

Crocheted by Dedri Uys, Elizzza and ZaraZ.

Free pattern by Dedri Uys

Video tutorial by Elizzza

This is a pattern for a crochet version of the traditional Amish Puzzle ball. The resulting ball comes apart into 3 segments (or rings) that have to be re-assembled to form the ball.

Lovely idea! The next gift for my grandson! ♡♡♡

Pasos para leer un poema: 1. Ante todo como primer precepto tenemos que tener en cuenta que estamos leyendo el alma de alguien ajeno y que a la vez nos da la posibilidad de conocer sus adentros. 2. Cuando estamos leyendo un poema no se trata sólo de “leer” sino más bien de “sentir” e “interpretar”, hay que poner un profundo énfasis en la interpretación que damos a lo leído. Una es la nuestra y después la que tiene el autor sobre su propio escrito. 3. Nunca hay que llegar a conclusiones absolutas ni a tomar a lo escrito como un rasgo sobre la vida o el pasado del escritor, el poema no es tan llano y simple como para quedarse en un dato auto-biográfico. 4. Para leer un poema hay que leerlo como se lee un sueño o como se lee un silencio. 5. En el poema existe una correspondencia…
—  Instrucciones para leer un poema, Joseph Kapone (Fragmento)

Escritos de Issac dentro de la novela.
4

Nombre del juego: Gokuto Jihen/Underworld Capital Incident

Creador: Rinnedou

Género: Puzzle, Horror.

Trama: "Captura a la difunta.“ Bajo estas instrucciones, Kirishima se dirige a la escuela clausurada donde las historias de fantasmas residen―

Traducción en español por mi (´ヮ `)
Link de Descarga en Español: Sin RTP / Con RTP

———

Por cualquier error que haya avisarme e intentaré solucionarlo~

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas, o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la maga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.
—  Instrucciones para llorar - Julio Cortázar.
Etiqueta

Martes en la mañana. Estoy en un cubículo con una radióloga que se dispone a hacerme una mamografía. El aparato es mucho más alto que yo. Blanco. Impoluto. Frío, como el ambiente. Estoy parada frente a él. Trato de seguir las instrucciones de la radióloga, pero ella, con cierta impaciencia, opta por descubrir uno de mis senos con sus propias manos, retirando la bata de abertura frontal que apenas lo tapa y que mi pudor me había hecho cerrar con un lazo que ahora luce ridículo. Fuerza con su rodilla la posición de mis piernas, como un policía. Mueve mis articulaciones como si fuera una muñeca flexible, buscando la postura que necesita para el examen. Mi seno se convierte en un objeto maleable. Ella hace todo con autoridad, pero no es brusca. Para la segunda toma, cuando estoy con el seno prensado y sin escapatoria, un brazo por encima de la cabeza y asido a una agarradera del aparato y la cara aplastada contra un cristal y virada por fuerza hacia la pared, veo un letrero impreso en una hoja de papel bond, fijado con cinta plástica: «Favor no contestar el celular cuando se está haciendo la mamografía. Gracias».

