hoja y papel

Me quiero contigo entre sábanas y hojas de papel arrugadas.
Me quiero escribiéndote inagotable,
peinar tu voz adolorida y trenzar las esperanzas en tu corazón
hasta que el sonido del temor calle.
Me quiero contigo en Roma,
pero no para usarte a mi antojo.
Coliseo en ruinas,
me quiero tendida sobre tus escombros,
reconstruirte a versos
y cemento que te recomponen son las gotas que llueven mis ojos.
Sí, me quiero en tus pedazos
imposibles de recuperar, en tus recuerdos.
Me quiero ser,
estar bajo el agua de la Fontana di Trevi,
ser moneda y que te cumplas.

Mi torturada alma agradece cada cicatriz diamantina y soportada cólera,
no se arrepiente.
Agradece y quiere escribirme una carta,
mas nunca la dejo terminar, siempre se queda a la mitad.
¡Alma mía! No dejes de auxiliarme,
aunque caiga y acabe otra vez
por rasguñarte.
Perdí la cuenta de los raspones que curaron en mis rodillas de tanta caída.
Perdí la cuenta de las veces que limpiaste a besos hasta la última lágrima arrojada de mi mirada.

Y trazo en papel, incomprensible, anhedonia, rimas por doquier;
mas hoy, la poetisa es ella,
alma que nunca abandona…
Sombra de luz, quédate conmigo
y el latido que todavía no cesa.

—  Letras a escondidas
No estoy enfermo.

No estoy enfermo, simplemente como muchos acá me desahogo escribiendo porque supe cambiar las hojillas por una hoja de papel y por tinta, donde pude controlar mis llantos y mi ansiedad desquitandomelas con el teclado y donde plasmo cada pensamiento de esas voces que me tientan a hacer cosas malas, no puedo decir que he cambiado del todo porque dia a dia trato de superarme, es como todo, no puedes meter varias bolitas a la vez en un frasco porque simplemente se van a quedar estancadas, todo es cuestión de tiempo, de constancia y de superación Gracias por leerme, y es muy grato saber que he podido ayudar a varias personas a dejar de sentirse encarceladas en el mundo de la oscuridad.

-Poeta Inestable

Test: Descubre cómo te ven los demás y quién eres en realidad

Este test psicológico que traigo para ti es muy sencillo, a través de él puedes saber datos muy interesantes sobre ti. Para que funcione bien debes seguir las instrucciones sin hacer trampa. ¿Estás listo?
Instrucciones:

Toma una hoja de papel y un lápiz.
Escribe el nombre de 3 animales en el siguiente orden:

- Tu animal favorito.
- El animal que más te gusta como mascota.
- Tu segundo animal favorito, ya sea mascota o salvaje.

- Ve a la lista de animales y anota las características que corresponden a cada animal.
- Verifica tus resultados de la siguiente manera:

- El tercer animal refleja cómo te percibes a ti mismo.
- El segundo animal describe cómo te percibe la gente.
- El primer animal te dice cómo eres realmente.

En blancas carrozas viajamos

Ocultos entre raíces
manchados por los hollejos de frutas,
y humaredas de hojas y papeles,
se endurece en mis manos sucias,
al palpar la rubia
sedosidad niña de tus piernas,
la celeste cornamenta de mis venas.
Tú con una piedra rompes
un cuesco de durazno,
mascas la amarga semilla
y endulzada la echas en mi boca.
Yo me humedezco un dedo
y en el muslo trazo con saliva
las iniciales de tu nombre.
Tú le echas tierra.
Después el polvo cae.

 Gonzalo Millán

GUÍA DE DIBUJO PARA PRINCIPIANTES

Antes de comenzar quiero aclarar que en este tutorial no aprenderán un estilo particular de dibujo, ni les ayudaré a dibujar x cosa, la idea de esta guía es que tengan una base, para internalizarse en esto del dibujo si les es desconocido, para que ustedes mismos trabajen y exploren si están estancados y no saben para donde va la micro

Esto está basado en mi experiencia, espero que les sirva 

¡Ahora si, comencemos!

