impulso

Te amo…
te amo de una manera inexplicable,
de una forma inconfesable,
de un modo contradictorio.

Te amo…
con mis estados de ánimo que son muchos,
y cambian de humor continuamente.
por lo que ya sabes,
el tiempo, la vida, la muerte.

Te amo…
con el mundo que no entiendo,
con la gente que no comprende,
con la ambivalencia de mi alma,
con la incoherencia de mis actos,
con la fatalidad del destino,
con la conspiración del deseo,
con la ambigüedad de los hechos.

Aún cuando te digo que no te amo, te amo,
hasta cuando te engaño, no te engaño,
en el fondo, llevo a cabo un plan,
para amarte mejor.

Te amo…
sin reflexionar, inconscientemente,
irresponsablemente, espontáneamente,
involuntariamente, por instinto,
por impulso, irracionalmente.

En efecto no tengo argumentos lógicos,
ni siquiera improvisados
para fundamentar este amor que siento por ti,
que surgió misteriosamente de la nada,
que no ha resuelto mágicamente nada,
y que milagrosamente, de a poco, con poco y nada
ha mejorado lo peor de mí.

Te amo…
te amo con un cuerpo que no piensa,
con un corazón que no razona,
con una cabeza que no coordina.

Te amo…
incomprensiblemente,
sin preguntarme por qué te amo,
sin importarme por qué te amo,
sin cuestionarme por qué te amo.

Te amo…
sencillamente porque te amo,
yo mismo no sé por qué te amo.

—  Pablo Neruda

Juan Gabriel es el cantautor más importante de nuestro país, lo sé bien. Pero es ante todo una anomalía: un artista profundamente afeminado en una tierra que está a punto de marchar en favor de la homofobia, una tierra que, impulsada por el lastre ancestral de la Iglesia y sus impulsos retrógrados y llenos de temor, han ocultado la diversidad hasta el punto absurdo de igualar al homosexual con el pederasta. Juan Gabriel —además de un cantante de extraordinaria potencia y un compositor que, independientemente de su alcance temático, posee un rango enorme, una profundidad sincera y casi primitiva— es el signo de muchas actitudes y certezas y dolores y represiones que habitamos como sociedad.

Los conciertos de Juan Gabriel, tan aclamados, son (o eran) el espacio de socialización de la jotería en los hombres y mujeres de familia: un jolgorio de dos o tres horas donde el sentimentalismo, el afeminamiento y el homoerotismo velado se volvían moneda común; dos horas en donde, como en un carnaval medieval, uno podía revertir lo que es, sus valores y sus responsabilidades con la sociedad, para acercarse al verdadero desenfreno de la fiesta y la sexualidad sin represiones. Juan Gabriel es, además de muchas otras cosas, un síntoma. Un hombre valiente. Un artista honesto con su quehacer. Un joto en un país donde eso no existía y, cuando al fin existió, se volvió una premonición terrible. Desde 1971, una anomalía.

Cuando tenía unos ochos años (y a raíz de que alguien había cantado, como si fuera parte de la conversación, “pero qué necesidad, para qué tanto problema”), alguien en mi familia dijo en uno de esas conversaciones que los adultos creemos que los niños no entienden o no recordarán: “No entiendo por qué el cantante más importante de México es así”, con ese énfasis en la última palabra que esconde abismos donde vive el prejuicio y el miedo. Hoy, dieciocho años después, me gustaría responder esa pregunta.

Porque este país necesita más putos como él.


-Juan Carlos Franco. 

choco-sopa  asked:

oye oye oye oye..... Holi :3 que me esta pasando hoy tengo mucha imaginación, ya he hecho 4 dibujos y 2 ya los pinte con crayolas (porque fue lo primero que mire :v) y sigo con imaginacion QUE ME ESTA PASANDO DOCTOR V:?

Uhum… Si.. Ya veo.. -intenta ver un diagnóstico imaginario(?), se acomoda las gafas y le mira con seriedad- Lo que yo veo es que usted tiene “Fibraeneryiosis Dijuartatipica”. Es un caso raro en donde las neuronas hacen pasar sus impulsos eléctricos más rápido de lo normal hasta la zona “kolorguisia” del cerebro, en pocas palabras donde se almacena la memoria espacial; memoria cuya es capaz de los movimientos artísticos. Es muy normal, usted no se preocupe, solo siga sus instintos y pinte hasta el techo de su habitación. Suerte! (Mientras no se coma los crayones no tendré que atender un cuerpo más en la morgue(?)) (???????)

