hojas cayendo

Así Somos!!! So we are!!!

 English see just below!!

En un ocaso tormentoso, pero no de lluvia, si no de sensaciones. Se encontraba cavilando en un lúgubre pensamiento, no sabia como había llegado ahí, ni como había dejado de estar donde estaba, que tampoco recordaba haber estado. Sin embargo lo que mas le preocupaba no era la forma si no el contexto de la perdición en la que se hallaba, no sabia si llegaba o se iba. Se sentó bajo la sombre de una árbol, que ya estaba a punto de desaparecer por su delgadez hacia el horizonte, admirando la inmensidad de aquel puente de ilusiones, y se dio cuenta sin esperar la respuesta de que realmente no había una, mas bien había un conjunto de sensaciones que llevaban a la suposición de una respuesta y que por fin último tenia la bondad de dar tranquilidad a su alma. Incluido en este conjunto de sensaciones se hallaba por supuesto las ideas mas arraigadas de cualquier alma humana, no sabia cual era su incomodidad, si era mas bien una incomodidad o simplemente una ausencia de sensación, o mas bien era su falla de no causar sensación en otro ser. Una hoja toco su hombro, la vio con un dejo de indiferencia, pensando que solo tal vez el tenia mas control sobre su existencia que la pobre hoja que fue arrancada de su sopor. Pensó que tal vez era su perdición parte de su existencia, de su razón de ser, y si acaso tenia que ver con la existencia realmente tal vez no pertenecía a una perdición si no ha su inevitable desenlace. Fue observando como caían una a una las hojas causada por el susurro del viento que su única culpa es la de obedecer su propia física, impulsada a recorrer eternamente el vació. Se le movieron algunos cabellos, se los acomodo y de nueva cuenta emprendió una cavilación hacia su propia existencia, sin resultados inmediatos, prefirió quitarse sus zapatos y caminar por encima de la alfombra natural que se había formado tan solo un tiempo atrás, el simple hecho de estar en contacto con la raíz de su problema, lo hizo sentirse aliviado, libre y eufórico por la posibilidad de realmente no necesitar una respuesta, si no mas bien necesitaba dejarse llevar por el viento como las hojas entregarse a una turbulencia ocasionada por un sin fin de eventos aislados imposibles de contabilizar y simplemente disfrutar de su oscilamiento hacia las profundidades de su conciencia, y darse cuenta que lo único que cambia es la forma, nunca el contexto, y que lo inevitable es pensar en lo evitable, cuando la magia consiste en descubrir y disfrutar la caída. Un viento soplo brevemente a su ya tendido cuerpo, la luz se había apagado para el por voluntad, inhalo la dulzura de la tarde, fijo en el momento y se abrazo con un sueño que era realidad. 

_____________________________________________________________ In a stormy sunset, not of rain, but of feelings. He was brooding in a dark thought, he didn´t  know how he got there, and how he had ceased to be where he was. But what worried him most was not the way it was the the context in which the destruction was, did not know if he was leaving. He sat under the shade of a tree that was on the verge of disappearing due to its thinness to the horizon, admiring the vastness of that bridge of dreams, and realized without waiting for an answer that it really was not one, but rather had a set of feelings that led to the assumption of a response and had the ultimate goodness of giving comfort to his soul. Included in this set of feelings was of course more entrenched ideas of any human soul, he did not know which was his discomfort, if it was rather a nuisance or simply an absence of sensation, or rather it was his failure not causing a sensation in another being. A leaf touched his shoulder, he saw it with a hint of indifference, thinking that just maybe he had more control over his live than the poor leaf that was torn from his slumber. He thought maybe it was the perdition part of his existence, of his reason of been, and if whether they had to do with the existence really belonged to perhaps not a perdition if not the inevitable outcome. He watch. He observed as one by one the leaves fall, caused by the whisper of the wind that his only fault is to obey its own physics, driven to travel eternally in the void. Dishevelead by the wind, he arrange his hair and thought once again of his own existence, without immediate results, his shoes were removed by himself  and he walk over the natural carpet that had formed just a while ago, simply because to be in contact with the root of his problem, it made him feel relieved, free and elated by the prospect of not really need an answer, but rather needed to get carried away by the wind like leaves caused by the turbulence of isolated events impossible to account for and he just enjoy their oscillations into the depths of his conscience, and realize that the only thing that changes is the way, never the context, and that the inevitable is to think of the preventable, when the magic is to discover and enjoy the fall. A wind blew briefly to their already stretched body, the light had gone out for the will of him, he inhale the sweetness of the evening, fixed in time and embrace a dream that was reality._______________________________________________________________p.s (my first translation to english, i am sorry for the mistakes) Tu eres dios. You are God.
 