Materiales

  • Croquera (cuaderno de dibujo) y/o hojas de papel
  • Lápiz grafito y sacapuntas o portaminas y repuestos
  • Lápices de colores 
  • Marcadores
  • Acuarelas
  • Pinceles 
  • Tiralíneas
  • Goma
  • Hojas de Block, normales o para acuarela (para dibujos más acabados)

Esto es lo que creo básico, ustedes pueden agregar otros materiales de su agrado como papeles de diferentes colores como post-its, clips, carboncillo, tizas, témpera, acrílicos etc

EL PROCESO DIBUJÍSTICO

1- NO LE TEMAS A LA HOJA EN BLANCO

El dibujo es una forma de expresión ¿que quiero decir con esto? esto significa que no hay expresiones correctas o incorrectas de decir algo, ¡olvida el miedo y dibuja cualquier cosa!. Si te resulta muy intimidante una hoja grande prueba con hojas de tamaño más pequeño, yo suelo usar croqueras medianas,son ideales para llevar a cualquier lugar, busca el tamaño que te acomode, dibujar se volverá más agradable

2- OBSERVA MUCHO Y DIBÚJALO TODO

Dibuja de forma intuitiva, osea a tu “estilo” tira las lineas hasta que te guste lo que dibujas, observa tu entorno, trata de entender el funcionamiento de las cosas, como cae el agua del grifo, objetos en tu dormitorio, el jardín, la ciudad cuando vas en el transporte, dibuja lo que ves, lo que imaginas, el pasado, el futuro, como te sientes, empieza a pensar de forma visual, dibuja el desayuno, que tenida de ropa usaste, a tus amigos, haz un cómic de algo que te pasó en el día, usa tu croquera  como un diario, dibújalo todo

3- BUSCA INSPIRACIÓN EN REFERENTES

Para inspirarte y guiarte es buena idea buscar referentes en libros, internet, blogs y tambien ir a museos, galerías, etc. Crea una carpeta en tu computador y guarda en ella dibujos que te gusten mucho, si son muy variados el uno del otro ¡mejor!, te servirán mucho cuando no sepas qué dibujar o como referencia de estilos

4- EXPLORA CON LOS MATERIALES

Si siempre usas lápices de colores para pintar, prueba con acuarelas, si usas acuarelas prueba con marcadores, si de a primeras no queda “perfecto” o como tú esperabas no importa, estás probando cosas nuevas, es normal, combina materiales y haz un desastre ( y limpia después :v)

5- NO SEAS DEMACIADO AUTOCRÍTICO

Cuando estamos empezando en esto es fácil caer en la autocrítica destructiva tipo “no quedó perfecto” “quedó mal pintado” “dibujo deforme” etc, hará que te desmotives y que lo dejes, evítala y haz lo contrario, autocritícate de manera positiva “aquí dibujé mejor las orejas”, “estoy pintando mejor que el mes pasado”, antes de caminar hay que gatear, con cada avance tendrás más motivación para seguir y estarás muy happy

6- NO TE COMPARES CON OTROS ARTISTAS

“Yo nunca podré hacer algo así” es la manera más fácil de hacerte sentir miserable con lo que haces, cada vez que veas una obra de arte de un museo o una ilustración bella ten en mente que ese artista para llegar a ese nivel tuvo que pasar por los mismos procesos que tú, se equivocó un millón de veces y más antes de poder dibujar y pintar como el lo esperaba y quería, busca entrevistas, biografías de artistas a quienes admires y analiza sus procesos, la gran mayoría no se hizo famoso ni maestro de un día para otro, tómalos como ejemplo y motívate

7- NO TE CASES CON UN ESTILO

Cuando estás partiendo es muy tentador ponerte a dibujar en un estilo en particular, como el cómic norteamericano, el manga y pensar “Voy a dibujar siempre así” evítalo, con eso sólo te limitas, puedes tenerlo como referente y dibujarlo cuantas veces quieras de esa manera, pero no olvides tú estilo, no importa de que manera lo intentes, los dibujos siempre mantienen algo de nuestra “esencia dibujística”, no es necesario casarse con un estilo, puedes tener varios estilos, dependiendo de lo que quieras comunicar

8- NO BOTES NADA

No botes los dibujos viejos, si usas croquera evita arrancar las hojas cada vez que te equivoques, evita usar goma lo más que puedas al comienzo, para ver tus errores y mejorar. Deja de ver tus errores como fracasos, veelos como parte del proceso, es más interesante ver todo el proceso antes de llegar a la imagen final, con tus dibujos viejos puedes ver la llamada curva, y como tus dibujos van mutando a cosas cada vez mejores

