incunable

6

Holy Books, Hole-y Books

Just like marginalia, holes in the pages of books come from diverse sources. However, it seems that insect actions in some form or another are the cause of the majority of the damage!

In the first set of images, the holes in the vellum actually come from bug bites that occurred before the death of the animal. Such holes wouldn’t become visible until the animal’s hide was stretched, and as vellum was (and is!) such an expensive commodity, some late-presenting holes wasn’t always enough to put off medieval bookmakers. The holes in the 5th image probably come from a similar source.

The 3rd and 4th images show holes made by a human hand. It’s unclear why this manuscript was so thoroughly mutilated, although it’s likely that it fell victim to an illumination collector from the Victorian era or earlier. Such collectors had no qualms about cutting up an manuscript to extract illuminations and decorative initials, sometimes pasting them into scrapbooks. This kind of mutilation can also occur when teachings or sentiments within the text fall out of favor, and owners want to make sure their books don’t contain anything offensive.

The final image shows holes from the librarian’s old nemesis, the bookworm. A whole family of bookworms had quite a good time chowing down on the paper of this Incunable page! These holes were clearly made after the book was made, as the bookworms managed to tunnel through about half of the book before giving up.

(MS Hunter 85, MS Hunter 279, MS Hunter 366, and MU7-x.5 from the University of Glasgow special collections)

2

I need to hype about this here as well because OH MY GOD!!!

I’M SO HAPPY TO BE IN THE UNIVERSITY I AM IN RIGHT NOW!
I’m taking a course on book history, meaning the history of the book as an object, how books have been made, who owned them, who sold them etc.
And today we had a guided tour of our university’s own library, and were given an introduction to the older and most book historically interesting pieces in the collection.
And holy fucking shit.
The book in the pictures.
The pages are from an incunable.
An incunable is a book printed in Europe before the 1500s, meaning the pages have been printed with one metal cast molded sheet stamp thing, instead of the more efficient way invented in the 1500s where you’d stack these metal letters and stuff to make a page, print the page, and arrange the letters again for a new one. Those pages are from the 1400s. 600 years old.
And I was allowed to touch them.

BUT THAT’S NOT ALL
YOU SEE THE COVER?
NEWSTEAD ABBEY ONCE BELONGED TO THE BYRON FAMILY. THIS HAS BEEN IN THEIR LIBRARY.
SO IT’S VERY LIKELY THAT LORD GODDAMN FUCKING BYRON MIGHT HAVE HELD THIS BOOK IN HIS HANDS.

I AM SO HAPPY RIGHT NOW

Pretty medieval manuscript of the day is a fifteenth century incunable with a fragment of a vellum manuscript used in the pastedown of the binding.

Image source: National Library of New Zealand. No known copyright restrictions. Image accessed via Flickr Commons.

words to keep ⇛ the 'in' edition (part 1)
  • Here are a list of words and their definition every writer should know the meaning of/know how to use in their writing. All of these words begin with in.
  • Please like/reblog if this helped you! I compiled the list myself, and all definitions came from the Dictionary application on Macs.
  • Inability: the state of being unable to do something
  • Inaccessible: unable to be reached
  • Inaccurate: not accurate
  • Inadequate: lacking the quality or quantity required
  • Inadvertently: without intention; accidentally
  • Inane: silly; stupid
  • Inanimate: not alive, esp. not in the manner of animals and humans
  • Inapparent: causing no noticeable signs or symptoms
  • Inapplicable: not relevant or appropriate
  • Inapposite: out of place; inappropriate
  • Inapt: not suitable or appropriate in the circumstances
  • Inarguably:
  • Inarticulate: unable to speak distinctly or express oneself clearly
  • Inartistic: having or showing a lack of skill or talent in art
  • Inattentive: not paying attention to something
  • Inaudibly: unable to be heard
  • Inaugurate: begin or introduce (a system, policy, or period)
  • Inauspicious: not conducive to success; unpromising
  • Inauthentic: not in fact what it is said to be
  • Inborn: existing from birth
  • Inbound: traveling toward a particular place, esp. when returning to the original point of departure
  • Inbred: produced by inbreeding
  • Inbuilt: existing as an original or essential part of something or someone
  • Incalculable: too great to be calculated or estimated
  • Incandescent: emitting light as a result of being heated
  • Incantation: a series of words said as a magic spell or charm
  • Incapability: (incapable of) unable to do or achieve (something)
  • Incapacitate: prevent from functioning in a normal way
  • Incarcerate: imprison or confine
  • Incarnation: a person who embodies in the flesh a deity, spirit, or abstract quality
  • Incendiary: (of a device or attack) designed to cause fires
  • Incentive: a thing that motivates or encourages one to do something
  • Incept: graduate from a university with an academic degree
  • Inception: the establishment or starting point of an institution or activity
  • Inceptives: relating to or marking the beginning of something; initial
  • Incertitude: a state of uncertainty or hesitation
  • Incessantly: without interruption; constantly
  • Inchoate: just begun and so not fully formed or developed; rudimentary
  • Incidence: the occurrence, rate, or frequency of a disease, crime, or something else undesirable
  • Incinerate: destroy (something, esp. waste material) by burning
  • Incipient: in an initial stage; beginning to happen or develop
  • Incircle: a circle inscribed in a triangle or other figure so as to touch (but not cross) each side
  • Incise: mark or decorate (an object or surface) with a cut or a series of cuts
  • Incision: a surgical cut made in skin or flesh
  • Incisive: (of a person or mental process) intelligently analytical and clear-thinking
  • Incisor: a narrow-edged tooth at the front of the mouth, adapted for cutting. In humans there are four incisors in each jaw.
  • Incisure/Incisura: a deep indentation or notch in an edge or surface
  • Incite: encourage or stir up (violent or unlawful behavior)
  • Inclement: (of the weather) unpleasantly cold or wet
  • Inclination: a person’s natural tendency or urge to act or feel in a particular way; a disposition or propensity
  • Inclose/Enclose: surround or close off on all sides
  • Inclusion: the action or state of including or of being included within a group or structure
  • Inclusionary: designed or intended to accommodate diversity in age, income, race, or some other category
  • Inclusive: including or covering all the services, facilities, or items normally expected or required
  • Incognisance: lacking knowledge or awareness
  • Incoherence: (of spoken or written language) expressed in an incomprehensible or confusing way; unclear
  • Incombustible: (esp. of a building material or component) consisting or made of material that does not burn if exposed to fire
  • Incommensurable: not able to be judged by the same standard as something; having no common standard of measurement
  • Incommodious: causing inconvenience or discomfort
  • Incommunicable: not able to be communicated to others
  • Incomparable: without an equal in quality or extent; matchless
  • Incompetence: inability to do something successfully; ineptitude
  • Incomprehensible: not able to be understood; not intelligible
  • Incomputable: unable to be calculated or estimated
  • Inconceivable: not capable of being imagined or grasped mentally; unbelievable
  • Inconclusive: not leading to a firm conclusion; not ending doubt or dispute
  • Incongruent: incongruous; incompatible
  • Incongruous: not in harmony or keeping with the surroundings or other aspects of something
  • Inconsecutive: not in order or following continuously
  • Inconsequent: not connected or following logically; irrelevant
  • Inconsiderable: of small size, amount, or extent
  • Inconsolable: (of a person or their grief) not able to be comforted or alleviated
  • Inconsonant: not in agreement or harmony; not compatible
  • Inconspicuous: not clearly visible or attracting attention; not conspicuous
  • Incontestable: not able to be disputed
  • Incontrovertible: not able to be denied or disputed
  • Inconvertible: not able to be changed in form, function, or character
  • Incoordination: lack of coordination, esp. the inability to use different parts of the body together smoothly and efficiently
  • Incorporate: take in or contain (something) as part of a whole; include
  • Incorporeal: not composed of matter; having no material existence
  • incorrigible: (of a person or their tendencies) not able to be corrected, improved, or reformed
  • Incrassate: thickened in form or consistency
  • Increasingly: to an increasing extent; more and more
  • Incredulous: (of a person or their manner) unwilling or unable to believe something
  • Incriminating: make (someone) appear guilty of a crime or wrongdoing; strongly imply the guilt of (someone)
  • Incubate: (of a bird) sit on (eggs) in order to keep them warm and bring them to hatching
  • Inculcate: instill (an attitude, idea, or habit) by persistent instruction
  • Incunable: one book in a collection of incunabula
  • Incurable: (of a sick person or a disease) not able to be cured
  • Incursion: an invasion or attack, esp. a sudden or brief one
  • Incurvate: curve inward
  • Incus: a small anvil-shaped bone in the middle ear, transmitting vibrations between the malleus and stapes
  • Incuse: an impression hammered or stamped on a coin
3