A veces quiero alejarme de todo y de todos, evadir responsabilidades, pensar en nada, estar sólo con el sonido de un río corriendo, las hojas de un árbol cayendo, el canto de un ave susurrando, el grito del eco a lo lejos, y sentir que todo está resuelto, que no hay nada de qué preocuparse y que las cosas están bien, que todo fluye como de debe fluir. No sé, a veces quiero simplemente pasar desapercibido, ser inconspicuo y estar sólo.
-Fragmentos de Lex
Si fuese a derrocar esta noche tu sueño
te amaría ayer con locura,
compondría música a dueto con tu cuerpo,
mis dedos sobre todas tus calles,
con ojos cerrados abriría ventanas
y los silencios quebrarían
cayendo como hojas de otoño,
resbalarían así las luciérnagas
por la luz-emergencia de tu boca
y las sonrisas serían vagones
llenos de paisajes de bemol.

Si fuese a derrocar esta noche tu sueño
te amaría ayer con locura,
compondría música a dueto con tu cuerpo…
y al amanecer lanzaría el piano por la ventana.
—  Vuelta y Giro.
Nieve - Wigetta (One Shot)

Este par decidió ir de viaje a Nueva York solo por un par de días antes de ir hasta España para pasar las navidades, para ambos esto era un descanso necesario, tenían todo previsto y muy claro. El principal objetivo de su estancia con sus familias era hacerles saber que eran una pareja y que llevaban ya más de un año ocultándolo. Ocultando ese profundo amor que se tenían, la respuesta podía ser buena o mala, pero a lo largo de ese año aprendieron que no importaba la opinión de quienes les rodeaban, solo importaba que se tuvieran el uno al otro.

Luego de una noche de un frio increíble con que les recibió la ciudad optaron por quedarse en la habitación de hotel estando juntos y acurrucados al final todavía tenían el día siguiente para conocer un poco todo.

Mientras uno se duchaba el otro se terminaba de arreglar el cabello insistiendo en que se le estaba cayendo cada día más, quien estaba en la ducha era Guillermo un chico de tez blanca, ojos rasgados, cabello color negro y ligeramente musculoso, este estaba muerto de risa con lo que decía su compañero Samuel el chico alto, notoriamente musculoso a su lado quien no dejaba de mover y peinar su cabellera que se veía bien de cualquier modo.

–Macho si sigues peinándolo se caerá mas

–Pero es que no se me ve bien –continuaba mirándose al espejo.

–Para mí se ve bien y eso es lo que cuenta, ahora pásame esa toalla anda –musito señalando el mueble.

–¿No prefieres salir así? –dijo Samuel de forma coqueta mirándole con deseo y provocando que se sonrojara.

–No… –su mirada seria no engañaba a nadie, solo rieron y Guillermo salió de la ducha totalmente desnudo, tomo la toalla por sí mismo cubriéndose de inmediato y dando la espalda por el color tan rojo de su rostro.

