identidad corporativa

Trazar a través de formas geométricas y retículas.

En varias ocasiones me pidieron escribir sobre mi método de trabajo, utilizando formas simples de geometría, principalmente círculos y líneas rectas y/o diagonales. Más que ser un artículo considero esto como una manera contarles de qué manera lo logré y como ustedes también podrán realizarlo.

Al principio de mi carrera robaban mi atención logotipos de algunas identidades corporativas, sus formas, sus trazos, lo funcional que resultaban, suponía que había un gran trabajo detrás de esas formas tan simples, de esa abstracción, de ese color, de esa tipografía, esa curiosidad me llevó a investigar más sobre los imagotipos, isotipos, logotipos, encontré trabajos hechos a partir de una retícula, la primera imagen que encontré como referencia fue el logotipo de Apple:

Sinceramente al verlo no entendía del todo, tenía noción de lo que era pero no de cómo se había realizado, ¿Por qué estaban ahí esos círculos, ese rectángulo, el espiral áureo, qué tenían que ver con una manzana?

Después de ver varias identidades con una retícula (Las que encontré en internet con retículas) me dispuse a buscar logotipos que conociera y me gustaran, otros que no conocía, los bajé, abrí mi Illustrator coloqué en una capa el logo, en la segunda capa intenté volver a hacer los trazos pero ahora a través de círculos, líneas rectas, tal y como en la imagen del logo de Apple se veía, me topé con varios logotipos que no respondían a una retícula, ya que al ser re trazados, la retícula me mostraba espacios vacíos, líneas chuecas, en algunos casos líneas que parecían paralelas y no lo eran.  Al ver esto opté por trabajar pensando en formas geométricas, isométricos, vistas militares, cortes con compás, formas naturales que al interponerse generaban nuevas, repito el ejemplo de Apple, porque me parece magnífica la solución. Si bien el resultado al principio no fue como lo había pensado (Supongo han pasado por eso) me di cuenta que sí, los trazos eran más definidos pero tenía un ligero problema, a diferencia de la manzana que parece estar trazada por una sola línea, mis logotipos parecían estar trazados por varias líneas que chocaban y volvían a comenzar, por ejemplo observen las crestas en este logotipo, las líneas no se ven uniformes ¿Cuál era mi problema? Había utilizado una retícula, había definido los trazos.

Analizando el porqué de mi logotipo, me di cuenta de algo muy importante, a pesar de utilizar una retícula seguía teniendo trazos que no se veían estables, los espacios entre elemento no eran proporcionales. Sin embargo ése logotipo lo dejé así ya que no salió a la luz. Tiempo después lo retomé como ejercicio, quería mejorarlo, quería ver que el cambio mínimo hacía una gran diferencia, tomé de nuevo la retícula, reticulé la tipografía también y una nueva imagen surgió:

El cambio en realidad fue mínimo, pero notable, hay más legibilidad, más alineación, el interletrado es parejo, hay una armonía de espacios que permiten a cada forma mostrarse.

 

Después de haber hecho este pequeño ejercicio, análisis y desarrollo, noté lo eficaz que es una retícula al momento de trazar, las formas parecen fluir, seguido a esto comencé a practicar con tipografías (que es de lo más difícil) buscaba sus retículas, las inventaba de modo que calzaran, luego vino a mí un cliente para realizar una identidad corporativa. Me puse como meta, hacerla a través de figuras geométricas, el resultado:

Un despacho de arquitectura, se prestaba para realizarlo con figuras geométricas, pero en éste caso particular, quise trabajar a modo de un plano, como los arquitectos trabajan, conceptualicé a través de planos de arquitectura, para crear algo sólido, firme y estructurado. Logré mi objetivo, pero era tan sólo el principio del uso de la geometría y las retículas.

Comencé a investigar en imágenes, logotipos que partieran de retículas más elaboradas, pero que el resultado fuera muy simple, me encontré con una identidad corporativa que hasta ahora es mi favorita (Melbourne, Australia) es una M hecha a partir de una retícula isométrica, sus aplicaciones infinitas son las que maravillan, pero sin duda, si no tuviera esa retícula no se vería lo mismo.

