hugo freidhofer

12. Return To Villafranche [Vocal & Instrumental]
Hugo Freidhofer
12. Return To Villafranche [Vocal & Instrumental]

An Affair to Remember (1957)

Hugo Freidhofer

“En 1957 –escribe el director y crítico español José Luis Garci–, McCarey vuelve a rodar Tú y yo con Cary Grant y Deborah Kerr. Es difícil decidirse: ambas son tan grandes, tan conmovedoras, tan maravillosas. La primera en blanco y negro; la segunda en color. La primera tiene formato normal; la segunda, CinemaScope. La primera se rodó en estudio; en exteriores naturales, gran parte de la segunda. Siendo prácticamente idénticas, con similar planificación y espíritu, casi los mismos diálogos (…) se produce el milagro de que sean distintas. Por McCarey han pasado casi dos décadas y cinco mil botellas de whisky, y se nota en su mirada”.

Hay una tercera versión de este “affair”, la muy olvidable que rodaron Warren Beatty y Annette Benning en los 90. Pero las que siempre se han discutido son las dos versiones de McCarey. La segunda no es que gustase menos, sino que desde el mismo momento de su estreno algunos espectadores la consideraron innecesaria: la primera versión estaba demasiado fresca en la memoria cinematográfica. No es mi caso. 

Todo empieza como una elegante comedia impulsada por la química y las líneas de diálogo que se arrojan Cary Grant y Deborah Kerr (perfectos) a bordo de un crucero en el Mediterráneo. Pero a partir del frustrado reencuentro en la terraza del Empire State la película navega inexorablemente hacia el más encendido de los melodramas. ¿Quién no ha llegado ilusionado a un encuentro amoroso y lo han dejado plantado sin ninguna explicación? Tras el desengaño y la bronca se impone la melancolía y el deseo de volver a recorrer los lugares donde se amó. La música que subo corresponde a esa fantasmática, imborrable secuencia.

Una anécdota refuerza el vínculo sentimental que tengo con este título. Ya vista varias veces desde bien chico, en el 2001 volví a pasársela a mi abuela en inmejorables condiciones de proyección y sonido. Y cuando Nickie regresa a Villefranche buscando el consuelo de su abuela para descubrir que ella tampoco está supe que eso estaba llegando también a mi vida. Mudo y con la vista nublada por un torrente de lágrimas que amenazaban con romper el dique extendí mi brazo y tomé firme la mano de Mamama. Ella no me dijo nada y siguió viendo la película. Faltaban casi 5 años para la separación pero ese instante fue para mi lo más parecido a una despedida.

Freidhofer estuvo nominado a los Oscars ese año pero perdió.