Originally posted by whitelieiseasy

L'uomo è uno e nessuno.
Porta da anni la sua faccia appiccicata alla testa e la sua ombra cucita ai piedi e ancora non è riuscito a capire quale pesa di più. Qualche volta ha l'impulso irrefrenabile di staccarle e appenderle a un chiodo e restare lì, seduto a terra, come un burattino al quale una mano pietosa ha staccato i fili.
A volte la fatica cancella tutto e non concede la possibilità di capire che l'unico modo valido di seguire la ragione è abbandonarsi a una corsa sfrenata sul cammino della follia. Tutto intorno è un continuo inseguirsi di facce e ombre e voci, persone che non si pongono nemmeno la domanda e accettano passivamente una vita senza risposte per la noia o il dolore del viaggio.
—  G. Faletti - io uccido.
Ranking de los signos más impulsivos.

• TAURO- Nº12: Claro que a veces te han dado esos impulsos de querer hacer algo en el momento, es obvio, pero en el fondo sabes esperar. Tienes la capacidad de controlarte aunque en ocasiones te cueste la vida, sobretodo cuando alguien te intenta provocar. Eres un signo de tierra y vas aprendiendo poco a poco que las cosas te salen mejor cuando lo piensas dos veces. Las personas demasiado impulsivas pueden llegar a desordenar tu vida.

• CAPRICORNIO- Nº11: En la vida has aprendido a dejar a un lado los impulsos porque pocas veces te han traído cosas buenas. Te has encendido en muchas discusiones y si tocan tu orgullo o tu reputación te volverás loco como el que más pero en realidad la locura no es siempre lo mismo que la impulsividad. Cuando quieres algo, piensas muy bien en cómo conseguirlo y en qué camino es el mejor y más rápido para obtenerlo. Además eres de los que detesta bastante a la gente caprichosa que necesita tener todo lo que quiere en el momento y no lo trabaja con constancia.

• VIRGO- Nº10: Sabes que en algunos momentos de tu vida matarías si hace falta pero eres más inteligente que eso y respiras para contenerte. Eres un signo al que le gusta analizar y estudiar todo para no precipitarse. Normalmente cuando dices o haces algo, no es impulsivo, si no premeditado. Puedes gritar, ponerte de los nervios, estallar o explotar con algo pero sabes lo que haces y lo que no haces y eres capaz de dominarte si te puede perjudicar en algo. 

• ESCORPIO- Nº9: Claro que eres impulsivo, pero has aprendido rápido a controlarte. Digamos que, a veces, te contienes. Has tenido que tropezar varias veces para saber cerrar la boca a tiempo, meditar unos segundos antes de hablar y así, conseguir realmente mucho más de lo que te habías propuesto. Tú reflexionas las cosas o al menos lo intentas. En realidad, crees que las personas demasiado impulsivas acaban estropeándolo siempre (a ti también te ha pasado) así que, aunque parezca que a veces eres arrebatado, está todo pensado. Un dato importante, en el amor eres pasional como el que más y, seguramente en ese tema te sea casi imposible pensar nada, sólo actuarás por impulsos ciegos, aunque lo odies.

• CÁNCER- Nº8: Eres impulsivo, claro que si, la diferencia con el resto es que se te pasa en seguida. Puedes desear tener o hacer algo sin ni siquiera pensar si puedes o debes. Cuando estás sólo es muy probable que los impulsos te ganen, pero si hay alguien que te tranquiliza a tu lado también es posible que acabes calmándote. Así funcionas. Sólo necesitas buenos consejos para que esa impulsividad se frene. Buenos consejos y personas que te transmitan paz y armonía.

• PISCIS- Nº7: Es cierto que cuando algo se te ha metido en la cabeza es casi imposible hacerte cambiar de opinión, al menos, si no estás entretenido con otra cosa. Eres impulsivo, por supuesto, pero lo mejor es que, ya has aprendido que como tu estado de ánimo cambia de la noche a la mañana, también tienes que aprender a controlar esos impulsos que sabes, no te llevaran a nada bueno. Vas aprendiendo pero contigo, todo puede pasar, es probable que un día te levantes exaltado y diciendo todo lo que se te pasa por la cabeza, sin pensar, y otro, seas la persona más prudente del mundo.