Last week the Art / Classics course “Intro to Ancient and Medieval Art” came to the Library to look at some of our manuscript and incunable leaves.  This was a great opportunity for students to get hands-on experience working with these materials, which included some of the new pages that we discovered just last spring!

One of the works they looked at was a ca.1300 leaf from the Codex Justinianus.  This is a great example I like to use in instruction because its condition leads students to think about the production and use of manuscripts, and the life of a leaf, from creation up to our acquiring it for our collections.  This has great examples of illumination, marginalia (contemporaneous to its creation as well as later), the leaf’s subsequent use in the binding of a 16th c. work, and even (presumably) evidence of nibbling mice.

And bonus:  a student pointed out this great little doodle, which I hadn’t noticed before.

50 Sombras De Luque ~ Adaptación

Capítulo 24

Samuel está en una jaula con barrotes de acero. Lleva sus vaqueros gastados y rajados, el pecho y los pies deliciosamente desnudos, y me mira fijamente. Tiene grabada en su hermoso rostro esa sonrisa suya de saber algo que los demás no saben, y sus ojos son de un café intenso. En las manos lleva un cuenco de fresas. Se acerca con atlética elegancia al frente de la jaula, mirándome fijamente. Coge una fresa grande y madura y saca la mano por entre los barrotes.

—Come —me dice, sus labios acariciando cada sonido de la palabra.

Intento acercarme a él, pero estoy atado, una fuerza invisible me retiene sujetándome por la muñeca. Suéltame.

—Ven, come —dice, regalándome una de sus deliciosas sonrisas de medio lado.

Tiro y tiro… ¡suéltame! Quiero chillar y gritar, pero no me sale ningún sonido. Estoy mudo. Samuel estira un poco más el brazo y la fresa me roza los labios.

—Come, Guillermo.

Su boca pronuncia mi nombre alargando de forma sensual cada sílaba.

Abro la boca y muerdo, la jaula desaparece y dejo de estar atado. Alargo la mano para acariciarlo, pasear los dedos por los finos vellos de su pecho.

—Guillermo.

No… Gimo.

—Vamos, cariño.

No… Quiero acariciarte.

—Despierta.

No. Por favor… Abro a regañadientes los ojos una décima de segundo. Estoy en la cama y alguien me besuquea la oreja.

—Despierta, nene —me susurra, y el efecto de su voz dulce se extiende como caramelo caliente por mis venas.

Es Samuel. Dios… aún es de noche, y el recuerdo de mi sueño persiste, desconcertante y tentador, en mi cabeza.

—Ay, nooo… —protesto.

Quiero volver a su pecho, a mi sueño. ¿Por qué me despierta? Es de madrugada, o eso parece. Madre mía. ¿No querrá sexo ahora?

—Es hora de levantarse, nene. Voy a encender la lamparita —me dice en voz baja.

—No —protesto de nuevo.

—Quiero perseguir el amanecer contigo —dice besándome la cara, los párpados, la punta de la nariz, la boca, y entonces abro los ojos. La lamparita está encendida—. Buenos días, princeso —murmura.

Protesto, y él sonríe.

—No eres muy madrugador —susurra.

Deslumbrado por la luz, entreabro los ojos y veo a Samuel inclinado sobre mí, sonriendo. Divertido. Divertido conmigo. ¡Vestido! De negro.

—Pensé que querías sexo —me quejo.

—Guillermo, yo siempre quiero sexo contigo. Reconforta saber que a ti te pasa lo mismo —dice con sequedad.

Lo miro mientras mis ojos se adaptan a la luz y aún lo veo risueño… menos mal.

—Pues claro que sí, solo que no tan tarde.

—No es tarde, es temprano. Vamos, levanta. Vamos a salir. Te tomo la palabra con lo del sexo.

—Estaba teniendo un sueño tan bonito —gimoteo.

—¿Con qué soñabas? —pregunta paciente.

—Contigo.

Me ruborizo.

—¿Qué hacía esta vez?

—Intentabas darme de comer fresas.

En sus labios se dibuja un conato de sonrisa.

—El doctor Atkin tendría para rato con eso. Levanta, vístete. No te molestes en ducharte, ya lo haremos luego.

¡Lo haremos!

Me incorporo y la sábana resbala hasta mi cintura, dejando al descubierto mi cuerpo. Él se levanta para dejarme salir de la cama y me mira con deseo.

—¿Qué hora es?

—Las cinco y media de la mañana.

—Pues parece que sean las tres.

—No tenemos mucho tiempo. Te he dejado dormir todo lo posible. Vamos.

—¿No puedo ducharme?

Suspira.

—Si te duchas, voy a querer ducharme contigo, y tú y yo sabemos lo que pasará, que se nos irá el día. Vamos.

Está emocionado. Su rostro resplandece de ilusión y nerviosismo, como el de un niño. 

Me hace sonreír.

—¿Qué vamos a hacer?

—Es una sorpresa. Ya te lo he dicho.

No puedo evitar mirarlo con una amplia sonrisa.

—Vale.

Salgo de la cama y busco mi ropa, que, cómo no, está perfectamente doblada en la silla que hay junto a la cama. Además, me ha dejado uno de sus boxers de algodón, de Ralph Lauren, nada menos. Me los pongo, y me sonríe. Mmm, otra prenda íntima de Samuel De Luque, otro trofeo más que añadir a mi colección, junto con el coche, el iPhone, el Mac, su americana negra y un juego de valiosos incunables. Cabeceo al pensar en su generosidad, y frunzo el ceño cuando me viene a la mente una escena de Tess: la de las fresas. Me recuerda a mi sueño. Al infierno el doctor Atkin, hasta Freud tendría para rato con eso, y luego probablemente moriría intentando desentrañar a mi Cincuenta Sombras.

—Te dejo tranquilo un rato ahora que ya te has levantado.

