inflacion

“No vengo a la escuela porque no tengo nada para comer”

La escena se ha repetido una y otra vez en los últimos meses en varios colegios de Venezuela. Niños que acuden a las aulas con el estómago vacío debido a que en sus casas no hay nada o muy poco que comer. 

La situación en el país es dramática, con miles de familias que esperan largas colas en los supermercados para intentar llevarse todo lo que puedan a casa, aunque normalmente de forma infructuosa. Porque en Venezuela faltan productos de primera necesidad  y la alta inflación está castigando con dureza los empobrecidos bolsillos venezolanos.

Venezolanos haciendo cola en un supermercado (Reuters).

Hace unos días, una maestra lo denunciaba en el Facebook, pero lo cierto es que los ejemplos son muy numerosos: los niños faltan a clase porque no pueden comer, los que sí van suelen hacerlo con cara de hambre y sin haber ingerido las tres comidas diarias que son recomendables para tener una dieta equilibrada. 

Mensajes de los maestros en las redes (Facebook).

Y por supuesto y en una mínima parte están los que sí que tienen merienda y en ocasiones la comparten con sus compañeros. Y es que la solidaridad y generosidad del pueblo de Venezuela se ha multiplicado a medida que las dificultades se han ido implantando.

Frases como ‘cuando llegamos al final de la cola ya no había comida” o “no vine a la escuela porque no había comida en casa” se han convertido en excusas frecuentes que usan los pequeños para explicar sus reiteradas ausencias a las aulas, tal y como cuenta Efecto Coyuco.

“Hay niños que se desmayan o se ponen pálidos. Llamamos a los padres y con mucha vergüenza vienen a buscarlos. No dicen nada de que no han comido, se quedan callados”, cuenta Miriam López, directora de uno de los centros.

Lo peor es que la situación no deja de empeorar con el paso de los meses. Si antes la mayor preocupación era que los niños no realizaban todas las comidas del día, ahora hay que añadirle los efectos que empieza a tener en su salud; y es que los desmayos, los dolores de cabeza o el vacío en las tripas están a la orden del día.

El programa de Alimentación Escolar, creado en 1996 y que fue sustituido por la Corporación Nacional de Alimentación Escolar en noviembre de 2015, se muestra incapaz de suministrar los insumos a las escuelas. Si antes se daba desayuno y almuerzo, ahora apenas cubre el 30% de las necesidades que además no llega  a todos los estudiantes. 

Ya el 12% de los encuestados no pueden permitirse tres platos al día, mientras que la dieta se basa en carbohidratos, que llenan más, con claros déficits de nutrientes y de alimentos como legumbres o carne. Los problemas en Venezuela también alcanzan a los niños.

Javier Taeño (@javiertaeno)

youtube

El monstruo de la inflación. (3'02’’)

Video que explica graficamente las consecuencias de la inflación en la economía de un país. Se habla sobre el caso de Argentina, pero viene a ser parecido en el resto de países.

Venezuela 2015: el poschavismo devolverá a la miseria a los que dijo sacar de la pobreza

   El sueño chavista quedará reducido a cenizas. En los próximos meses veremos como se apagan los últimos petardos y cohetones de estos 15 años de fuegos artificiales. El pueblo asistirá al fin de la función de ese gran mago, ese gran embaucador que fue Hugo Chávez Frías. Sin más polvora que quemar, sin nuevos trucos, el pueblo podrá ver lo que queda después de esta gran traca de fuegos de artificio. Es decir; olor a polvora, cartuchos quemados y el inicio de una larga noche oscura. Ahí estamos, en el inicio de una noche sin estrellas.

External image

   Nos quedan unas semanas de prorroga, de anaqueles medio llenos y bolsillos repletos de depauparados bolívares, más nada. La última estrella que veremos pasar será la que va camino de Belen guiando a unos Reyes Magos llegados de Oriente. Después de eso un futuro malo, sin paliativos.

   El régimen venezolano, sin nuevos trucos, sigue inventando enemigos y guerras ficticias. La prensa oficialista sigue titulando en futuro, siempre dice todo lo que se hará, la prensa oficialista vive en un futuro prometido que nunca llegó y que no llegará. Sus periodistas son meros sacerdotes que pregonan unas mejoras que no son tales, burdos trileros a sueldo, comediantes de tercera.

   El teatro se está cayendo. Todos lo sabemos. Venezuela es un país plagado de desgracias en las que ya no hay noticias. Las calamidades, al ser cotidianas, dejaron de ser hechos noticiosos. Ya no hablamos de lo que no hay, ni nos inmutamos ante las colas, nos encogemos de hombros ante una masacre que deja 25 fallecidos en la carcel, el asesinato de dos niñas de 14 años no pasa de ser una pequeña nota al final del periódico, el chikungunya se normalizó, los accidentes de tránsito ni se publican, sobre corrupción hasta da pereza leer. No hay precio lo suficientemente alto para sorprendernos, pagamos lo que se nos pide. Agotados, perdimos la capacidad de asombrarnos.

    Y lo peor está por venir. El 98 por ciento de los ingresos de Venezuela se deben a la exportación de petróleo. Este 2014 ha sido un desastre con el precio del barril por encima de los 100 dólares. ¿Cómo será el 2015 con un petróleo que ya está por debajo de los 70 dólares? Los expertos hablan de mayor escasez, de una inflación de entre el 120 y el 190 por ciento, de una contracción económica de hasta el 4 por ciento. Es decir, pasaremos de tener una población pobre a vivir en la miseria. Hoy el dolar se cotiza en el mercado paralelo a 143,82 BsF, el euro a 178 BsF. El salario mínimo está en 4.889 Bsf es decir, 34 dólares o 28 euros.

