huequitos

Necesito que alguien me afloje el corazón, que me agarre la mano y me diga que no estoy tan sola como pienso, que me deje un huequito en su cama para dejar de pensar un poco en todo y escaparme de lo que me hace mal.

El sueño pesa sobre mis hombros y me acerca de nuevo a vos, al huequito de tu brazo, a tu respiración, a una continuación infinita de la batalla de sábanas y almohadas que empezamos y que pone risa y energía a nuestro cansancio.
—  Gioconda Belli
Guárdame ahí



Guárdame ahí, en ese rincón al que nunca vas. Guárdame en ese rinconcito del corazón que te tienes prohibido y que da pena mostrar. En el lugar donde pones los pecados, la perversiones e inseguridades. Guárdame ahí en el huequito del corazón donde te da miedo mirar, explorar y aceptar. Guárdame en ese rincón oscuro donde queda la violencia y lo sexual, la verdad, los deseos ocultos y el amor que tanto miedo te provoca.

Guárdame en ese rincón polvoso donde nadie mira jamás. En el rincón silencio del corazón; en la comisura callada de tus labios, la curva bajo tus senos, entre el giro de tu oreja. Guárdame donde nadie te ha besado, donde nadie te ha mirado. Guárdame en secreto.

No digas a nadie que me conoces, que nos vemos en habitaciones oscuras, en recuerdos perdidos y memorias infantiles. No te lo digas ni a ti misma.

Guárdame en secreto de ti y escápate de lo que eres para verme. Escápate de esa neurosis y pretensiones que te hacen insoportable; de las rutinas y tus peinados, de tus ambiciones y preocupaciones, del matrimonio y la casa blanca. Escápate de los planes de familia y los arreglos de boda; de los planes a futuro y los consejos de tu madre, de las pláticas de café y los cuidados de la piel. Asiste conmigo cuando vayas huyendo de la universidad, del trabajo, la ortografía, el salario, jefes, vestidos blancos, decencia, adornitos rosas y boquitas pintadas. Cuando tengas que escapar de ti misma y su insoportable rectitud y pulcritud.

Visítame desnuda de ti y de los miedos, porque así, solo así te das permiso de verme como soy; tirado y sin belleza, desprovisto de cualquier exigencia moderna; ahí arrumbado sin más. Feo, lleno de cicatrices, mal oliente, borracho, derrotado, perverso, hinchado en deseo, desvelado, cansado de las corbatas, huyendo de las congregaciones, grosero, estúpido e ignorante pero con alma.

Cuando me veas, que sea desnuda de ti; sin memoria, sin intenciones; con la blusa desabotonada, el pecho abierto, el corazón en carne viva. Solo así, sin eso que llamas tú, podemos hacer el amor a pierna suelta; sin miedo de pecar, sin temor de equivocarse, de ofender, de manchar, gritar, fornicar, pecar, mancillar. Ave María inmaculada. Desprovista de tu ego nada será pecado, nada será delicado, nada será enfermedad, nada será locura.

Guárdame en ese rincón que te prohíbes. En esa fracción tuya que no tiene dueño, que nadie conoce. En ese lugar, al fondo de tu ombligo, donde caminas perdida e inconsciente; donde el ambiente es veneno y la locura amor. Guárdame ahí donde pones el deseo, la violencia, el descontrol, la bebida, el arrebato, la pasión, la fuerza, las ideas homicidas y la masturbación.

Guárdame en ese lugar que tu madre desconoce. En ese lugar que tu padre ni siquiera imagina. En el sitio que la iglesia condena y la escuela busca para controlar. Ese sitio del que no platicas a tus amiguitas de café. El sitio que tanto miedo da a tu novio. El sitio que te esfuerzas en ocultar con tu bonita ropa, el lenguaje refinado, las joyas de la abuela, el perfume de azucenas, el coche nuevo y el dinero de tu hermana.

Un día de tantos cuando te aburras de ti misma; cuando no te soportes; cuando el peso de tu mascara te fracture los hombros; cuando el perfume de tu pecho te perfore la nariz y el sonido de tu voz te carcoma los oídos; cuando el reflejo en el espejo te empalague con su belleza de sociedad y el verde de tus ojos sea insoportablemente perfecto; búscame, perdida de ti y sus artificios de divinidad.

