ignorarla

Historia de un amor prohibido.

La conocí hace dos años, ella parecía frágil, era tímida y muy callada. Sus ojos siempre estaban tristes, pero ella no dejaba de sonreír y yo solo me preguntaba en como era posible que hubiera tanta belleza en algo tan melancólico.
Me hechizó, no encuentro otra manera de decirlo.
Desde el momento en el que la conocí algo cambió.
Ella era diferente, no solo porque era hermosa, no belleza de concurso, no, ella era real, real y preciosa.
Yo no lo sabía, nunca había sentido algo así, no sabía que hacer, ni cómo reaccionar, yo no podía pensar claro mientras estuviera ella.
Era prohibida, joder.
Ella no era para mí, y lo sabía. Pero quería protegerla.
Amaba verla sonreír y amaba aún más lograr hacerla reír. Ella floreció con el tiempo, apareció un brillo en sus ojos, comenzó a parecer contenta, y yo comencé con mi nuevo propósito: hacerla feliz. Todo lo que me fuera posible. Repito, yo seguía sin saber que sentía, era un idiota, un idiota enamorado de la chica prohibida.
Comenzó como un juego para mí. Me llenaba de un extraño júbilo el verla contenta, me encantaba, no quería ver de nuevo aquellos ojos cargados de tristeza. Y mi pobre excusa dentro de mí era que no sentía nada malo por ella, en realidad, no lo era, solo no era bueno para ella, no lo suficiente. No la merecía.
Ella comenzó a socializar y comenzó a hablar con los chicos, parecía como si no se diera cuenta del efecto que causaba en ellos, ella solo tenía que sonreír y hablar, y ya estaban hechizados… como yo.
Me ponía celoso, no ser yo quien la hiciera sonreír y parecer feliz. Pero al menos, el simple hecho de verla feliz (con quien fuera) me bastaba completamente.
Me volvía loco, alteraba mi vida y la ponía de cabeza, no sabía que sentir ni que hacer.
Y entonces, tome una decisión, ya saben, de esas desiciones estúpidas que uno toma por eso, por estúpido.
Decidí que no podía seguir así, me consumía, me encendía, me enamoraba, no podía… simplemente no, no eran mis planes.
Y la lastimé. Le hice daño. Comencé a ignorarla y después le conté de mi nueva conquista y lo hermosa que era (estaba actuando como un gilipollas, lo sabía muy bien). Ella solo me sonrió y me deseó que fuera feliz, que me lo merecía.
Vi en vivo como el brillo de sus ojos se apagó, como regresó su sonrisa falsa y esa tristeza.
¿Qué había hecho? Por fin había salido de ese pozo. Pero que hice yo… regresarla ahí, cuando lo primero que quería era hacerla feliz.
Maldita sea, era un idiota.
Poco después, los papeles se invirtieron.
Ella comenzó a ignorarme, a sonreír con los demás y a dejar de mirarme.
Y yo volví a luchar por ella.
Nos dimos cuenta de lo que había entre nosotros, era un secreto, nadie podía saberlo, ni siquiera sospecharlo. Fingíamos, entonces. Nos mirábamos pero fingíamos no hacerlo, nos buscábamos, intentando disimular lo que sentíamos.
Y entonces, lo que comenzó como un juego, se convirtió en algo más, algo más peligroso, pero esta vez era… real.
Me di cuenta de lo que había más allá del sexo y de las relaciones sin amor.
Con ella no necesitaba eso, solo necesitaba estar cerca de ella… luchar por ella….
Yo solo sentía lo cerca que estaba de que fuera mía, de que su amor fuera para mí…
Al final, como todas las buenas historias que no llegan a comenzar no prosperó. Ella se estaba marchando.
No por odio, ni siquiera por amor. Se la llevaron, ella se despidió de mí y me abrazó fuerte, yo no entendía nada… no le creía, yo creía que nos veríamos al día siguiente como todos los días. Pero eso no sucedió, claro, no de esa manera, era una despedida definitiva, lo vi en sus ojos, ella no volvería.
La estaba perdiendo.
Y en realidad, la perdí.
Ella se marchó una semana después, se llevo mi alegría con ella, se llevó todo de mí, menos el amor que le tenía. Ese seguía ahí, más fuerte que nunca.
Ella fue el amor más intenso que alguna vez había tenido, era mágica y electrizante, te atraía, te hechizaba sin siquiera pestañear.
No la he vuelto a ver desde entonces, no desde que todo acabó. Ella trató de comunicarse conmigo pero yo simplemente me protegí del dolor. Me he obligado a dejar de amarla, me he obligado a olvidarla. Pero su recuerdo es constante, siempre está conmigo, en los temas de nuestras charlas, en las risas de los demás. En los ojos de cada persona está presente.
No fui el único que resintió que se marchara, todos sus amigos también. Pareció como si la fuente de luz y esa vibra que llenaba todo se marchara. Ella era especial. Era única. Pero nunca fue mía, ni lo sería.
Al final de todo, lo nuestro siempre había sido prohibido, todo el tiempo lo había sido, yo había cometido un gran error, enamorarme de la chica imposible.
Imposible.
Porque yo era su profesor. El profesor enamorado de su alumna.

Personalmente la più brutta cosa che un ragazzo possa fare ad una ragazza è ignorarla quando lei ti sta amando con tutto il cuore.
—  Tumblr
La cosa più brutta che un ragazzo possa fare ad una ragazza è ignorarla quando lei ti sta amando con tutto il cuore.
—  littlepinklies
Alguna vez alguien me dijo que la soledad es una canción que suena mejor si la canta uno mismo. Sucedió aquel día, cuando iba a despedirme, que ella vino a decirme algo. No supe si ignorarla, callarla o echarla a un lado. Me quedé inmóvil, buscando palabras que apenas las rozaba escapaban lejos. Guardé silencio, el suficiente como para que ella retomara la conversación. Yo me quedé viéndola, sin poder oírla, apenas leyendo la caligrafía de sus labios. Dijo no sé qué de un tiempo y de que tengo que entenderla, de unas vacaciones a Europa y de un chico con doctorado. Cuando me dio la espalda y comenzaba a marcharse, sentí una tranquilidad que no puedo entender ahora, como si todo lo que dijo yo ya lo hubiese sabido mucho antes, cuando entre sus silencios encontraba sin saber reproches, latigazos de realidad que nunca tuvieron piedad conmigo. Luego, al volver a casa vi un avión surcar el cielo. La imaginé ahí, sonriendo y bien acompañada, en su trayecto a bailar al compás de un cambio de estación repentino. Entonces me eché en la cama, me puse los audífonos, cerré los ojos, y comencé a cantar esa canción que nunca antes había sonado tan bonita.
—  Heber Snc Nur
Questa è la mia storia..