Samuel se va al salón y yo voy al baño. Tengo necesidades que atender y quiero lavarme un poco. Siete minutos después estoy en el salón, aseado, peinado y vestido con mis vaqueros, mi camisa y la ropa interior de Samuel De Luque. Samuel me mira desde la mesita de comedor en la que está desayunando. ¡Desayunando! A estas horas.

—Come —dice.

Madre mía… mi sueño. Me lo quedo mirando, recordando sus labios y su lengua al pronunciar mi nombre. Mmm, esa lengua experimentada…

—Guillermo —me dice muy serio, sacándome de mi ensoñación.

Realmente es demasiado temprano para mí. ¿Cómo manejo esta situación?

—Tomaré un poco de té. ¿Me puedo llevar un cruasán para luego?

Me mira con recelo y le sonrío con ternura.

—No me agües la fiesta, Guillermo —me advierte en voz baja.

—Comeré algo luego, cuando se me haya despertado el estómago. Hacia las siete y media, ¿vale?

—Vale.

Y me lanza una miradita suspicaz.

En serio… Tengo que esforzarme mucho para no ponerle mala cara.

—Me dan ganas de ponerte los ojos en blanco.

—Por favor, no te cortes, alégrame el día —me dice muy serio.

Miro al techo.

—Bueno, unos azotes me despertarían, supongo.

Frunzo los labios en silenciosa actitud pensativa.

Samuel se queda boquiabierto.

—Por otra parte, no quiero que te calientes y te molestes por mí.

El ambiente ya está bastante caldeado aquí. Me encojo de hombros con aire indiferente. Samuel cierra la boca y se esfuerza en vano por parecer disgustado. Veo asomar la sonrisa al fondo de sus ojos.

—Como de costumbre, es usted muy difícil, señor Díaz. Bébete el té.

Veo la etiqueta de YORKSHIRE y se me alegra el corazón. ¿Ves?, sí que le importas, me dice por lo bajo mi subconsciente. Me siento y lo miro, embebiéndome de su belleza. ¿Alguna vez me saciaré de este hombre?


Cuando salimos de la habitación, Samuel me lanza una sudadera.

—La vas a necesitar.

Lo miro perplejo.

—Confía en mí.

Sonríe, se inclina y me da un beso rápido en los labios, luego me coge de la mano y nos vamos.

Fuera, al relativo frío de la tenue luz que precede al alba, el aparcacoches le entrega a Samuel las llaves de un coche deportivo de capota de lona. Miro arqueando una ceja a Samuel, y él me sonríe satisfecho.

—A veces es genial que sea quien soy, ¿eh? —dice con una sonrisa cómplice que no puedo evitar emular.

Cuando está contento y relajado, es un encanto. Me abre la puerta con una reverencia exagerada y subo. Está de excelente humor.

—¿Adónde vamos?

—Ya lo verás.

Sonriente, arranca el coche y salimos a Savannah Parkway. Programa el GPS, luego pulsa un botón en el volante y una pieza clásica orquestal inunda el vehículo.

—¿Qué es? —pregunto mientras el sonido dulcísimo de un centenar de violines nos envuelve.

—Es de La Traviata, una ópera de Verdi.

Madre mía, es preciosa.

—¿La Traviata? He oído hablar de ella, pero no sé dónde. ¿Qué significa?

Samuel me mira de reojo y sonríe.

—Bueno, literalmente, «la descarriada». Está basada en La dama de las camelias, de Alejandro Dumas.

—Ah, la he leído.

—Lo suponía.

—La desgraciada cortesana. —Me estremezco incómodo en el mullido asiento de cuero. ¿Intenta decirme algo?—. Mmm, es una historia deprimente —murmuro.

—¿Demasiado deprimente? ¿Quieres poner otra cosa? Está sonando en el iPod.

Samuel exhibe otra vez su sonrisa secreta.

No veo el iPod por ninguna parte. Toca la pantalla del panel de mandos que hay entre los dos y, tachán, aparece la lista de temas.

—Elige tú.

Esboza una sonrisa y sé de inmediato que es un desafío.

El iPod de Samuel… esto va a ser interesante. Me muevo por la pantalla y encuentro la canción perfecta. Le doy al «Play». Jamás habría imaginado que él pudiera ser fan de Britney. El ritmo electrónico y bailable nos sobresalta, y Samuel baja el volumen. Igual es demasiado temprano para esto: Britney en su faceta más sensual.

—Con que «Toxic», ¿eh? —sonríe Samuel.

—No sé por qué lo dices —respondo haciéndome el inocente.

Baja un poco más la música y, en mi interior, me abrazo a mí mismo. El dios que llevo dentro se ha subido al podio y espera su medalla de oro. Ha bajado la música. ¡Victoria!

—Yo no he puesto esa canción en mi iPod —dice en tono despreocupado, y pisa tan fuerte el pedal que, cuando el coche acelera por la autovía, me voy hacia atrás en el asiento.

¿Qué? El muy capullo sabe bien lo que hace. ¿Quién la ha puesto? Y encima tengo que seguir oyendo a Britney, que parece que no va a callarse nunca. ¿Quién, quién?

Termina la canción y el iPod, en modo aleatorio, pasa a un tema tristón de Damien Rice. ¿Quién? ¿Quién? Miro por la ventanilla, con el estómago revuelto. ¿Quién?

—Fue Michael —responde a mis pensamientos no manifiestos.

¿Cómo lo hace?

—¿Michael?

—Un ex, él puso la canción en el iPod.

Damien gorjea de fondo y yo me quedo pasmado. Un ex… ¿ex sumiso? Un ex…

—¿Uno de los quince?

—Sí.

—¿Qué le pasó?

—Lo dejamos.

—¿Por qué?

Oh, Dios. Es demasiado temprano para esta clase de conversación. Pero parece relajado, hasta feliz, y lo que es más, hablador.

—Quería más.

Su voz suena profunda, introspectiva incluso, y deja la frase suspendida entre los dos, terminándola de nuevo con esa poderosa palabrita.

—¿Y tú no? —le suelto antes de poder activar mi filtro de pensamientos.

Mierda, ¿acaso quiero saberlo?

Niega con la cabeza.

—Yo nunca he querido más, hasta que te conocí a ti.

Doy un respingo, anonadado. ¿No es eso lo que yo quiero? ¡Él también quiere más! ¡Quiere más! El dios que llevo dentro se ha bajado del podio de un salto mortal y se ha puesto a dar volteretas laterales por todo el estadio. No soy solo yo.

—¿Qué pasó con los otros catorce? —pregunto.

Venga, está hablando, aprovéchate.

—¿Quieres una lista? ¿Divorciada, decapitada, muerta?

—No eres Enrique VIII.

—Vale. Sin seguir ningún orden en particular, solo he tenido relaciones largas con tres mujeres y un hombre, aparte de Caroline.

—¿Caroline?

—Para ti, la señora Robinson.

Esboza esa sonrisa suya del que sabe algo que los demás ignoran.

¡Caroline! Vaya. La malvada tiene nombre, y de resonancias exóticas. De pronto imagino a una espléndida vampiresa de piel clara, pelo negro como el azabache y labios de un rojo rubí, y sé que es hermosa. No debo obsesionarme. No debo obsesionarme.

—¿Qué fue de esos cuatro? —pregunto para distraer mi mente.