Cuando vayas a ese lugar que no visitas, prometo regresarte desnuda; pecadora, loca, sucia, rota, encendida, quemada, cansada, con los lagrimales palpitando, los ojos culpables y la sonrisa delatora. Nada será perfecto, lo prometo. Prometo regresarte viva…

Por Jose De la Serna

Originally posted by uncountablehope

El tatuaje desde un punto de vista psicológico

Muchas veces, el lenguaje corporal, las acciones y el comportamiento involucran ciertas modalidades que tampoco se pueden generalizar como lo son el diseño de tatuajes grandes y pequeños y los huequitos o “piercings”que muchos jóvenes se practican en sus labios, ombligo, lengua, orejas y cejas.



Refiriéndose al origen del tatuaje, en tiempos antiguos esta costumbre identificaba a las personas de acuerdo al rol que tenían en la sociedad. Los marinos grababan el nombre de su barco y muchos cadáveres eran identificados en el mar, por medio de ese tatuaje que el marino se había grabado en su piel.

Tiempos antiguos y tiempos modernos

Años más tarde los marineros, se hicieron dibujos de tipo afectuoso, donde quedaba grabado el nombre de su amada, la bandera de su patria o se dibujaban símbolos como palomas, cruces y escudos, anclas u otro tipo de señal que le dijera al resto de la humanidad como era su personalidad.

Para la época de los cincuentas y los sesentas las personas se hacían tatuajes con sustancias psicoactivas y también para disimular cicatrices u otro tipo de defectos en su piel.

Hoy día el diseño de los tatuajes se ha expandido a miles de dibujos y los jóvenes se los hacen con el interés de identificarse con cierto grupo social. Es como una afirmación impregnada en su piel de forma permanente para confirmar su identidad. Para muchos jóvenes el hacerse un tatuaje significa poner el punto final a su infancia. El tatuaje les recuerda que de niños no podían hacérselos y ahora que son adultos no necesitan preguntarle a nadie si se los pueden hacer o no.

Depende el lugar del tatuaje, es tu personalidad

Hay diferentes tipos de tatuajes, unos más glamorosos que otros, algunos son exóticos, unos más caros que otros pero todos representan la búsqueda de una identidad y de un lugar de pertenencia. El adulto joven también persigue provocar los comentarios en los adultos no tan jóvenes, y generar inquietudes y molestias ante los más conservadores.

He aquí el significado desde el punto de vista psicológico sobre los tatuajes dependiendo en la parte del cuerpo donde estén:



1. Brazo u hombro
Manifiesta un interés por sentirse útil, luchar por nuevas metas.

2. Cuello
Las personas que se tatúan el cuello manifiestan sus insatisfacciones internas.

3. Espalda
Un tatuaje en la espalda se lo hace una persona que tiene miedo de tomar decisiones y responsabilidades.

4. Mano
La persona que se tatúa su mano demuestra un deseo de auto control, si es la izquierda, demuestra anhelo por poder y en la derecha significa que anhela justicia.

5. Muñeca
La persona se siente incapaz de actuar. Se siente impotente de intentar lo que quiere y muy desmotivada.

6. Pompis
Esta persona es agresiva, le gusta transgredir lo trascendental, destacar entre los demás, no tiene miedo a exponerse sin medir las consecuencias.

7. Pierna
Esta persona tiene un carácter inquieto, con deseos de descubrir nuevas formas de vivir y comunicarse.

8. Rodilla
Esta persona es reprimida y necesita motivaciones externas, sabe cuáles son sus cualidades pero se niega a aceptarlas.

9. Pecho
Esta persona siempre ve la vida con determinación y coraje ante todas la situaciones.

10. Tobillo
Estas personas tienen deseos de ser libres de protestar en forma silenciosa contra la vida cotidiana que los aprisiona, su sueño es liberarse y escapar de la rutina.

11. Vientre
Este tipo de personas son dulces y sensibles, con profundo instinto maternal o paternal, sueñan con una familia y saben retener a su pareja.

12. Cabeza o rostro
Esta persona tiene tendencias a rebelarse seriamente contra la sociedad de una manera negativa, unirse a pandillas y cometer actos condenables por la sociedad.

También hay que tomar en cuenta para la interpretación de estos tatuajes el lado del cuerpo en que se encuentran, si están al lado izquierdo, la personas son introvertida, tiene ciertos deseos reprimidos y temores.

