huequitos

No hubo en absoluto, nadie, que comprendiera el hecho de que nuestras cenizas aún estaban juntas y, poco a poquito, nos fuimos acobijando, armando, tocando el alma de manera que jamás nos derrumbáramos de nuevo, construimos un castillo que tuviera fortificaciones contra rupturas y desvelos, que supiera enmendar errores que no tenían fecha de caducidad.
Supongo que tú también lo percibes, que hay personas que están destinadas a marcar un lugar, una canción y a dejar una herida cuando se van, cuando dejan a su paso el desastre de un terremoto que te aseguro lleva tu nombre.
¿Sabes?, lo bonito de querer a una persona, es ir como bailando al ritmo de los besos, del amor o el sexo. Cogerla de la mano al mismo tiempo que le dedicas una sonrisa de media luna que dicta la felicidad que provoca ir con ella a todos los lugares del mundo, pero que tu preferido siempre será su mundo, su existencia, su vida. Lo bello del asunto es que estaríamos dispuestos a entregarnos y a recibir por ella millones de balas y terminar sangrando versos sin sentido, si eso salva a nuestro único amor. Que estaríamos listos a dejarnos el alma en un quizá que tenemos en nuestras manos y que nunca podrá ser cierto. Y que con los ojos cerrados y los corazones abiertos deseamos en silencio estar siempre ahí, cerquita, arrullando bajo un manto de estrellas al huracán que ha dejado huella en un huequito justo abajo del cuello.
Por lo que quiero decirte que siempre serás mi eterno final, mi para siempre, que a pesar de tener quinientasquince decisiones para irme, me ofreces un cuarto de ella para quedarme, y claro que lo hago, a escuchar el silencio tan cómodo que se suscita entre nosotros, a saborear la despedida que se aproxima y a llorar el fuego que se ha extinguido.
Las despedidas a quemarropa desde que hemos sido pequeños nos han parecido la mejor manera para descoserse por fuera, que en polvo me he convertido desde que soplaste esa noche calurosa de mayo, y ahora intento juntar todos esos pequeños pedazos que me he dejado en la cama de alguien más.
Prometo nunca olvidarte, prometo jamás soltarme de todos los recuerdos que nos remueven por dentro y que hacen que seamos nosotros, y sobre todo prometo no molestarte nunca más, a dejar de ser la piedra con la que te tropiezas día a día sin saber cómo quitarla del camino, prometo dejar que me olvides, prometo dejar ser una persona más que sobrevoló tu cielo y que tuvo que marcharse con vista a popa para alejarse de tu vida. Prometo amarte en silencio, prometo amarte a distancia, prometo ser la llama encendida en tu hoguera apagada.

PaulinaMora
en colaboración con Victor David Ruiz

Gracias a cada uno de nuestros lectores, un abrazo gigante.

—  Paulina Mora, “Vuelve, que te extraño.”

Estoy enamorada de el.
Amo todo de su ser.
Amo el sonido de su risa.
Amo su forma de ver la vida.
Amo la forma en que es feliz.
Amo la manera en que se ríe de todo.
Amo sus ojos achinados.
Amo esas pequeñas manchas rojas arriba de sus mejillas.
Amo su mirada café.
Amo los huequitos alrededor de su sonrisa.
Amo sus lunares.
Amo cada una de sus cicatrices.
Amo la manera en la que pone tensa la mandíbula sin darse cuenta cuando esta pensativo o no tiene nada que decir.
Amo su forma de caminar.
Amo sus manos.
Amo su gruesa voz.
Amo sus chistes malos.
Amo su forma de vestir.
Amo cuando me mira.
Amo sus besos.
Amo sus caricias.
Lo amo a el.

Necesito que alguien me afloje el corazón, que me agarre la mano y me diga que no estoy tan sola como pienso, que me deje un huequito en su cama para dejar de pensar un poco en todo y escaparme de lo que me hace mal.

Cap. 2017 pág. 137 de 365

Gracias por acompañarme en la vida,
por prestarme tus manos cuando el camino se ha puesto difícil.
Por regalarme abrazos de repuesta,
por llorar conmigo,
por reírte también.

Gracias por ser compañero, amigo, amor…
por enseñarme la magia de la cercanías,
lo bonito de saborear tu voz extranjera,
lo majestuoso de descubrir primeras veces contigo.
Por cambiarme mis coordenadas,
por dejar que haga poesía en tu espalda.

Gracias por hacerme un huequito en tu alma,
por prestarme tus alas.
Por solidarizarte, por querer hacer más.
Por regalarme tu amor,
por notarme en el desastre,
por quererme como me quieres.

Gracias, amor.