—Qué inquisitivo, qué ávido de información, señor Díaz —me reprende en tono burlón.

—Bueno, ¿qué pasó entonces con los otros cuatro? —pregunto.

—Una conoció a otro. Los otros tres querían… más. A mí entonces no me apetecía más.

—¿Y los demás? —insisto.

Me mira un instante y niega con la cabeza.

—No salió bien.

Vaya, un montón de información que procesar. Miro por el retrovisor del coche y detecto el suave crescendo de rosas y aguamarina en el cielo a nuestra espalda. El amanecer nos sigue.

—¿Adónde vamos? —pregunto, perplejo. Estamos en la interestatal 95 y nos dirigimos hacia el sur, es lo único que sé.

—Vamos a un campo de aviación.

—No iremos a volver a Seattle, ¿verdad? —digo alarmado.

No me he despedido de mi madre. Y además nos espera para cenar.

Se echa a reír.

—No, Guillermo, vamos a disfrutar de mi segundo pasatiempo favorito.

—¿Segundo? —lo miro ceñudo.

—Sí. Esta mañana te he dicho cuál era mi favorito.

Contemplo su magnífico perfil, ceñudo, devanándome los sesos.

—Disfrutar de ti, señor Díaz. Eso es lo primero de mi lista. De todas las formas posibles.

Ah.

—Sí, también yo lo tengo en mi lista de perversiones favoritas —murmuro ruborizándome.

—Me complace saberlo —responde con sequedad.

—¿A un campo de aviación, dices?

Me sonríe.

—Vamos a planear.

El término me suena vagamente. Me lo ha mencionado antes.

—Vamos a perseguir el amanecer, Guillermo.

Se vuelve y me sonríe mientras el GPS lo insta a girar a la derecha hacia lo que parece un complejo industrial. Se detiene a la puerta de un gran edificio blanco con un rótulo que reza BRUNSWICK SOARING ASSOCIATION. ¡Vuelo sin motor! ¿Es lo que vamos a hacer?

Samuel apaga el motor.

—¿Estás preparado para esto? —pregunta.

—¿Pilotas tú?

—Sí.

—¡Sí, por favor!

No titubeo. Sonríe, se inclina y me besa.

—Otra primera vez, señor Díaz —dice mientras sale del coche.

¿Primera vez? ¿Cómo que primera? La primera vez que pilota un planeador… ¡mierda! No, dice que ya lo ha hecho antes. Me relajo. Rodea el coche y me abre la puerta. El cielo ha adquirido un sutil tono opalescente, reluce y resplandece suavemente tras las esporádicas nubes de aspecto infantil. El amanecer se nos echa encima.

Cogiéndome de la mano, Samuel me lleva por detrás del edificio hasta una gran zona asfaltada donde hay aparcados varios aviones. Junto a ellos hay un hombre de cabeza rapada y mirada huraña, acompañado de Higgins.

¡Higgins! ¿Es que Samuel no va a ninguna parte sin él? Le dedico una sonrisa de oreja a oreja y él me la devuelve, amable.

—Señor De Luque, este es su piloto de remolque, el señor Mark Benson —dice Higgins.

Samuel y Benson se dan la mano e inician una conversación que suena muy técnica acerca de velocidad del viento, direcciones y cosas por el estilo.

—Hola, Higgins —digo tímidamente.

—Señor Díaz. —Me saluda con la cabeza y yo frunzo el ceño—. Guille —rectifica—. Ha estado de un humor de perros estos últimos días. Me alegro de que estemos aquí —me dice en tono conspirador.

Vaya, esto es nuevo. ¿Por qué? ¡No será por mí! ¡Jueves de revelaciones! Debe de haber algo en el agua de Savannah que les suelta la lengua a estos hombres.

—Guillermo —me llama Samuel—. Ven.

Me tiende la mano.

—Hasta luego.

Sonrío a Higgins, quien, tras un rápido gesto de despedida vuelve al aparcamiento.

—Señor Benson, este es mi novio, Guillermo Díaz.

—Encantado de conocerlo —murmuro mientras nos damos la mano.

Benson me dedica una espléndida sonrisa.

—Igualmente —dice, y distingo por su acento que es británico.

Le doy la mano a Samuel y noto que se me agarran los nervios al estómago. ¡Uau, vamos a hacer vuelo sin motor! Cruzamos con Mark Benson la zona asfaltada hasta la pista. Samuel y él siguen hablando. Yo capto lo esencial. Vamos a ir en un Blanik L-23, que, por lo visto, es mejor que el L-13, aunque esto es discutible. Benson pilotará una Piper Pawnee. Lleva ya unos cinco años pilotando planeadores. No entiendo nada, pero mirar a Samuel y verlo tan animado, tan en su elemento, es todo un placer.

El avión en cuestión es alargado, de líneas puras, y blanco con rayas naranjas. Tiene una pequeña cabina con dos asientos, uno delante del otro. Está sujeto mediante un largo cable blanco a un avión convencional pequeño de una sola hélice. Benson levanta la cubierta cóncava de plexiglás que enmarca la cabina para que podamos subir.

—Primero hay que ponerse los paracaídas.

¡Paracaídas!

—Ya lo hago yo —lo interrumpe Samuel, y le coge los arneses a Benson, que le sonríe amable.

—Voy a por el lastre —dice Benson, y se dirige al avión.

—Te gusta atarme a cosas —observo con sequedad.

—Señor Díaz, no tiene usted ni idea. Toma, mete brazos y piernas por las correas.

Hago lo que me dice, apoyándome en su hombro. Samuel se pone algo rígido, pero no se mueve. En cuanto he metido las piernas por las correas, me sube el paracaídas y meto los brazos por las de los hombros. Con destreza, me abrocha los arneses y aprieta todas las correas.

—Hala, ya estás —dice con aire tranquilo, pero le brillan los ojos—. Venga, adentro —me ordena.

Tan mandón como siempre… Me dispongo a sentarme atrás.

—No, delante. El piloto va detrás.

—Pero ¿verás algo?

—Veré lo suficiente. —Sonríe.

Creo que nunca lo había visto tan contento, mandón pero contento. Subo y me instalo en el asiento de cuero. Para mi sorpresa, es muy cómodo. Samuel se inclina hacia delante, me echa el arnés por los hombros, busca entre mis piernas el cinturón inferior y lo encaja en el que descansa sobre mi vientre. Aprieta todas las correas de sujeción.

—Mmm, dos veces en la misma mañana; soy un hombre con suerte —susurra, y me besa deprisa—. No va a durar mucho: veinte, treinta minutos a lo mucho. Las masas de aire no son muy buenas a esta hora de la mañana, pero las vistas desde allá arriba son impresionantes. Espero que no estés nervioso.

—Emocionado.

Le dedico una sonrisa radiante.

¿De dónde ha salido esa sonrisa tan ridícula? En realidad, una parte de mí está aterrada. El dios que llevo dentro se ha escondido bajo la manta detrás del sofá.

—Bien.

Me devuelve la sonrisa, acariciándome la cara, y luego desaparece de mi vista.

Lo oigo y lo siento instalarse a mi espalda. Me ha atado tan fuerte que no puedo ni volverme a mirarlo, claro… ¡Típico! Estamos casi a ras de suelo. Delante de mí hay un panel de indicadores y palancas, y una especie de manubrio grande que dejo bien quietecito.