Si el tatuaje se encuentra del lado derecho la persona tiene sus ideas más claras y se sienta seguro de lo que hace y siente.

Siento que soy injusta contigo. Que soy injusta con nosotros. Por que me he pasado el tiempo escribiéndole a amores que ya fueron, que se marchitaron, que me hirieron. Y no he podido, no he encontrado la manera se hacerte un huequito entre mis letras, de ponerles puntos finales a todos para hacerte un libro nuevo.

Siento que te estoy quedando a deber. Por que si echas un vistazo a lo que lloro, seguro encuentras pedazos de mis fantasmas. Pero no tuyos.

No quiero que pienses que no te escribo porque no te quiero. Pero al contrario. Creo que lo nuestro es un nivel nuevo de amor seguro, es un amor real y sin maquillaje alguno, no se da los para siempre que no puede prometer, pero asegura dar más de lo que antes pudo.

Y a veces creo, que escribirte sería poco. Que escribirte no te haría honor en nada. O peor, que me quedaría corta en las palabras que necesito para describir lo feliz que me hace tu presencia. Y por eso no te escribo. Por que no mereces este encierro. No mereces estar con los sueños rotos y los abismos. Mereces una hoja en blanco, sin enmendaduras o tachaduras. Mereces que cambie la pluma, que compre papel nuevo y que deje mi drama por el romance.

Creo que mereces que me ponga cursi, pero no en verso y prosa, mereces que sea cursi contigo cuando te tenga cerca y sólo para mí. Cuando puedo oler tu piel y estrechar tu mano.

O tal vez si deba escribir de ti. No como los demás, no de esa forma. No te pintaré como primavera, cuando eres un invierno pero sabes quemar incluso más que el sol de verano. Escribiré de ti, tal como eres, sin tintes falsos. Escribiré del caos y del huracán que eres.

Por que al final de cuentas, tu desastre es lo más real que he tenido y amado en toda mi vida.
—  Cartas a R, Una Escritora Amateur
Yo puedo luchar por usted, puedo conquistarte, puedo cada día enamorarte como si fuera el primero, lo puedo hacer, pero necesito al menos que dejes la puerta o la ventana medio abierta, siendo directa, enséñame un huequito obvio y entraré, no te vas a arrepentir, sé como hacerlo.
Un dato curioso...

Para curar el hipo es mejor apretarse levemente con dos dedos durante un minuto aprox. encima de la parte media de ambas claviculas (mas o menos donde hay “huequito”). Respirar tranquilamente, y el hipo desaparece . El nervio frenico pasa por ahi. (El hipo se debe a una alteracion en el nervio frenico que crea una contracción involuntaria y “descontrolada” del diafragma.)

Estoy enamorada de el.
Amo todo de su ser.
Amo el sonido de su risa.
Amo su forma de ver la vida.
Amo la forma en que es feliz.
Amo la manera en que se ríe de todo.
Amo sus ojos achinados.
Amo esas pequeñas manchas rojas arriba de sus mejillas.
Amo su mirada café.
Amo los huequitos alrededor de su sonrisa.
Amo sus lunares.
Amo cada una de sus cicatrices.
Amo la manera en la que pone tensa la mandíbula sin darse cuenta cuando esta pensativo o no tiene nada que decir.
Amo su forma de caminar.
Amo sus manos.
Amo su gruesa voz.
Amo sus chistes malos.
Amo su forma de vestir.
Amo cuando me mira.
Amo sus besos.
Amo sus caricias.
Lo amo a el.

Cap. 2015 pág. 10 de 365

Eres el silencio que le dio sentido a mi canción.
Esas respuestas a mis interogantes del pasado,
ese comienzo que me hizo estremecer,
Esa metáfora que adorna mis poesías.

Eres lluvia que trae letras celestiales.
Esa magia que nos hace derribar límites,
El huequito en el corazón,
La puerta entreabierta.

Eres el camino al que me llevan los pies.
Ese suspiro que inicia el huracán,
Ese te quiero que no se desgasta con el tiempo,
ese latido que me susura: es amor.

Eres aquella noche que me viste las pestañas.
Ese vértigo al mirar el amanecer,
El color de lo invisible.
El destiempo del tiempo.

(M. Sierra Villanueva)