9- SÉ CONSTANTE, PONTE METAS Y PRACTICA MUCHO

Si eres flojo/a como yo, y dices “voy a hacer tal cosa” “algún día haré esto” probablemente no sirva de mucho, ponte plazos para terminar tus proyectos, ponte metas que sean alcanzables “voy a dibujar media hora todos los días” “hoy haré varios bocetos y terminaré uno” al principio talvéz te cueste pero luego se hará un hábito si eres constante. Practica todos los días, en tus ratos libres, no es necesario que hagas una obra de arte todos los días, sólo dibuja

10- EL FEEDBACK Y MOSTRAR TU TRABAJO

Acá nos pusimos internashonal, el “feedback” es la retroalimentación, la respuesta que tenemos cuando mostramos nuestro trabajo, si tienes a un amigo que dibuja podrás entender a lo que me refiero, talvez se pidan consejo de técnicas, materiales etc, se hagan críticas, esto es importantísimo, porque podemos aprender mucho,y nos hace sentir más acompañados en esto, donde la mayoría del proceso creativo suele ser en solitario, el feedback también sirve cuando mostramos nuestro trabajo a hermanos, papás, amigos, a tu abuelita…

No tengas miedo de mostrar lo que haces, hasta el día de hoy me cuesta que me miren dibujar, que mis padres vean mis dibujos, o gente conocida lo haga, pero piensa “¿qué es lo peor que puede pasar? que te digan "tus monos son de cabro chico” o “muy cabezones” ¡qué importa!, son comentarios sin fundamento, uno sabe distinguir las criticas constructivas y las críticas cero aporte, toma lo que te sirva y lo demás chao.

Tener un blog es genial para el feedback, conoces gente de otros países que tienen las mismas inquietudes que tú, y al mismo tiempo muestras tu trabajo ¡hazlo!

Bueno, eso es todo, aquí termina esa humilde guía, espero que les sea útil, si tienen dudas, preguntas, consultas, opiniones, pregúntenme a mi ask y las respondo (◡ω◡✿)

saludos coloridos!

Macyblue

Estoy inclinada ante una hoja de papel y te escribo todo ésto y pienso que ahora, en alguna cuadra donde camines apresurado, decidido como sueles hacerlo, en alguna de esas calles por donde te imagino siempre… has de saber dentro de ti que te espero.
—  El recado (fragmento) Elena Poniatowska
Cuando era pequeño y siempre qué estaba triste mi abuela me hacía un avión de papel. No sé como le hacia para atinar al momento exacto en que mis lágrimas estaban a punto de salir, se sentaba a mi lado tomaba una hoja de papel y hacia pliegues. Lo hacia en silencio y con mucho cuidado. Me llevaba al techo y lo lanzaba. Pasábamos la tarde lanzando aviones de papel hasta que mi tristeza volaba con ellos. Un día le pregunté “Mamá ¿Como haces para que vuelen tan alto?“ ella respondió “Es sencillo solo debes darles una misión, ellos seguirán volando hasta completarla”. No entendí lo que quiso decirme, pero dedicamos el resto del día a hacer aviones de papel. Entrado el atardecer justo cuando el sol tintaba de naranja el cielo, mi abuela hizo un ultimo avión de papel, lo lanzó a lo alto, traté de seguirlo con la vista, pero no lo logré. “¿Dónde fue ese a parar?“ pregunté con la curiosidad de un niño en mis ojos. “Ese pequeño avión tenía una misión especial, ya lo verás”. Al poco tiempo mi abuela murió. Dejé de hacer aviones de papel y mis sonrisas se fueron apagando poco a poco. Un día cuando al fin pude subir a nuestra improvisada pista de despegue el clima estaba cálido y las lágrimas empezaban a resbalar por mis mejillas, un pequeño avión de papel llego volando y aterrizó a mis pies. Lo tomé en mis manos y lo examiné, escrito en las alas con letra de mi abuela decía “Se fuerte pequeño y no dejes de sonreír". Desde ese día cada vez que quiero contarle algo lo escribo en un avión de papel, nunca recibo respuesta pero sé qué ella los recibe, después de todo ningún avión de papel deja de volar hasta completar su misión.
—  Aviones de Papel @perdidoensusonrisa
Libros y más libros. Hay momentos en que desaparece la esencia del libro, quedando solamente su ridículo cuerpecillo. Me veo entonces acariciando nebulosas hojas de papel y me pregunto si valen lo que una mirada humana. Me retuerzo en el interrogante axiológico. Pero ¡no necesito respuesta! Continúo leyendo; paulatinamente, desaparece el físico del libro. Me convierto en el receptáculo de su alma. (¡Oh, amo los libros!)
—  Diarios, Alejandra Pizarnik.
Sin duda eres una persona precaria y dolida, un hombre que lleva una herida en su interior desde el principio mismo (¿por qué, si no, te has pasado toda tu vida adulta vertiendo palabras como sangre en una hoja de papel?), y las recompensas que te brindan el alcohol y el tabaco te sirven de muletas para que tu lisiado ser se mantenga erguido y pueda moverse por el mundo.
—  Paul Auster, Diario de invierno
Conversación Acuario (M) y Virgo (H)