__
M. .Sierra Villanueva

val130799  asked:

me siento un poco solitaria como si nada tuviera sentido, algunas mañanas amanezco con las ganas de hacer de todo, pero no se que ocurre de la nada termino en cama y suelo dormir por horas y no me gusta ya salir solo quiero, me siento un total desastre, siento como si estuviera un poco muerta en vida

Yo te podría decir un montón de cosas bonitas y motivacionales y que la vida es bella, lo cual es cierto, y que todo va a estar bien y ser feliz, lo cual también es cierto…Pero así como van las cosas y tomando en cuenta mis clases de Psicología médica y de Psiquiatría, ese huequito que se siente tiene que llenarse con ayuda de afuera, y con amor de adentro. Puede que tengas depresión y no es que eso sea malo, sino a veces la vida pesa mucho y uno debe buscar ayuda y hablar con alguien que nos escuche. Gracias por compartirlo. Yo te sugeriría le contaras a alguien cercano y buscaran juntos a alguien que te apoyara con terapia y, si es necesario, medicación. No eres un desastre porque tengas depresión…yo tuve y aquí sigo…cursi y feliz pese a las cosas tristes que he pasado…Un abrazo y de verdad espero puedas hacer algo al respecto :)

Frená.
Ojalá que no sea el tiempo quien te acomode las ideas, sino el explotar tu vida. Que la sabiduría no te agarre ya sin ganas, ni los viajes, ni los besos. Ojalá entiendas que el tiempo no vuelve. Leelo otra vez: El tiempo no vuelve. La vida tampoco vuelve y la muerte es lo único seguro y certero que tenemos. Y ese, tiene que ser el disparador de tu vida. Dar revancha, dejar la marca, dejar la risa, la experiencia. La felicidad no está solo en películas, recordemos que la realidad siempre supera la ficción. Superemos a la ficción, dejemos una huella que la gente escriba, que la gente cante, que la gente baile. Seamos verídicos. Dejemos nuestra marca en los corazones.
Cerrá los ojos y decite que sí. Date los gustos, los caprichos… mimate. Querete y queré… queré mucho. Frená. Frená en los olores, en la gente, en las historias, en las caras, en las batallas. Frená en el amor, dale todo tu tiempo. El huequito dejalo para lo demás, lo demás es secundario. Por si te sirve de algo… el dolor va a pasar y el amor no pasa. Rompete en mil y reiniciá la sonrisa. Hacelo todo y no te arrepientas. Lloralo todo y no tengas vergüenza, para eso está la lagrima, para eliminar la mierda. Llorá, secate las lágrimas y reíte después… que esto es la vida, que estás vivo. Tenés suerte, aprovechala. Leelo otra vez: Estás vivo, aprovechá.
Maru Leone

Y después de todo lo que hemos pasado puedo decir que lo amo. Pero no quiero que esta frase se vuelva como una frase que se dicen las personas a la semana de estar juntos, jurándose amor eterno y terminando a los pocos meses. Puedo decir que lo amo porque con todo lo que me hace renegar, enojar, rabiar y a veces hasta llorar, le quiero. Que con sus tonterías y ocurrencias me hace feliz, más allá de hacerme sonreír. Que sus besos son lo mejor del mundo, y que mi lugar favorito del mundo es entre sus brazos, en el huequito entre su cuello y sus hombros. Que amo cada pequeño defecto y detalle de él. Y que a pesar de herirme tanto, lo sigo queriendo. Por eso ahora puedo decir que lo amo.
Erotizando el cuello

Cuando pensamos en caricias eróticas que resulten como un elíxir calenturiento, juramos que tenemos que dirigirnos hacia los genitales. Gran error. Somos como una cadena de circuitos de sensibilidades conectadas. El arte está en encontrar nuestras conexiones. Y aunque cada cuerpo es un mapa de posibilidades personales, compartimos puntos anatómicos. El cuello es uno de ellos.
Y puedes dedicarle una sesión de caricias y roces manuales y orales para enviar placer al resto del cuerpo.

Originally posted by iamlamour

El rey de los puntos eróticos del cuello está en la parte trasera, desde la nuca donde la columna vertebral se une a la cabeza. Posee la capacidad de enviar las sensaciones por toda la espina hasta el cóccix. Susurrar ahí, acercándote poco a poco extra erotizará ese punto. Una vez que esa primera sensación pasa, puedes deslizar tu lengua o dar toques de labios estilo ventosa hasta el nacimiento del cabello y bajando de nuevo. Con los dedos, roza la garganta y sube hasta el inicio de las orejas.

Ahora aplica una ligera presión de labios (no mordida) en uno de los hombros y ve subiendo por el cuello aumentando la intensidad sin que resulte doloroso pero sí genere una sensación de aprisionamiento.

Originally posted by universexy

Continúa estimulando de frente. Permite que tu lengua viaje desde la clavícula hasta la barbilla combinando con algunas succiones muy ligeras con tus labios. Durante estas caricias toma su cuello con ambas manos, colocando tus pulgares debajo de los lóbulos de sus orejas. Ahí gíra los pulgares y alterna moviendo los dedos de una mano sobre su nuca como emulando el toque de un piano.

Recuerda que todas las caricias son suaves y aunque aumenten la intensidad, evita traumar la zona o sea, hacer esos horrendos chupetones que además de lucir horribles, son acumulaciones de sangre y no tan inofensivas como creemos.
Prepara tu lengua, tus labios y tus manos. Explora, encontrarás rincones y pequeños huequitos que nunca habías descubierto. La piel del cuello suele ser suave, guardar calor y nuestro aroma. Toda una tentación. Imaginarás todo lo que puede suceder después de esas caricias tan perfectas.

