inspiracions

Venga y tóqueme, llene de piel esas manos; acarícieme, sacie con todo su ser la sed de hacerme suya; béseme, que no haya ningún rincón donde sus labios no hayan pasado; míreme, que sus ojos reconozcan el momento. Finalmente, siénteme, porque después de ello, no habrá más reconfortante y decepcionante recuerdo, donde sus manos estén llenas y vacías al final de la noche
—  Naye Barahona x