Aparece Mark Benson, sonriente, comprueba mis correas, se inclina hacia delante y mira algo en el suelo de la cabina. Creo que es el lastre.

—Muy bien, todo en orden. ¿Es la primera vez? —me pregunta.

—Sí.

—Te va a encantar.

—Gracias, señor Benson.

—Llámame Mark. —Se vuelve hacia Samuel—. ¿Todo bien?

—Sí. Vamos.

Me alegro de no haber comido nada. Estoy nerviosísimo y dudo que a mi estómago le apeteciera mucho mezclar comida, nervios y paseo por los aires. Una vez más, me pongo en las manos expertas de este hermoso chico. Mark baja la cubierta de la cabina, se dirige tranquilamente al avión de delante y se sube a él.

La hélice de la Piper se pone en marcha y el estómago inquieto se me sube a la garganta. Dios… lo estoy haciendo. Mark entra despacio en pista y, cuando el cable se tensa, arrancamos nosotros también, de un tirón. Ya estamos en marcha. Oigo parlotear por la radio que tengo a mi espalda. Creo que es Mark dirigiéndose a la torre, pero no distingo lo que dice. Según va acelerando la Piper, nosotros también. Avanzamos a trompicones y la avioneta que llevamos delante aún no ha despegado. Dios, ¿es que no vamos a elevarnos nunca? De pronto, el estómago se me va de la boca y se me baja en picado a los pies: estamos en el aire.

—¡Allá vamos! —me grita Samuel desde atrás.

Estamos los dos solos, en nuestra burbuja. Solo oigo el viento que nos azota y el zumbido lejano del motor de la Piper. Me agarro al borde del asiento con las dos manos, tan fuerte que se me ponen blancos los nudillos. Nos dirigimos al oeste, hacia el interior, lejos del sol naciente, ganando altura, dejando atrás campos, bosques, viviendas y la interestatal 95.

Madre mía. Esto es alucinante; por encima de nosotros no hay más que cielo. La luz es extraordinaria, difusa y cálida, y recuerdo las divagaciones de Alex sobre «la hora mágica», una hora del día que adoran los fotógrafos. Es esta… justo después del amanecer, y yo estoy en ella, con Samuel.

De pronto, me acuerdo de la exposición de Alex. Mmm. Tengo que decírselo a Samuel. Me pregunto un instante cómo se lo tomará. Pero no voy a preocuparme de eso ahora; estoy disfrutando del viaje. Según vamos ascendiendo, se me taponan los oídos y el suelo queda cada vez más lejos. Qué paz. Entiendo perfectamente por qué le gusta estar aquí arriba. Lejos del iPhone y de toda la presión de su trabajo.

La radio crepita y Mark nos dice que estamos a mil metros de altitud. Joder, eso es muy alto. Miro a tierra y ya no puedo distinguir nada de allá abajo.

—Suéltanos —dice Samuel a la radio, y de pronto la Piper desaparece y con ella la sensación de arrastre que nos proporcionaba la avioneta.

Flotamos, flotamos sobre Georgia. Madre mía, qué emocionante. El planeador se ladea y gira al descender el ala, y nos dirigimos en espiral hacia el sol. Ícaro. Eso es. Vuelo cerca del sol, pero él está conmigo, y me guía. Me acelero de pensarlo. Describimos una espiral tras otra y las vistas con esta luz del día son espectaculares.

—¡Agárrate fuerte! —me grita, y volvemos a descender… solo que esta vez no para. De pronto me veo cabeza abajo, mirando al suelo a través de la cubierta de la cabina.

Grito como un poseso y estiro automáticamente los brazos, apoyando las manos en el plexiglás como para frenar la caída. Lo oigo reírse. ¡Cabrón! Pero su alegría es contagiosa, y también yo me río cuando endereza el planeador.

—¡Menos mal que no he desayunado! —le grito.

—Sí, pensándolo bien, menos mal, porque voy a volver a hacerlo.

Desciende en picado una vez más hasta ponernos cabeza abajo. Esta vez, como estoy preparado, me quedo colgando del arnés, y eso me hace reír como un bobo. Vuelve a nivelar el planeador.

—¿A que es precioso? —me grita.

—Sí.

Volamos, planeando majestuosamente por el aire, escuchando el viento y el silencio, a la luz de primera hora de la mañana. ¿Se puede pedir más?

—¿Ves la palanca de mando que tienes delante? —me grita ahora.

Miro la palanca que vibra entre mis piernas. Oh, no, ¿qué pretenderá que haga?

—Agárrala.

Mierda. Me va a hacer pilotar el planeador. ¡No!

—Vamos, Guillermo, agárrala —me insta con mayor vehemencia.

La agarro tímidamente y noto las cabezadas y guiñadas de lo que supongo que son los timones y las palas o lo que sea que mantenga esta cosa en el aire.

—Agárrala fuerte… mantenla firme. ¿Ves el dial de en medio, delante de ti? Que la aguja no se mueva del centro.

Tengo el corazón en la boca. Madre mía. Estoy pilotando un planeador… estoy planeando.

—Buen chico.

Samuel parece encantado.

—Me extraña que me dejes tomar el control —grito.

—Te extrañaría saber las cosas que te dejaría hacer, señor Díaz. Ya sigo yo.

Noto que la palanca se mueve de pronto y la suelto mientras descendemos en espiral varios metros; los oídos se me vuelven a taponar. El suelo está cada vez más cerca y parece que nos vamos a estrellar. Dios… es aterrador.

—BMA, habla BG N Papa Tres Alfa, entrando a favor del viento en pista siete izquierda a hierba, BMA —dice Samuel con su tono autoritario de siempre.

La torre le responde por la radio, pero no entiendo lo que dicen.

Planeamos de nuevo, describiendo un gran círculo, y vamos aproximándonos a tierra. Veo el campo de aviación, las pistas de aterrizaje, y sobrevolamos de nuevo la interestatal 95.

—Agárrate, cariño, que vienen baches.

Después de un círculo más, descendemos y, de repente, tocamos tierra con un breve golpetazo, y nos deslizamos sobre la hierba. Madre mía. Me castañetean los dientes mientras avanzamos dando tumbos a una velocidad alarmante, hasta que por fin nos detenemos. El planeador se bambolea, luego se ladea a la derecha.

Tomo una buena bocanada de aire mientras Samuel se agacha y levanta la cubierta de la cabina, baja y se estira.

—¿Qué tal? —me pregunta, y los ojos le brillan de un color grisáceo deslumbrante mientras se inclina para desabrocharme.

—Ha sido fantástico. Gracias —susurro.

—¿Ha sido más? —pregunta, con la voz teñida de esperanza.

—Mucho más —le digo, y sonríe.

—Vamos.

Me tiende la mano y salgo de la cabina. 

En cuanto salgo, me agarra y me estrecha contra su cuerpo. Hunde sus manos en mi pelo y tira de él para echarme la cabeza hacia atrás; desliza la otra mano hasta el final de la espalda. Me besa… un beso largo, vehemente y apasionado, invadiéndome la boca con su lengua. Su respiración se acelera, su ardor, su erección… Dios mío, que estamos en medio del campo. Pero me da igual. Le engancho el pelo, amarrándolo a mí. Lo deseo, aquí, ahora, en el suelo. Se aparta y me mira; sus ojos se ven ahora oscuros y luminosos a la luz de primera hora, repletos de sensualidad cruda y arrogante. Wow. Me deja sin aliento.

