huseyin cetinel

4

Escalera de colores en Estambul

Un ingeniero jubilado, 600 euros y cuatro días. Huseyin Cetinel decidió un buen día dar un toque de color a unas escaleras de su barrio, que conectan los barrios de Findikli y Cihangir, en el distrito Beyoglu de la ciudad turca, con los colores del arco iris.

Pero, ¿que llevó a este jubilado a lo que se podría considerar un acto vandálico? Enseguida se le relacionó con las protestas contra la autocracia del gobierno, también con la defensa de los derechos de los homosexuales o, simplemente, la defensa de la libertad de expresión.

Pero un buen día el ayuntamiento decidió (con nocturnidad) devolver a las escaleras su triste color gris. fue entonces cuando Huseyin, enfadado, declaró que “solo pretendía hacer sonreír a la gente”. Ante tal hecho, la gente  de Estambul sacó sus botes de pintura y brochas para adornar otras muchas escaleras de la ciudad. Antes incluso de que el alcalde mostrase su compromiso de devolver a la escalera el color arco iris.