hola hola holaaa

Las actividades al aire libre nunca serían lo de ella, lo estaba comprobando ese mismo instante. Había asistido a las caballerizas con la obvia intención de pasar tiempo de calidad con algún bonito ejemplar, en las películas parecía sumamente fácil cabalgar por lo que no tenía que haber mucha ciencia en eso si ella lo practicaba. Se equivocaba. Tan pronto como abrió la puertecilla de madera el caballo galopó a toda prisa, dejando como único testigo una ola de polvo. —Supongo que alguien estará en problemas, demonios —Murmuró más para sí. ¿Sería demasiado incorrecto huir de la escena del crimen? Ciertamente lo era, ¿le importaba? Muy poco. Ya alguien se las arreglaría para volverlo a llevar a su lugar. Dio media vuelta sobre sus talones para volver a perderse cuando se percató de la presencia de alguien más obstruyendo su camino. —Esto no es tan malo como parece, eh. Podría ser un poco peor.