incendiaria

Habrá personas que entrarán a tu vida, abrazarán tu sombra y se quedarán, en silencio, amando tu esencia.
De igual manera, llegarán a tu vida personas que modificarán esa parte de ti donde habitan y antes de que les des la bienvenida ya se habrán ido, dejando una sensación de vacío.
Quizá no sepas con exactitud quién se quedará y quién no, pero tendrás una percepción de ello. Y, a pesar de que es tu decisión, consideró que en lugar de hacer una barrera es mejor que vayas y vivas lo efímero.
—  María Aydanez Ramona, Malaci (Alma Incendiaria)
Por ti !

Por ti dejaría todo,si llegaras de golpe a decirme que aun me amas.
Por ti abriría mi Corazon seco y dejaria que incendiarias todo de nuevo.
Por ti…por mi…por esa vez que juntos eramos felices…
(11:11) k

No, Van Gogh no estaba loco, pero sus telas conformaban mezclas incendiarias, bombas atómicas, cuyo punto de vista, en comparación con el de
todas las pinturas que causaban furor en la época, hubiera podido alterar
gravemente el conformismo larval de la burguesía del Segundo Imperio, y de
los sicarios de Thiers, de Gambetta, de Félix Faure tanto como los de Napoleón III.

Porque la pintura de Van Gogh no se opone a cierto conformismo de las
costumbres sino al de las mismas instituciones. Y después del paso de Van
Gogh por la tierra, ni la naturaleza exterior, con sus mareas, sus climas y
tormentas equinocciales puede conservar la misma gravitación.

Con más razón en el terreno social, las instituciones se desarticulan, y la
medicina parece un cadáver inservible y en estado de descomposición que
proclama la locura de Van Gogh.

La lucidez en acción de Van Gogh, deja a la psiquiatría reducida a un tugurio de gorilas, obcecados y perseguidos, que sólo tienen como recurso, para atenuar los más terribles estados de angustia y opresión humana, una
ridícula terminología, producto que corresponde a sus viciados cerebros.
No hay psiquiatra, en efecto, que no sea un manifiesto erotómano.

Y no creo que haya excepciones en la regla de la arraigada erotomanía de
los psiquiatras.

Hay uno que hace algunos años se rebeló ante la posibilidad de verme acusar, en su totalidad, al conjunto de notables crápulas y timadores patentados al que él pertenecía.

Señor Artaud, en lo que a mí me toca -me decía- no soy erotómano, y lo reto a que muestre una sola prueba para justificar su acusación.

Sólo tengo que presentarlo a usted mismo como prueba, Dr. L…; lleva la marca en la cara, pedazo de sucio cochino.

Tiene el aspecto de quien mete su presa sexual bajo la lengua y después la hace girar como una almendra, para despreciarla a su manera.
A esto le llaman quedarse con la mejor porción y quedar bien.
Si en el coito no consigue ese cloqueo de la glotis que usted conoce tan
bien, y de forma simultanea el gorgoteo de la faringe, el esófago, la uretra y
el ano, usted no se da por satisfecho.

En el transcurso de estos espasmos orgánicos internos, usted ha adquirido
cierta tendencia que es prueba encarnada de un asqueroso estupro, que usted siembra cada vez más, año tras año, porque en términos sociales no cae bajo la égida de la ley, pero cuando la conciencia lesionada sufre enteramente, cae bajo la égida de otra ley porque ese modo de comportarse le impide respirar.

Mientras que usted, por una parte, establece que la conciencia en actividad produce delirio, por otra la asfixia con su infame sexualidad.

Y es ése, justamente, el terreno en el que el pobre Van Gogh era casto,
casto como ni una virgen ni un serafín podrían serlo, porque son ellos,
justamente los que han promovido y alentado en sus inicios la gran maquinaria del pecado.

Extracto Van Gogh, el suicidado por la sociedad
Antonin Artaud (1947).

“Habrá personas que entrarán a tu vida, abrazarán tu sombra y se quedarán, en silencio, amando tu esencia. De igual manera, llegarán a tu vida personas que modificarán esa parte de ti donde habitan y antes de que les des la bienvenida ya se habrán ido, dejando una sensación de vacío. Quizá no sepas con exactitud quién se quedará y quién no, pero tendrás una percepción de ello. Y, a pesar de que es tu decisión, considero que en lugar de hacer una barrera es mejor que vayas y vivas lo efímero.” María Aydanez Ramona, Malaci (Alma Incendiaria)
Literally, my city smells like smoke.

More than 4,000 hectares have been devastated by the eighty fires that have been registered in Galicia since yesterday, a high and virulent incendiary activity in which the Xunta sees “clear intentionality”. Since 12.00 this Sunday have unleashed a total of 25 fires that add to the 55 recorded yesterday. Thirteen of the 80 fires have alert level 2, which is a real risk situation for the population. These are the fires of Ponteareas, Cervantes-Donís, Cervantes-Noceda, San Cristovo de Cea, As Neves, Gondomar, Nigrán, Salvaterra de Miño, Baños de Molgas, Baiona, Paderne de Allariz, Lobios and Chandrexa de Queixa.

—————-

Más de 4.000 hectáreas han sido arrasadas por los ochenta incendios que se han registrado en Galicia desde ayer, una alta y virulenta actividad incendiaria en la que la Xunta ve «intencionados». Desde las 12.00 de este domingo se han desatado un total de 25 fuegos que se suman a los 55 contabilizados ayer.  Trece de los 80 incendios tienen nivel 2 de alerta, lo que supone una situación de riesgo real para la población. Se trata de los fuegos de Ponteareas, Cervantes-Donís, Cervantes-Noceda, San Cristovo de Cea, As Neves, Gondomar, Nigrán, Salvaterra de Miño, Baños de Molgas, Baiona, Paderne de Allariz, Lobios y Chandrexa de Queixa.

———–

There are idiots in Galicia. 

Even in my house it smells of smoke. But the fire is very very very very  far away. There are no risks here but the wind brings the smoke.

——

Es increíble, huele a quemado por todas partes y al parecer en la Coruña tambien, no solo en Ferrol, muchas zonas de Galicia, sufrimos este olor. Que horror, ya hay muertos y todo por unos sinvergüenzas o sinverguenzas.  ¿Como puede haber gente ten cruel en el mundo? 

Mi casa apesta a quemado. U_U

Si no puedo decir: Compañero no estoy de acuerdo contigo.
Si no puedo usar mi cuerpo como instrumento de lucha, porque ofenden a la moral y a las buenas costumbres.
Si me piden que tenga dignidad.
Si me piden que sea recatadita.
Si no puedo elegir si quiero o no hacer determinada actividad.
Si tengo que repetir consignas, aunque no me gusten.
Si tengo que asumir posturas políticas que no me representan, por el bien de la comunidad.
Si no puedo usar lenguaje soez.
Si no puedo destruir y quemar.
Si no puedo ser violenta.
Si no puedo ser políticamente incorrecta.
Si no puedo usar minifalda.
Si tengo que “masculinizar” mi aspecto para que mi voz sea escuchada.
Si por “masculinizar” mi aspecto mi voz es silenciada.
Si no puedo deconstruir desde la rabia.
Si maquillarme le resta validez a mi discurso.
Si me juzgan por depilarme o andar peluda.
Si me piden que modere mis comentarios.
Si no confían en mi capacidad decisiva.
Si me dicen que cuide mis formas.
Si critican mis gustos.
Si no aceptan que nosotras también reproducimos las opresiones del patriarcado
Si confunden el trabajo sexual autónomo con la trata de personas.
Si por tener pene no puedo ser feminista.
Si no puedo re-construirme desde el placer.
Si tengo que modificar aunque sea un mínimo aspecto de mi personalidad para ser aceptada.
Si no puedo elegir y dejar elegir.
Si me dirán que es libertad y que no es libertad.
Si infantilizan y cuestionan mis decisiones.
Si me tratan como persona de segunda categoría.
Si me ponen límites entre lo que es feminismo y lo que no lo es.
Si me censuraran por ser “esa voz incomoda”
Si no puedo amar a quien yo decida.
Si dicen que personas como yo le hacemos daño al feminismo.
Si no puedo ser hereje, radical e incendiaria ¡Y como me dé la real gana!

¡No es mi revolución!

Siente el poder de la toxicidad de tu entorno, siente la presión que ejerce el sistema sobre tu juicio, sobre tu razonamiento.
Estás adiestrado, ellos saben incluso que es lo que debes sentir, pensar.
Si quiera el aroma es realmente aquel aroma, te programan, te conducen a tomar decisiones basadas en lo que ellos consideran correcto.
Un sistema mono pensante, un sistema de aspiraciones vacías, de aspiraciones vanas.
Incendiaria la ciudad sólo por el placer de hacerlo, quemaría todo aquello que me estorba.
Destruir, destruir todo camino a la meta, todo es una carrera y parece armamentista. Ya no se necesita un fusil para destruirle la vida a alguien, sólo has que se compare a los ideales del sistema.
Desvarío a causa de la cólera, a causa de la repugnancia que me causan los pre juicios, las palabras, las personas, el ser miserable en que se ha convertido el hombre.
Me pesan los hombros, yo quiero libertad, pero tampoco sé a que clase de libertad me refiero.
—  (Cólera) - Clemm Abader
50 Sombras Más Oscuras (Wigetta)

CAPÍTULO 21

Samuel se para delante del cuarto de juegos.

