hora de pensar

dejá de querer agradar
dejá de querer cumplir expectativas ajenas
dejá de pensar en lo que puedan pensar
dejá de odiarte

es hora de pensar en vos
de pensar cosas lindas de vos
es hora de florecer
asi que mirate con amor
cumplí tus expectativas y no te rindas
amate, mucho

He tomado la decisión de ya no sentir nada por ti, de olvidarte, de superarte de dejarte ahí en el pasado, porqué ahí es donde decidiste quedarte y en donde perteneces. No negare qué eres hasta el momento mi más hermoso recuerdo y el hombre qué más he amado pero no más, no me detendré más por ti, no mientras tú eres feliz, sigues con tú vida y creas nuevos recuerdos a lo mejor con otra chica, ¿y yo qué? No mi amor, no más lágrimas, no más madrugadas deseando tús besos y estár a tú lado, no más madrugadas deseando qué esto tan hermoso jamás se haya terminado. Sé qué es difícil “Hechos, no palabras.” pero es hora de pensar en mi, me tarde mucho amor pero lo intentaré, confío en mi.
—  La mujer qué decidió dejarte en lo más profundo de su corazón cómo un hermoso recuerdo.
El día en que acepté que simplemente no eras para mí

“Primero que nada, quiero que sepas que el darme cuenta que quererte no era suficiente no fue para nada fácil. Siempre se nos ha enseñado que el amor es más fuerte que cualquier otra cosa. Nos lo dicen las películas, los libros, los cuentos de hadas. Incluso yo era de las personas que creían que el amor lo podía todo. Pero me dí cuenta que no, y aunque parezca un poco duro de mi parte, en nuestro caso el amor no fue suficiente. No bastó con sentir que el corazón me latía tan fuerte que casi se salía cuando tus brazos me rodeaban, ni tampoco lo fue pensar que, al fin, había encontrado a la persona con la que pasaría el resto de mi vida.
Yo quería seguir a tu lado, despertar contigo en las mañanas, que me tomaras la mano al salir de casa; quería seguirte deseando ‘buenas noches’ antes de que apagaras la luz, incluso si ibas a dormir justo a lado mío. Y, aunque suene extraño, también quería otras cosas que no eran tan buenas como seguir ignorando ese vacío en tu mirada o la forma en que mirabas a otras chicas cuando íbamos por la calle.
Me negué a preguntarte cosas que sabía, porque no quería escuchar tus respuestas a preguntas como qué tan sería era nuestra relación, si acaso teníamos un tipo de exclusividad o, peor aún, si lo que sentías por mí era amor verdadero. Ese fue uno de los peores errores que cometí, porque dentro de mí algo me decía que debía salir de allí.
El amor no siempre es sencillo. Pero hoy sé que lo que sentía por ti no era amor, o al menos no era amor verdadero. Y no te ofendas por favor. He comprendido que el amor nunca quita, al contrario, el amor siempre da y sin pedir nada a cambio.
Han pasado los años y he madurado. Fue inevitable que tú te quedaras atrás. Pero no siempre todo fue tan sencillo como lo es ahora ni siempre fui la persona que soy ahora. Hubo meses difíciles en los que me sentía perdida, en los que me ahogaba y desaparecía entre mi propia angustia y los pensamientos que tanto me aterraban. Sabía que un día te irías lejos y no tenía idea de cómo controlar el miedo que sentía de perderte.
El proceso fue largo. Me tomó meses, y tal vez si no hubiera tenido tanta fuerza de voluntad, me hubiera tomado años. Pero un día decidí que era hora de pensar en mí. Recuerdo que muchas veces me acusaste de tomar la decisión equivocada, de ser egoísta y de negarme a ver la realidad. ¿Sabes algo? Tus palabras tuvieron un efecto contrario al que deseabas y fue gracias a ellas que un día desperté a mi realidad.
Tú sólo te amabas a ti mismo, y yo no podía continuar entregando algo que ni siquiera tenía para mí misma. ¿Cómo podía amarte si ni siquiera me amaba yo? No era posible. Ahora comprendo que no se puede amar a alguien sin antes amarte a ti misma, con los defectos pero también con todas las virtudes que te hacen ser lo que eres.
Nunca voy a olvidar el día en el que fui lo suficientemente fuerte como para decidir lo que antes tanto miedo me había causado. Fue como haberme liberado, como romper las cadenas y abrir la puerta que por mucho tiempo había permanecido cerrada.
Aunque te parezca extraño, quiero agradecerte, porque fue por esta experiencia que viví contigo que aprendí a valorarme y amarme como siempre debí haberlo hecho. Quiero que lo sepas. Incluso cuando el destino te llevó por un camino diferente al mío.
Espero que tú también hayas cambiado y que las chicas que la vida puso a tu lado hayan sabido diferenciar entre lo real y lo falso de tus palabras.
Te quise y no me arrepiento, porque supe que a pesar de todo seguía siendo lo suficientemente humana como para ser capaz de amar. Incluso si no eras para mí.”