Originally posted by sonrisagaditana

Day 16. It doesn’t look like you are going home anytime soon, what it will be like in few years from now?

I can picture my Guardienne finally making herself into Valkyon’s heart, and starting to live together as roommates, one step at a time.

Día 16. No parece que vayas a volver a casa pronto. ¿Cómo será en unos años tu vida?

Puedo imaginarme a mi Guardiana al fin haciéndose de un huequito del corazón de Valkyon, y comenzando a vivir juntos como compañeros, un paso a la vez.

|1|2|3|4|5|6|7|8|9|10|11|12|13|14|15|

Siento que soy injusta contigo. Que soy injusta con nosotros. Por que me he pasado el tiempo escribiéndole a amores que ya fueron, que se marchitaron, que me hirieron. Y no he podido, no he encontrado la manera se hacerte un huequito entre mis letras, de ponerles puntos finales a todos para hacerte un libro nuevo.

Siento que te estoy quedando a deber. Por que si echas un vistazo a lo que lloro, seguro encuentras pedazos de mis fantasmas. Pero no tuyos.

No quiero que pienses que no te escribo porque no te quiero. Pero al contrario. Creo que lo nuestro es un nivel nuevo de amor seguro, es un amor real y sin maquillaje alguno, no se da los para siempre que no puede prometer, pero asegura dar más de lo que antes pudo.

Y a veces creo, que escribirte sería poco. Que escribirte no te haría honor en nada. O peor, que me quedaría corta en las palabras que necesito para describir lo feliz que me hace tu presencia. Y por eso no te escribo. Por que no mereces este encierro. No mereces estar con los sueños rotos y los abismos. Mereces una hoja en blanco, sin enmendaduras o tachaduras. Mereces que cambie la pluma, que compre papel nuevo y que deje mi drama por el romance.

Creo que mereces que me ponga cursi, pero no en verso y prosa, mereces que sea cursi contigo cuando te tenga cerca y sólo para mí. Cuando puedo oler tu piel y estrechar tu mano.

O tal vez si deba escribir de ti. No como los demás, no de esa forma. No te pintaré como primavera, cuando eres un invierno pero sabes quemar incluso más que el sol de verano. Escribiré de ti, tal como eres, sin tintes falsos. Escribiré del caos y del huracán que eres.

Por que al final de cuentas, tu desastre es lo más real que he tenido y amado en toda mi vida.
—  Cartas a R, Una Escritora Amateur

No estoy segura de que me hayas roto el corazón, pero sí me lo llenaste de huequitos. Nunca me hiciste algo tan malo, nunca me tiraste por completo. Sólo que, de vez en cuando, me decías ese tipo de cosas que me atravesaban la garganta y el corazón y dejaban vacíos chiquititos.

Puedo seguir adelante, no siento que me falta el aire sin ti, no se me acaba la vida, no te necesito para continuar. Me hiciste más bien que mal, sanaste más de lo que dañaste.

Pero, a veces, en los días de viento, el frío se me cuela al corazón por esos agujeritos que me dejaste.

—  TCG

unpoetaporti  asked:

Cada vez que entro a tumblr y me encuentro con tus escritos me siento amado, es que también me llamo Gonzalo, quisiera ser ese que inspira tus escritos, claramente no lo soy, pero dejemoslo así, me da lata pensar lo contrario, eres una chica muy avispada y sé que muchos te escriben en chat privado, pero a mi me gusta que sepan lo que admiro tu pasión, eso que trasmites cuando escribes. Saludos a tu novio, ojalá no saque pica.

¡Vaya coincidencia!, pues la poesía es del mundo, siempre hay un huequito donde encaja, si encaja en tu corazón ¡genial!, siempre lo diré, es un honor para mi, lo es.
Y ya investigue que es pica, sacar pica, y noooo, no lo creo, eso espero 😓, si no pues bienvenida sea a la soltería ¡jaja!
Gracias en general por el tiempo que se toman para leerme, para enviarme mensajes y sus chats; el tiempo es oro, yo gracias a ustedes ya tengo varios lingotes 😘😉

TORTA CUATRO LECHES

En las familias latinas nunca falta la abuela o la tía que guarda en sus archivos la mas preciada receta familiar: la de la torta tres leches. Es un clásico de nuestra comida latinoamericana, y un postre que para muchos es sinónimo de celebración. Los picos nevados que la decoran, con su leve lluvia de canela, evocan en nuestra sangre Latina los recuerdos más dulces. Desde piñatas a graduaciones, nacimientos y celebraciones, la torta tres leches no puede faltar. Para mí, trae recuerdos que inevitablemente me hacen sonreír y que me invitan revivir los momentos más lindos del pasado.

Keep reading

silvialucas2  asked:

hola, algún texto para dedicar a tu ídolo? 🌚

Yo te quiero hoy,
con cada estrella en el cielo,
cada respiro de mis pulmones,
cada huequito de mi piel,
cada mente con insomnio.
A veces. No es mucho.
No te emociones…
Quiéreme de vuelta.
Este es mío, ojalá sirva (: