igetta

Last opportunity- W(arlos)igetta- One shot.

Willy.

Estaba por terminar de decorar el árbol de navidad, la verdad no soy de los que les agrada hacerlo solo ya que años atrás lo he hecho con mis padres y hermana, en fin lo mejor es terminarlo lo antes posible.

-Quien podrá ser?-Dije al acercarme a la puerta después que alguien toco el timbre de la misma.

-Wi-Willy.. -Era, era Carlos, que hace en la puerta de mi casa?

-Q-que haces en España? -Dude, supongo que lo mas adecuado era dejarlo pasar pero mejor no, Carlos fue algo corto que doy gracias que terminara.

-Te amo, no he podido dejar de pensar en ti. Yo.. -Decía con gran dificultad, era como si viniese de una maratón por la forma en la que respira.

-Carlos, por favor no sigas.. -Pause para ver a los vecinos, unos de ellos un señor mayor pudo ver mi cara de apenado ante la situación. Solo tenía una opción y era dejarlo pasar.

-Pasa, no quiero que estés en el frío.

Es difícil hacer esto, antes no he rechazado a nadie y la verdad hacerlo ahora me da mala espina, quiero mucho a Carlos como para lastimarlo.

-Willy..

-No, para. No puedo aceptar lo que dices. -Miré hacia el piso, como es que estoy en tal situación?

-Dime que después de lo que hicimos podrías olvidarlo?, yo te he pensado constantemente, mi piel necesita sentir la tuya.. -Lo interrumpí, era necesario. Ahora sé que jamás debí hacer esto después de terminar por segunda vez con Samuel, jamás.

-…Debo ir a la puerta. -Por segunda vez se escucho el timbre, estaba exaltado como es posible que esto pase.

-No.. -Susurre, es la silueta de Samuel, maldita sea como se le ocurre venir ahora.

Camine de prisa a la sala, esto terminaría muy mal si estos dos se ven.

-Acompáñame. -Dije tomando a Carlos, él por supuesto no estaba consiente de la razón por la cual lo tomaba casi a empujones.

Carlos giro a la puerta, lo vio, no supe que decir mas que seguir a la cocina.

-No, no. -Trato avanzar a la puerta, por supuesto que lo evite. No podría dejar que estos dos se vayan a los golpes.

-P-para, si de verdad dices sentir algo por mi, entonces no querrás que sufra, o si? -Tomé nuevamente a Carlos de la mano, la cocina sera el lugar donde él se quedara, solo espero que Samuel no venga con sus intenciones de entrar a comer algo.

Camine a la puerta, Samuel estaba de espaldas.

-Sam?.. -Dije dudoso, o con miedo a que Carlos salga en plan eufórico.

-Porque me llamas así? -Era razonable su pregunta, siempre lo llamo Vegetta y ahora decirle así era extraño.

-Te molesta, si quieres.. -Mire hacia el piso, arrastrando cada palabra en el pórtico ante el mismo vecino curioso.

-No, es-esta bien. Solo que solo me llamas así después que lo hacíamos. Solo era gracioso. -Dijo mirando hacia dentro de la casa.

-Que dices! -Tomé su mano para hacer que entre a casa, ese vecino me pone muy nervioso.

-Para chiqui, solo era una broma. -Samuel se partía, para él esto era una razón de alegría o algo así, en cambio yo no pensaba o sentía igual.

-Calla, calla. -Puse mi cuerpo en dirección a aquel árbol.

-Wow… que hermoso te quedo, traje algo para hacerlo mas mágico.. -Vi hacia la funda que trajo, en su interior una caja mediana.

-Que es? -Dije, era una punta. La estrella blanca con destellos verdes y purpuras.

-No se, la vi y pensé en nosotros. -Me la dio, el detalle era muy tierno, acerque hasta la punta del árbol para colocarla.

Era el momento extraño mientras la coloque, supongo que cuando estuve en los Ángeles era la primera navidad con alguien especial y ahora se repite.

-Yo… -Samuel esta en una posición, no lo puedo creer!

-Q-que haces! -Dije al verlo de rodillas hacia mí.

-Sé que debía hacer esto hace mucho tiempo, yo no he amado a alguien como a ti.. -Seguía, pero no podía escucharlo, no se como explicarlo.

-Vegetta… -Mi voz era casi igual a mi respiración, torpe, agitada, no se, es muy incomodo.

-Siento que si no venía hoy te podría perder mañana. Puede que te parezca absurdo, sin embargo solo seguía a mi corazón.

Era la acción que sentí al notar que Carlos seguía en la cocina, no podía ir a ese lugar. Tampoco dejar a Samuel siguiendo con su declaración, y aunque quisiera mis pies no respondían.

-Quieres, Willy quieres casarte conmigo.. -Su cara era asombrosa, podía sentir sus dudas, sus nervios, su mano estaba seca, supongo que no todos reaccionamos igual a estos momentos.

-Sí… -Respondí, no quería pensarlo. No hay porque hacerlo, he esperado este momento ya hace mucho y ahora que se da todo es perfecto. Pude sentir como los segundos se tornan mas lentos, como el aire pierde consistencia, como el latir de su mano se agita al rimo de nuestros palpitos. No quería pensar y no podía hacerlo.

-Sí, dices que si.. -Dudo para posterior ponerse de pie para alzarme y darme vueltas a tal respuesta.

-Pa-para.. -Dije riendo, era especial, aquel momento era único y especial.

-Va-vamos.. -Samu me tomo de la mano, sabía que aquel lugar sería la recamara, era el primer lugar que me dijo que debía estar listo.

-Te extrañe. -Dije, entre a la recamara él se sentó arrastrándome a sus labios. Quite su chaqueta y él mi cinturón.

-Espera, ya, ya vuelvo.. -Sam se quito los zapatos, asumo que luego el resto.

-Carlos, no.. -Dije, era muy doloroso verlo en aquel lugar, pero ya no estaba.

La puerta del patio estaba abierta, y en el mesón una pequeña nota.

-Supongo que nosotros nunca pudimos ser, todo esta bien.

                Carlos.