El sonido de un timbre se hace presente en todo el lugar, y todo los estudiantes de un salón se retiran, a excepción de uno.
Acuario se dirige al salón, y entra, viendo a un Virgo concentrado en algo. Así que se dirige hacia él con una sonrisa.
— Holi —Sonrie, y él al darse cuenta de la presencia de Acuario, cubre la hoja de papel.

— Ho-hola amor. — Nervioso.

— ¿Qué estás dibujando? — Pregunta curiosa, intentando ver la hoja de papel que este oculta entre sus brazos.

— Nada, nada. Yo no oculto n-nada ¡Deja de interrogarme!

Rueda la mirada.— Ya te delataste solito, así que muestra. — Le intenta arrebatar la hoja de papel, y de un momento a otro ya están en el suelo.— Quiero ver—puchero.

— No, y no lo veras. Es horrendo. — sostiene firmemente con su mano derecha la hoja.

— ¿Ah sí? Bueno… Entonces…—Pensando.—¿Me dejas besarte?

— Eso no se pregunta. —Con su mano libre le toma del mentón para besarla.

Se separa del beso, para luego levantarse y sacudirse.—….

Confundido.— ¿Pasa algo? — Se levanta y mira a su pareja, que está sosteniendo una hoja.— ¿Eh? — Mira su mano, y no tiene la hoja.— ¡Oye! Eso es jugar sucio.— Le va a arrebatar la hoja, pero de pronto recibe un abrazo.

— Te quedo muy bonito, gracias amor.— Lo abraza con más fuerza.

Sonrojado.— Así que lo viste… No es necesario que mientas, esta horrendo.

— Tienes problemas a la vista, ¡yo creo que es absolutamente hermoso! Es igualita a mi.

— No lo es, mira, la inclinación del ojo derecho es distinta a la del izquierdo, y la boca no se parece a la tuya y-

Le interrumpe.— Bla, bla, bla. Exageras, y mucho. En mi opinión esta perfecto, y ni me había dado cuenta de esos pequeñísimos detalles.

— Sigo pensando que es horrendo.

— Tan Perfeccionista que eres…

— Soy un Virgo ¿Qué esperabas? — Sonríe.— ¿Y podrías darme un beso como el anterior? No me dejaste disfrutarlo.

— No. Si quieres disfrutar un beso, pues besa a un cactus.

— Tan amorosa que eres… — Dice sarcástico.

— Soy una Acuario ¿Qué esperabas? — Sonríe burlesca y le da un besito.— Hasta ahora conformate con eso.

—Sabes, ese beso me hizo pensar que no me quedo tan horrendo el dibujo. Tal vez si me dieras otros besos más pensaría distinto….

Mira la hora con su celular.— Esta bien… — Justo cuando lo va a besar suena el timbre.— Que lastima, se acabo el receso ¡Adiós amor! — Sale del salón, para ir al suyo.