Ya una vez fuera del hotel por fin caminaron un poco por las calles con la misma libertad que lo hacían en Los Ángeles donde actualmente vivían, se tomaron de la mano. Caminaron solo un par de calles y entraron a desayunar a un local bastante cálido para el clima que continuaba frío.

Horas más tarde paseando por tiendas y lugares clásicos optaron por el edificio más alto, el Empire State Building. Tomaron fotos de todo lo que tenían permitido hasta que llegaron a lo más alto y ambos se quedaron extasiados con la increíble y hermosa vista que se tenía desde allí.

–Me alegra estar aquí contigo –menciono Guillermo abrazando a Samuel reposando en su cuello siendo envuelto por sus grandes brazos.

–A mí también –correspondió de igual manera abrazándole con más fuerza, y es que este hombre era todo para él, no conocía persona más encantadora y cautivante, ya un año había pasado desde la primera vez que se confesaron su amor y a pesar de los contratiempos siguen aquí, juntos.

En el mismo edificio entraron a un restaurante para comer algo, pero no se dieron cuenta de que el día se les acabo muy pronto porque eran ya las seis de la tarde y no querían estar tanto por la noche fuera. Sin importarles mucho el tiempo eligieron ir a Central Park, no querían irse sin conocerlo y caminar por ese emblemático parque.

Por fin en el lugar caminaron lentamente tomados de la mano, observando todos los detalles que había, incluso los restos de nieve del día anterior, algunas hojas cayendo, gente paseando perros, los edificios, tan emocionados estaban admirando todo a su alrededor que no pudieron notar que ya era de noche totalmente y que solo les iluminaba la luz artificial.

Se acercaron un poco uno de los puntos más solos del parque abrazándose completamente, manteniendo ese calor corporal entre ambos cuando se forma un poco esperada comenzó a nevar… estos chicos llevaban años sin sentir la nieve de esta manera, cayendo en ellos.

–Es nieve… –musito Samuel alejándose un poco y sonriendo.

–Lo es –decía Guillermo mirando hacia el cielo sintiendo la nieve caer en su rostro.

Impulsivamente y provocado por lo hermoso que le parecía Guillermo sonriendo tan feliz, Samuel lo beso siendo correspondido de inmediato, ambos sintieron la nieve cayendo suavemente en sus mejillas, con una corriente de viento frío que poco sentían, creando una nueva atmósfera a su alrededor. Este era un beso suave y meloso, ese tipo de besos que no quieres que acaben, sientes que cuando esa persona se separe se ira o le necesitaras más, pero ellos sabían bien que ninguno se separaría, que ninguno se iría.

–Te amo –dijo Guillermo apenas pudieron separarse y mirarse.

–Te amo –sonrió Samuel mirándole a los ojos fijamente.

El corazón de ambos podía ser capaz de explotar por la velocidad de sus latidos, resulta un tanto indescriptible el sentimiento que se transmitían, se les notaba tan enamorados como aquella primera vez que se rozaron apenas sus labios.

——————

Las vacaciones me sientan muy bien, me he inspirado mucho con esto y me siento feliz con el resultado.

Como siempre espero les guste y me digan que les pareció.

Creí que a medida que fuese pasando el tiempo ibas a ir doliendo menos.
Pero solo pasaban los días y las hojas iban cayendo o llegaba el sol cada tanto entibiando las tardes.
Pero el calor no era suficiente, no bastaba para sacarme este frio del pecho.
Es cierto, casi deje de pensarte pero de vez en cuando te aparecias en sueños y mis manos no bastaban para llegar a ti, el timbre de mi voz no llegaba donde pudieras oírme.
Es cierto el tiempo fue pasando, me recupere de mi encierro, de las películas de amor, de mi intolerancia al olvido, de imaginarme escenas donde podía encontrarte.
Ya no te busco al despertar, ni espero tu llamado, ni me mueve la duda por saber si vendras.
No doliste menos con el tiempo solo aprendí a tolerar mi dolor…
—  Magdalena.