Questa è la storia di due ragazzi,i quali in un giorno qualunque si conobbero su un app.Lui la contattò facendole un complimento,le disse che era una bella ragazza,lei lo ringraziò e continuarono a parlare di loro e delle loro vite.Entrambi uscivano da due storie un po complicate..Lui si lasciò dopo 5 anni,stava progettando di sposarsi con quella ragazza,ma lei lo tradì..fu molto dura per lui,una vera e propria delusione,la quale lo portò a non relazionarsi più emotivamente con qualche ragazza,per quanto ci poteva provare a conoscere delle ragazze non riusciva a provare dei sentimenti per esse.Lei invece usciva da una storia durata 1 anno,con un ragazzo molto più grande di lei,il quale le chiese di andare a convivere,ma non perchè lo desiderava veramente ma perchè gli pesava farsi solamente 20 minuti di strada al giorno..per quanto lei lo amava decise di lasciarlo andare e fu così che la loro relazione finì.Così giorno dopo giorno i due ragazzi continuarono a parlare,a conoscersi meglio,fin quando lui un giorno le chiese il numero di cellulare,parlavano per ore intere,tramite messaggi,chiamate,e anche webcam..Tra loro si era creata un intesa strana ma forte,era un qualcosa di grande,grande come la distanza che li divideva.Giorno dopo giorno il desiderio di vedersi,di abbracciarsi,di darsi anche un solo bacio aumentava sempre più..Fin quando lei decise di partire e andare da lui.Lui sembrava molto felice.Una sera qualnque dopo una videochiamata le mandò un messaggio con scritto “Comunque ti volevo dire grazie per avermi concesso la tua conoscenza,sei una persona stupenda e sono sicuro di vederti a Novembre,il mio regalo più bello è quello di stringerti tra le mie braccia,non chiedo di più."Lei era molto felice e ansiosa,aspettava con ansia che quel famoso 5 Novembre(il giorno della partenza) arrivasse in fretta.Tutto andava bene e il giorno della partenza stava per arrivare ormai mancava poco,mancavano pochi giorni.Fin quando una settimana prima di partire,lui sparì,lei non lo sentì per più di due giorni,era molto preoccupata,non sapeva se gli fosse successo qualcosa di brutto,non avendo modo di rintracciarlo mandò un messaggio ad un suo amico,il quale esso riferì il messaggio che lei lo stesse cercando,così finalmente lui si fece vivo,dicendole di aver perso il cellulare a lavoro,Lei tirò un sospiro di sollievo,e continuarono a parlare,ma lui era cambiato,era freddo,impassibile,non era il ragazzo che ella conobbe per un mese..Fin quando lui le confessò che stava conoscendo un altra ragazza..Lei incredula si arrabbiò molto,più che rabbia era la delusione presa,si sentì una stupida e povera illusa,che poteva credere in qualcosa di impossibile..le crollò un po di mondo addosso..dio come pianse.Ma lei era forte,sapeva che aveva bisogno di vederlo ugualmente,così sorvolò e decise di vederlo ugualmente.Arrivò il giorno della partenza,lei decise di partire con un'amica,era ansiosa e felice,lui le disse che l'avrebbe raggiunta il giorno dopo.Arrivata a roma lei passò la serata con le sue amiche,cenarono fuori e dopo andarono a ballare in una discoteca piccolina ma molto carina,Non c'era un momento dove lei non pensasse a lui,mentre lei di divertiva con le sue amiche conobbe un ragazzo di nome Federico,il quale con molto gentilezza le offrì qualcosa da bere,e tra una chiacchiera e un altra i due passarono una serata a parlare,Finita la serata lei salutò Federico e si dirise in hotel con le sue amiche.Finalmente il Fatidico giorno era arrivato..ma lui non si fece sentire tutta la mattinata,lei lo chiamava,le mandava messaggi,ma lui continuava ad ignorarla..Era pomeriggio,e lei iniziò a metabolizare che lui non sarebbe mai venuto,che tutto era stata solamente una presa in giro,si sentì delusa,ferita,gli crollò tutto il mondo addosso,non le scese nemmeno una lacrima davanti alle sue amiche e tutto gli rimase bloccato in gola,si sentiva soffocare quel maledetto giorno,è un qualcosa di inspiegabile..Quel giorno ci fu pure un alluvione e lei era in giro con le sue amiche..vennero travolte in pieno dalla pioggia,impaurite e fradice decisero di non ritornare in hotel così alloggiarono da un loro amico..durante il tragitto lei incontrò il ragazzo conosciuto il giorno prima in discoteca il quale gli lasciò il suo numero,così iniziarono a sentirsi..Arrivato il giorno della partenza lei non volle vederlo,stava troppo male,la delusione era stata troppo forte,così Prese l'aereo e ritornò a casa sua.Passarono i giorni e non c'era un solo giorno che lei non pensasse a lui,e ogni tanto dopo giorni qualche lacrima le rigava il volto.Ma lei doveva andare avanti,così riprese in mano la sua vita e decise di conoscere meglio Federico,Lui era molto carino con lei,scendeva spesso in sicilia per trovarla,fin quando un giorno lui non le regalò un biglietto per risalire a roma per andare da lui,lei era felice,anche se rivedendo il biglietto per roma,le salì un po la malinconia e ripensando a tutto quello che le era successo lì,la notte mandò un messaggio a lui dicengli"mi manchi” lei pensava che lui non avrebbe mai risposto,così si addomentò..L'indomai trovò la risposta di lui,così iniziarono a parlare e parlare, a mettere delle cose in chiaro..fin quando entrambi non si confessarono che si erano impegnati..Lei partì andò da federico e per quanto federico la rendeva felice,pensava sempre a lui..così quando federico non c'era lei ne approfittava per sentire lui,era un bisogno per lei..come droga..a lei bastava parlare con lui per essere tranquilla e serena..Dopo 4 giorni passati con il suo ragazzo lei quando ritornò a casa,era confusa,così prese la decisione di lasciarlo.Le dispiaceva ma non poteva continuare a prenderlo in giro,lei non poteva continuare a prendere in giro lei stessa e il suo cuore.Così continua a parlare con il famoso lui che le diede buca..lui le disse che sarebbe andato in Sicilia ma lei ormai non lo credeva più e faceva bene,anche perchè ad oggi lui non è mai venuto in sicilia.La “storia” tra di loro continuava.Tutto andava di nuovo bene tra loro,lui era tornato di buon umore,parlavano e parlavano..A loro bastava scriversi per stare bene,ormai gli veniva naturale,anche dopo che litigavano basta un niente e rieccoli più vicini che mai..Per natale si sono spediti dei pacchi con delle loro cose e impregnate del loro profumo..Quello è stato il regalo più bello che ella ricevette.A dicembre poco dopo natale hanno avuto un altra discussione sempre del perchè lui non è molto stabile sentimentamelte,dopo tanto tempo lui ha rivisto la sua ex accidentalmente, e questo l'ha turbato parecchio,tanto da allontanarsi da lei dicendo che lui per quanto le voglia bene,ma non riesce a darle di più perchè lei è ancora presente nel suo cuore..lei si allontanò e ancora una volta si tirò su le maniche si rialzò dopo l'ennesima caduta,riprese in mano la sua vita,conoscendo un altro ragazzo..con quel ragazzo non è andata per diversi motivi.Ma lei aveva sempre e solo un pensiero fisso.Non so come ma i due ripresero di nuovo a parlarsi,lei aveva una tenacia,una forza,una pazienza,pazzesca..anche se ha solo 21 anni è una DONNA!Lui le diceva sempre che prima o poi lei se lo sarebbe trovato sotto casa sua,lui voleva farle una sorpresa..ne diceva tante cose,ma a parole si costruiscono castelli enormi di sabbia,che con i fatti vengono buttati giù in un batter d'occhio..ma comunque lei credeva in lui.Dopo due mesi lei decise di partire per una settimana con la scusa di andare a trovare delle amiche lei era partita ancora una volta per vedere lui..Lei aveva paura che lui quel giorno non si sarebbe presentato ma lui per rassicurarla le mandò un messaggio con scritto:“io penso una cosa,ogni momento e unico in questa vita,si vive una volta sola,non si torna più indietro,e non sai nemmeno se un giorno rinascerai o meno.Ho deciso di vederti e lo farò,e stai sicura che sarò li ad aspettarti.Questo tuo abbraccio non sarà un rimpianto.L'ho prometto."Così lei si rassicurò.Lei partì,mentre era in viaggio lui le manda un messaggio che stava andando a roma con suo padre perchè suo padre aveva una visita e quindi si sarebbero visti lo stesso giorno che lei sarebbe arrivata a roma.Arrivata a roma lei scese dall'aereo e le mandò un messaggio con scritto:"sei qui?” e lui rispose di “si”..il cuore di ella iniziò a battare fortissimo, e l'ansia e l'emozione di vederlo presero il sopravvento facendo scendere delle lacrime..si asciugò il viso ed uscì dall'aeroporto..lui le disse che stava arrivando..dopo mezz'ora,lei vide lui,camminarle in contro..e senza dire niente si sono lasciati andare in un grosso abbraccio..lei non credeva che quello che stesse sucedendo fosse vero,e il cuore gli scoppiava in quel petto..non si staccarono nemmeno per un secondo,ma per quanto bello poteva essere lei doveva prendere un treno quindi avevano solamente 20 minuti a disposizione per stare insieme,in quei minuti si abbracciavano sempre..e mentre lui la accompagnava in stazione,lui l'abbracciò sulle scale mobile e le diede un bacio sulla guancia..lei si girò e gli diede un bacio sulle labbra,dio quanto lo desiderava!mentre lei aspettava il treno si sedettero in una panchina a parlare,lui le confessò che suo padre stava male,gli avevano trovato un tumore..era di pessimo umore..mentre parlavano lei lo abbracciò forte..gli occhi di lui diventarono lucidi,ma non pianse,e con i suo senso dell'umorismo come sempre ha deviato il discorso..cosi mentre parlavano,e scherzavano,con le punte del naso si sfioravano,lui disse “ecco come baciano gli eschimesi"lei rise,ed esclamò"uh allora mi hai baciato” e risero,lui le disse;“vuoi vedere come si bacia all'italiana?” lei non disse niente ma le brillavano gli occhi,così lui la prese e la baciò..Si baciarono a lungo..coccolandosi ancora per poco,l'ora che lei doveva andare via era arrivata,cosi si lasciarono andare inun grande braccio e baciandosi lei le disse:“Ci sentiamo,e ci vediamo mercoledì”..si diedero qualche altro bacio e con grande amarezza lei andò via..Andando via lei capì che non avrebbe voluto stare in nessun altro posto se non tra le sue braccia.Così continuarono a sentirsi tramite messaggi..Lei cerva di stargli vicino,perchè sapeva di quanto lui stesse soffrendo per suo padre,anche se lui la rispingeva.Lei pochi giorni dopo fece il compleanno e il giorno dopo dovevano rivedersi,lei era felice,fin quando non le arrivò un messaggio con scritto “ho già preso troppi giorni a lavoro e mercoledì non potrò venire”..ed eccola è arrivata piano,in modo diverso,un'altra batosta,ma lei non voleva lasciarlo da solo in quel periodaccio allora si offrì di andarlo a trovarlo lei,ma lui rimase della sua idea e non l'ha più voluta vedere.Lei per quanto male ricevette non si staccò da lui..le chiedeva sempre come stava,se suo padre stava meglio..se aveva notizie..Anche perchè lui e quel tipo di persona che quando sta male si crea dei muri,e si chiude in se stesso,per quanto voglia fare quello forte quando si trova da solo crolla,anche se non vuole esser visto,anche se non vuole parlarne lui è così,lei anche se stava soffrendo non lo lasciò nemmeno un giorno nda solo senza sentirlo,perchè lei gli voleva veramente bene,e anche se lui continuava a trattarla male a farla soffrire lei continuava a mantere la promessa fatta qualche mese prima,cioè:“io ci sarò sempre per te,promesso."Così lei ritornò a casa sua,amareggiata e triste ancora una volta con il cuore spezzato,ma con una gioia,quei 20 minuti trascorsi insieme.Ogni tanto parlavano,lei con lui era sempre carina ed educata,le faceva percepire tutto l'affetto che aveva da ofrigli..lui la ringraziò.Una sera mentre parlavano,lei le chiese cosa lui provasse per lei,lui le disse che è molto legato a lei,ma non sapeva dirle se ci sarebbe mai stato un domani tra di loro,ma questo nemmeno lei poteva saperlo rispose lei concludendo che anche se non sapeva se ci fosse stato un domani o meno lei sapeva benissimo cosa provasse per lui.Ma lui dopo 5 mesi le disse che non provava assolutamente niente,lei era solamente un'amica,la voleva bene,ma era solo un amica..A lei per l'ennesima volta crollò tutto il mondo addosso..pianse,non riusciva a smettere di piangere,ma non perchè lui non provasse dei sentimenti per lei,ma perchè lei si sentiva sola e vuota in quel momento,perchè aveva dato tutta se stessa a quella persona..anima cuore e corpo..se pur a distanza lei per lui era sempre presente,forse nemmeno una persona che lui poteva avere al suo fianco,che poteva toccarlo tutti i giorni gli è mai stata così vicino.Così pianse,pianse tanto di fronte quel mare,fin quando non le uscirono più lacrime,e urlando alle onde che era stanca,si alzò..si asciugò il volto e sentendosi un pò più forte decise di ritornare a casa,così si fece bella,e uscì con i suoi più cari amici,rideva parlava,sembrava rinata,già sembrava,Perchè lei sapeva benissimo che andava tutto bene,solamente se non si soffermava a pensare.Lei riprese in mano la sua vita,con lui sempre nel cuore,tutt'oggi ogni tanto si sentono,ma lei sapeva che doveva andare avanti..come ha sempre fatto lui..Non so dirvi se lui adesso ha qualcun'altra nel cuore che non sia la sua ex,se sia capace di provare sentimente,e altrettanto lei.Ma una cosa è certo,Lei quando parlava,rideva con lui,era se stessa a tutti gli effetti,ed era consapevole che quello che ha fatto per lui non l'ha fatto mai per nessun altro,nemmeno provare sentimenti così grandi e forti per un ragazzo.Lei una volta mandò a lui una citazione della sua serie tv preferita che diceva:"Quando ti dico che "tu sei la mia persona"forse non capisci.Non sto parlando di anime gemelle.No.Parlo di qualcuno che ti sconvolge.Non ti sceglie.E non lo scegli.Arriva.Di qualcuno che entra nella tua vita e di cui poi non puoi più fare a meno.Parlo di un amore che cresce senza che tu te ne accorga.Un amore che quasi combatti.Che non vuoi provare.E gli metti i bastoni tra le ruote.Lo allontani,lo maltratti e alla fine lo ritrovi ancora lì.Davanti a te intatto,senza un graffio.lì che ti guarda e aspetta che tu capisca.Parlo di qualcuno con cui il tempo non esiste.Che ti lascia senza respiro e che te lo toglie quando si allontana da te.Diventa un'esigenza fisica.Una dipendenza.Per certi versi una malettia.Veleno e antidoto allo stesso tempo.Parlo di qualcuno che è te.Di qualcuno che se lo guardi in silenzio ci vedi quello che sei tu.E che a volte ti fa paura perchè è come guardarsi ad uno specchio,perchè ti fa riflettere,perchè capisci che devi cambiare,devi essere migliore di come sei.Perchè è a tua persona e se salvi lei,salvi te stessa.” Le mandò queste parole perchè lei già sapeva che lui nella sua vita avrebbe fatto la differenza.Comunque sia una cosa è certa che non si sa come andrà a finire tra loro ma per lei,qualsiasi succederà tra di loro,Lui rimarrà LA SUA PERSONA SEMPRE,e se non potrà averlo nella sua vita si limiterà a portarlo sul cuore tutta la vita.