— Maldito timbre…

~~~~~~
No sé quién me pidió esto, ya que se me borro la pregunta al guardarla en el borrador :‘v
Y espero que te guste, que termine escribiendo más de cinco veces esto ya que no me gustaba como quedaba

Dream or imaginary? {Drabble Wigetta}

 XXXX

Y ahí estaba, una vez más después de haber prometido mentalmente no volver a hacerlo. Después de tantos meses y días de espera, por muy enfermizo que sonase; se encontraba de cuclillas contemplando el rostro que yacía completamente dormido. 

 ¿Cuantas veces lo había visto de esta forma? ¿Cuantas veces se había colado en su habitación con la única intención de admirarlo en silencio? No tenía idea, tampoco es que las contase. 

 El pecho de Samuel subía y bajaba con tranquilidad, casi se podía escuchar el latir de su corazón con calma. Sus parpados estaban sellados sin ninguna intención de querer pillar a Willy que lo miraba como si se tratase de la octava maravilla del mundo. 

 A diferencia de otras veces, esta vez Willy no tenía una excusa preparada por si se despertaba de pronto, y como si le leyese la mente tan pronto lo pensó su compañero comenzó a despertar (algo bastante típico debido a su mala suerte). Definitivamente no tenía tiempo de huir, casi parecía que acaba de ver un fantasma, su piel se puso tan pálida como una hoja de papel,  y se encontraba al borde de un paro cardíaco, ¿Morir era una opción?

 Aun recordaba aquella vez en la que le confesó a modo de “broma” que solía observarlo mientras dormía, posiblemente tenía un trauma con eso, aun escuchaba las palabras de Samuel retumbar en su cabeza “¡Pero tío! acabas de admitir en un vídeo que te metes en mi habitación por las noches a observarme! Willy, enserio, voy a poner un candado o algo”
 Quizá los nervios de su mejor amigo se habían alterado debido a que aquella “broma” lo tomo desprevenido, o quizá porque de verdad creía que Willy hacía aquello. Por supuesto Willy optó por la segunda opción. 

- ¿Willy?- podía jurar que sintió su alma abandonar su cuerpo en ese instante y se encontraba tomando de la mano de la parca. ¿Que haría ahora? ¿Y si consideraba aquello tan extraño que luego se arrepentía de haber vuelto a ser su compañero de piso? ¿Y si comenzaba a alejarse de él? ¿Y si creía que tenía una obsesión con él?… Demasiadas preguntas, muchos nervios, mal momento. 

 Miles de posibles malas consecuencias pasaron por su mente logrando ponerlo más nervioso de lo que ya estaba, entonces actuó con lo primero que se le cruzó por la mente. Sonambulismo. 
 ¿Alguna vez había padecido aquello? Claro que no, pero sabía que tampoco era la gran cosa, ¿O si? 
 Emitió algunos balbuceos mordiendo su mejilla evitando con una fuerza sobrenatural el no soltar una carcajada. Aquello rozaba la estúpidez absoluta, aun así agradecía que su compañero sea una persona ingenua o quizás demasiado crédula que cayó completamente en la tontería despojandose deprisa de sus matas para tomarle por los hombros ayudadole a reacostarse, 

 ¿Esto era real? 

- ¿Willy?- murmuró nuevamente sacudiendolo ligeramente por los hombros, Willy definitivamente estallaría en cualquier momento en una sonora carcajada.

- Mmh..- gruñó metiendose a la perfección en su papel de sonámbulo, y había sonado tan creíble que se sorprendió a si mismo. Quizá había nacido para ser actor y no lo sabía. 

-Madre mía lo que tengo que aguantar- Samuel reía jocoso sin poder contenerse, y es que de verdad cualquiera que viese a un Willy “sonámbulo” parado enfrente de ti definitivamente era de lo más divertido. -Después te quejas cuando dices que no me preocupo por ti- murmuró como si estuviese hablando solo mientras que Willy escuchaba cada palabra con atención disimulando lo mejor que podía sus pupilas fijas en su rostro, aquello no era difícil debido a que sus ojos son tan rasgados que nunca sabes si los tiene abiertos o cerrados. 
- ¿No te importa que te toque mientras duermes?- preguntó ahogandose entre risas, ¿De verdad había dicho aquello? Willy prácticamente se desmaya, agradecía infinitamente la oscuridad de la noche, porque si lo viese se encontraría con lo más parecido a un cosplayer de un tomate. 