• ACUARIO- Nº6: Sabes dar consejos a los demás sobre la paciencia, la calma o la tranquilidad y si, tu intentas llevarlo a cabo. INTENTAS. Pero claro, todo tiene un límite. En realidad, tu impulsividad aflora cuando hay alguien detrás que hace que estalles. Ahí, no pensarás en ninguna consecuencia. Te lanzarás al cuello, con quien sea, tus palabras podrán ser hirientes y sangrantes, pero a ti, en esos momentos, todo te da igual. En lo material, no eres muy caprichoso la verdad pero, las pocas veces que se te mete en la cabeza alguna cosa que quieres conseguir, vas a por ella. Aunque si lo piensas al menos, un par de veces.

• LIBRA- Nº5: En muchas ocasiones te da igual hacerlo mal, te da igual hacerlo bien, lo importante es hacerlo, probar, y más, si se te metió en la cabeza. Eres un signo de aire por lo tanto bastante variable, un día estas arriba y otro día estás abajo. También dudas demasiado, por eso no estás dentro del TOP de los más impulsivos pero también crees que tienes corazonadas en tu vida y es ahí, cuando salen tus impulsos. A veces, has podido estropear cosas por ser arrebatado en algún momento pero, a diferencia de otros signos, tú pocas veces te arrepientes de lo que dices y, si lo haces, nadie lo va a saber.

• GÉMINIS- Nº4: A parte de inconstante, incorregible e inestable, también eres impulsivo, claro que si. Todas tus acciones o una gran mayoría se mueven por impulsos. Es muy probable que te haya ido bien hasta ahora siendo así, porque además, si alguna vez has estropeado algo, eres rápido para sacar de ti esa sonrisa que hace que cualquiera te perdone. Tu eres de esas personas que, escupen por su boca todo lo que piensan sin ningún tipo de tacto pero tu otro YO (ya sabes que tu signo son dos gemelos) es el que te salva de arruinarlo aún más.

• SAGITARIO- Nº3: Como buen signo de fuego que eres, la impulsividad va pegada a ti prácticamente desde que naciste. Ser tan nervioso o tan impetuoso con todo te ha llevado a veces a estropear muchas cosas pero a la vez te ha hecho fuerte para que sepan que contigo no se juega. No te paras a pensar si lo que haces está bien o está mal en un momento determinado, simplemente lo haces. Te supera la idea de pararte a reflexionar demasiado, empezando porque te distraes con frecuencia con cualquier tema aburrido así que, la paciencia o la calma no van contigo. Podrás corregirlo un poco pero, al fin y al cabo, eres como eres y, los que están a tu alrededor sólo tendrán dos opciones, o tener tranquilidad ante tus arrebatos o desesperarse y volverse locos contigo.

• LEO- Nº2: Si se te mete en la cabeza, es lo que hay, tienes que buscar cualquier forma posible para conseguirlo. Eres arrebatado. Muchísimo. Sabes de sobra que a veces, y sólo por no pensar dos veces algo, has hecho cosas bastante imprudentes de las que, al final te has podido salvar aunque deberías vigilar más tus espaldas. Pero en el fondo, tú eres así, y es prácticamente imposible que nadie te calme. Te pueden asesorar, decirte que deberías centrarte y no ser tan irreflexivo y exaltado para todas las cosas, pero tú sabes que una vida sin acción y sin impulsos para ti, no tiene sentido.

• ARIES- Nº1: Eres la impulsividad hecha humana. Tú no piensas, no calibras, no comparas y no evalúas cuando se trata de algo que quieres. Lo necesitas YA, AQUÍ y AHORA. Y no hay más. Te da igual cómo vas a conseguirlo, pero para ti, tenerlo, es cuestión de vida o muerte. Eres caprichoso, y si no lo logras tener pronto lo que quieres entre tus manos te desesperas y, por consiguiente, desesperas al resto. En cuestiones más personales, sigues siendo igual de impulsivo, no cierras el pico ante nada ni nadie. Si ves que algo no te parece lo dirás sin ningún cuidado y, ¿por qué?, pues sencillamente porque no puedes ser de otra forma y, prefieres decir lo que sientes siempre y arrepentirte en algún momento después, a no haberlo dicho nunca, y arrepentirte toda tu vida.