Originally posted by laragazzasemplicemacomplicata

“La mejor salida del sartén que conocemos es, por lejos, la salida post mortem de Gabriela Mistral. Gabriela, lesbiana camiona (machorra/chonga/marimacho), poeta, ensayista, premio Nobel de Literatura. Muchas menosprecian su lesbiandad diciendo que no se reconoció en su tiempo. Vamos, eran los años cuarenta y mientras otras de desvivían demostrando heterosexualidad, ella se mantuvo fiel a su estilo camión de abrigo largo y zapato bajo, llevaba elegante canas y pelo corto bordeando sus rasgos de mujer indígena, fumaba puros y pipa, vivió con muchas de sus amantes y hasta crió un niño con una, inscribiéndolo como hijo de ambas, cosa que ya se quisieran las madres lesbianas de ahora. Soltera y tortillera. Su metro ochenta de estatura eclipsaba otras presencias. Se le notaba lo torta. Se le notaba pero nunca lo dijo. Se le notaba tanto que habría sido comidillo de un programa de farándula, pero no lo dijo. Y como no lo dijo, el machista mundo intelectual latinoamericano, después de ignorarla por años, se rindió a sus pies, incluido el falocéntrico grupúsculo de literatos chilenos. Además de darle el premio nacional de literatura, la hicieron heroína y nombraron madre del país. Instalaron su lesbiano rostro en el billete de 5 mil pesos, pintaron su tortillero caminar en las faldas del cerro Santa Lucía, la hicieron estudio obligado en las escuelas, y le pusieron su nombre a cuanta sala, museo y universidad montaron para seguir profitando de su genio. Y cuando ya estaba así, instalada en la masculina y eurocéntrica institucionalidad chilena, cuando era tema obligado de coloquios y seminarios, entonces ven la luz sus apasionadas cartas a Doris Dana, donde confirma, con la prosa sensual y enérgica que la caracterizó, lo que siempre fue un secreto a voces: Gabriela era lesbiana, escribió como lesbiana, vivió como lesbiana. En Chile, una lesbiana fue la primera Premio Nobel del país, una lesbiana adorna el billete de 5 mil pesos, una lesbiana duerme a los pies del cerro Santa Lucía y levanta su lesbiana mirada en cada estatua, en cada homenaje, en cada museo que expone sus cartas y diarios y se ríe desafiante cuando algunos intelectuales hombres, heridos en su masculinidad, todavía intentan negar lo innegable”.