He tomado la decisión de ya no sentir nada por ti, de olvidarte, de superarte de dejarte ahí en el pasado, porqué ahí es donde decidiste quedarte y en donde perteneces. No negare qué eres hasta el momento mi más hermoso recuerdo y el hombre qué más he amado pero no más, no me detendré más por ti, no mientras tú eres feliz, sigues con tú vida y creas nuevos recuerdos a lo mejor con otra chica, ¿y yo qué? No mi amor, no más lágrimas, no más madrugadas deseando tús besos y estar a tú lado, no más madrugadas deseando qué esto tan hermoso jamás se haya terminado. Sé qué es difícil “Hechos, no palabras.” pero es hora de pensar en mi, me tarde mucho amor pero lo intentaré, confío en mi.”
La mujer qué decidió dejarte en lo más profundo de su corazón cómo un hermoso recuerdo.
Cierro los ojos y pienso en ti. Como se puede echar tanto de menos a alguien? Es que lo pienso y no me cabe en la cabeza. Y lo peor de todo es que no pienso en un “nosotros” porque se de sobras que es imposible que volvamos a ser lo que eramos. Tampoco pienso que vendrás en un caballo blanco y me vendrás a rescatar como un princesa. Mucho menos pienso que evitaras que me aleje. Básicamente porque ya has permitido que me aleje de ti. Porque los kilómetros que nos separa, para mi, no son suficientes. Porque siento tus ojos observarme cada vez que cierro los míos. Porque no te tengo cerca, pero tus caricias están grabadas en mi piel. Porque no hay duchas suficientes para borrar mis cicatrices que tú me hiciste. Y no me voy a engañar. Ya lo hice durante mucho tiempo y creo que ya va siendo hora de empezar abrir los ojos. Así que cuando pienso en ti, realmente no se lo que pienso. Es tú nombre. Un nombre que tiene un gran significado para mi. Un nombre, con mucha historia detrás. Un nombre que me hace volver atrás sin ni siquiera pestañear. Y nos volvimos a ver. Y nos volvimos a quemar. Porque nos hicimos expertos en hacernos daño. Porque nos seguimos haciendo daño. Y que te voy a decir a ti? Tú que ya has borrado mi nombre de tú cabeza y cada una de nuestras huellas.
—  L.D.L.

mrs-bacon-dott  asked:

A-ya que implica ser una estrella de Auriga(???) •v•

Significa ser rapidas a la hora de actuar, pensar y ejecutar. Auriga no piede contar con estrellas lentas (En movimiento y reaccion)~

No sé si te acuerdas de esas veces en que no dudabas de que el fin del mundo podría encontrarnos en el mismo cuarto o que la invasión de los aliens nos salvaría. No sé si te acuerdas que mis brazos te buscaban a veces temerosos porque no sabían con precisión la dosis de ternura para abarcarte. He estado observándote cuando duermes porque por extraño que parezca eso es un viaje instantáneo al infinito, decías que nos vimos en viajes astrales, hablamos de mochilear, de recorrer varios países, de escribir libros, de ser héroes a nuestra manera, de inventarnos la belleza del mundo pese a toda circunstancia. Hoy me sueltas de la mano, me haces creer que no soy tan bueno para ti, de pronto parece que me he extraviado en una dimensión de rostros frágiles y sonrisas de niebla. A la hora de sentarme a pensar en lo que sigue, pienso en reconciliarnos, en olvidarnos, en tender la cama juntos, en vernos dentro de un tiempo, pensar se ha vuelto un hábito que invariablemente habitas. No sé si recuerdes que juntos éramos como un mito de dioses, una leyenda de amores, un par de invencibles soñadores.
—  Poemas para leer acompañado de una caguama, Quetzal Noah
Recomeçar

Não importa onde você parou,
em que momento da vida você cansou,
o que importa é que sempre é possível
e necessário “Recomeçar”.

Recomeçar é dar uma nova
chance a si mesmo.
É renovar as esperanças na vida
e o mais importante:
acreditar em você de novo.

Sofreu muito nesse período?
Foi aprendizado.

Chorou muito?
Foi limpeza da alma.

Ficou com raiva das pessoas?
Foi para perdoá-las um dia.

Sentiu-se só por diversas vezes?
É por que fechaste a porta até para os outros.

Acreditou que tudo estava perdido?
Era o início da tua melhora.

Pois é!
Agora é hora de iniciar,
de pensar na luz,
de encontrar prazer nas coisas simples de novo.

