Para los solteros

Un día vas a encontrar a esa persona indicada, la persona que Dios tiene para ti. Un día vas a poder mirar a los ojos de esa persona por la cual haz orado y anhelado tanto. Todo este tiempo de espera parecerá nada cuando por fin puedas sujetar la mano de esa persona tan especial. Un día estarás frente esa persona diciendo un “Sí, aceptó”.

Mientras tanto no dudes de Dios, no te des por vencido, no te conformes con lo más fácil y no pongas excusas para dar tu corazón al primer postor.

Dios ya escribió tu historia de amor, la pregunta es ¿aceptas tu papel en la historia? Espera y se fiel a Él.