(Vivosa Solanas)

Sin razones.

  La soledad me golpeo la puerta, y como recién me levantaba no la pude distinguir, la deje pasar sin reproches y se instalo en el sillón (como quien se dispone a ver una serie de varias temporadas). Intente ignorarla, creyendo que iba a aburrirse y empezaría a retirarse. Esta de mas aclarar que no sucedió.

Al cabo de un rato me senté a su lado; ¿No te vas a ir? Pregunte como una ilusa, se me rió en la cara. Dame una razón dijo, y me puse a pensar. ¿Que razón podría darle a la soledad para que se aleje de una vez? No tengo ninguna, mas ahora, que vos ya no estas acá. Si cuando lloro nadie me abraza. Si todos se van, si ninguno se queda. Si nadie aguanta mis miserias.

¿Que razón le puedo dar si ahora las lagrimas comienzan a caer y del otro lado nadie dice que todo va a estar bien?

-Tu la ami, non è così?
-Amarla? Come potrei?
-Non so, ma lo fai. Lo vedo.
-Cosa vedi?
-Vedo come la guardi, come sorridi con lei, come non sorridi con nessun'altra che non sia lei. Come la ascolti anche se per te sta dicendo cose senza senso, come ti preoccupi, come la sopporti e la perdoni, Dio solo sa quanto lei lo fa con te. Vedo quanto ti piace parlarci, come le presti attenzione, come tenti di ignorarla più di quanto vorresti. Vedo come ti manca quando non c'è, e come, anche se non lo ammetti, hai bisogno di lei.
-Stronzate.
-No. Stronzate sono quelle che racconti. La ami. Cosa c'è di tanto terribile?
-Non posso amarla.
-Perché mai?
-Perché non la merito.
-L'amore non è mai una questione di meriti.
-Già, lo dice sempre anche lei. Ma so che non scenderebbe a tutti i compromessi che comporterei.
-Non puoi saperlo.
-Forse no, ma non voglio rischiare. È troppo bella per rovinarla così.
-Si sta rovinando comunque, non lo capisci?
-Un giorno non sarà più così. Un giorno non sarò più niente per lei, e potrà di nuovo vivere la sua vita.
-E tu?
-Io avrò avuto la certezza di non aver distrutto l'unica cosa che abbia mai amato.
-Oh.
—  mailmiocuoredipietratremaancora.tumblr

Y es en las noches cuando sales de ti mismo, buscando desesperado el lugar de tu dolor. Empujas sin saber si puede ser movido al abismo donde no quede atisbo de haberse quedado dormido en un rincón de tu alma. Es inútil, no sé va ¿Cómo eliminar tan fatal condena? ¿Ignorarla o luchar?

Blaster —Delirios de un corazón roto

Así es como vivir con depresión

La depresión se apodera de ti silenciosamente al principio tienes problemas con las pequeñas cosas, pero luego eliges ignorarlas. Es como un dolor de cabeza, te dicen que es temporal, que pasara. Es un mal día, pero no, esta atacando este estado mental, te acostumbras a usar una máscara social y a vivir entre los demás, porque es lo que tienes que hacer, es lo que hacen los demás, pero el problema no desaparece te esfuerzas por actuar todos los días y empieza a constante más y más allí es cuando empiezas a caer más profundo y es entonces cuando empiezas a alejarte de amigo y familia. Avece ignorarlos por completo todas las satisfacciones desaparecen las pequeñas cosas que solían hacerte feliz ahora son insignificantes incluso hasta las cosas más simples se vuelven dolorosas por eso es que no tienes motivación,¿por que seguir haciendo cosas si nada te hace feliz?, todo esto te hace sentir incluso peor y te vez atrapado en un circulo vicioso de pronto te das cuenta de que estas viviendo en cámara lenta, los días son indistinguibles… solo ruido blando una pereza que llena tu mente y se reparte por tu cuerpo sientes que nunca volverás a ser feliz estas avergonzada de todo lo que has hecho y de lo que no as echo, hay una parte de ti que quiere arreglar las cosas un impulso positivo repentino que te hace querer salir y conocer personas pero no dura mucho porque de todas formas sabes que no funcionara las cosas que emocionas a tus amigos te dejan indiferentes y deja consciente entre la barrera que ay entre tú y ellos otro fracaso no es un opción así que eliges estas sola, donde nadie te hace preguntas,la baja autoestima y la falta de propósito se hacen insoportables y finalmente de das cuenta de que no puedes continuar así y sucede una de dos cosas: buscas ayuda o puede que quieras suicidas…

4

Pobre Carol, ella solo quería ser su amiga, salir al centro comercial, caminar juntas a la escuela, compartir algún pasatiempo, descubrir que tienen mas en común de lo que pensaban, dar un paso arriesgado, descubrir que ambas guardan un sentimiento pecaminoso, mirarse a los ojos, tomarla de los hombros, acercarse lentamente, besar sus labios, que el tiempo se detenga por un instante, perder la compostura, intentar huir apenada solo para sentir como su mano la detiene, pues ella también siente lo mismo, comenzar a verse en secreto, a espaldas de los ojos de su familia, de una madre fanática, y un padre partidario de un gobierno racista y homófono, solo para ser descubiertas después.

Separadas.

Volviéndose a reunir para huir juntas a Canadá, vivir en un pequeño departamento, abrir una cafetería, casarse, adoptar hijos, tener una familia la cual no las mire con desprecio. Y quizá… tal vez quizá, durante ese tiempo, poder ser felices a pesar de todo.

.

.

.

Pero no, Lori.

Tu preferiste ignorarla. :’(




Si, a veces se me va la mano.

Los signos aceptan, o no, disculpas.

Aprecio tu disculpa pero no hace que me sienta mejor: Aries,  Cancer, Libra, Virgo, Capricornio, Piscis 

Reconozco que se ha disculpado, pero desde que es una disculpa estupida he decidido ignorarla: Tauro, Geminis, Leo, Sagitario, Acuario, Escorpio

Che secondo me dovrebbero chiamarsi Erbivori.

Premetto che secondo me questa cosa qui mi attirerà odi su odi a destra e sinistra, quindi tanto vale che me la sbologni subito così almeno si risolve il problema alla radice.

Dunque, c'è stato che giorni fa ho ospitato una mia amica a casa per il weekend, che vivendo da solo ho la casa che è un porto di mare, e quindi ospitare gente viene dannatamente facile, che siamo io e la palla di pelo, quindi c'è sempre spazio se la gente sa stare tranquilla e non pretende alte forme di dialogo mattutino col sottoscritto. Lei non le ha pretese, e quindi è stata l'ospite perfetto. Tralaltro sa fare i pancakes, questo depone fortemente a suo favore.

Il ma della questione, è che questa mia amica è vegetariana. Vegana per certi versi quando sta da sola, ma vegetariana per il resto. Fortunatamente è vegetariana intelligente, quindi non ha provato ad indottrinarmi al culto, permettendomi di mangiare i miei hamburgers senza fare problemi, e quindi c'è stata l'amabile convivenza alimentare pure in questo frangente altrimenti difficoltoso. Che ok, siamo dovuti andare a fare la spesa perchè di norma le verdure il mio frigorifero non si ricordava manco cosa fossero, ed io quella zona del supermercato tendo ad ignorarla bypassandola per gli scaffali della birra e delle patatine, che stanno a qualche metro più in là (non chiedetemi come faccio a non essere una botte perchè non lo so, davvero); comunque sia ho mangiato anche in parte vegetariano quei giorni, e tutto ok, tutto risolto.

La cosa per cui questa mia amica mi ucciderà, e che mi acquisterà un botto di odio, è una discussione avuta con lei in materia di alimentazione, che è uscito fuori a tavola uno di quei giorni l'argomento denominato “carbonara vegan”, che mi ha lasciato un po’ perplesso.