En un lugar de la bibliografía del que no quiero acordarme, se explicó alguna vez que hay escaleras para subir y escaleras para bajar; lo que no se dijo entonces es que también puede haber escaleras para ir hacia atrás. Los usuarios de estos útiles artefactos comprenderán, sin excesivo esfuerzo, que cualquier escalera va hacia atrás si uno la sube de espaldas, pero lo que en esos casos está por verse es el resultado de tan insólito proceso. Hágase la prueba con cualquier escalera exterior. Vencido el primer sentimiento de incomodidad e incluso de vértigo, se descubrirá a cada peldaño un nuevo ámbito que, si bien forma parte del ámbito del peldaño precedente, al mismo tiempo lo corrige, lo critica y lo ensancha. Piénsese que muy poco antes, la última vez que se había trepado en la forma usual por esa escalera, el mundo de atrás quedaba abolido por la escalera misma, su hipnótica sucesión de peldaños; en cambio, bastará subirla de espaldas para que un horizonte limitado al comienzo por la tapia del jardín, salte ahora hasta el campito de los Peñaloza, abarque luego el molino de la Turca, estalle en los álamos del cementerio y, con un poco de suerte, llegue hasta el horizonte de verdad, el de la definición que nos enseñaba la señorita de tercer grado. ¿Y el cielo? ¿Y las nubes? Cuéntelas cuando esté en lo más alto, bébase el cielo que le cae en plena cara desde su inmenso embudo. A lo mejor después, cuando gire en redondo y entre en el piso alto de su casa, en su vida doméstica y diaria, comprenderá que también allí había que mirar muchas cosas en esa forma, que también en una boca, un amor, una novela, había que subir hacia atrás. Pero tenga cuidado, es fácil tropezar y caerse. Hay cosas que sólo se dejan ver mientras se sube hacia atrás y otras que no quieren, que tienen miedo de ese ascenso que las obliga a desnudarse tanto; obstinadas en su nivel y en su máscara se vengan cruelmente del que sube de espaldas para ver lo otro, el campito de los Peñaloza o los álamos del cementerio. Cuidado con esa silla; cuidado con esa mujer.
—  Julio Cortázar, instrucciones para subir una escalera al revés.
Instrucciones para antes de hacer el amor.

Ven, hazme el amor, dejemos de lado los saludos de siempre .

Quiero que cuando abra la puerta estes callado, esperandome.

Tengo tantas ganas de ti que no voy a dejar espacio para una palabra.

Voy a pasar de salto a los besos, se generoso conmigo besame hasta que de rodillas con tu sexo en mi boca te grite que entres en mi.

Quiero que goces con mi ansiedad
Y que me toques todo el cuerpo
De solo pensarlo me retuerce y mis dedos ya empiezan a juguetear.

Vida mia no sabes como me enoja cuando los hombres se olvidan de tocar, de acariciar, de morder, de lamer, de descubir.

Yo quiero que tu hagas todas esas cosas que te pido, que me agarres el culo a golpes, que lo toques con ganas porque es tuyo

yo quiero que todo mi placer termine en tu boca, tu si sabes como hacer eso.

Quiero que me digas lo que te vuelve loco, y que tu placer termine donde escojas, todo mi cuerpo esta limpio para ti.


Y después de todo eso vida abrázame
Ya sacamos los demonios
Ya podemos hacer el amor.

POR: Laura Muriel Texidor

Nunca nos involucramos demasiado por miedo a ser heridos. Retrocedemos cuando perdemos el control de nuestra mente, cuando lo racional se queda a un lado y aparece la parte emocional. La que no entiende de reglas ni instrucciones, la que no escucha, la que se deja llevar. Y aunque intentamos mantenernos al margen, todos queremos ese amor que nos parta en dos, que golpee tan fuerte que nos atraviese por dentro, que lo revuelva todo. Esa explosión de miradas que sin decir nada lo digan todo, un abrazo inesperado por la espalda, una mano que siempre nos sujete, unos labios que siempre digan sí.
—  KOAN.
Y aprendi a quitarle tiempo a los segundos,tu me hiciste ver el cielo aun mas profundo,junto a ti creo que aumente mas de tres kilos con tus tantos dulces besos repartidos, desarrollaste mi sentido del olfato y fue por ti que aprendi a querer a los gatos ,despegaste del cemento mis zapatos para escapar los dos volando un rato.Pero olvidaste una final instruccion porque aun no se como vivir sin tu amor.Y descubri lo que significa una rosa,me enseñaste a decir mentiras piadosas para poder verte a horas no adecuadas y a reemplazar palabras por miradas y fue por ti que escribi mas de cien canciones y hasta perdone tus equivocaciones y conoci mas de mil formas de besar y fue por ti que descubri lo que es amar.