—¿Estás seguro de esto? —pregunta con una mirada ardorosa, pero llena de ansiedad.

—Sí —murmuro, y le sonrío con timidez.

Su expresión se dulcifica.

—¿Hay algo que no quieras hacer?

Estas preguntas inesperadas me descolocan, y mi mente empieza a dar vueltas. Se me ocurre una idea.

—No quiero que me hagas fotografías.

Se queda quieto, y se le endurece el gesto. Ladea la cabeza y me mira con suspicacia.

Oh, no. Tengo la impresión de que va a preguntarme por qué, pero afortunadamente no lo hace.

—De acuerdo —murmura.

Frunce el ceño, abre la puerta y se aparta para hacerme pasar a la habitación. Cuando él entra detrás y cierra, siento sus ojos sobre mí.

Deja la cajita del regalo sobre la cómoda, saca el iPod y lo enciende. Luego pasa la mano frente al equipo de sonido de la pared, y los cristales ahumados se abren suavemente. Pulsa varios botones, y el sonido de un metro resuena en la habitación. Él baja el volumen, de manera que el compás electrónico lento, hipnótico, que se oye seguidamente se convierte en ambiental.

Empieza a cantar una mujer que no sé quién es, pero su voz es suave aunque rasposa, y el ritmo contenido y deliberadamente… erótico. Oh, Dios: es música para hacer el amor.

Samuel se da la vuelta para mirarme. Yo estoy de pie en medio del cuarto, con el corazón palpitante y la sangre hirviendo en mis venas al ritmo del seductor compás de la música… o esa es la sensación que tengo. Él se me acerca despacio con aire indolente, y me coge de la barbilla para que deje de morderme el labio.

—¿Qué quieres hacer, Guillermo? —murmura, y me da un recatado beso en la comisura de la boca, sin dejar de retenerme el mentón entre los dedos.

—Es tu cumpleaños. Haremos lo que tú quieras —musito.

Él pasa el pulgar sobre mi labio inferior, y arquea una ceja.

—¿Estamos aquí porque tú crees que yo quiero estar aquí?

Pronuncia esas palabras en voz muy baja, sin dejar de observarme atentamente.

—No —murmuro—. Yo también quiero estar aquí.

Su mirada se oscurece, volviéndose más audaz a medida que asimila mi respuesta. Después de una pausa eterna, habla.

—Ah, son tantas las posibilidades, joven Díaz. —Su tono es grave, excitado—. Pero empecemos por desnudarte.

Tira del cinturón de la bata, que se abre para dejar a la vista el camisón de satén. Luego da un paso atrás y se sienta con total tranquilidad en el brazo del sofá Chesterfield.

—Quítate la ropa. Despacio.

Me dirige una mirada sensual, desafiante.

Trago saliva compulsivamente y junto los muslos. Ya siento humedad en la cabeza de mi sexo. El dios que llevo dentro está ya en la cola, totalmente desnudo, dispuesto, esperando y suplicándome para que le siga el juego. Yo me echo la bata sobre los hombros, sin dejar de mirarle a los ojos, los levanto con un suave movimiento y dejo que la prenda caiga en cascada al suelo. Sus fascinantes ojos arden, y se pasa el dedo índice sobre los labios con la mirada muy fija en mí.

Dejo que los finísimos tirantes de mi esqueleto se deslicen por mis hombros, le miro intensamente un momento, y luego lo dejo caer. El camisón resbala lentamente sobre mi cuerpo, hasta quedar desparramado a mis pies. Estoy desnudo, prácticamente jadeante y… oh, tan dispuesto…

Samuel se queda muy quieto un momento, y me maravilla su expresión de franca satisfacción carnal. Él se levanta, se dirige hacia la cómoda y saca su corbata gris perla… mi corbata favorita. La desliza y la hace dar vueltas entre sus dedos, y se me acerca con gesto despreocupado y un amago de sonrisa en los labios. Cuando se coloca frente a mí, yo espero que haga ademán de cogerme las manos, pero no es así.

—Me parece que lleva usted muy poca ropa, joven Díaz —murmura.

Me pone la corbata alrededor del cuello, y despacio pero con destreza hace lo que imagino que es un nudo Windsor perfecto. Cuando lo aprieta, sus dedos me rozan la base del cuello, provocando una descarga de electricidad en mi cuerpo que me deja jadeante. Él deja que el extremo más ancho de la corbata caiga hasta abajo, tan abajo que la punta me hace cosquillas sobre mi glande ya despierto.

—Ahora mismo está usted fabuloso, joven Díaz —dice, y se inclina para besarme con dulzura en los labios.

Es un beso fugaz, y una espiral de deseo lascivo invade mis entrañas, y quiero más.

—¿Qué haremos contigo ahora? —dice, y coge la corbata, tira de mí hacia él y caigo en sus brazos.

Hunde las manos en mi pelo y me echa la cabeza hacia atrás, y me besa fuerte y apasionadamente, con su lengua implacable y despiadada. Una de sus manos se desliza por mi espalda y se detiene sobre mi trasero. Cuando él se aparta, jadeante también, me fulmina con una mirada incendiaria de sus ojos marrones. Yo, anhelante, apenas puedo respirar ni pensar con claridad. Estoy seguro de que su ataque sensual me ha dejado los labios hinchados.

—Date la vuelta —ordena con delicadeza, y yo obedezco.

Me aparta la corbata del cabello. Lo trenza y lo ata rápidamente, y tirando de la trenza me obliga a alzar la cabeza.

—Tienes un pelo precioso, Guillermo —murmura, y me besa el cuello, provocándome un escalofrío que me recorre toda la columna—, y ni hablar de tu trasero. Cuando quieras que pare solo tienes que decírmelo. Lo sabes, ¿verdad? —murmura pegado a mi garganta.

Yo asiento con los ojos cerrados, deleitándome en el sabor de sus labios. Me da la vuelta otra vez y coge la corbata por la punta.

—Ven —dice, y tirando suavemente me lleva hasta la cómoda, sobre la cual está el resto del contenido de la caja.

—Estos objetos no me parecen muy adecuados, Guillermo… —Coge un vibrador anal—. Este es demasiado grande. Ya que nunca te introducido ningún aparato, y solo has recibido mis dedos y mi pene, debemos empezar con este.

Levanta la mano con delgado  dilatador anal, y yo ahogo un gemido. Dilatador… ¿ahí? Él me sonríe con aire malicioso, y me viene a la mente la desagradable imagen del enorme vibrador  que vi en el cajon.

—Un dilatador… nada de vibradores —dice en voz baja, con esa extraña capacidad que tiene de leerme la mente.

Clavo la mirada en sus ojos. ¿Cómo lo hace?

—Estas pinzas son brutales. —Señala las pinzas para los pezones—. Usaremos estas. —Pone otro par sobre la cómoda. Parecen horquillas gigantes, pero con unas bolitas azabache colgando—. Estas son ajustables —murmura Samuel, su voz entreverada de gentil preocupación.

Parpadeo y le miro con los ojos muy abiertos: Samuel, mi mentor sexual. Él sabe mucho más que yo de todo esto. Yo nunca estaré a la altura. Frunzo ligeramente el ceño. De hecho, sabe más que yo de casi todo… excepto de cocina.

—¿Está claro? —pregunta.

—Sí —murmuro con la boca seca—. ¿Vas a decirme lo que piensas hacer?

—No. Iré improvisando sobre la marcha. Esto no es ninguna sesión, Guille.

—¿Cómo debo comportarme?

Arquea una ceja.

—Como tú quieras.

¡Oh!

—¿Acaso esperabas a mi álter ego, Guillermo? —pregunta con un matiz levemente irónico y al mismo tiempo sorprendido.

—Bueno… sí. A mí me gusta —murmuro.

Él esboza su sonrisa secreta, alarga la mano y me pasa el pulgar por la mejilla.

—¿No me digas? —musita, y desliza el pulgar sobre mi labio inferior—. Yo soy tu amante, Guillermo, no tu Amo. Me encanta oír tus carcajadas y esa risita infantil. Me gustas relajado y contento, como en las fotografías de Alex. Ese es el chico que un día entró cayendo de bruces en mi despacho. Ese es el chico del que un día me enamoré.

Me quedo con la boca abierta, y en mi corazón brota una grata calidez. Es dicha… pura dicha.

—Pero, una vez dicho esto, a mí también me gusta tratarlo con dureza, joven Díaz, y mi álter ego sabe un par de trucos. Así que haz lo que te ordeno y date la vuelta.