 Samuel tomó entre sus brazos el delicado cuerpo de Willy con tanto cuidado que el menor comenzaba a dudar si aquello estaba pasando o era una más de sus morbosas fantasías.
 Ahora mismo se encontraba siendo acunado sobre el pecho del contrario que con una mano acariciaba su cabello como si fuese un objeto precioso que debía ser tratado con sumo cuidado o se rompería. Y para Samuel así lo era, claro que el menor ni se hacía una idea de aquello. 

- Mírate, si es que eres como un pequeño gatito.- susurró agudizando, aun más si eso era posible, su voz sin dejar de jugar con su cabello. 
 Willy no emitió ni una sola palabra, se mantenía en su papel de “sonámbulo noqueado”, estaba de más recalcar que se encontraba más ruborizado que nunca con el corazón por la boca y con un montón de emociones que terminaban por dejarlo en blanco, sin un principio ni un final. 

 Se preguntaba cuando serían capaces de decir aquello, que sabían de sobra aunque a veces la inseguridad de ambos los hacía durar, en voz alta. Odiaba ser un cobarde pero no era tan fácil, aquello lo asustaba más que tirarse de paracaídas o la misma muerte, aun no sentía preparado para hacerle frente al mundo real, a todo aquello que se encuentra detrás de una pantalla, pero aunque no estuviese listo, si Samuel le pidiera lanzarse por un abismo únicamente tomando de su mano lo haría hasta con los ojos cerrados. 

Si supiera exactamente lo que quiero decir todo el tiempo… Si fuera tan sencillo desenredar los pensamientos y las palabras que caen de la boca atrapadas con un hilo casi invisible. Tomá, te las dejo para que las desenredes, para que averigüés lo que quieren decir, para que entendas o intentés entender cuando terminés de componer las oraciones que salen deshechas. ¿Te imaginás desenredando mis palabras? A mí me ha pasado. Desenredo tus pensamientos cuando estos son escasos. Y me sale una oración algo descompuesta que yo compongo a mi manera. Se sale una palabra de lado, y la puntuación me falla, entonces cuando intento encontrar una coma, sólo encuentro puntos suspensivos. ¿Y me culpás de salir huyendo? Si no encuentro el fin de la oración, y lo que leo dice cosas que yo he compuesto, como un compositor al que le dan hormigas para pegarlas a un pedazo de papel y hacer con eso una sinfonía. ¿Te imaginás? Las hormigas inquietas, subiendo y bajando de la hoja de papel, poniendo y quitando esta estrofa, y aquella también. ¿Te imaginás? Al pobre compositor con las manos en la cabeza, despeinandose de frustración, intentando componer algo bello pero sin ninguna ayuda de las notas. Y los puntos negros siguen corriendo. Me siento atrapada en una hoja de papel. Me siento sin palabras, teniendo tanto por decir. Se le acaba la paciencia al compositor. Se te acaba el amor para ayudarme a desenredar los pensamientos tuyos que son tan difíciles de unir en una oración.
—  Poly Cinco - Dirty trips
ALL I WANT GET IS A LITTLE BIT CLOSER | ONE SHOT

Sumario: Harry trabaja en una pastelería y está obsesionado con el chico lindo que trabaja en la tienda de juguetes al otro lado de la calle.

Notas: Este OS no es mío, pertenece a mcpofife, mi única labor es la traducción con su debida autorización. Puedes encontrar el texto original aquí (x)

¡Hola chicos! Espero que estén muy bien :) Éste es lo único que que se salvó de mi pc bc lo guardé en mi usb y me faltaba poco para terminarlo y lo terminé de traducir en mi teléfono :) Espero que les guste así como a mí me gustó :D Ya saben que los likes, reblogs y sus comentarios son más que bien recibidos :) 

-Abdi

Keep reading