Cercando di riassumere - e dando per scontato che ognuno qui sappia come si fa la carbonara, altrimenti qui mancano proprio le basi della cultura occidentale, altro che d'Avenia, il Cucchiaio d'Argento diverrà una lettura obbligatoria - il concetto che mi è stato presentato è “se un Vegano vuole farsi la carbonara, va su internet e scrive Carbonara Vegan, e compare la ricetta”. A cui sono seguite le mie considerazioni riguardo utilizzo di guanciale - o pancetta che dir si voglia - uovo e simili, e mi è stato detto che non si usano, si usano “sostitutivi”. Cose tipo che danno il colore dell'uovo, e verdure al posto della pancetta.

E’ sintomatico per me che non si tratti più di carbonara, cosa che ho fatto notare, e che ha portato all'osservazione che è la carbonara sì, ma fatta per un vegetariano, quindi è come la carbonara, ma con qualcosa in meno e con qualcosa in più - il succo del discorso era questo, che ha anche una certa logica di fondo - mantenendo il nome carbonara per comodità.

Al che mi è venuto il pensiero “quindi, poniamo per assurdo che un eterosessuale si scopra omosessuale, con buona pace della famiglia che l'accetta gli amici e tutto il resto, e decida - la gente è strana - di andare su internet a cercare Donne per Omosessuali, e l'internet gli dice Sì, guarda, esistono le Donne per Omosessuali, si chiamano Uomini. Sono come le Donne normali, ma hanno qualcosa in meno e qualcosa in più.” e per quanto faccia ridere l'idea di fondo, è effettivamente la stessa cosa della Carbonara Vegan, che la puoi chiamare così quanto ti pare, ma no, non sarà mai la Carbonara, è una cosa che il vegano di turno mangia fatta con cose tutte sue, che fanno bene a lui e che piacciono a lui, e che chiama carbonara per comodità, ma che della carbonara ha solamente l'apparenza esterna.

E se alla fine uno può benissimo dire “ma che cazzata, non ho bisogno di definire donna per omosessuali l'uomo, lo chiamo uomo e so’ felice così” a volte mi viene da pensare che questo bisogno di appioppare il termine Vegan alle cose giusto per renderle speciali, o diverse, o chissà che, è un po’ un'esagerazione. Che può servire per certi frangenti, tipo che non sei certo certo che un vestito non abbia nessun collagene animale, ed allora ti butti sul vestito vegan che non ha proprio niente degli animali, che allora ha senso, ma dare nomi così a cose che di nomi così non se ne fanno niente, giusto per la comodità di cercarle su internet, a me fa un po’ sorridere.

Ed in fondo è un pensiero comune, che la gente ha bisogno davvero di appioppare ed appiopparsi etichette di ogni tipo, che allora così come può esistere la carbonara vegan in fondo esiste il ragazzo di tumblr, che è in realtà un povero ragazzo qualsiasi che però ha quel qualcosa in più che lo rende diverso dal ragazzo di facebook, che ovviamente deve essere uno stronzo colossale che usa le ragazze e le tratta di merda, sennò non sarebbe il ragazzo di facebook ma sarebbe il ragazzo di tumblr. E sono etichette come dicevo, cose che ci si appiccica addosso per differenziarsi, per riconoscersi più facilmente, per appartenere ad un gruppo e far parte di una categoria, visto che l'individualità è un bene troppo poco prezioso di questi tempi.

Inoltre, basta partecipare in maniera tangente a qualcosa per riceverne l'etichetta, io per esempio sono un insegnante privato e non mi leverò mai grazie a sto fatto il nome di professore, per quanto mi dia pesantemente fastidio, un poveraccio che magari adora i dischi in vinile e c'ha la barba - sempre io, il che è scomodo - sarà a vita un maledetto hipster, chi segue serie tv o gioca spesso al pc sarà un nerd, e così via, così discorrendo. 

Il problema di queste etichette è che le persone tendono a volerle mettere, e tendono a volerle mettere perchè è dai tempi di Adamo che l'uomo ha un bisogno dannato di dover dare nomi alle cose che ha attorno. Se diamo un nome a ciò che ci circonda, abbiamo una maniera per tenerlo sotto controllo. Se io decido che quella persona è una stronza, io le ho dato quel nome, e quindi ho una qualche forma di controllo su quella persona. Ma controllo di cosa? Di quello che io devo provare per quella persona, e di come devo reagire a quello che quella persona dirà e farà.

Ci viene più difficile ignorare una persona che consideriamo fantastica, mentre invece è facilissimo ignorare una persona che abbiamo definito inutile. Vale anche per noi stessi alla fine, le etichette che tendiamo ad incollarci addosso sono anche più di quelle che mettiamo sugli altri, ed è chiaro che molti blogs qui su tumblr prosperano nel cercare di attaccare etichette sulla gente, lamentandosi di quando tali etichette vengono attaccate addosso a loro, promuovendosi come avversari del cyberbullismo, salvo poi dimenticarsi per primi che qualsiasi insulto, che venga da un singolo o che venga da un gruppo, può generare le stesse ripercussioni, e facendo orecchie da mercante all'idea che più si è aggressivi ed odiosi con la gente, più la gente sarà aggressiva ed odiosa con noi.

Comunque sia, la carbonara vegan credo che non la vorrò mai provare, con buona pace di questa mia amica che è adorabile come dicevo, e che è una delle poche vegetariane che riesco a sopportare. Ma è un mio problema, sopporto difficilmente le persone troppo schierate da una parte, qualsiasi essa sia. Le vedo sempre a metà, incapaci di vedere tutto il quadro generale, preferendo aggrapparsi a quello che per loro è più comodo e rilassante.

E niente, direi che il racconto finisce qui, poi la morale fatevela voi.

Notas para Guillermo-Wigetta One shot

Guillermo sabía que muchas cosas iban a pasar esa mañana.

Sabía que su profesor de Matemática iba a llegar 10 minutos tarde, sabía que iba a obtener una nota muy alta en su examen de ciencias, sabía que iban a servir pasta en el almuerzo y sabía que al menos cuatro chicas iban a coquetear con él hoy.

Lo que no sabía era que iba a encontrar una nota en su casillero.

“Tú sonrisa es preciosa. Me encanta”

Miró la nota con el ceño fruncido y luego a los lados esperando ver a alguien riendo o mirándole curioso, pero no había nadie, estaba solo en el pasillo. Mientras caminaba al comedor pensaba quién podría haberle hecho la broma, algunos de esos tontos a los que llamaba amigos probablemente. Rodó los ojos y guardo la nota en el bolsillo de su pantalón, ya se las enseñaría. Al llegar al comedor se saltó la fila (una de las ventajas de ser el presidente del colegio), se sirvió la comida y luego camino hasta la mesa donde sus amigos lo esperaban. En el corto camino le sonrió a una chica y a otra le guiño un ojo haciendo que se sonrojara.

-¿Siempre tienes que hacerles eso?- preguntó Samuel, al momento en el que Guillermo se sentó en la misma mesa de siempre.

-Ellas saben que soy gay- Rodo los ojos nuevamente- Si no lo recuerdas salí del armario en primer año frente a todos por culpa de Clare-

-De igual manera les sonríes y les haces ojitos - comento molesto.

-¿Y a ti que te importa, Samuel?-

-¿Ya están peleando parejita?- preguntó Frank mientras se sentaba, los dos lo miraron mal-¿Qué?- dijo con una risa. Ambos rodaron los ojos y comenzaron a hablar con otras personas en la mesa.

No es que Guillermo y Samuel se odiaran, simplemente en muchas ocasiones discutían y se alteraban por la mínima cosa, sus amigos ya estaban acostumbrados, pero todos los viernes se reunían a hacer maratones de películas estúpidas y pasaban largas horas hablando de cosas que para nadie más que ellos dos tenían sentido, sus amigos no los entendían. Ellos tampoco se dedicaban a tratar de que entendieran su extraña amistad.

-Lo que yo no entiendo es porque Willy tiene que andar ilusionando a esas pobres chicas-

-¡No las ilusiono guiñándoles un puto ojo Samuel!- alzó la voz.

-¡Ya cállense los dos, que quiero comer en paz!- contraataco Alex mientras los amenazaba con su tenedor- Parecen una estúpida pareja de telenovela basura, Samuel a ti no te importa lo que haga Willy, Willy tu eres un pedazo de mierda. Punto final.-

Guillermo bufó molesto y Samuel solo frunció el ceño pero comenzaron a comer, la hora del almuerzo siempre era de las favoritas de Guillermo, ya que podía conversar con sus amigos sin necesidad de escuchar a un profesor o a sus padres diciéndoles que hicieran silencio.