—Desayuno —susurra, haciéndolo sonar deliciosamente erótico.

¿Cómo puede hacer que unos huevos con beicon suenen a fruta prohibida? Es una destreza extraordinaria. Da media vuelta, me coge de la mano y nos dirigimos al coche.

—¿Y el planeador?

—Ya se ocuparán de él —dice con aire displicente—. Ahora vamos a comer algo.

Su tono no deja lugar a dudas.

¡Comer! Me habla de comida cuando lo único que me apetece de verdad es él.

—Vamos.

Sonríe.

Nunca lo he visto así, y es una auténtica gozada. Me sorprendo caminando a su lado, de la mano, con una sonrisa bobalicona pintada en la cara. Me recuerda a cuando tenía diez años y pasaba el día en Disneylandia con Mark. Era un día perfecto, y me parece que este también lo va a ser.


De nuevo en el coche, mientras volvemos a Savannah por la interestatal 95, rompo el silencio que nos invade.

—Me ha gustado que me presentaras a Mark como tu novio —digo.

—¿No es eso lo que eres? —dice arqueando una ceja.

—¿Lo soy? Pensé que tú querías un sumiso.

—Quería, Guillermo, y quiero. Pero ya te lo he dicho: yo también quiero más.

Madre mía. Empieza a ceder; me invade la esperanza y me deja sin aliento.

—Me alegra mucho que quieras más —susurro.

—Nos proponemos complacer, señor Díaz.

Sonríe satisfecho mientras nos detenemos en un International House of Pancakes.

—Un IHOP.

Le devuelvo la sonrisa. No me lo puedo creer. ¿Quién iba a decirlo? Samuel De Luque en un IHOP.

Son las ocho y media, pero el restaurante está tranquilo. Huele a fritanga dulce y a desinfectante. Uf, no es un aroma tentador.

Samuel me lleva hasta un cubículo.

—Jamás te habría imaginado en un sitio como este —le digo mientras nos sentamos.

—Mi padre solía traernos a uno de estos siempre que mi madre se iba a un congreso médico. Era nuestro secreto.

Me sonríe con los ojos brillantes, luego coge una carta, pasándose una mano por el cabello alborotado, y le echa un vistazo.

Ah, yo también quiero pasarle las manos por el pelo. Cojo una carta y la examino. Me doy cuenta de que estoy muerto de hambre.

—Yo ya sé lo que quiero —dice con voz grave y ronca.

Alzo la vista y me está mirando de esa forma que me contrae todos los músculos del vientre y me deja sin aliento, sus ojos oscuros y ardientes. Madre mía. Le devuelvo la mirada, con la sangre corriéndome rauda por las venas en respuesta a su llamada.

—Yo quiero lo mismo que tú —susurro.

Inspira hondo.

—¿Aquí? —me pregunta provocador arqueando una ceja, con una sonrisa perversa y la punta de la lengua asomando entre los dientes.

Madre mía… sexo en el IHOP. Su expresión cambia, se oscurece.

—No te muerdas el labio —me ordena—. Aquí, no; ahora no. —Su mirada se endurece momentáneamente y, por un instante, lo encuentro deliciosamente peligroso—. Si no puedo hacértelo aquí, no me tientes.

—Hola, soy Leandra. ¿Qué les apetece… tomar… esta mañana…? —farfulla al ver a don Guapísimo enfrente de mí.

Se pone como un tomate y, en el fondo, no me cuesta entenderla, porque a mí sigue produciéndome ese efecto. Su presencia me permite escapar brevemente de la mirada sensual de Samuel.

—¿Guillermo? —me pregunta, ignorándola, y dudo que nadie pudiera pronunciar mi nombre de forma más carnal que él en este momento.

Trago saliva, rezando para no ponerme del mismo color que la pobre Leandra.

—Ya te he dicho que quiero lo mismo que tú —respondo en voz baja, grave, y él me lanza una mirada voraz.

Uf, el dios que llevo dentro se desmaya. ¿Estoy preparado para este juego?

Leandra me mira a mí, luego a él, y después a mí otra vez. Está casi del mismo color que su resplandeciente melena pelirroja.

—¿Quieren que les deje unos minutos más para decidir?

—No. Sabemos lo que queremos.

En el rostro de Samuel se dibuja una sexy sonrisita.

—Vamos a tomar dos tortitas normales con sirope de arce y beicon al lado, dos zumos de naranja, un café cargado con leche desnatada y té inglés, si tenéis —dice Samuel sin quitarme los ojos de encima.

—Gracias, señor. ¿Eso es todo? —susurra Leandra, mirando a todas partes menos a nosotros.

Los dos nos volvemos a mirarla y ella se pone otra vez como un tomate y sale corriendo.

—¿Sabes?, no es justo.

Miro la mesa de formica y trazo dibujitos en ella con el dedo índice, procurando sonar desenfadado.

—¿Qué es lo que no es justo?

—El modo en que desarmas a la gente. A mí.

—¿Te desarmo?

Resoplo.

—Constantemente.

—No es más que el físico, Guillermo —dice en tono displicente.

—No, Samuel, es mucho más que eso.

Frunce el ceño.

—Tú me desarmas totalmente, señor Díaz. Por tu inocencia. Que supera cualquier barrera.

—¿Por eso has cambiado de opinión?

—¿Cambiado de opinión?

—Sí… sobre… lo nuestro.

Se acaricia la barbilla pensativo con sus largos y hábiles dedos.

—No creo que haya cambiado de opinión en sí. Solo tenemos que redefinir nuestros parámetros, trazar de nuevo los frentes de batalla, por así decirlo. Podemos conseguir que esto funcione, estoy seguro. Yo quiero que seas mi sumiso y tenerte en mi cuarto de juegos. Y castigarte cuando incumplas las normas. Lo demás… bueno, creo que se puede discutir. Esos son mis requisitos, señor Díaz. ¿Qué te parece?

—Entonces, ¿puedo dormir contigo? ¿En tu cama?

—¿Eso es lo que quieres?

—Sí.

—Pues acepto. Además, duermo muy bien cuando estás conmigo. No tenía ni idea.

Arruga la frente y su voz se apaga.

—Me aterraba que me dejaras si no accedía a todo —susurro.

—No me voy a ir a ninguna parte, Guillermo. Además… —Se interrumpe y, después de pensarlo un poco, añade—: Estamos siguiendo tu consejo, tu definición: compromiso. Lo que me dijiste por correo. Y, de momento, a mí me funciona.

—Me encanta que quieras más —murmuro tímidamente.

—Lo sé.

—¿Cómo lo sabes?

—Confía en mí. Lo sé.

Me sonríe satisfecho. Me oculta algo. ¿Qué?

En ese momento llega Leandra con el desayuno, poniendo fin a nuestra conversación. Me ruge el estómago, recordándome que estoy muerto de hambre. Samuel observa con enojosa complacencia cómo devoro el plato entero.

—¿Te puedo invitar? —le pregunto.

—Invitar ¿a qué?

—Pagarte el desayuno.

Resopla.

—Me parece que no —suelta con un bufido.

—Por favor. Quiero hacerlo.

Me mira ceñudo.

