hundiste

Girando en espirales dorados con chispas de plata floté, navegando con brea dulce y besos dibujados de éxtasis. Era tu hermosa presencia que estaba rodeándome la mente, día y noche. Fui tan feliz a tu lado, pero como todo termina por doler, me hiciste mal, me hundiste en lodo ardiente, rojo incandescente, destrozaste mis pensamientos y me dejaste con la pésima realidad de la soledad. Las ganas de vivir se fueron por la borda y la muerte me forzó a gustarle, ahora estoy muerto en vida, vagando por las calles, buscándome un hogar que ya no existe, te impregnaste en mi sangre, te llevaste poco a poco mi vida.
— Ericarmen RH

Y  es que debo hacerlo ahora porque luego dudo que pueda, no es que quiera decirle a todo el mundo como me siento, pero se me está escapando los sentimientos del pecho y siento como si todos los pececitos de mi piel quisieran huir, es algo así como si no solo te estuvieras asfixiando con tus palabras sino también ahogando en un mar de sentimientos, y ya sé que es tonto y también que es probable que tú nunca leas esto y pues al carajo!

Tú eres la persona más hermosa en el mundo, fuera de tu irritabilidad constante y tu arrogancia, dentro de tus ojos perdidos y esa risa tan sarcástica. Me pasa contigo que cada que sonríes, no, no se me curan las heridas, simplemente ni sé qué es eso.

Te he dicho puta, hija de puta, mal parida, cabrona pero también te he dicho amor, y siempre lo he dicho con cariño, incluso en las discusiones del balcón; intuyo que debes estar confundida, y créeme yo estoy peor. No es que el alcohol se me haya subido a la cabeza ni el humo del cigarro este matando mis neuronas, aunque también. Es solo que desde ya hace meses, incluso cuando salías con ella y yo con él, seguía extrañándote.

Me preguntaba cómo era posible que toques otra piel, que beses otros labios y no me recuerdes. Tiempo en el que yo les hablaba a todos de ti y de cómo te deje ir y de cómo me hundiste con tus quejas y tus “lo siento” obligados. Dime por favor cómo pudiste estar con otra en la cama y olvidarte de todo el amor que conjugábamos, fusionábamos y hasta me atrevo a decir creábamos, dime ¿Cómo?

¿Soledad? No es escusa, yo estuve sola por dos años hasta que tú aparecieras en mi vida, yo estuve sola por 15 años hasta tener mi primer enamorado, yo estuve sola aún a tu lado y aún así jamás pensé si quiera en estar con alguien para llenar ese “vacío” que significaba alguien.

Porque siempre los vacíos son alguien en nuestra vida, alguien que se fue, que no pudo, que nos dejó con alguna ilusión caducada o simplemente con algún beso que no se dio. Yo lo sé.
Yo fui tu vacío, y quisiste llenarlo con la piel de alguien más y los labios de quien jamás podría recitarte poesía alguna más que sus “buenos días” y los “te quiero” desabridos.

Así cambiaste un jardín lleno de rosas, por alguien que te daba la plata para que te los compres tú, Puta.

Ya, ya sé que te molesta que te diga así, pero es cariño. Y siendo tan tú me reclamaste que te diera estrellas y constelaciones y yo tan estúpida me fui adentrando a la oscuridad del cosmos, para cuando regresará te quejarás de que ya no querías una simple estrella, sino querías el sol, y yo tan estúpida fui en busca de ese incendio.

No fue hasta que me queme la primera ilusión, junto al sol y tus “No lo intentas” que no pude más y tuve que alejarme.

Era yo o tú y siempre seré yo primero, disculpa. Pero cuando tú quieres a alguien, jamás dejas que se humille por ti. Te quería dar el universo entero pero llorabas por una estrella.

Y así terminaste sola, de piel en piel buscando consuelo a la pérdida de quién sí lo intento. Fuiste en busca de algún lugar más “cálido” y no fue hasta que estuviste demasiado lejos que descubriste que yo era el sol que buscabas… Y terminaste siendo el claro ejemplo de quién dejo el sol, por una llama cualquiera.

Y hoy, hoy te volví a ver. Te vi con esa sonrisa de niña tan hermosa, como el principio y empezamos los retos a quien decía te quiero más, perdí el tiempo y la gravedad y caí en tus brazos sin saber qué hora era. Y al despertar te habías ido con una nota que decía.

“Sin mi estrella, no vuelvas.”

—  Brenda Ramírez. te odio. 

anonymous asked:

Hola! Podrías hacer un escenario con Yoongi cuando está celosos porque Jimin te coquetea mucho??? Gracias!