   La función terminó. El prometido paraiso chavista va a dar lugar a la más tenebrosa pesadilla. En los próximos meses el régimen venezolano se enfrenta a una decisión crucial para su futuro:

   Por un lado puede solicitar ayuda internacional para desmontar todo este modelo de controles que obstaculizan una economía de mercado. Es decir, liberar el control de cambio y lanzarse en brazos del FMI y sus odiadas recetas. Eso conlleva sincerarse ante la población y decirle que eso del socialismo era de broma, que solo fue un fuego de artificio para ganar simpatía y justificar lo injustificable. Reconocer que no hay guerra económica, que se equivocaron pero que ahora lo van a hacer bien. En todo caso de la inflación y la escasez en el 2015 no nos salvaría nadie ni con FMI.

   La otra opción es profundizar el modelo en la dirección comunista clásica. Es decir, ir tomando el control de las empresas que tiran la toalla. Importar lo poco que se pueda importar y repartirlo a lo largo de las colas mediante la Guardia Nacional. Seguir repartiendo cada vez menos dólares con discrecionalidad e intentando salvar sectores o empresas concretas mientras el resto del país se dedica la economía informal y a hacer cola. En este caso veremos como la escasez se catapultaría a cotas impensables, la inflación se disparará más todavía y la mayor parte del país se volverá improductivo. En este caso Cubazuela se volvería la nueva realidad poschavista.

   Llegó el momento de la verdad, ya no hay medias tintas. Si se decide tomar la primera vía el poschavismo tiene los días contados. El gobierno no tienen la capacidad de hacer semejante viraje, simplemente no saben. Si por el contrario deciden seguir con la política actual el sector privado acabará de colapsar antes de final de año y Venezuela se sumergirá en un neototalitarismo comunista.

    En ambos casos el uso del aparato represivo del estado se ira incrementando para controlar el enorme descontento que va haciéndose patente en la población. Asímismo, al no ejercer el estado el monopolio de la violencia (a diferencia de Cuba), la inseguridad, el caos y la anarquía seguirán en aumento independientemente de cual sea el camino.

   Hay quien ve las elecciones de 2015 como la gran oportunidad. Veremos. Me temo que las condiciones para presentarse serán tan draconianas como inadmisibles. Sin medios de comunicación, sin una sola televisión, sin libertad de prensa y con persecución política se va a hacer hasta dificil denunciar el ventajismo gubernamental. Esas maquinas captahuellas que van llegando al país son la mejor herramienta de coacción que ha inventado el gobierno. La oposición se verá en la obligación de legitimar unas elecciones y unos comportamientos inasumibles en cualquier otro lugar. Entrampada al participar en un juego injusto.

   Al resto del mundo le daremos igual, no les importabamos con un barril a 100, imaginate cuando llegue a 60. Hasta los viejos aliados del chavismo agradecerán ver la desaparición de la soberbia venezolana en el escenario internacional. Venezuela pasará de gran faro de esperanza a verguenza internacional de la que ahora reniegan sus hasta hace poco fieles lacayos de la izquierda progresista internacional. Los mismos que jaleaban al fallecido lider repleto de petrodólares ahora levantan pasiones y banderas de esperanza en otras latitudes. Van cargados de cohetes y petardos para deslumbrar a nuevas masas de desesperanzados.

    Al final del 2015 veremos como el socialismo del siglo XXI devolverá a muchas más personas a la miseria que las que rescató de la pobreza. Veremos si lo hace en medio de una economía de mercado o en un sistema comunista. Veremos si todavía quedarán atisbos de democracía o en el denominado estado comunal. Veremos. Algún día amanecerá y veremos.

youtube
Fedecámaras: aumento de precios no garantizará la existencia de rubros

Francisco Martínez, presidente de Fedecámaras, calificó como positiva la medida de aumento de precios anunciada por el Gobierno Nacional, sin embargo, expresó que los controles han sido uno de los causantes del desabastecimiento.

“Por fin el Gobierno Nacional se dio cuenta de que hay que nivelar los precios, aunque nos sigue preocupando el hecho de que siguen un patrón de costos férreos en el país y que este control estricto es lo que ha llevado a los niveles de desabastecimiento, porque no sabemos cuál es el horizonte que va a aguantar una medida como ésta”, dijo. 

Asimismo, indicó que en este momento se requiere de un sistema eficiente el cual permita la formación de los precios en función de la realidad del mercado, para así estimular la producción de bienes y servicios.

Sin embargo, el presidente de Fedecámaras, afirmó que el aumento de precios no garantizará la existencia de los rubros en el mercado. “No es garantía de que ahora se comiencen a conseguir los productos. Esto es una garantía para las empresas, que pueden comenzar a producir sin perder dinero, eso reactiva la posibilidad de producir; pero esto debe venir acompañado de medidas muy importantes como las que tienden a reponer los inventarios, en especial aquellas cadenas que requieren de insumos importados”, aseveró. 

¡IMPERDIBLE John Oliver habló de Venezuela en “Last Week Tonight”

Para nadie es sorpresa que nuestro país se encuentra en una situación muy difícil y cada vez está empeorando. Pero hace algunos días comediante inglés y host del programa “Last Week Tonight”, John Oliver, dedicó todo un segmento para hablar de la situación del país. En esta ocasión el comediante británico aprovechó su exitoso programa…

¡IMPERDIBLE John Oliver habló de Venezuela en “Last Week Tonight” Publicado por ZigmaZ