—¿Quieres castrarme del todo?

—Este es probablemente el único sitio en el que puedo permitirme pagar.

—Guillermo, te agradezco la intención. De verdad. Pero no.

Frunzo los labios.

—No te enfurruñes —me amenaza, con un brillo inquietante en los ojos.


Como era de esperar, no me pregunta la dirección de mi madre. Ya la sabe, como buen acosador que es. Cuando se detiene frente a la puerta de la casa, no hago ningún comentario. ¿Para qué?

—¿Quieres entrar? —le pregunto tímidamente.

—Tengo que trabajar, Guillermo, pero esta noche vengo. ¿A qué hora?

Hago caso omiso de la desagradable punzada de desilusión. ¿Por qué quiero pasar hasta el último segundo con este dios del sexo tan controlador? Ah, sí, porque me he enamorado de él y sabe volar.

—Gracias… por el más.

—Un placer, Guillermo.

Me besa e inhalo su sensual olor a Samuel.

—Te veo luego.

—Intenta impedírmelo —me susurra.

Le digo adiós con la mano mientras su coche se pierde en la luz del sol de Georgia. Llevo su sudadera y su ropa interior, y tengo mucho calor.

En la cocina, mi madre está hecha un manojo de nervios. No tiene que agasajar a un multimillonario todos los días, y está bastante estresada.

—¿Cómo estás, cariño? —pregunta, y me sonrojo, porque debe de saber lo que estuve haciendo anoche.

—Estoy bien. Samuel me ha llevado a planear esta mañana.

Confío en que ese nuevo dato la distraiga.

—¿A planear? ¿En uno de esos avioncitos sin motor?

Asiento con la cabeza.

—Woow.

Se queda sin habla, toda una novedad en mi madre. Me mira pasmada, pero al final se recupera y retoma la línea de interrogatorio inicial.

—¿Qué tal anoche? ¿Hablasteis?

Dios… Me pongo como un tomate.

—Hablamos… anoche y hoy. La cosa va mejorando.

—Me alegro.

Devuelve su atención a los cuatro libros de cocina que tiene abiertos sobre la mesa.

—Mamá, si quieres cocino yo esta noche.

—Ay, cielo, es un detalle por tu parte, pero quiero hacerlo yo.

—Vale.

Hago una mueca, consciente de que la cocina de mi madre es un poco a lo que salga. Igual ha mejorado desde que se mudó a Savannah con Bob. Hubo un tiempo en que no me habría atrevido a someter a nadie al suplicio de uno de sus platos, ni siquiera a… a ver, alguien a quien odie… ah, sí, a la señora Robinson, a Caroline. Bueno, quizá a ella sí. ¿Conoceré algún día a esa maldita mujer?

Decido enviarle un breve e-mail de agradecimiento a Samuel.

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 2014 10:20 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: Planear mejor que apalear

A veces sabes cómo hacer pasar un buen rato a un chico.
Gracias.

Guille x
_________________________________

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 10:24 EST
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Planear mejor que apalear

Prefiero cualquiera de las dos cosas a tus ronquidos. Yo también lo he pasado bien.
Pero siempre lo paso bien cuando estoy contigo.

Samuel De Luque
Presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 2014 10:26 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: RONQUIDOS

YO NO RONCO. Y si lo hiciera, no es muy galante por tu parte comentarlo.
¡Qué poco caballeroso, señor De Luque! Además, que sepas que estás en el Profundo Sur.

Guille
_________________________________

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 10:28 EST
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Somniloquia

Yo nunca he dicho que fuera un caballero, Guillermo, y creo que te lo he demostrado en numerosas ocasiones. No me intimidan tus mayúsculas CHILLONAS. Pero reconozco que era una mentirijilla piadosa: no, no roncas, pero sí hablas dormido. Y es fascinante.
¿Qué hay de mi beso?

Samuel De Luque
Sinvergüenza y presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________


Maldita sea. Sé que hablo en sueños. Frank me lo ha comentado montones de veces. ¿Qué carajos habré dicho? Oh, no.

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 2014 10:32 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: Desembucha

Eres un sinvergüenza y un canalla; de caballero, nada, desde luego.
A ver, ¿qué he dicho? ¡No hay besos hasta que me lo cuentes!
_________________________________

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 10:35 EST
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Bello durmiente parlante

Sería una descortesía por mi parte contártelo; además, ya he recibido mi castigo.
Pero, si te portas bien, a lo mejor te lo cuento esta noche. Tengo que irme a una reunión.
Hasta luego, nene.

Samuel De Luque
Sinvergüenza, canalla y presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________


¡Genial! Voy a permanecer totalmente incomunicado hasta la noche. Estoy que echo humo. Dios… Supongamos que he dicho en sueños que lo odio, o peor aún, que lo quiero. Uf, espero que no. No estoy preparado para decirle eso, y estoy convencido de que él no está preparado para oírlo, si es que alguna vez quiere oírlo. Miro ceñudo el ordenador y decido que, cocine lo que cocine mi madre, voy a hacer pan, para descargar mi frustración amasando.


Mi madre se ha decidido por un gazpacho y bistecs a la barbacoa marinados en aceite de oliva, ajo y limón. A Samuel le gusta la carne, y es fácil de hacer. Bob se ha ofrecido voluntario para encargarse de la barbacoa. Sigo a mi madre por el súper con el carrito de la compra.

Mientras echamos un vistazo a la sección de carnes, me suena el móvil. Rebusco en el bolsillo del pantalón, pensando que podría ser Samuel. No reconozco el número.

—¿Diga? —respondo sin aliento.

—¿Guillermo Díaz?

—Sí.

—Soy Elizabeth Morgan, de SIP.

—Ah… hola.

—Llamo para ofrecerte el puesto de ayudante del señor Hyde. Nos gustaría que empezaras el lunes.

—Wow. Eso es estupendo. ¡Gracias!

—¿Conoces las condiciones salariales?

—Sí. Sí… bueno, que acepto vuestra propuesta. Me encantaría trabajar para vosotros.

—Fabuloso. Entonces… ¿nos vemos el lunes a las ocho y media?

—Nos vemos. Adiós. Y gracias.

Sonrío feliz a mi madre.

—¿Tienes trabajo?

Asiento emocionado y ella se pone a chillar y a abrazarme en medio del súper.

—¡Enhorabuena, cariño! ¡Hay que comprar champán!

Va dando palmas y brincos por los pasillos. ¿Qué tiene, cuarenta y dos años o doce?

Miro el móvil y frunzo el ceño: hay una llamada perdida de Samuel. Él nunca me telefonea. Lo llamo enseguida.

—Guillermo —responde de inmediato.

—Hola —murmuro tímidamente.

—Tengo que volver a Seattle. Ha surgido algo. Voy camino de Hilton Head. Pídele disculpas a tu madre de mi parte, por favor; no puedo ir a cenar.

Parece muy agobiado.

—Nada serio, espero.

—Ha surgido un problema del que debo ocuparme. Te veo mañana. Mandaré a Higgins a recogerte al aeropuerto si no puedo ir yo.

Suena frío. Enfadado, incluso. Pero, por primera vez, no pienso automáticamente que es por mi culpa.

—Vale. Espero que puedas resolver el problema. Que tengas un buen vuelo.

—Tú también, cariño —me susurra y, con esas palabras, mi Samuel vuelve un instante.

Luego cuelga.

Oh, no. El último «problema» con el que tuvo que lidiar fue el de mi virginidad. Dios, espero que no sea nada de eso. Miro a mi madre. Su júbilo anterior se ha transformado en preocupación.

—Es Samuel. Tiene que volver a Seattle. Te pide disculpas.

—¡Vaya! Qué lástima, cariño. Podemos hacer la barbacoa de todas formas. Además, ahora tenemos algo que celebrar: ¡tu nuevo empleo! Tienes que contármelo todo al respecto.


A última hora de la tarde, mamá y yo estamos tumbados junto a la piscina. Mamá se ha relajado tanto después de saber que el señor Millonetis no viene a cenar que está tendida completamente horizontal. Tirado al sol, pienso en anoche y en el desayuno de hoy. Pienso en Samuel y no puedo quitarme la sonrisa tonta de los labios. Vuelve una y otra vez a mi cara, espontánea y desconcertante, cuando recuerdo nuestras varias conversaciones y lo que hicimos… lo que me hizo. 

Parece que ha habido un cambio sustancial en la actitud de Samuel. Él lo niega, pero reconoce que está intentando darme más. ¿Qué puede haber cambiado? ¿Qué ha variado entre aquel largo correo que me envió y cuando nos vimos ayer? ¿Qué ha hecho? Me incorporo de pronto y casi tiro el refresco. Cenó con… ella. Con Caroline.

¡Maldita sea!

Se me eriza el vello al caer en la cuenta. ¿Le diría algo ella? Ah… si hubiera podido ser una mosca pegada en la pared durante su cena… Habría caído en su sopa o en su copa de vino para que se atragantara.

—¿Qué pasa, cielo? —me pregunta mi madre, saliendo de golpe de su sopor.

—Cosas mías, mamá. ¿Qué hora es?

—Serán las seis y media, cariño.

Mmm… no habrá aterrizado aún. ¿Se lo puedo preguntar? ¿Debería preguntárselo? A lo mejor ella no tiene nada que ver. Espero fervientemente que sea así. ¿Qué habré dicho en sueños? Mierda… algún comentario inoportuno cuando soñaba con él, seguro. Sea lo que sea, o lo que fuera, confío en que ese cambio repentino sea cosa de él y no se deba a ella.

Me estoy achicharrando con este maldito calor. Necesito darme otro chapuzón.


Mientras me preparo para acostarme, enciendo el ordenador. No he tenido noticias de Samuel. Ni siquiera me ha escrito para decirme si ha llegado bien.

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 201422:32 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: ¿Has llegado bien?

Querido señor:
Por favor, hazme saber si has llegado bien. Empiezo a preocuparme. Pienso en ti.

Tu Guille x
_________________________________


A los tres minutos, oigo que me entra un correo.

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 19:36
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Lo siento

Querido señor Díaz:
He llegado bien; por favor, discúlpeme por no haberle dicho nada.
No quiero causarle preocupaciones; me reconforta saber que le importo. Yo también pienso en usted y, como siempre, estoy deseando volver a verle mañana.

Samuel De Luque
Presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________


Suspiro. Samuel ha vuelto a su habitual corrección.

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 2014 22:40 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: El problema

Querido señor De Luque:
Me parece que es más que evidente que me importas mucho.
¿Cómo puedes dudarlo?
Espero que tengas controlado «el problema».

Tu Guille x
P.D.: ¿Me vas a contar lo que dije en sueños?
_________________________________

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 19:45
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Me acojo a la Quinta Enmienda

Querido señor Díaz:
Me encanta saber que le importo tanto. «El problema» aún no se ha resuelto.
En cuanto a su posdata, la respuesta es no.

Samuel De Luque
Presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 2014 22:48 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: Alego locura transitoria

Espero que fuera divertido, pero que sepas que no me responsabilizo de lo que pueda salir por mi boca mientras estoy inconsciente. De hecho, probablemente me oyeras mal. A un hombre de tu avanzada edad sin duda le falla un poco el oído.
_________________________________

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 19:52
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Me declaro culpable

Querido seños Díaz:
Perdone, ¿podría hablarme más alto? No le oigo.

Samuel De Luque
Presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 2014 22:54 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: Alego de nuevo locura transitoria

Me estás volviendo loco.
_________________________________

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 19:59
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Eso espero…

Querido señor Díaz:
Eso es precisamente lo que me proponía hacer el viernes por la noche. Lo estoy deseando. 

Samuel De Luque
Presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________

_________________________________
De: Guillermo Díaz
Fecha: 2 de junio de 201423:02 EST
Para: Samuel De Luque
Asunto: Grrrrrr

Que sepas que estoy furioso contigo.
Buenas noches.

Señor L. W. Díaz
_________________________________

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 201420:05
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Gato salvaje

¿Me está sacando las uñas, señor Díaz?
Yo también tengo gato para defenderme.

Samuel De Luque
Presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________


¿Que también tiene gato? Nunca he visto un gato en su casa. No, no le voy a contestar. Cómo me exaspera a veces… De cincuenta mil maneras distintas. Me meto en la cama y me quedo tumbado mirando furioso al techo mientras mis ojos se adaptan a la oscuridad. Oigo que me entra otro correo. No voy a mirarlo. No, ni hablar. No, no voy a mirarlo. ¡Agh…! Soy tan bobo que no puedo resistirme al hechizo de las palabras de Samuel De Luque.

_________________________________
De: Samuel De Luque
Fecha: 2 de junio de 2014 20:20
Para: Guillermo Díaz
Asunto: Lo que dijiste en sueños

Guillermo:
Preferiría oírte decir en persona lo que te oí decir cuando dormías, por eso no quiero contártelo. Vete a la cama. Más vale que mañana estés descansado para lo que te tengo preparado.

Samuel De Luque
Presidente de De Luque Enterprises Holdings Inc.
_________________________________


Oh, no… ¿Qué dije? Seguro que es tan malo como pienso.

————————————————————–

Hehehe, Willy habla en sueños  7u7

JO, 29 páginas, no pensé que fueran tantas, por eso me he demorado un pelín Q.Q

Gomen ne :P no calculé bien xDD

YO TAMBIÉN QUIERO UN SAMUEL DE LUQUE QUE ME INVITE PANCAKES :’V alguien de voluntario? Sxedrftyujim.

El sueño de Guille!! OPD, nuestro niño ya dejó de ser lindo e inocente para pasar a ser un macho ibérico que se respeta con unos músculos que ajskdchnajdkcjn cualquier parecido a la realidad es pura coincidencia JAJAJAJAJA :v

Que habrá dicho Willy? Samuel se pondrá celoso de Alex?? 7u7 Seguro que sí, total, él es el Cincuenta Sombras…

PD: << “Cincuenta Sombras” es un juego de palabras. La autora conto que eligió el apellido Grey porque significa Gris ya que considera que todo no es blanco o negro, sino que hay tonos de gris.

El número 50 = sin cuenta. 

Los tonos o sombras son las diferentes facetas de la vida de Christian 

El gris depende como se las considere: buenas, malas o regulares 

En fin, el considera que son incontables sus facetas y sus traumas, por eso “Cincuentas sombras" >> Esto es lo que averigüé del por qué le decía “Mis Cincuenta Sombras”