「 BTS Escenario: Yoongi. 」


Te encontrabas en la sala de prácticas con los chicos, desde que tu novio te había presentado, todos se llevaban bien contigo, era casi algo diario el que te invitarán a pasar los ensayos con ellos.

Mientras ellos practicaban tú solo podías mirar orgullosa como todos se esforzaban y ponían tanto empeño por hacerlo bien, pero era obvio que tu mirada se centraba más en Suga, quién era tu novio.

En unas de las pausas del baile Jimin se acercó a ti en busca de agua, la cual tu habías escondido para hacerle una ‘’pequeña broma’’, puso su brazo sobre tu hombro con un gesto cariñoso y te miró.

— ¿Jimin? ¿Pasa algo? - Preguntaste con la mejor cara de inocencia que pudieras poner.

— Creo que tienes algo mío. - Era obvio que ya sabía que habías escondido la botella de agua, vamos a decir que no eras muy buena haciendo ‘’bromas’’.

— Hm… ~ Lo dudo mucho señor Park. - Contestaste negando lo dicho por el contrario.

Jimin y tú siempre os habíais llevado muy bien, mejor que con el resto de miembros, vuestra personalidad era parecida y tú lo querías como si fuera un hermano.

— ¿No? ¿Y si hago esto cambiarás de opinión? - Dijo con una sonrisa pícara en la cara y con un toque coqueto.

— ¿Hacer qu– - Antes de que pudieras preguntar ya tenía sus manos sobre tu barriga y comenzaba a hacerte cosquillas.

— J-Jimin, p-para de verdad, te la daré, te la daré, lo juro. - Podían escuchar tu risa escandalosa por todo el sitio dando lugar a que todas las miradas de la sala fueran hacia ustedes y la escenita que estaban montando.

En ese momento sentiste una mirada malhumorada de parte de tú novio, pero no pudiste prestarle mucho atención a ello, pues Jimin no paró hasta varios minutos después de hacerte cosquillas dejándote en el suelo sin poder parar de reír.

Después de eso la tarde transcurrió con calma y normalidad, sin destacar que cada vez que ibas a hablar o llevar algo a tu novio te miraba con mala cara o directamente te ignoraba.

Al terminar por completo las prácticas todos los chicos salieron de la sala, justo en el momento que Suga iba a salir también, te pusiste delante cerrando la puerta tras de eso, dejándolos solos en la habitación.

— Déjame pasar, por favor, no estoy de humor. - Dijo con un tono de voz molesto.

— No hasta que me digas que te ocurre, llevas toda la tarde ignorándome… - Le miraste a los ojos buscando una respuesta.

 — ¿No has quedado para salir con Jimin o algo así? Por lo que veo se divierten mucho juntos. - Contestó cortante, sin tan siquiera hacer contacto visual contigo.

 — Suga… no me digas que… ¿estás celoso? - Tenías los ojos como platos, sin poder evitar soltar una risilla, te parecía algo tierno que tu novio se comportara así por Jimin sin mencionar que ya de por si también era algo raro de que el mismísimo Suga se sintiera así.

 — Tsk… no es eso… es solo que… no puedo evitar sentirme algo inseguro al ver como te lo pasas de bien con el… Jimin es mi amigo, pero tu eres mi novia, y tengo miedo, miedo de que puedas sentirte mejor estando a su lado y que me dejes. - Su voz sonaba cada vez con un tonos más bajo, y no sabías muy bien lo que sus ojos expresaban en ese momento.

— Yoongi, mírame. - Dijiste ahora con voz y expresión seria, diferente a la que tenías hace unos minutos, posaste tus manos en el rostro ajeno, obligándolo a verte directamente a los ojos. - Soy tú novia, no la de Jimin, me enamoré de la persona que eres tú, sabes que yo solo quiero a Jimin como un amigo y nada más. Me enamoré de tu forma de rapear, de como te esfuerzas y nunca te rendiste para lograr estar donde estás ahora, me enamoré de la persona que soy estando contigo, me enamoré de ti de muchas formas diferentes. Y puedes estar seguro de que no te voy a dejar por nadie.

Pasaron un par de segundos en silencio, hasta que ahora fue él quien colocó sus manos en tus mejillas para darte un leve beso en los labios más dulce que el mismo azúcar.

— (T/N)… odio ponerme así de meloso… pero, te quiero, te quiero muchísimo, de verdad. - Te acercó hacia su pecho y te estrujó entre sus brazos.

Esas fueron las palabras más bonitas dichas por la voz más hermosa del mundo.

— Yo también te quiero, tonto. - Sonreíste poniendo tus manos en la espalda de tu novio y hundiste así tu cara en su pecho, exhalando todo su aroma.