Saco la nota de su pantalón y se la paso a Frank, este comenzó a molestarlo.

-No entiendo porque alguien tiene que hacer bromas así-

-¿Y si no es broma?- preguntó Samuel leyendo la nota- Capaz y alguien se ha enamorado de ti-

-Como si eso fuera posible- contestó rodando los ojos nuevamente.

-Nunca se sabe- le dijo risueño- Tal vez alguien cayó bajo el encanto de esos patéticos guiños que haces.

El trozo de pan que se estampo en la nariz de Samuel fue la broma de todo el resto de la semana.

————————-

Cinco notas.

Cinco putas notas en toda la semana, notas que habían comenzado a alterar sus nervios, a hacer que se arreglara un poco más frente al espejo y que prestara atención a cada persona con la que hablaba.

Me gusta como tu nariz se mueve cuando te concentras”- Fue la nota del martes

“Cuando sacas la lengua al realizar un ejercicio en deportiva es adorable”- La nota que lo sonrojo el miércoles.

“Adorable como peinas tu cabello solo con dedos”- Jueves

Y finalmente viernes “Me encantaría probar a que saben esos labios ya que los muerdes tanto últimamente”

Frank se había burlado cruelmente de él los primeros días y luego comenzaron juntos a intentar descubrir quién era la persona responsable de esas notas.

Finalmente el viernes decidieron que su búsqueda tendría que esperar hasta el lunes, porque dudaba que alguien fuera al colegio en fin de semana y quería ver si las notas seguirían al empezar una nueva semana.

-Ahora tengo curiosidad- había dicho mientras sacaba sus libros del casillero.

El más grande problema que tenía Guillermo era su curiosidad, esa que más de una vez lo había metido en problemas y dudaba que en esta ocasión fuera a ser diferente.

-¿Listo?- preguntó Samuel, recostado en los casilleros de al lado esperando por él como todos los viernes.

-Sip- contesto haciendo sonar la letra p con fuerza.

-Vamos, he alquilado “El diario de Noah”- Guillermo lo miró mal, odiaba las películas cursis.- La semana pasada elegiste tú, esta es mi oportunidad de conseguir venganza, puedes pedir esas asquerosas alitas que te encantan, yo pago Willy-

Esa era una de las cosas que le gustaba con su amistad con Samuel, ese pedazo de mierda era lo más consentidor del planeta y a Guillermo le encantaba ser consentido.

Desde hacía cuatro años sus viernes de películas habían comenzado, ninguno entendía cómo fue que sus madres habían decidido ir a una clase de zumba juntas, no sabían que se conocían si quiera; Guillermo había tenido que quedarse en casa de Samuel porque aún era pequeño para estar solo, decidieron ver una película porque el silencio era incómodo y a partir de ese momentos los siguientes viernes siempre se reunían, sus madres ya no iban a clases de baile pero la tradición no se rompía, un viernes en casa de Samuel, otro donde Guillermo y así sucesivamente.

Llegaron a la casa de Samuel unos treinta minutos más tarde, Samuel abrazo fuerte a su madre que estaba en el sillón y Guillermo la beso en las mejillas como saludo.

-¿Qué van a ver hoy?- preguntó

-El diario de Noah- contesto Guillermo dejando salir su molestia.

-Samuel escogió esta semana al parecer.- contesto la señora riendo- Bueno, suerte Guille, esa película todavía me hace llorar-

Gruño en respuesta mientras seguía a su amigo a la habitación.

Samuel había acomodado la habitación en la mañana, el colchón en el piso y la televisión un poco más alta, simplemente porque así era más cómodo, Guillermo por su parte revisaba la última nota que le habían dejado, mientras Samuel ponía la película.

-¿Tú crees que mis labios sepan a algo?-

Samuel detuvo sus movimientos y lo miró aguantando la risa. Mierda. Había sido mala idea

-Si quieres te los muerdo- contesto mientras se encogía de hombros

-¡No me refiero a eso idiota!- alzó la voz- La persona que me manda las notas dijo que le gustaría saber a qué saben mis labios, y me entro la curiosidad ¿Los labios saben a algo?

-Yo creo que no, tal vez si te pones un labial de esos que usan las chicas- comenzó a reír.

-Eres tonto, ¿sabías?-

-¡Tú eres el que me pregunta a que saben los labios!-

-¡Te lo pregunto porque tú siempre te andas besuqueando con muchas personas!

Samuel abrió la boca indignado.

-Eso no es verdad- respondió levantando el dedo índice- Fue mi época oscura donde quería probarme algo a mí mismo, y fue hace como dos años Willy-

-Igual te besuqueabas con medio colegio, ahora que lo pienso aléjate de mí, no quiero bacterias-

-El niño Willy le dan asco las bacterias pero quiere saber a qué saben sus labios, increíble-

-¡Cállate Samuel! Nunca debí preguntarte nada-

Samuel comenzó a reír para luego derribar a Willy sobre el colchón, con sus piernas prensó su cadera y con ambas manos le detuvo las de él.

-¡Quítate Victor Samuel!- grito con todo lo que daba su voz

-¡Ahora menos me quito!- contesto gritando igual- ¡Sabes que odio mi primer nombre!

-Me vale una puta mierda, que te quites ya- lloriqueo al final

Samuel ahora estaba molesto, odiaba realmente su primer nombre, una idea brillante le pasó por la cabeza.

-Discúlpate- Guillermo lo miró incrédulo, aun retorciéndose debajo de él y negó con la cabeza- ¡Discúlpate!- exigió nuevamente. Guillermo volvió a negar- Bueno tú lo pediste-

Comenzó a acumular saliva en su boca para luego hacer bombas y explotarlas cada vez más cerca de la cara de Guillermo

-¡ERES UN PUERCO! ¡AYUDA!-

-¡Victor Samuel! ¡Guillermo Javier!- la señora había estado escuchando la pelea desde hacía diez minutos, intento ignorarla pero su paciencia tenía un límite. Samuel se quitó inmediatamente de encima de Guillermo y este sonrió victorioso.-Cuantas veces tengo que decirles que no quiero gritos en esta casa- se cruzó de brazos mirándolos molesta.

-Perdón- susurraron los dos.

-Nada de perdón, esos gritos no eran ni medio normales- regaño nuevamente- No entiendo cómo es posible que después de cuatro largos años actúen como si tuvieran diez, peleando siempre por estupideces. Ha sido un largo día en el trabajo, así que agradecería que pusieran la película y se callaran de una vez porque mi cabeza va a reventar-

La madre de Samuel los señalo a ambos con el dedo una última vez para luego desaparecer por la puerta. Ambos comenzaron a reír.

-¿Viste su cara?- dijo Samuel mientras recuperaba el aliento.

-Dios, pensé que iba a ahorcarnos o algo-

Siguieron riendo un rato más hasta que Samuel se levantó y puso la película.

Guillermo reconoció al menos para sí mismo que la película lo entretuvo bastante, una extraña historia de amor que él no creía que pudiese ser real. Las personas no se enamoraban tan profundamente.

-¿Crees que sea posible enamorarse así?- pregunto- Ya sabes esperar tanto por un amor, ¿Vale la pena?

-Lo vale- contesto Samuel mirándolo fijamente.

Una mirada que Guillermo no reconoció.

————————-  

Había pasado un mes desde que la persona misteriosa le había comenzado a enviar notas. Estúpidas notas que lo hacían sonrojarse hasta las orejas, otras que lo hacían reír e incluso algunas venían con caramelos de limón. Él amaba los caramelos de limón. Había comenzado a crecer dentro de él una pequeña obsesión. Todos los días al terminar las clases corría hasta su casillero en espera de la nueva nota de la persona secreta, miraba a los lados, desesperado por encontrarle, pero los pasillos siempre estaban vacíos.

Junto con Frank comenzaron a descartar personas para ver si encontraban a la de las notas, primero quitaron de sus opciones a cualquier chica, Guillermo gritaba gay por donde se le viera, y dudaba que en ese colegio no lo hubieran visto con su camisa de arcoíris, era algo obvio. Segundo quitaron a las personas que no eran compañeras de clase o amigos, porque era imposible que supieran de él si nunca habían hablado, y si así era le daría demasiado miedo el acoso. Finalmente comenzaron a descartar a los chicos que tenían pareja. Y luego ya no sabían que hacer, Guillermo se negaba ir persona por persona a preguntarle si era la que le enviaba notas, suficiente vergüenza paso cuando Frank preguntó a todo un salón y estos negaron con la cabeza. Su amigo era un idiota.

Por otro lado Alex y Samuel solo los escuchaban sacar teorías de una posible persona, los primeros días era interesante, pero ya un mes con el mismo tema había hecho que Alex, por su parte, perdiera la paciencia y los ignorara. Samuel les ponía atención pero pasaba muchas horas metido en una libreta que ninguno entendía de donde había salido.

Las notas habían comenzado a ser un poco más personales también, la persona había comenzado a escribir un poco más de una frase, en ocasiones diciéndole que lo vio y algo le gusto y otras simplemente para recordarle lo lindo que era.

Guillermo estaba cayendo en brazos de alguien que no conocía.

————————-  

Samuel estaba disfrutando de la situación más de lo que le gustaría admitir.

Las notas las comenzó a enviar pensando que tal vez así su estúpido enamoramiento por su mejor amigo terminaría cuando Guillermo se burlara de estas, no pensó que el cabezota se obsesionaría y buscaría a quien las había enviado. Todos los días llegaba con ilusión a contarles a él y sus amigos sobre la nueva nota que había recibido, también a descartar personas que pudiesen enviarlas y a suspirar dramáticamente al releerlas.

Desde hacía un tiempo Samuel no podía evitar que su corazón latiera rápidamente ante las actitudes de su amigo, o sus expresiones o cualquier cosa que hiciera, así que se compró una libreta donde todos los días escribía nuevas cosas que le parecían adorables para luego escribirlas en el papel y dejarlas en el casillero del mismo.

-¡Samuel!- escucho un grito de la persona que ocupaba sus pensamientos- ¡Lo encontré!

Su corazón dejo de latir y comenzó a sentir como el calor de adueñaba de su cuerpo. ¿Lo había descubierto?

-¿De verdad?- dijo ilusionado, si venía así no lo iba a rechazar, ¿verdad?

-Carlos Audaz- dijo sonriendo feliz- Me invitó a salir, ¿quién más si no? Nadie me invita a salir nunca, creo que es él, el de las notas.

Samuel sintió como su corazón se partía en mil pedazos pero a la vez la ira crecía en su interior. Ese hijo de puta se estaba aprovechando de la situación.

-No creo que sea buena idea que vayas- Guillermo lo miró mal

-¿Por qué?

-No creo que sea, y tal vez solo quiera aprovecharse de ti.-

-Samuel no tengo 13 años, no necesitas protegerme puedo hacerlo yo solo, aparte si algo pasa te llamaré- Sonrió feliz para luego abrazarlo, darle un beso en la mejilla y salir corriendo.

La vida lo odiaba.

-Creo que deberías decirle- Hablo Alex a su espalda, sacándole un susto

-¡Alex, tío!-

-¿Cuándo tiempo más crees que vas a aguantar el secreto?- pregunto mirándolo con una ceja en alto.

-El que sea necesario.-

————————-  

Guillermo esperaba ansioso en el restaurante, se había puesto su mejor ropa y su mejor colonia, esperaba que a Carlos le gustase, su hermana lo había visto correr de un lado a otro como un loco y su madre solo reía.

-¡Guillermo!- escucho que lo llamaban. Se acomodó la ropa rápidamente ya que estaba recostado en una pared y recibió el abrazo que Carlos le estaba ofreciendo. Estaba tan emocionado- Creí que no llegaba, esta lluvia esta terrible.

-Llegaste que es lo importante- contesto coqueto a lo que Carlos le guiño un ojo.

La cena comenzó y Guillermo estaba haciendo su mejor esfuerzo para no saltar con la pregunta que le carcomía por dentro. Se dio cuenta de que a pesar de que el chico era simpático y atractivo no tenían absolutamente nada en común.

Carlos pasó antes de que llegara la comida hablando de lo fabuloso que él era. Guillermo comenzó a dudar de que el chico romántico de las notas fuera él. Se sintió decepcionado.

-¿Puedo preguntarte algo?-

-Claro Guille, dime-

-¿Por qué me invitaste a salir hoy?

-Bueno es más complejo de lo que piensas- comenzó, Guillermo escucho atento- Pues, verás, soy una persona observadora y he observado que tienes algo que me gusta mucho.-

-¿Y eso es?-

-Tu trasero.

-Yo, ¿Qué?- pregunto totalmente confundido, definitivamente no estaba esperando eso.

-Lo que oíste, tienes uno de los mejores traseros que he tenido la dicha que poder observar y me encantaría verlo sin ropa, podríamos…-

Carlos comenzó a hablar de todo lo que le gustaría hacer, provocando que Guillermo se sonrojara hasta las orejas y quisiera vomitar. Era un idiota. Sin que lo viera comenzó a escribir un mensaje bajo la mesa. Necesitaba salir de ahí ya.

-Puedes venir por mí?- Guille

-Estoy ahí en cinco minutos, te llamo para que inventes una excusa?- Samuelito

-Si, por favor- Guille

Quince minutos después iba camino a su casa en el auto junto a Samuel.

-Debí haber hecho caso, solo quería aprovecharse de mi-

-Nunca me escuchas- gruño Samuel- Haces lo que te da la gana y después soy yo el que anda arreglando todo Guillermo-

-¡Solo quería saber si era él!-

-Pues no lo es, ahora puedes estar contento-

-No entiendo porque te pones celoso.- murmuro

-¡No son celos! Es preocupación Willy, entiéndelo, me preocupo por ti peque-

-Lo sé- contesto- Y no podría esperar menos de ti.-

————————-  

Finalmente era viernes y Guillermo solo quería ir con su mejor amigo a ver una película y olvidarse de todo, sentía como sus esperanzas de conocer al chico misterioso morían cada día más, y esa semana en especial Carlos había insistido en que ellos juntos en la cama serían unas bestias. Había veces que pensaba que la única persona que realmente lo quería era Samuel, muchas veces se imaginaba que terminarían sus vidas juntos, uno al lado del otro ya que él era el único que aguantaba sus tonterías y seguía a su lado, y no lo decía solo por el fiasco que había sido su cita, sino porque luego de que Samuel lo dejara en su casa le había besado la frente y había susurrado un “No sé qué harías sin mi” y tenía toda la razón.

Suspiro pesadamente y decidió saltarse su última clase del día, estaba agotado tan mentalmente, camino lentamente hasta su casillero, los pasillos estaban desiertos, doblo en la esquina y su corazón se detuvo al ver un cuerpo en el que era su casillero.

-¿Samuel?- preguntó con la voz temblando, provocando que su amigo se girara y lo mirara con los ojos abiertos como nunca antes- ¿Qué estabas metiendo en mi casillero?

-Nada- comenzó a retroceder

-Samuel, ¿qué estabas haciendo?- lo miro serio, para luego caer en cuenta de todo, los celos, lo sobreprotector que se había vuelto, la libreta, las notas- Eres tú- susurro levantando la vista.

Samuel lo miro una última vez para luego salir corriendo por el pasillo, Guillermo no lo detuvo, su sorpresa era aún más grande; vio como la libreta que Samuel cargaba consigo siempre estaba en el suelo. Con las manos temblando la recogió y se negó a verla, abrió su casillero lentamente y su corazón por un momento se detuvo al leer la nueva nota de su ya no tan secreta persona.

Otro día más en el que no logro decirte en persona lo que siento, soy un cobarde. Espero algún día ser capaz de decirte de frente lo mucho que me gustas Guillermo, y tal vez si tengo suerte conseguir un beso o dos…”

Horas más tarde Guillermo estaba acostado en su cama observando la última nota que Samuel le había dejado. El secreto ya no lo era, finalmente lo había descubierto y no sabía cómo sentirse. Estaba feliz de haber descubierto quien era, pero a la vez tan confundido. Si Samuel había estado enviando esas notas durante tres meses ¿Por qué no lo había detenido de salir con Carlos? ¿Por qué no le había dicho? Tantas preguntas sin respuesta.

