hombres bonitos

No sé cuántos kilómetros puedo recorrer ahora exactamente pero, tengo que admitir que he aprendido a dar cada paso más fuerte, y cada vez más lejos. No eres inalcanzable, no. Sólo estás un poco más allá. Porque, ¿qué es la vida si no recorres todas las calles para buscarte, cada centímetro incluso? ¿Qué son las noches si no aprendo a soñar contigo? ¿Qué es lo que realmente es querer algo, si no te busco a ti? Creo, que al final de los callejones, siempre hay más de dos salidas, y tú estás en unas de ellas, refugiada. Empiezo a gritar tu nombre —tu nombre precioso y elegante—. Busco tu olor, suspiro, me agito, corro. Tengo que decirte, que las constelaciones están a nuestro favor y, de hecho, cada una de esas pecas que tienes, son las mejores estrellas que puedo recorrer para pedir deseos. Me siento feliz de haberte encontrado en una de esas cajitas de música triste, y salvarte con el único salvavidas que me quedaba. Estoy feliz de ello; de creerte cuando me dices desde lejos: “eres el hombre más bonito de todos”. Sinceramente, me he encontrado con algo más que amor, con algo más allá de cualquier realidad; algo que me hace sonreír y disfrutar los momentos, las video llamadas por las noches, las fotografías que quedan grabadas para el resto de la vida. Te he encontrado a ti, y tú vas más allá de cualquier realidad.
—  @davidruizz
Un hombre que me ame bonito y me coja sucio y perverso.
Un hombre que me llene de detalles y se preocupe de hacerme feliz.
Un hombre con quien echar desmadre, que se ría de mis estupideces y me diga muchas para hacerme reír.
Un hombre que no sea perfecto pero que haga todo por ser lo mejor para mí.
Así es mi hombre (envidienme perras)