Sus ojos brillan perversos, y la dicha se traslada de repente hacia abajo, por debajo de la cintura, y se apodera de mí tensándome todos los músculos. Hago lo que me ordena. Él abre uno de los cajones a mis espaldas, y al cabo de un momento vuelvo a tenerle frente a mí.

—Ven —ordena, tira de la corbata y me lleva hacia la mesa.

Cuando pasamos junto al sofá, me doy cuenta por primera vez de que han desaparecido todas las varas, y me distraigo un momento. ¿Estaban aquí ayer cuando entré? No me acuerdo. ¿Se las ha llevado Samuel? ¿La señora Jones? Él interrumpe mis pensamientos.

—Quiero que te pongas de rodillas encima —dice cuando llegamos junto a la mesa.

Ah, muy bien. ¿Qué tiene en mente? El sensual dios que llevo dentro está impaciente por averiguarlo: ya está subido en la mesa completamente abierto y mirándole con adoración.

Él me sube a la mesa con delicadeza, y yo me siento sobre las piernas y quedo de rodillas frente a él, sorprendido de mi propia agilidad. Ahora estamos al mismo nivel. Baja las manos por mis muslos, me agarra las rodillas, me separa las piernas y se queda plantado justo delante de mí.

Está muy serio, con los ojos entornados y más oscuros… lujuriosos.

—Pon los brazos a la espalda. Voy a esposarte.

Saca unas esposas de cuero del bolsillo de atrás y se me acerca. Allá vamos. ¿A qué dimensión de placer va a transportarme esta vez?

Su proximidad resulta embriagadora. Este hombre va a ser mi marido. ¿Qué más puede ambicionar nadie con un marido como este? No recuerdo haber leído nada al respecto. No puedo resistirme, y deslizo mis labios entreabiertos por su mentón, saboreando su barba incipiente con la lengua, irritante y suave al mismo tiempo, una mezcla tremendamente erótica. Él se queda quieto y cierra los ojos. Se le altera la respiración y se aparta.

—Para, o esto se terminará mucho antes de lo que deseamos los dos —me advierte.

Por un momento creo que está enfadado, pero entonces sonríe y aparece un brillo divertido en su mirada ardorosa.

—Eres irresistible —digo con un mohín.

—¿Ah, sí? —replica secamente.

Yo asiento.

—Bueno, no me distraigas, o te amordazaré.

—Me gusta distraerte —susurro mirándole con expresión terca, y él levanta una ceja.

—O te azotaré.

¡Oh! Intento disimular una sonrisa. Hubo una época, no hace mucho, en que me habría sometido ante esa amenaza. Nunca me habría atrevido a besarle espontáneamente, y menos estando en este cuarto. Ahora me doy cuenta de que ya no me intimida, y es como una revelación. Sonrío con picardía y él me devuelve una sonrisa cómplice.

—Compórtate —masculla.

Da un paso atrás, me mira y golpea con las esposas de cuero en la palma de su mano.

Y la amenaza está ahí, implícita en sus actos. Trato de parecer arrepentido, y creo que lo consigo. Él se acerca otra vez.

—Eso está mejor —musita, y se inclina nuevamente hacia mí con las esposas.

Yo evito tocarle, pero inhalo ese glorioso aroma a Samuel, fresco aún después de la ducha de anoche. Mmm… debería embotellarlo.

Espero que me espose las muñecas, pero en vez de eso me las coloca por encima de los codos. Eso me obliga a arquear la espalda y a empujar el pecho hacia delante, aunque mis codos quedan bastante separados. Cuando termina, se echa hacia atrás para contemplarme.

—¿Estás bien? —pregunta.

No es la postura más cómoda del mundo, pero la expectativa de descubrir qué puede hacer resulta tan electrizante que asiento y jadeo débilmente con anhelo.

—Bien.

Saca el antifaz del bolsillo de atrás.

—Creo que ya has visto bastante —murmura.

Me pone el antifaz por encima de la cabeza hasta cubrirme los ojos. Se me acelera la respiración. Dios… ¿Por qué es tan erótico no ver nada? Estoy aquí, esposado y de rodillas sobre una mesa, esperando… con una dulce y ardiente expectación que me quema por dentro. Pero puedo oír, y de fondo sigue sonando ese ritmo melódico y constante que resuena por todo mi cuerpo. No me había dado cuenta hasta ahora. Debe de haberlo programado en modo repetición.

Samuel se aparta. ¿Qué está haciendo? Se dirige hasta la cómoda y abre un cajón. Lo cierra otra vez. Al cabo de un segundo vuelvo a notar que está delante de mí. Noto un olor fuerte, picante y dulzón en el aire. Es delicioso, casi apetitoso.

—No quiero estropear mi corbata preferida —murmura mientras la desanuda lentamente.

Inhalo con fuerza cuando la tela de la corbata se desliza por mi cuerpo, haciéndome cosquillas a su paso. ¿Estropear su corbata? Escucho con atención para tratar de averiguar qué va a hacer. Se está frotando las manos. De pronto me acaricia la mejilla con los nudillos, recorriendo el perfil de mi mandíbula hasta la barbilla.

Sus caricias me provocan un delicioso estremecimiento que sobresalta mi cuerpo. Su mano se curva sobre mi nuca, y está resbaladiza por ese aceite aromático que extiende suavemente por mi garganta, a lo largo de la clavícula, y sobre mi hombro, trabajando delicadamente con los dedos. Oh, me está dando un masaje. No es lo que esperaba.

Pone la otra mano sobre mi otro hombro y emprende otro provocador recorrido a lo largo de mi clavícula. Emito un suave quejido mientras va descendiendo hacia mis pezones cada vez más anhelantes, ávidos de sus caricias. Es tan excitante… Arqueo más el cuerpo hacia sus diestras caricias, pero él desliza las manos por mis costados, despacio, comedido, siguiendo el compás de la música y evitando deliberadamente mis pezones. Yo gimo, aunque no sé si es de placer o de frustración.

—Eres tan hermoso, Guille —me murmura al oído en voz baja y ronca.

Su nariz roza mi mandíbula mientras sigue masajeándome… bajo el pecho, sobre el vientre, más abajo… Me besa fugazmente los labios y luego desliza la nariz por mi nuca, bajando por el cuello. Dios santo, estoy ardiendo… su cercanía, sus manos, sus palabras.

—Y pronto serás mi esposo para poseerte y protegerte —susurra.

Oh, sí.

—Para amarte y honrarte.

Dios…

—Con mi cuerpo, te adoraré.

Echo la cabeza hacia atrás y gimo. Él pasa los dedos por mi vello púbico, sobre mi sexo, y frota la palma, apretandola sobre todo mi eje, que esta mas que despierto.

—Señor de De Luque —susurra mientras sigue masajeándome.

Suelto un suave gruñido.

—Sí —musita mientras sigue excitándome con la palma de la mano—. Abre la boca.

Ya la tengo entreabierta porque estoy jadeando. La abro más, y él me introduce entre los labios un objeto metálico ancho y con forma ovalada, una especie de enorme anillo con unas pequeñas muescas o ranuras. Es grande.

—Chupa —ordena en voz baja—. Voy a ponerte esto.

¿Esto? Dentro… ¿dónde? Me da un vuelco el corazón.

—Chupa —repite, y deja quieta la palma de la mano.

¡No, no pares! Quiero gritar, pero tengo la boca llena. Sus manos oleosas recorren nuevamente mi cuerpo hacia arriba y finalmente cubren mis desatendidos pezones.

—No pares de chupar.

Hace girar delicadamente mis pezones entre el pulgar y el índice, con una caricia experta que los endurece y agranda, creando una oleada sináptica de placer que llega hasta mi entrepierna, punzante.

—Tienes un pecho tan hermoso, Guille —susurra, y mis pezones responden endureciéndose aún más.

Él murmura complacido y yo gimo. Baja los labios desde mi cuello hasta uno de mis pezones, sin dejar de chupar y mordisquear suavemente, y de repente noto el pellizco de la pinza.

—¡Ay! —gruño entrecortadamente a través del aparato que cubre mi boca.

Oh, por Dios… el pellizco produce una sensación exquisita, cruda, dolorosa, placentera. Me lame con dulzura el pezón prisionero, mientras procede a colocar la segunda pinza. El pellizco también es intenso… pero igualmente agradable. Gimo con fuerza.

—Siéntelo —sisea él.

Ah, lo siento. Lo siento. Lo siento.

—Dame esto.

Tira con cuidado del anillo de plástico que tengo en la boca, y lo suelto. Sus manos recorren otra vez mi cuerpo, descendiendo hacia mi sexo. Ha vuelto a untárselas de aceite, y se deslizan alrededor de mi trasero.

Ahogo un gemido. ¿Qué va a hacer? Cuando me pasa los dedos entre las nalgas, me tenso sobre las rodillas.