Miro la libreta que a Samuel se le había caído, estaba boca abajo y con mucho miedo y curiosidad decidió dar una ojeada.

“Notas para Guillermo” decía en la esquina junto a un corazón. Comenzó a leer

#167 “Hoy estábamos viendo el diario de Noah, me preguntaste si los labios sabían a algo, tuve que resistir mis impulsos para besarte fuertemente”

#255 “Me encanta cuando me haces preguntas y te sonrojas, algún día podré hacer ese sonrojo con mis besos”

#294“Me molesta que te miren, eres precioso pero solo quiero verte yo, aunque sería un pecado no compartirte con el mundo”

#297 “Gracias a ti ahora odio a Carlos Audaz. Muchas gracias Guille.”

#300 “No entiendo cómo te sigo comprando esas asquerosas alitas, de verdad son demasiado grasosas”

#399 “Ralamente estoy enamorado de ti”

#400 “Si descubrieras que soy yo. ¿Te arriesgarías?” Decía la última nota.

-Me arriesgaría Samuel- dijo en voz alta, su mente maquinando un plan- No tienes ni idea-

————————-  

Samuel había entrado en pánico y nuevamente huyo como un cobarde. Lo había descubierto y para adornar el día la nota que había dejado había sido totalmente patética. ¿Cómo iba a mirar a Guillermo a los ojos? Había llamado a Alex y luego de que este lo regañara por huir se compadeció de él y lo invito a su casa el fin de semana, Samuel no iba a arriesgarse a que Guillermo fuera a buscarlo a su casa para decirle que sus sentimientos no eran correspondidos, eso podía esperar.

Alex siendo el excelente amigo que era aguanto todo el fin de semana con los lloriqueos de Samuel y las películas cursis que lo querían hacer vomitar, pero con lo mal que estaba su amigo se guardó sus comentarios.

El lunes había llegado y aunque Samuel se negó rotundamente tuvo que ir a clases, evito a toda costa los salones donde sabía que iba a estar Guillermo, no quería enfrentarle, no aún.

Logró evitar a sus amigos durante todo el día y se sentía orgulloso de eso aunque fuera una estupidez, pero sabía que no podría evitarlos por siempre. El día estaba llegando a su fin, camino pesadamente hasta su casillero ya que tenía que recoger unos libros que le faltaban, claramente él no estaba esperando que al abrirlo hubiera un ramo de margaritas, sus favoritas. Estas traían una pequeña nota.

“Gírate” Extrañado no pudo evitar que su cuerpo girara, para segundos después ser impactado por unos suaves labios que lo besaban.

Guillermo lo estaba besando.

GUILLERMO LO ESTABA BESANDO.

Intento separase pero su amigo paso sus brazos por detrás de su cuello y le beso aún con más ganas, Samuel podía escuchar gente silbando y otras tantas gritando de emoción al parecer. Por dentro él estaba igual.

Cuando Guillermo se dignó a separarse, luego de unos dos minutos de besarle sin pausas, Samuel no sabía ni que decir. Guillermo tenía las mejillas rojas como tomates pero sonreía muy feliz

-No entiendo- fue lo único que pudo decir.

-Yo tampoco- rio- Y no puedo mentirte y decir que estoy enamorado de ti al mismo nivel que al parecer tú lo estás de mí, pero si estás dispuesto a intentarlo yo lo estoy el doble- termino ahogadamente.

-No quiero que hagas nada por lástima Guille- Comenzó, las manos de Guillermo no habían abandonado su cuello- Hasta hace unos días estabas totalmente convencido de que Carlos era la persona que te enviaba las notas, estas cegado por eso-

-Si lo sé, pero que mejor que descubrir que las persona que me manda las notas es nada más y menos que mi mejor amigo- sonrió- Muy en el fondo esperaba que fueras tu-

Samuel lo miro seriamente para luego levantar una ceja.

-Está bien- suspiro- Lo que estoy diciendo es pura mierda, no tenía ni idea de que eras tú ni de que podrías serlo, pero me has hecho feliz estos meses con estas cursis notas tuyas, me haces feliz todos los viernes cuando me compras alitas, me haces feliz con mis caramelos de limón, simplemente tú con tus tonterías me haces feliz y creo que no puedo esperar más de una persona con quien estar en una relación, puede que tal vez este cegado por la emoción del momento y las notas de tu libreta que por cierto son demasiadas, das miedo.- Samuel le pellizco la cintura- Pero creo que no podría escoger una mejor persona para comenzar a enamorarme-

-¿Y si no funciona?- pregunto preocupado- No quiero perderte.-

-¿De verdad crees que me perderás?, estas atado a mí de por vida Samuel- le dio un pico suave- A parte creo que eres la única persona que caería bajo el encanto de mis patéticos guiños-

Samuel comenzó a reír para luego darle un beso más.

-Me voy a enamorar tanto de ti- murmuro Guillermo sobre sus labios

-¡HASTA QUE AL FIN!- Se separaron para ver a Frank señalándolos con un dedo y a Alex quitándoselo de encima- ¡Frank que pares ya los vi!

Guillermo comenzó a reír y Samuel sabía que iban a estar bien.

——————————-

-¡Noche de películas!- exclamo Samuel, unas semanas más tarde

-¿Qué película toca hoy?- pregunto Guillermo mientras tomaba la mano de su ahora, novio, mientras caminaban hasta la casa de este.

Habían sido unas semanas de locos, habían comenzado oficialmente su relación, le habían dicho a sus padres (estos no se sorprendieron), y las cosas habían estado cambiando mucho en las últimas semanas, Guillermo estaba cayendo profundamente enamorado de Samuel y este estaba en una constante nube de felicidad empalagosa. Ambos muy en el fondo tenían miedo de que estos cambios afectaran su amistad, que dejaran de “ser ellos”.

-He escogido Titanic-

-Sabes que no me gustan las películas cursis-

-¿Sabes que no me importa verdad?- Dijo para luego besarle una mejilla suavemente.

Llegaron a la casa de Samuel y realizaron la misma rutina de siempre, saludaron a su madre, subieron a la habitación, pusieron la película y mientras cargaba comenzaron a hablar.

-Dame un beso- dijo Samuel mientras Guillermo esperaba que la película comenzara.

-No, estas castigado por hacerme ver estas cosas-

-¡Guille!

-¡Que no!- grito de vuelta, segundos después tenía a su novio encima- ¡Samuel, quita!

-¡Quiero mi beso!-intento besarlo pero Guillermo solo gritaba “¡Bacterias!”, se quedaron viendo serios unos segundos antes de que Samuel comenzara a hacer bombas de saliva.

-¡Eres un puerco! ¡AYUDA!-

La madre de Samuel suspiro desde la sala de la casa comenzando su camino a la habitación de su hijo.

Al final, algunas cosas no cambiaban.

Depresión

Poco a poco la depresión se apodera de mí. Al principio no entendía que pasaba pero, acabé por acostumbrarme.
No aprecio la belleza del exterior, prefiero ignorarla.
Es solo un mal día, o eso me repito. En el fondo sé que no es verdad, que esto no es solo algo temporal.
Me voy dando cuenta de que algo no anda bien. Las cosas pequeñas duelen, y tengo problemas para ignorarlas.
Decido sonreír y actuar para sobrevivir entre esta sociedad, pero cada vez se me hace más y más difícil. Vivir con esta falsa máscara se me hace agotador, y poco a poco, voy alejándome del contacto humano.
Me doy cuenta de que hay una brecha entre mis amigos y yo. Lo que antes era divertido entre nosotros, para mí ya no lo es. Es aburrido.
Me avergüenzo de mí misma por el simple hecho de ser como soy.
Pasa un tiempo y siento que jamás volveré a ser feliz. Solo siento una sensación de vacío por todo el cuerpo. Se hace insoportable.
A veces una parte positiva me hace salir y hacer algo nuevo. Pero luego eso hace que me sienta incluso peor, sin saber porque.
Con el paso del tiempo decido que estar sola es lo mejor. La opción de hacer nuevos amigos no existe. Decido aislarme.
Finalmente un día todo esto se volverá más insoportable de lo normal, y elegiré la opción de acabar con mi vida. Porque para mí ya no habrá otra salida.

Originally posted by lalala-lel