El logotipo de Melbourne ha sido mi mayor inspiración en el momento de usar una retícula, ya que veo su interior en cada aplicación y con formas tan simples surgen patrones, nuevas formas, profundidad, planos, en una imagen en 2D, eso me sorprendió y me pregunté ¿Qué tan difícil es entender una forma simple? ¿Por qué nos complicamos con formas ostentosas que caen en la pretensión? No me podía responder bien, entonces tomé mi lápiz y boceté infinidad de cosas sólo con círculos, rectángulos, cuadrados, triángulos, líneas diagonales, hice varios logotipos después de esto perfeccionando el uso de la retícula. Hasta que vino a mí un pequeño reto, un logotipo con formas orgánicas, pero mi cabeza me decía: Con una retícula geométrica lo puedes hacer, tomé el reto y la desarrollé, a partir de una forma simple, pero no clasificada, un corazón, hecho con retícula, y después el juego de la simetría y los patrones, arrojaron un resultado orgánico, pero firme, estructurado, simétrico, funcional:

El trabajo completo: https://www.behance.net/gallery/15811589/Logotipo

Durante la realización de logotipos con retícula ya me encontraba también ilustrando con retículas, sólo que en este caso irregulares, más libres, también son una opción para crear, mi gusto por estas formas nace por la arquitectura, desarrollé algunas cosas de escenografía que partían únicamente de triángulos, armar para desarmar, estructuras visibles, poco a poco fui metiéndome más al mundo del triángulo, esto fue lo que me llevó a la geometría que aplico hoy en día, espero les sea de ayuda este pequeño relato de mi experiencia, les recomiendo mucho usar retículas sintetizar formas, verán que con la practica irán pensando desde el dibujo hasta el momento de llegar al digital en su composición o descomposición geométrica.

Efraín Vera.

4

Máster Diseño Gráfico 2014-15. Diseño de identidad corporativa básica para marca “Teatro Nuevo”: hoja carta, tarjeta de visita, sobre americano, porta DVD y entrada. Diseños de María Mora. Ganadora primer accésit VIII Concurso Identidad Corporativa Gauss Multimedia.

Les compartimos nuestra tarjeta de presentación, esta es una nueva etapa donde trabajaremos por más experimentos y creaciones respecto al audio.

Pueden visitarnos en http://www.waveloor.com/ y a nuestro soundcloud https://soundcloud.com/waveloor que ya tiene alrededor de 12060 plays .

Próximamente les tendremos noticias de WARSOBAL .


Diseño por : Camilo Restrepo

Toda la identidad corporativa, logo y diseño está sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/.

Manual para la identidad corporativa y los rabos de paja

El rediseño de la identidad corporativa del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IEES, nuevamente detona la alarma sobre el nivel de descaro en sobreprecios por trabajos menos que mediocres para los organismos del estado ecuatoriano.

Imagen: Javier Pérez

Como profesional de la comunicación y el diseño, entiendo el sesgo generado por el desconocimiento en torno al desarrollo de marcas en un cliente que, claramente, ha sido mal asesorado. También entiendo que existen factores subjetivos como la apreciación estética y lo que determinados grupos llamamos “buen gusto”. ¿Pero hablar de estrategia y conceptualización, como lo hace la nota de la revista Líderes, de Grupo El Comercio al cubrir el rediseño de la marca institucional del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS?
Quien escribió dicha nota, claramente devela su ignorancia sobre diseño, branding y el significado del término estrategia dentro de la comunicación visual o el universo lingüístico en general.

Es bochornoso reconocer lo que sucede en Ecuador en cuanto a la falta de criterio y respeto por un gremio que constantemente lucha contra un desprestigio generalizado por la cultura popular, como lo es el del diseño. Y no lo expreso así porque disfrute de la comunicación bien hecha y las “cosas bonitas”, sino porque los mayores desplantes en esta área vienen desde instituciones gubernamentales. Entiéndase por gobierno a la entidad completa que dirige un territorio, un país y a su gente, por encima de las afiliaciones políticas.

Recientemente el caso protagonizado por IEPI, Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual, dio mucho de qué hablar cuando se hizo público su nuevo logotipo, el que aparentemente copiaba una ilustración de un popular stock de imágenes. Remárquese la ironía sobre la propiedad intelectual.
La polémica llegó a las noticias luego del revuelo en las redes sociales y el gremio local de diseñadores, al punto que IEPI tuvo que reconocer que algo se había hecho mal y decidió renovar en cortísimo plazo el nuevo logotipo, que formaba parte de una identidad visual casi imperceptible y que tuvo un costo cercano a los USD 58.000.
Sí, leyó bien, cincuenta y ocho mil dólares estadounidenses.
El proyecto de marca terminó siendo rediseñado por un profesional de reconocida trayectoria, sin mayores registros de cómo fue seleccionado, costos posteriores que esto acarreó y con una ejecución bastante pobre desde lo conceptual.

La lista de piezas competidoras a los premios Descaro sigue engordando. Así tenemos la marca de La Prefectura del Guayas y su copia a la marca de World Equestrian Games Kentucky 2010, o la renovación de la identidad visual del Municipio de Quito allá por el 2009, por un costo de USD 25.000, descartando sin mayor excusa el sistema gráfico para entonces vigente, identidad que ya era bastante sólida, que podía mantenerse y que sin duda podía mejorarse.