Que tal um novo emprego?
Uma nova profissão?
Um corte de cabelo arrojado, diferente?
Um novo curso,
ou aquele velho desejo de aprender a pintar,
desenhar,
dominar o computador,
ou qualquer outra coisa?

Olha quanto desafio.
Quanta coisa nova nesse mundão
de meu Deus te esperando.

Tá se sentindo sozinho?
Besteira!
Tem tanta gente que você afastou
com o seu “período de isolamento”,
tem tanta gente esperando apenas um
sorriso teu para “chegar” perto de você.

Quando nos trancamos na tristeza nem
nós mesmos nos suportamos.
Ficamos horríveis.
O mau humor vai comendo nosso fígado,
até a boca ficar amarga.

Recomeçar!
Hoje é um bom dia para começar
novos desafios.

Onde você quer chegar?
Ir alto.
Sonhe alto,
queira o melhor do melhor,
queira coisas boas para a vida.
pensamentos assim trazem para nós
aquilo que desejamos.

Se pensarmos pequeno,
coisas pequenas teremos.

Já se desejarmos fortemente o melhor
e principalmente lutarmos pelo melhor,
o melhor vai se instalar na nossa vida.

E é hoje o dia da Faxina Mental.

Joga fora tudo que te prende ao passado,
ao mundinho de coisas tristes,
fotos,
peças de roupa,
papel de bala,
ingressos de cinema,
bilhetes de viagens,
e toda aquela tranqueira que guardamos
quando nos julgamos apaixonados.
Jogue tudo fora.
Mas, principalmente,
esvazie seu coração.
Fique pronto para a vida,
para um novo amor.

Lembre-se somos apaixonáveis,
somos sempre capazes de amar
muitas e muitas vezes.
Afinal de contas,
nós somos o “Amor”.

— Paulo Roberto Gaefke

A princípio bastaria ter saúde, dinheiro e amor, o que já é um pacote louvável, mas nossos desejos são ainda mais complexos. Não basta que a gente esteja sem febre: queremos, além de saúde, ser magérrimos, sarados, irresistíveis. Dinheiro? Não basta termos para pagar o aluguel, a comida e o cinema: queremos a piscina olímpica e uma temporada num spa cinco estrelas. E quanto ao amor? Ah, o amor… não basta termos alguém com quem podemos conversar, dividir uma pizza e fazer sexo de vez em quando. Isso é pensar pequeno: queremos AMOR, todinho maiúsculo. Queremos estar visceralmente apaixonados, queremos ser surpreendidos por declarações e presentes inesperados, queremos jantar a luz de velas de segunda a domingo, queremos sexo selvagem e diário, queremos ser felizes assim e não de outro jeito. É o que dá ver tanta televisão. Simplesmente esquecemos de tentar ser felizes de uma forma mais realista. Ter um parceiro constante pode ou não, ser sinônimo de felicidade. Você pode ser feliz solteiro, feliz com uns romances ocasionais, feliz com um parceiro, feliz sem nenhum. Não existe amor minúsculo, principalmente quando se trata de amor-próprio. Dinheiro é uma benção. Quem tem, precisa aproveitá-lo, gastá-lo, usufruí-lo. Não perder tempo juntando, juntando, juntando. Apenas o suficiente para se sentir seguro, mas não aprisionado. E se a gente tem pouco, é com este pouco que vai tentar segurar a onda, buscando coisas que saiam de graça, como um pouco de humor, um pouco de fé e um pouco de criatividade. Ser feliz de uma forma realista é fazer o possível e aceitar o improvável. Fazer exercícios sem almejar passarelas, trabalhar sem almejar o estrelato, amar sem almejar o eterno. Olhe para o relógio: hora de acordar É importante pensar-se ao extremo, buscar lá d entro o que nos mobiliza, instiga e conduz, mas sem exigir-se desumanamente. A vida não é um jogo onde só quem testa seus limites é que leva o prêmio. Não sejamos vítimas ingênuas desta tal competitividade. Se a meta está alta demais, reduza-a. Se você não está de acordo com as regras, demita-se. Invente seu próprio jogo. Faça o que for necessário para ser feliz. Mas não se esqueça que a felicidade é um sentimento simples, você pode encontrá-la e deixá-la ir embora por não perceber sua simplicidade. Ela transmite paz e não sentimentos fortes, que nos atormenta e provoca inquietude no nosso coração. Isso pode ser alegria, paixão, entusiasmo, mas não felicidade.
—  Mario Quintana
  • - Te confieso que no tengo un instante sin pensar en ti, que cuanto como y bebo tiene tu sabor, que la vida eres tú a toda hora y en todas partes. Que el gozo supremo de mi corazón sería morirme contigo. -¿Y ahora? -Ahora nada, me basta con que lo sepas.
  • -Gabriel García Márquez