—Chsss, despacio —me susurra al oído, y me besa la nuca y me provoca e incita con los dedos.

¿Qué va a hacer? Desliza la otra mano por mi vientre, hasta mi sexo, y lo aprieta de nuevo con la palma.

Con su mano izquierda va introduciendo dos dedos dentro de mí y yo jadeo fuerte, gozando.

—Voy a ponerte esto —murmura—. No aquí. —Sus dedos hacen precion con enfasis en mi ano —. Sino aquí.

Y aprieta los dedos de su otra mano entorno a mi erección una y otra vez, subiendo y bajando suavemente, rozando la endidura de la cabezade mi glande. Yo gimo y mis pezones presos se hinchan.

—Ah.

—Ahora, silencio.

Samuel sostiene y desliza el objeto sobre de mí eje. Luego me coge la cara entre las manos y me besa, con su boca invadiendo la mía, y entones oigo un levísimo clic. En ese instante, el artilugio empieza a vibrar entorno a mi glande … ¡ahí abajo! Y gimo. Es una sensación extraordinaria, que supera cualquier otra que haya experimentado antes.

—¡Ah!

—Tranquilo —me calma Samuel, y sofoca mis jadeos con su boca.

Sus manos descienden hacia mi pecho y tiran con mucha delicadeza de las pinzas. Grito con fuerza.

—¡Samuel, por favor!

—Chsss, nene. Aguanta.

Esto es demasiado… toda esta sobre-estimulación, por todas partes. Mi cuerpo empieza a ascender, y yo, de rodillas, no puedo controlar la escalada. Dios… ¿seré capaz de soportar esto?

—Buen chico —me tranquiliza él.

—Samuel —jadeo, y mi voz suena desesperada incluso a mis oídos.

—Chsss, siéntelo, Guille. No tengas miedo.

Ahora sus manos me rodean la cintura, sujetándome, pero no puedo concentrarme en todo, en sus manos, en lo que tengo puesto, en las pinzas. Mi cuerpo asciende, asciende hacia el estallido, con esas vibraciones implacables y esa dulce, dulce tortura en mis pezones. Dios… Esto va a ser demasiado intenso. Él mueve las manos, sedosas y oleosas, alrededor y por debajo de mis caderas, tocando, sintiendo, masajeando mi piel… masajeando mi culo, introduciendo nuevamente sus dedos y masajeando mi ano.

—Qué hermoso —susurra, y de repente sustituye sus dedos por el delgado vibrador ungido en lubricante dentro de mí.

Dios… Es una sensación extraña, plena, prohibida… pero, oh… muy… muy agradable. Y lo mueve despacio, lo saca y lo mete, mientras roza con los dientes mi barbilla erguida.

—Qué hermoso, Guille.

Estoy suspendido en lo alto, muy alto, sobre un enorme precipicio, y entonces vuelo y caigo vertiginosamente al mismo tiempo, y me precipito hacia la tierra. Ya no puedo contenerme y grito, mientras mi cuerpo, ante esa irresistible plenitud, se convulsiona y alcanza el clímax, disparando rápidamente mi semilla.

Cuando mi cuerpo estalla, no soy más que sensaciones, por todo mi ser. Samuel retira primero una pinza y luego la otra, y mis pezones se quejan de una dulce sensación de dolor, que es sin embargo muy agradable y me provoca el orgasmo, un orgasmo que dura y dura. Él mantiene el vibrador en el mismo sitio, entrando y saliendo.

—¡Agh! —grito, y Samuel me envuelve y me abraza, mientras mi cuerpo sigue con su implacable pulsión interior—. ¡No! —vuelvo a gritar, suplicante, y esta vez retira el anillo de mi interior y también el vibrador, mientras mi cuerpo sigue convulsionando.

Me quita una de las esposas, de modo que mis brazos caen hacia delante. Mi cabeza cuelga sobre su hombro, y estoy perdido, totalmente perdido en esta sensación abrumadora. No soy más que respiración alterada, exhausto de deseo, y dulce y placentero olvido de todo.

Soy vagamente consciente de que Samuel me levanta, me lleva a la cama y me tumba sobre las refrescantes sábanas de satén. Al cabo de un momento, sus manos, todavía untuosas, me masajean dulcemente detrás de los muslos, las rodillas, las pantorrillas y los hombros. Noto que la cama cede un poco cuando él se tumba a mi lado.

Me quita el antifaz, pero no tengo fuerzas para abrir los ojos. Se inclina hacia delante para besarme dulcemente en los labios. Solo mi respiración errática interrumpe el silencio de la habitación, y va estabilizándose a medida que vuelo de nuevo hacia la tierra. Ya no se oye la música.

—Maravilloso —murmura.

Finalmente consigo abrir un ojo y descubro que él me está mirando fijamente con una leve sonrisa.

—Hola —dice. Consigo contestar con un gemido y su sonrisa se ensancha—. ¿Te ha parecido suficientemente brusco?

Yo asiento y le sonrío como puedo. Vaya, si hubiera sido más brusco tendría que habernos azotado a los dos.

—Creo que intentas matarme —musito.

—Muerto por orgasmo. —Sonríe—. Hay formas peores de morir —dice, pero después frunce el ceño levísimamente, como si de pronto hubiera pensado en algo desagradable.

Su gesto me inquieta. Me incorporo y le acaricio la cara.

—Puedes matarme así siempre que quieras —murmuro.

Me doy cuenta de que está desnudo, espléndido y preparado para la acción. Cuando me coge la mano y me besa los nudillos, yo me enderezo, le atrapo la cara con las manos y llevo su boca a mis labios. Me besa fugazmente y luego se para.

—Esto es lo que quiero hacer —susurra.

Busca bajo la almohada el mando de la música, aprieta un botón y los suaves acordes de una guitarra resuenan entre las paredes.

—Quiero hacerte el amor —dice, mirándome fijamente.

Sus ojos brillan sinceros y ardientes. Al fondo se oye una voz familiar que empieza a cantar «The First Time Ever I Saw Your Face». Y sus labios buscan los míos.

Mientras me abrazo a él y me rindo de nuevo al éxtasis liberador, Samuel se deja ir en mis brazos, con la cabeza echada hacia atrás y gritando mi nombre. Él me estrecha contra su pecho y permanecemos sentados nariz contra nariz en medio de su cama inmensa, yo a horcajadas sobre él. Y en este momento, este momento de felicidad con este hombre y su música, la intensidad de mí experiencia de esta mañana con él aquí, y de todo lo que ha pasado durante la última semana, me abruma de nuevo, no solo física sino también emocionalmente. Me siento por completo superado por todas estas sensaciones. Estoy profundamente enamorado de él. Y por primera vez alcanzo a entrever y comprender lo que él siente en relación con mi seguridad.

Al recordar que ayer estuve a punto de perderle, me echo a temblar y los ojos se me llenan de lágrimas. Si le hubiera pasado algo… le amo tanto. Las lágrimas corren libremente por mis mejillas. Hay tantas facetas en Samuel: su personalidad dulce y amable, y su vertiente dominante, ese lado agreste y brusco de «Yo puedo hacer lo que me plazca contigo y tú me seguirás como un perrito»… sus cincuenta sombras, todo él. Todo espectacular. Todo mío. Y soy consciente de que aún no nos conocemos bien, y de que tenemos que superar un montón de cosas. Pero sé que los dos lo deseamos… y que dispondremos de toda la vida para ello.

—Eh —musita, sosteniéndome la cabeza entre las manos y mirándome intensamente. Sigue dentro de mí—. ¿Por qué lloras? —dice con la voz preñada de preocupación.

—Porque te quiero tanto —susurro.

Él absorbe mis palabras con los ojos entrecerrados, como drogado. Y cuando vuelve a abrirlos, arden de amor.

—Y yo a ti, Guille. Tú eres lo que me complementa.

Y me besa con ternura mientras Roberta Flack termina su canción.

* * *

Hemos hablado y hablado y hablado, sentados juntos sobre la cama del cuarto de juegos, yo sobre su regazo y rodeándonos con las piernas mutuamente. La sábana de satén rojo nos envuelve como si fuera un refugio majestuoso, y no tengo ni idea de cuánto tiempo ha pasado.

Samuel está riéndose de mi imitación de Frank durante la sesión de fotos en el Heathman.

—Pensar que podría haber sido él quien me entrevistara. Gracias a Dios que existen los resfriados —murmura, y me besa la nariz.

—Creo que tenía la gripe, Samuel —le riño, y dejo que mis dedos deambulen a través del vello de su torso, maravillado de que lo esté tolerando tan bien—. Todas las varas han desaparecido —murmuro, recordando que eso me llamó antes la atención.

Él me recoge el pelo detrás de la oreja por enésima vez.

—No creí que llegaras a pasar nunca ese límite infranqueable.

—No, no creo que lo haga —susurro con los ojos muy abiertos, y luego dirijo la vista hacia los látigos, las palas y las correas alineados en la pared de enfrente.

Él mira en la misma dirección.

—¿Quieres que me deshaga de todo eso también? —dice en tono irónico, pero sincero.

—De esa fusta no… la marrón. Ni del látigo de tiras de antes.

Me ruborizo.

Él me mira y sonríe.

—De acuerdo, la fusta y el látigo de tiras. Vaya, joven Díaz, es usted una caja de sorpresas.

—Y usted también, señor De Luque. Esa es una de las cosas que adoro de ti.

Le beso con cariño en la comisura de la boca.

—¿Qué más adoras de mí? —pregunta con los ojos muy abiertos.

Sé que para él supone mucho hacer esta pregunta. Es una muestra de humildad que me hace parpadear, perplejo. Yo adoro todo de él… incluso sus cincuenta sombras. Sé que la vida con Samuel nunca será aburrida.

—Esto. —Paso el dedo índice sobre sus labios—. Adoro esto, y lo que sale de ella, y lo que me haces con ella. Y lo que hay aquí dentro. —Le acaricio la sien—. Eres tan brillante, inteligente e ingenioso, tan competente en tantas cosas. Pero lo que más adoro es lo que hay aquí. —Presiono ligeramente con la palma de la mano sobre su pecho, y siento el latido constante y uniforme de su corazón—. Eres el hombre más compasivo que conozco. Lo que haces. Cómo trabajas. Es realmente impresionante —murmuro.

—¿Impresionante?

Está desconcertado, pero en su mirada refulge un brillo alegre. Luego le cambia el semblante y aparece su sonrisa tímida, como si estuviera avergonzado. Me entran ganas de lanzarme a sus brazos… y lo hago.

 

Estoy adormilado, envuelto en satén y en De Luque Samuel me acaricia con la nariz para despertarme.

—¿Tienes hambre? —susurra.

—Mmm… estoy hambriento.

—Yo también.

Me incorporo para mirarle tumbado en la cama.

—Es su cumpleaños, señor De Luque. Te prepararé algo. ¿Qué te apetece?

—Sorpréndeme. —Me pasa la mano por la espalda con una suave caricia—. Debería revisar los mensajes del iPhone que no miré ayer.

Suspira y hace ademán de incorporarse, y sé que este momento especial ha terminado… por ahora.

—Duchémonos —dice.

¿Quién soy yo para contradecir al chico del cumpleaños?

* * *

Samuel está en su estudio hablando por teléfono. Higgs está con él. Tiene un aspecto muy serio, pero su atuendo es informal, unos vaqueros y una camiseta negra ceñida. Yo estoy preparando algo de comer en la cocina. He encontrado unos filetes de salmón en la nevera y los estoy marinando con limón, y los acompañaré con una ensalada y unas patatas que estoy hirviendo. Me siento extraordinariamente relajado y feliz, en la cima del mundo… literalmente.

Me giro hacia el enorme ventanal y observo el espléndido cielo azul. Toda esa charla… todo el sexo… mmm. Cualquier chico podría acostumbrarse a esto.

Higgins sale del estudio e interrumpe mi fantasía. Yo apago el iPod y me saco un auricular.

—Hola, Sungmin.

—Guille —saluda con un gesto de cabeza.

—¿Tu hija está bien?

—Sí, gracias. Mi ex mujer creía que tenía apendicitis, pero exageraba, como siempre.— Sungmin pone los ojos en blanco, cosa que me sorprende—. Luna está bien, aunque tiene un virus estomacal bastante fastidioso.

—Lo siento.

Él sonríe.

—¿Han localizado el Charlie Tango?

—Sí. El equipo de rescate va para allá. Esta noche ya debería estar de vuelta en Boeing Field.

—Ah, bien.

Me dedica una sonrisa tensa.

—¿Algo más, señor?

—No, no, gracias.

Me ruborizo… ¿Me acostumbraré algún día a que me llame «señor»? Hace que me sienta viejo, casi como de treinta.

Él asiente y sale de la sala. Samuel sigue al teléfono. Yo estoy esperando a que hiervan las patatas. Eso me da una idea. Cojo el bolso y busco el iPhone. Hay un mensaje de Frank.

Nos vemos esta noche. Me apetece que charlemos un buen raaato.

Le contesto.

Lo mismo digo

Estará bien hablar con Frank.

Abro el programa de correo y le escribo un mensaje rápido a Samuel.

De: Díaz Guillermo

Fecha: 18 de julio de 2014 13:12

Para: De Luque Samuel

Asunto: Comida

Querido señor De Luque:

Le mando este e-mail para informarle de que su comida está casi lista.

Y de que hace un rato gocé de un sexo pervertido alucinante.

Es muy recomendable el sexo pervertido en los cumpleaños.

Y otra cosa… te quiero.

G x

(Tu prometido)

Permanezco atentamente a la escucha de cualquier tipo de reacción, pero él sigue al teléfono.

Me encojo de hombros. Quizá esté demasiado ocupado, simplemente. Mi iPhone vibra.

De: De Luque Samuel

Fecha: 18 de julio de 2014 13:15

Para: Díaz Guillermo

Asunto: Sexo pervertido

¿Qué aspecto fue el más alucinante?

Tomaré nota.

De Luque Samuel

Hambriento y exhausto tras los esfuerzos matutinos presidente de De Luque Enterprises Holdings, Inc.

P.D.: Me encanta tu firma.

P.P.D.:¿Qué ha sido del arte de la conversación?

De: Díaz Guillermo

Fecha: 18 de julio de 2014 13:17

Para: De Luque Samuel

Asunto: ¿Hambriento?

Querido señor De Luque:

Me permito recordarle la primera línea de mi anterior e-mail, en la que le informaba de que su comida ya está casi lista… así que nada de tonterías de que está hambriento y exhausto. Con respecto a los aspectos alucinantes del sexo pervertido… francamente, todos, presidente. Me interesará leer sus notas. Y a mí también me gusta mi firma entre paréntesis.

G x

(Tu prometido)

P.D.: ¿Desde cuándo eres tan locuaz? ¡Y estás hablando por teléfono!

Pulso enviar y, al levantar la vista, le tengo delante, sonriendo con aire travieso. Antes de que pueda decir nada, da la vuelta a la encimera de la isla de la cocina, me coge en volandas y me da un sonoro beso.

—Esto es todo, joven Díaz —dice.

Me suelta y vuelve a su despacho con paso airoso —en vaqueros, descalzo y con la camisa por fuera—, dejándome sin aliento.

* * *

He preparado un bol de crema agria con berros y cilantro para acompañar el salmón, y lo dejo sobre la barra del desayuno. Odio interrumpirle mientras trabaja, pero ahora me planto en el umbral de su despacho. Él sigue al teléfono, con su pelo alborotado y sus ojos cafés brillantes: todo un festín para la vista. Levanta la mirada al verme y ya no aparta la vista de mí. Frunce levemente el ceño, y no sé si es por mí o por la conversación.

—Tú hazlos pasar y déjalos solos. ¿Entendido, Andrea? —dice entre dientes, poniendo los ojos en blanco—. Bien.

Le hago una señal de que la comida está lista, y él me sonríe y asiente.

—Nos vemos luego. —Cuelga—. ¿Una llamada más? —pregunta.

—Claro.

—Este traje es muy ceñido —añade.

—¿Te gusta?

Doy una vuelta frente a él. Es una de las compras de Caroline Acton. Un traje de color azabache, que seguramente. Él frunce el ceño y yo me pongo pálido.

—Estás fantástico, Guille. Pero no quiero que nadie más te vea así.

—¡Oh! —le digo en tono de reproche—. Estamos en casa, Samuel. Solo está el personal.

Tuerce el gesto y, o bien intenta disimular su buen humor, o realmente no le hace ninguna gracia. Pero al final asiente, ratificándose. Yo le miro sin dar crédito… ¿de verdad lo dice en serio? Regreso a la cocina.

Cinco minutos después, vuelvo a tenerle enfrente, con el teléfono en la mano.

—Tu padre quiere hablar contigo —murmura con una mirada cauta.

Me quedo sin respiración de golpe. Cojo el teléfono y cubro el micrófono.

—¡Se lo has contado! —siseo.

Samuel asiente, y abre mucho los ojos ante mi angustiado semblante.

¡Oh, no! Inspiro profundamente.

—Hola, papá.

—Samuel acaba de preguntarme si puede casarse contigo —dice Mark.

Se hace el silencio entre los dos mientras pienso desesperadamente qué puedo decir. Mark sigue callado como suele hacer, sin darme ninguna pista sobre su reacción ante la noticia. Me decido por fin.

—¿Y tú qué le has dicho?

—Le he dicho que quería hablar contigo. Es bastante repentino, ¿no crees, Willy? Hace muy poco que le conoces. Quiero decir que es un buen tío, le gusta la pesca y todo eso, pero… ¿tan pronto? —dice en un tono tranquilo y comedido.

—Sí. Es repentino… espera un momento.

Me alejo a toda prisa de la zona de la cocina y de la mirada ansiosa de Samuel, y voy hacia el ventanal. Las puertas que dan al balcón están abiertas, y salgo a la luz del sol. No puedo acercarme al borde. Está demasiado alto.

—Ya sé que es muy repentino y todo eso… pero, bueno, yo le quiero. Él me quiere. Quiere casarse conmigo, y sé que es el hombre de mi vida.

Me ruborizo, pensando que seguramente esta sea la conversación más íntima que he mantenido con mi padrastro.

Mark permanece en silencio al otro lado del teléfono.

—¿Se lo has dicho a tu madre?

—No.

—Willy… ya sé que es muy rico y muy buen partido, pero… ¿casarse? Es un paso muy importante. ¿Estás convencido?

—Él me da toda la felicidad que busco —susurro.

—Ufff —dice Mark al cabo de un momento, en un tono más suave.

—Él lo es todo.

—Willy ,Willy, Willy. Eres un jovencito muy testarudo. Espero de corazón que sepas lo que haces. ¿Me lo vuelves a pasar, por favor?

—Claro, papá, ¿y tú me acompañarás al altar? —pregunto en voz baja.

—Oh, cariño. —Se le quiebra la voz, y se queda callado un buen rato. Y mis ojos se llenan de lágrimas al comprobar lo emocionado que está—. Nada me haría más feliz —dice finalmente.

Oh, Mark. Te quiero tanto… Trago saliva para no llorar.

—Gracias, papá. Te vuelvo a pasar a Samuel. Sé cariñoso con él. Le amo —susurro.

Creo que Mark sonríe al otro lado de la línea, pero es difícil decirlo. Con Mark siempre es difícil.

—Cuenta con ello, Willy. Y ven a visitar a este viejo y tráete a Samuel.

Vuelvo a la sala, enfadado con Samuel por no haberme avisado, y le paso el teléfono con un gesto que le hace saber lo molesto que estoy. Él lo coge de buen humor y regresa al estudio.

Dos minutos después reaparece.

—Tengo la bendición un tanto reticente de tu padrastro —dice orgullosamente, tanto, de hecho, que me da la risa y él me sonríe.

Se comporta como si acabara de negociar una fusión o una adquisición importantísima, lo cual, supongo, en cierto sentido ha hecho.

* * *

—Vaya, eres muy buen cocinero.

Samuel se traga el último bocado y alza la copa de vino. Yo me ruborizo por el halago, y se me ocurre que solo podré cocinar para él los fines de semana. Frunzo el ceño. A mí me encanta cocinar. Quizá debería hacerle un pastel de cumpleaños. Consulto el reloj. Aún tengo tiempo.

—¿Guille? —Samuel interrumpe mis pensamientos—. ¿Por qué me pediste que no te hiciera fotos?

Su pregunta me inquieta, sobre todo porque utiliza un tono de voz aparentemente dulce.

Oh… no. Las fotos. Miro fijamente mi plato vacío y entrelazo los dedos en el regazo. ¿Qué puedo decir? Me prometí a mí mismo que no mencionaría que encontré su versión de Penthouse Pets.

—Guille —dice bruscamente—. ¿Qué pasa?

Su voz me sobresalta, obligándome a mirarle. ¿Cómo he podido llegar a pensar que ya no me intimidaba?

—Encontré tus fotos —susurro.

Samuel abre los ojos, conmocionado.

—¿Has entrado en la caja fuerte? —pregunta, incrédulo.

—¿Caja fuerte? No. No sabía que tuvieras una.

Frunce el ceño.

—No lo entiendo.

—En tu vestidor. La caja. Estaba buscando tu corbata, y la caja estaba debajo de los vaqueros… esos que llevas normalmente en el cuarto de juegos. Menos hoy.

Y me ruborizo.

Me mira con la boca abierta, horrorizado, y se pasa nerviosamente la mano por el cabello mientras procesa la información. Se frota la barbilla, sumido en sus pensamientos, pero no puede ocultar la perplejidad y el enojo impresos en su cara. Sacude la cabeza abruptamente, exasperado—pero también divertido—, y una ligera sonrisa de admiración aflora en la comisura de su boca. Junta las manos frente a sí y vuelve a dedicarme toda su atención.

—No es lo que piensas. Me había olvidado por completo de ellas. Alguien ha cambiado la caja de sitio. Esas fotos deberían estar en la caja fuerte.

—¿Quién las cambió de sitio? —murmuro.

Él traga saliva.

—Solo pudo hacerlo una persona.

—Oh. ¿Quién? ¿Y qué quieres decir con «No es lo que piensas»?

Él suspira y ladea la cabeza, y creo que está avergonzado. ¡Debería estarlo!, me increpa mi subconsciente.

—Esto te va a sonar frío, pero… hay una póliza de seguros —susurra, y se pone tenso a la espera de mi respuesta.

—¿Una póliza de seguros?

—Contra la exhibición pública de esas fotos.

De repente caigo en la cuenta y me siento incómodo y un tanto idiota.

—Oh —musito, porque no se me ocurre qué decir. Cierro los ojos. Aquí están de nuevo: las cincuenta sombras de su vida destrozada, aquí y ahora—. Sí. Tienes razón —digo con un hilo de voz—. Suena muy frío.

Me levanto para recoger los platos. No quiero saber nada más.

—Guille.

—¿Lo saben ellos? ¿Los chicos… los sumisos?

Él frunce el ceño.

—Claro que lo saben.

Ah, bueno, algo es algo. Alarga una mano para cogerme y atraerme hacia él.

—Esas fotos deberían estar en la caja fuerte. No son para ningún fin recreativo. —Hace una pausa—. Quizá lo fueron en un principio, cuando se hicieron. Pero… —Se calla y me mira suplicante—. No significan nada.

—¿Quién las puso en tu vestidor?

—Solo pudo haber sido Michael.

—¿Él sabe la combinación de tu caja fuerte?

Él se encoge de hombros.

—No me sorprendería. Es una combinación muy larga, que casi nunca uso. Es el único número que tengo anotado y que nunca he cambiado. —Sacude la cabeza—. Me pregunto qué más sabrá Michael y si habrá sacado alguna otra cosa de allí. —Frunce el ceño y vuelve a mirarme—. Mira, destruiré las fotos. Ahora mismo si quieres.

—Son tus fotos, Samuel. Haz lo que quieras con ellas —musito.

—No seas así —dice, sosteniéndome la cabeza entre las manos y mirándome a los ojos—. Yo no quiero esa vida. Quiero nuestra vida, juntos.

Santo Dios. ¿Cómo sabe que bajo mi horror ante esas fotos se oculta toda mi paranoia?—Creía que habíamos exorcizado todos esos fantasmas esta mañana, Guille. Yo lo siento así, ¿tú no?

Le miro fijamente, recordando esa mañana tan, tan placentera y romántica, descaradamente lasciva, en su cuarto de juegos.

—Sí. —Sonrío—. Yo también siento lo mismo.

—Bien. —Se inclina hacia delante, me besa y me rodea con sus brazos—. Las romperé —murmura—. Y luego tengo que ir a trabajar. Lo siento, nene, pero tengo un montón de asuntos de negocios esta tarde.

—No pasa nada. Yo tengo que llamar a mi madre. —Hago una mueca—. Y después quiero comprar algunas cosas y hacerte un pastel.

Él sonríe de oreja a oreja y sus ojos se iluminan como los de un chiquillo.

—¿Un pastel?

Asiento.

—¿Un pastel de chocolate?

—¿Tú quieres un pastel de chocolate?

Su sonrisa es contagiosa. Asiente.

—Veré lo que puedo hacer, señor De Luque.

Y vuelve a besarme.

* * *

Mi madre se queda muda por la sorpresa.

—Mamá, di algo.

—No estarás embarazado, ¿verdad, Guille? —murmura, horrorizada.

—No, no. No dig–

—Podrías, hoy en día hay muchos casos de emb–

—No es nada de eso mamá —la corto enseguida.

La desilusión me parte el corazón, y me entristece que pueda pensar eso de mí. Pero luego recuerdo, con mayor decepción si cabe, que ella estaba embarazada de mí cuando se casó con mi padre.

—Perdona, cielo. Pero es que todo esto es tan repentino. Quiero decir que Samuel es muy buen partido, pero tú eres muy joven, y deberías ver antes un poco de mundo.

—Mamá, ¿no puedes alegrarte por mí sin más? Yo le quiero.

—Es que necesito acostumbrarme a la idea, cariño. Me has dejado de piedra. En Georgia ya noté que había algo muy especial entre vosotros, pero el matrimonio…

En Georgia él quería que yo fuera su sumiso, pero eso no se lo voy a decir a ella.

—¿Habéis fijado la fecha?

—No.

—Ojalá tu padre estuviera vivo —susurra.

Oh, no… esto no. Ahora no.

—Lo sé, mamá. A mí también me hubiera gustado conocerle.