Creo que me dolía tu indiferencia, tu falta de tacto, tu deseo egoísta, tu incomprensión, tu doble yo, tú espejo roto, tu muro de hielo, tu caída al vacío, tú golpe en seco, tú abandono, tu ser irreparable. Porque yo estaba ahí para ti, te ame con todos tus defectos, soporte todas tus mareas, me mantuve firme.  Pero no quisiste saber nada, te dejaste llevar por la deriva, te hundiste en su profundidad, dejaste todo atrás, tiraste a la basura lo real, escupiste el amor que te entregaban, huiste de la realidad, jamás volviste a ser la misma.
—  Eras una herida que no cierra, Joseph Kapone (J.M.D.G)

68 días de tu ausencia.

Al final no eras tan mío,

Aun cuando yo era tuya.

Me duele volver a los recuerdos

Y ver que las promesas eran tan falsas desde el comienzo,

Que todo caducó.

Sabes que no soy la única culpable;

No debiste ocultar lo que sentías

Lo que llamaste ‘’realidad’’ era mentira.

Reconozco mis errores,

Pero yo sentía equivocarme y me elogiabas

Dime, ¿a qué jugabas?

Intentando protegerme, me heriste

Al camuflarlo, me hundiste

Y de paso, te hundiste a ti también

Y no solo perdiste

Perdí

Nos perdimos.

Nos arruiné y nos arruinaste.

Tú me dejaste,

cuando empecé a creer en nuestro amor…

Pero al final no fuiste mío,

Aun,

cuando yo era tuya.

- Angie Tatiana G. Arteaga.

Alas Rotas~

Y te rompiste y lloraste.

Y gritaste pidiendo ayuda

Pero nadie te ayudo.

 

Te hundiste en ese pozo oscuro

Te heriste y lastimaste

Y eres tú, él único culpable.

 

Tu vida se marchito,

Como  las hojas de aquel árbol

Al que iban a besarse

¿Recuerdas?

 

Luchaste y perdiste.

Te levantaste y volviste a caer.

Y a cada paso que dabas

Un pedazo roto de tus alas se caía.

 

Porque amaste demasiado.

Porque te cegaste de odio y rabia.

Porque el rencor enveneno tus venas.

 

Y tus alas se rompieron.

Y te llenaste de ira y odio.

Y tu luz se fue apagando.

Y tú, te fuiste apagando.

 

Y lo perdiste todo y te quedaste solo.

Y te rompiste un poquito más.

Y tus ojos se secaron.

Y quedaste vacío.

Pero todo eso no importaba

Porque te levantaste y seguiste

Caminando a paso lento.

Solo, roto, vacío.

 

¿Y ahora quieres volver a ser tú mismo?

NO puedes, bah, has lo que quieras

Sólo lograrás romperte aún más.

 

¡Ya sé! Compra pegamento y remienda tu corazón.

Da igual, volverá a romperse.

El volverá a romperlo.

 

Anda, vete, huye, corre, se cobarde.

Pero no vuelvas.

Vete, escapa, escóndete, no importa

Pero sálvate.

No te dejes arrastrar al infierno nuevamente.

 

Grita, grita hasta sangrar tu garganta.

Y te quedes sin voz.

Y tus pulmones pidan a gritos aire.

Pero grita que estas vivo.

 

No llores, no sufras, no caigas.

No vuelvas a romperte, que el

Pegamento aún esta está fresco.

Respira y camina lento.

Vive lento, que así se disfruta más.


~ Cosas de la Vida Wigetta ~ 

Sentir tus brazos alrededor de mi otra vez fue como traer la paz de vuelta al huracán que era en ese momento. Hundiste tu nariz en mi cabello, besaste mi coronilla y mi perdición sucedió, casi podía sentirme derretir entre tus brazos. Estrujarme contra tu pecho era una de mis cosas favoritas y lo había olvidado por completo. No me había dado cuenta de la sequía en la que vivía, sequía de ti, por supuesto.

¿Qué es lo malo aquí? Estás con alguien, no dejas de ser el idiota de siempre y no tienes ya ni un interés en mi.

"Me dolió, me rompiste; hiciste trizas este frío corazón. Pero te sonreí, porque jamás tendrás el privilegio de saber cómo me hundiste, jamás lo sabrás."

-Acuario, Escorpio, Capricornio, Virgo.

Como crees que Pedro se sintió luego de hundirse cuando camino por el agua? Para mi que con una satisfacción enorme, porque él a diferencia de otros si se animo y dio ese paso de Fe y camino por las aguas.

Que te quiero decir: que no importa si te hundiste VUELVE A INTENTARLO.