Como cereza sobre el helado está la marca país Ecuador, ama la vida, cuya creación estuvo precedida de un difundido concurso al público en general, posteriormente declarado desierto. El brief presentado en este concurso organizado por el Ministerio de Coordinación de la Producción, Empleo y Competitividad, solicitaba no solo una identidad visual, requería además de características como una frase, un aroma, un sabor, un sonido y una textura que representaran al país, que sean reproducibles y que conformaran de manera coherente la nueva marca país. 

Quienes definieran esta nueva marca debían ser profesionales acreditados, es decir el estudio de diseño, además de diseñadores, debía incluir en su equipo a gastrónomos, antropólogos, ingenieros químicos y músicos.

Este concurso para desarrollar la marca de un país, se hizo público en una rueda de prensa el día 6 de julio de 2010 y con fecha de cierre al 13 de agosto del mismo año, dejando menos de un mes para su realización.
En ese momento lució muy interesante el abordaje holístico planteado en el brief, aunque cualquier profesional de la comunicación entendería que el tiempo otorgado para desarrollar un proyecto de tal envergadura no daba lugar a investigaciones profundas y al mejor acabado. Tal como suele suceder en los por demás infames pitch de agencias publicitarias, sacrificándose calidad por tiempos.

Entendamos que para correr primero hay que aprender a caminar.
Luego de la desértica convocatoria, los resultados de este procedimiento fueron una marca país concebida por el estudio de diseño UMA Creativa, empresa asociada a la publicitaria Creacional, del empresario Vinicio Alvarado, ex Secretario de la Administración, actual Ministro de Turismo de Ecuador y principal asesor de comunicación y publicidad del Presidente Rafael Correa desde su lanzamiento como candidato a la presidencia en las elecciones del 2006.

Hoy la marca país Ecuador, es una colorida pieza vacía, sin mayor connotación cultural y con severos problemas de lectura y reproducción. Sobre el olor, el sabor, el sonido y la textura solicitados en el brief, desconozco su paradero.

Las aplicaciones de dicha marca en cartelería, vía pública y otros soportes que pude ver a los pocos meses de su lanzamiento y viviendo ya en el extranjero, dejaban mucho que desear, conociendo de antemano el magnífico banco visual que presenta cualquier punto en donde se pose la mirada de ese hermoso país que es Ecuador.

Todo esto sirve de prólogo a la nueva joya gráfica presentada como nuevo isologotipo del IESS. El rediseño develado hace pocos días, se plantó sobre una marca con más de 40 años de existencia que había sido manoseada, sin mucho atino, en diversas ocasiones a lo largo de su vida como ícono institucional.
No haré un análisis sobre lo que está bien o mal en la nueva marca de IESS, sus valores intrínsecos y características estéticas, menos sin conocer el partido gráfico que la conforma o el perfil de identidad corporativa desarrrolado para tal.
Me limito a citar la nota de Líderes:

“Como parte de la estrategia, se desarrolló un estudio sobre la identificación de posicionamiento, recordación espontánea y memoria visual de la marca. El estudio se realizó en varias zonas del país y duró dos meses. El diseño de la nueva marca y su validación tardó dos meses más. El costo de la estrategia fue USD 85 000. El monto incluyó, además, el manual de imagen institucional y estudio de la ubicación de la señalética.”

Aún no descifro en qué se tomaron el tiempo y bajo qué criterio se facturó tan importante valor. Sin duda el equipo de la creativa Ideando Publicidad, responsable por la nueva identidad marcaria, cuenta con profesionales de élite que harán del diseño ecuatoriano una nueva luminaria de la creatividad en el mundo entero. Espero de alma y cuerpo entero que así sea.
De hecho, algunos buenos diseñadores ecuatorianos ya empezaron no solo a ser influyentes y creadores de tendencia global, sino también a ser plagiados como para equiparar la balanza kármica creativa, véase el caso Tame.

Sí vale mencionar como dato rescatable, que la nueva marca de IESS responde en buena parte a la unidad gráfica establecida por el actual gobierno ecuatoriano, misma que lleva varios años en construcción y desarrollo. 

En lo personal espero que el próximo gobierno del equinoccial país, a elegirse por voto mayoritario y democrático en 2016, no cambie esa identidad marcaria estatal porque sí, porque intentaría ser la nueva escoba que barre bien, o porque necesitarían justificar los movimientos de grandes sumas de dinero de los contribuyentes, dinero que en esencia corresponde a mejoras y no solo cambios.

N. del A.
Las cifras citadas en esta nota son de conocimiento público y algunas no indican si incluyen costos de implementación de dichos sistemas visuales.