—Solo te tuvo en brazos una vez, y estaba tan orgulloso. Pensaba que eras el niño más perfecto del mundo.

Y relata la vieja historia familiar con un hilillo quejumbroso de voz… una vez más. Va a echarse a llorar.

—Lo sé, mamá.

—Y luego murió —dice con un leve sollozo, y sé que el recuerdo la ha afligido, como pasa siempre.

—Mamá —susurro, sintiendo ganas de traspasar el teléfono y poder abrazarla.

—Soy una vieja tonta —musita, y vuelve a dejar escapar otro sollozo—. Claro que me alegro mucho por ti, cariño. ¿Mark lo sabe? —añade.

Parece que ha recuperado la compostura.

—Samuel acaba de pedírselo.

—Oh, qué tierno. Bien.

La noto melancólica, pero está haciendo un esfuerzo.

—Sí, lo ha sido —murmuro.

—Guille, cielo, te quiero muchísimo. Y me alegro mucho por ti. Y tenéis que venir a verme, los dos.

—Sí, mamá. Yo también te quiero.

—Bob me está llamando. Tengo que colgar. Ya me dirás la fecha. Tenemos que planear…¿será una boda por todo lo alto?

Una boda por todo lo alto. Oh, Dios. Ni siquiera había pensado en eso. ¿Una gran boda? No, yo no quiero una gran boda.

—Todavía no lo sé. En cuanto lo sepa te llamo.

—Bien. Y ve con cuidado. Aún tenéis que disfrutar mucho juntos… ya habrá tiempo para tener hijos.

¡Hijos! Mmm… y ahí está otra vez: una alusión, no muy sutil, al hecho de que ella me tuvo muy joven.

—Mamá, yo no te arruiné la vida, ¿verdad?

Ella sofoca un gemido.

—Oh, no, Guille, yo nunca pensé eso. Tú fuiste lo mejor que nos pasó en la vida a tu padre y a mí. Pero me gustaría que él estuviera aquí para verte tan guapo, grande y a punto de casarte.

Vuelve a ponerse nostálgica y llorosa.

—A mí también me gustaría. —Muevo la cabeza, pensando en mi mítico padre—. Te dejo, mamá. Ya volveré a llamarte.

—Te quiero, cariño.

—Yo también, mamá. Adiós.

* * *

Trabajar en la cocina de Samuel es algo de ensueño. Para ser un hombre que no sabe nada de tareas culinarias, se diría que lo tiene todo. Sospecho que a la señora Jones también le gusta la cocina. Lo único que necesito ahora es chocolate de buena calidad para el glaseado. Dejo las dos mitades del pastel sobre una rejilla para que se enfríen, cojo la billetera y asomo la cabeza por la puerta del estudio de Samuel. Está concentrado en la pantalla del ordenador. Levanta la vista y me mira.

—Voy un momento a la tienda a buscar unos ingredientes.

—Vale.

Frunce el ceño.

—¿Qué pasa?

—¿Piensas ponerte unos vaqueros o algo?

Oh, por favor…

—Solo son piernas, Samuel.

Me mira fijamente, muy serio. Esto acabará en pelea. Y es su cumpleaños. Le dirijo una mirada exasperada, sintiéndome como un adolescente descarriado.

—¿Y si estuviéramos en la playa? —pregunto, optando por otra táctica.

—No estamos en la playa.

—Si estuviéramos en la playa, ¿protestarías?

Se queda pensando en ello un momento.

—No —se limita a responder.

Abro muchos los ojos y le sonrío, satisfecho.

—Bueno, pues imagínate que lo estamos. Hasta luego.

Me doy la vuelta y salgo disparado hacia el vestíbulo. Consigo llegar al ascensor antes de que me atrape. Cuando se cierran las puertas, le hago un gesto de despedida y le sonrío con cariño, mientras él me mira impotente, con los ojos entornados, pero afortunadamente de buen humor.

Sacude la cabeza con gesto de exasperación, y luego dejo de verle.

Oh, ha sido emocionante. La adrenalina palpita en mis venas, y tengo la sensación de que el corazón se me va a salir del pecho. Pero, a medida que el ascensor baja, mi ánimo también desciende. Maldita sea… ¿qué he hecho?

He despertado a la fiera. Se enfadará conmigo cuando vuelva. Mi subconsciente me mira fijamente por encima de sus gafas de media luna, con una vara de sauce en la mano. Oh, no.

Pienso en la poca experiencia que tengo con los hombres. Yo nunca he vivido con un hombre… bueno, excepto con Mark pero, por alguna razón, él no cuenta. Es mi padre… bueno, el hombre a quien considero mi padre.

Y ahora tengo a Samuel. En realidad, él nunca ha vivido con nadie, creo. Tengo que preguntárselo… si es que todavía me habla.

No obstante creo firmemente que tengo que vestirme como yo quiera. Recuerdo sus normas.

Sí, esto debe de ser muy duro para él, pero también tengo clarísimo que este vestido lo pagó él.

Debería haber dejado instrucciones más claras en Neimans: ¡nada demasiado ceñido! Este atuendo no es tan ceñido, ¿no? Lo compruebo en el gran espejo de la entrada. Maldita sea.

Sí, lo es, pero ya he tomado mi decisión. Y sin duda tendré que enfrentarme a las consecuencias. Me pregunto vagamente qué hará él, pero primero tengo que sacar dinero.

Me quedo mirando el comprobante del cajero automático: 51.689,16 dólares. ¡Hay cincuenta mil dólares de más! «Guillermo, si aceptas mi proposición, tú también vas a tener que aprender a ser rico.» Y ya está empezando. Cojo mis míseros cincuenta dólares y me encamino hacia la tienda.

* * *

Cuando vuelvo, voy directamente a la cocina, sin poder evitar un escalofrío de alarma.

Samuel sigue en su estudio. Vaya. Lleva ahí encerrado casi toda la tarde. Decido que la mejor opción es enfrentarme a él y comprobar cuanto antes la gravedad de lo que he hecho. Me acerco con cautela a la puerta de su estudio. Está al teléfono, mirando por la ventana.

—¿Y el especialista de Eurocopter vendrá el lunes por la tarde?… Bien. Mantenme informado. Diles que necesito sus primeras conclusiones el lunes a última hora o el martes por la mañana.

Cuelga y da la vuelta a la silla, pero al verme se queda quieto, con gesto impasible.

—Hola —musito.

Él no dice nada, y se me cae el corazón a los pies. Entro con cuidado en su estudio y me acerco a la mesa donde está sentado. Él sigue sin decir nada, y no deja de mirarme a los ojos. Me quedo de pie frente a él, sintiéndome ridículo de cincuenta mil formas distintas.

—He vuelto. ¿Estás enfadado conmigo?

Él suspira y me coge de la mano. Me atrae hacia él, me sienta en su regazo de un tirón y me rodea con sus brazos. Hunde la nariz en mi cabello.

—Sí —dice.

—Perdona. No sé lo que me ha pasado.

Me acurruco en su regazo, aspiro su celestial aroma a Samuel y me siento seguro, pese a saber que está enfadado.

—Yo tampoco. Vístete como quieras —murmura. Sube la mano por mi pierna hasta el muslo—. Además, esta  ropa tiene sus ventajas, dice apretando fuertemente mi trasero.

Se inclina para besarme y nuestros labios se rozan. La pasión, o la lujuria, o una necesidad profundamente arraigada de hacer las paces, me invade, y el deseo me inflama la sangre. Le cojo la cabeza entre las manos y sumerjo los dedos en su cabello. Él gime y su cuerpo responde, y me mordisquea con avidez el labio inferior… el cuello, la oreja, e invade mi boca con su lengua, y antes de que me dé cuenta se baja la cremallera de los pantalones, me abre rápidamente los míos, tira de ellos hacia abajo y me coloca a horcajadas sobre su regazo y me penetra. Yo me agarro al respaldo de la silla, mis pies apenas tocan el suelo… y empezamos a movernos.

* * *

—Me gusta tu forma de pedir perdón —musita con los labios sobre mi pelo.

—Y a mí la tuya —digo con una risita, y me acurruco contra su pecho—. ¿Has terminado?

—Por Dios, Guille, ¿quieres más?

—¡No! De trabajar.

—Aún me queda una media hora. He oído tu mensaje en el buzón de voz.

—Es de ayer.

—Parecías preocupado.

Le abrazo fuerte.

—Lo estaba. No es propio de ti no contestar a las llamadas.

Me besa el cabello.

—Tu pastel ya estará listo dentro de media hora.

Le sonrío y bajo de su regazo.

—Me hace mucha ilusión. Cuando estaba en el horno olía maravillosamente, incluso evocador.

Le sonrío con timidez, un poco avergonzado, y él responde con idéntica expresión. Vaya, ¿realmente somos tan distintos? Quizá esto le traiga recuerdos de la infancia. Me inclino hacia delante, le doy un beso fugaz en la comisura de los labios y me voy a la cocina.

* * *

Cuando le oigo salir del estudio, ya lo tengo todo preparado, y enciendo la solitaria vela dorada de su pastel. Él me dedica una sonrisa radiante mientras se acerca muy despacio, y yo le canto bajito «Cumpleaños feliz». Luego se inclina y sopla con los ojos cerrados.

—He pedido un deseo —dice cuando vuelve a abrirlos, y por alguna razón su mirada hace que me sonroje.

—El glaseado aún está blando. Espero que te guste.

—Estoy impaciente por probarlo, Guillermo —murmura, haciendo que suene muy sensual.

Corto una porción para cada uno, y procedemos a comérnoslo con tenedores de postre.

—Mmm —dice con un gruñido de satisfacción—. Por esto quiero casarme contigo.

Yo me echo a reír, aliviado… Le gusta.

* * *

—¿Listo para enfrentarte a mi familia?

Samuel para el motor del R8. Hemos aparcado en el camino de entrada a la casa de sus padres.

—Sí. ¿Vas a decírselo?

—Por supuesto. Tengo muchas ganas de ver cómo reaccionan.

Me sonríe maliciosamente y sale del coche.

Son las siete y media, y aunque el día ha sido cálido, sopla una fresca brisa vespertina procedente de la bahía. Me envuelvo con el chal y bajo del coche. Llevo un traje de cóctel que encontré esta mañana cuando rebuscaba en el armario. Samuel me da la mano, y vamos hacia la puerta principal. Diego la abre de par en par antes de que llamemos.

—Hola, Samuel. Feliz cumpleaños, hijo.

Coge la mano que Diego le ofrece, pero tira de ella y le sorprende con un breve abrazo.

—Esto… gracias, papá.

—Guille, estoy encantado de volver a verte.

Me abraza también, y entramos en la casa detrás de él. Antes de poner los pies en el salón, vemos a Frank que viene hacia nosotros con paso enérgico por el pasillo. Parece indignado.

¡Oh, no!

—¡Vosotros dos! Quiero hablar con vosotros ahora mismo —nos suelta, con su tono de «Más os vale no engañarme».

Nervioso, miro de reojo a Samuel. Él se encoge de hombros, decide seguirle la corriente y entramos detrás de él  en el comedor, dejando a Diego perplejo en el umbral del salón. Él cierra la puerta de golpe y se vuelve hacia mí.

—¿Qué coño es esto? —masculla, agitando una hoja de papel frente a mí.

Completamente desconcertado, la cojo y le echo un rápido vistazo. Se me seca la boca. Oh, Dios. Es mi e-mail de respuesta a Samuel sobre el tema del contrato.

 —————–

Wuloas!! Kiara reportándose luego de siiiiiiiiiglos xD

La causa de mi desaparición es que me quedé sin capítulos adaptados :( (sí, yo hacía otra adaptación antes y por eso Samuel tenía 3 colores de ojos XD)

Tengo una maña noticia! D’:

Preparen sus bodys..

Sólo nos queda un cap de 50SMO… *suspira* 

Pero, no se preocupen, seguiremos con 50 Sombras Liberadas c:

Ahora…

DIOS, FRAAAANK, LA QUE SE VA A ARMAAAAAAAAAAR…!

Salseo asegurado uwu

-K<3

Fênix

Quando te olhei
Pela primeira vez
Eu senti
Que seria diferente
Te observei
Te estudei
Sem que soubesse
O quanto me apetecia
Naquele momento
Você foi introduzido
Na minha vida
Pela porta do destino
Nosso elo era divino
Nossa química, incendiaria
Nossas primeiras palavras
Ficaram gravadas
Nosso primeiro olhar
Me estremeceu sem parar
Nosso primeiro beijo
Foi o mais perfeito
Me tirou o sossego
E levou toda a minha paz
A primeira vez que fizemos amor
O nosso mundo parou
Tive medo
De ser incendiada
Nossos corpos eram brasas
Que o vento só incendiava mais
Morri queimada
Ressuscitei
Como a fênix
Pra ter você novamente
E ser feliz
Mesmo condenada pra sempre


Erica Belo

3

GIFS BY itsoksammy

porque después de eso, ESTO es totalmente como acabó la noche para Jared y Jensen (◕ฺ‿◕ฺ✿ฺ)

♥♥♥♥♥♥♥♥ Saturn Awards J2 version ♥♥♥♥♥♥♥♥ 

—Ouch Jen —protestó sin demasiado ímpetu—, ¿Estamos ansiosos hoy o que…?

Apenas se habían cerrado las puertas del ascensor a su espalda y ya le tenía sobre él, buscándole la boca con ansias asesinas. No es que Jared fuese a quejarse ni mucho menos. Suspiró, dándole espacio para que esos labios carnosos le dejasen un surco de diminutos besos que iban desde la base del cuello hasta esa zona tras la oreja que hacía que las rodillas se le convirtiesen en mantequilla.

—Qué bueno estás coño —respondió Jensen, cuyos dedos ya estaban ocupados desabrochando los primeros botones de la camisa que portaba Jared. El delicado frufrú del tejido al ser apartado le erizó un poco más lo pezones que estaban ya más que estimulados por las caricias del actor—. He estado a punto de decirle a Eric que cortase la charla de una vez, que tenía que echarte un polvo o iba a volverme loco. Llevas toda la puta noche provocándome.

A Jared se le escapó una risita ahogada mientras dejaba vagar las manos bajo la tela de la chaqueta de Jensen, luchando contra la ajustada prenda, la tela seguía sintiéndose fresca bajo sus palmas.

—¿Provocándote… y cómo es eso? —gimió al sentir el esbozo de una lengua girando en torno al lóbulo, la presencia fantasmal del aliento de su amante le estremeció de anticipación y placer—. Jen… espera. ¡Espera!

—No puedo, tengo que probarte —fue la sucinta respuesta. Jensen tenía esa expresión decidida que se le ponía a veces, las pupilas dilatadas y enormes, las mejillas rojas, no sólo por el exceso de alcohol sino por el evidente deseo. Jared suspiró, dejando que sus caderas se frotasen en lentos círculos, disfrutando con abandono de la prometedora dureza que latía bajo los ajustados pantalones oscuros.

—Estoy sudado y… —protestó a media voz. Jensen levantó la cabeza un instante y Jared gruñó por lo bajo al notarle más cerca, mucho más cerca. Se mojó los labios al verle pulsar la tecla de parada.

—Como si eso fuese nuevo —se burló Jensen, recorriéndole con mirada incendiaria—. O como si me importase tres cojones.

—¡Jen! —La protesta murió antes de ser pronunciada, no tenía razón de ser, no cuando los dedos de Jensen se habían cerrado en torno a su erección, la gruesa tela de los vaqueros le proporcionaban una muy necesitada fricción. Arqueó la pelvis, luchando por sentirle con más fuerza. Notaba nuevas gotas de sudor bajándole por la nuca y la espalda, perdiéndose justo en el surco entre las nalgas. Jensen le estaba tocando como quien le quita un envoltorio a un caramelo. Y sudor o no, Jared quería ser devorado.

—Así —dijo en voz baja, lamiéndole despacio, hociqueándole. La boca de Jensen ardía contra su piel húmeda, la saliva dejando un nuevo rastro—. Me gusta verte así y olerte y saber que todo esto es mío… porque es mío, ¿verdad J…?

Jared asintió en silencio, mordiéndose con fuerza los labios, intentando mantener el silencio y fracasando con estrépito. La mano de Jensen le acunó unos segundos, robándole la poca resistencia que le quedaba

—Ahora date la vuelta nene que voy a demostrarte cuanto me gustas. —Jensen le giró, acariciándole la nuca mojada con su aliento candente—.Voy a hacerte sudar de verdad y tú vas a disfrutarlo.

Quando a saudade apertou, tudo dentro de mim gritou por ele. Tudo. Não havia um lugar que eu olhasse que não tinha um pouquinho dele. Era quase como se isso me queimasse por dentro, uma chama que incendiaria a cidade toda atrás de uma única pessoa. Mas então, de repente, me lembrei de que ele tinha ido por vontade própria. E não tinha nada que eu pudesse fazer. Aquela chama não se apagou, mas invés da cidade toda, me queimou em seu lugar.
—  A culpa é mesmo das estrelas? 
No es justo que extrañes a quien no te extraña, que sueñes a quien lacera tu alma y le escribas a quien no te lee. Pequeña ave, estira las alas, sacúdete el alma. Deja el dolor y goza del aire, de las nubes y el cielo. Que ha sido hecho para que tú lo surques, para que tú lo explores.
Canta, vive, sé; no te detengas a esperar por él.
— Malaci (Alma incendiaria)
Antes de que te vayas - o me vaya - y tardemos una eternidad en volvernos a hablar, quiero que sepas que me importas, que te amo y que me alegras la vida, que agradezco que nos encontremos una y otra vez, aunque sea en gestos, letras y papel.
—  Malaci (Alma Incendiaria)