Deje de hablar de café para hablar de sus ojos, si amo navegar en ellos no necesito de cafeína, el café jamás logrará lo que su mirada ha logrado, a través de ellos he conocido el universo y desconocido a la tierra, sé que formamos parte de un mismo espacio, pero la historia que cuentan sus pupilas me muestran que hay otro universo, uno que nos lleva a ser totalmente infinitos en el momento en que su alma se adhiere a la mía con sólo tocarme, si deseo beber café lo tomaré con él, y si deseo beberlo sola será con una hoja de papel y tinta para escribirle, para ser eternos mirando el firmamento y llevarnos a la locura de creer en el “siempre”, si quiero tomarlo a él, simplemente lo hago mío con la delicadeza de amarlo a mil latidos por minuto como un ave para volar de su mano y con la rapidez de darnos el aire suficiente entre cada letra para suspirar.
—  Edna Gómez
Wigetta - El destino impide los planes - capítulo 1

Narra Guillermo

—Sabes que te amo ¿verdad Samuel?— Mi voz volvió a su tono normal

—Lo sé—.

—¿Y tu me amas a mí?— Quería aclarar todo de una vez por todas. Quería solucionar el problema que yo ocasioné. 

***

Creí que podría llevar una vida bastante tranquila, trabajando en la tienda de arte, recibiendo el pago suficiente para vivir bien, pasar un buen rato con mis amigos en mi tiempo libre, disfrutando de las cosas pequeñas. Sin preocuparme por tener pareja o una chica que me apoye en lo que haga, simplemente disfrutar la tranquilidad por la que trabajé. Al menos creí que así sería. 

En esta historia no solo quiero hablarles de mi vida amorosa, también sobre todas las experiencias que he vivido originadas por mi empleo. 

***

Para que yo trabajara por mi tranquilidad ocurrió el desastre. Mi novia terminó conmigo hace seis meses. Solo hubo una razón por la que nuestra relación de dos años terminó:

—Amo a alguien más—. 

Caí en una terrible depresión, después de todo estaba a punto de proponerle matrimonio. Por el momento no daré más detalles.

Después de “superarlo”, esforzándome para seguir con mi vida, encontré aquella tienda de arte. Esa tienda me cambió totalmente la vida, pero cuando fui a pedir el empleo no lo sabía. Ni siquiera lo hubiese imaginado.

—Buenos días hijo ¿qué buscabas?—. Un hombre bastante mayor, me saludo amablemente en cuanto crucé la puerta, su cabeza estaba cubierta de canas, caminaba lentamente pero aún así se le veía en buen estado. 

—B-buenos días— titubeé un poco —me gustaría solicitar trabajo aquí como su ayudante—.

—Oh, no recuerdo haber solicitado empleados—. Sonrío cortésmente. 

—Lo sé, pero me gustaría mucho trabajar aquí, ayer encontré este lugar por casualidad y quise trabajar para ayudarle, es un lugar hermoso aunque no lo he visto por dentro—.

Me miró extrañado unos segundos, parecía como si me estuviera analizando para saber si era el indicado para el empleo, o eso fue lo que pensé en ese momento. 

—Entonces eres bienvenido. Aunque no puedo pagarte mucho—. Dijo para después tocarme el hombro, se sentía extrañamente paternal.

—No se preocupe por el dinero, con que sea suficiente—.

—Hay mucho que enseñarte hijo, espero que tengas buena memoria. 

Nos sonreímos mutuamente y me dio un rápido paseo por la tienda mientras nos presentábamos tranquilamente y hablábamos sobre mi paga. El nombre de aquel anciano era Ricardo, yo insistía en referirme a él como usted, pero se negaba. Terminó por ceder ante mi insistencia. 

La tienda era parte de su casa, simplemente abría la puerta principal y justo al entrar había una estantería gigante que ocupaba toda la pared de la izquierda, estaba repleta de artículos de pintura, óleos, brochas, pinceles, espátulas, lápices de colores, acuarelas, gises pastel, paletas, cajas, lava-pinceles, bolsas de transporte, maniquíes articulados, cubiletes para acuarela, tinta china, carboncillos, lápices, borradores y decenas y decenas de variedades de papel. En ese momento no conocía absolutamente nada de eso. Pero con solo verlo me maravilló. Era hermoso ver todo aquello junto. Y bueno, el estante no era todo, había caballetes, telas, soportes y portaplanos esparcidos por el lugar. Era completamente hermoso a la vista, tanta variedad de objetos que yo desconocía. 

Cerca de la chimenea, había un violonchelo y frente a él unas partituras. Todo el lugar era una completa obra de arte. 

—Ven, acompáñame—. Dijo el señor Ricardo mientras entraba a un cuarto bastante amplio. Me sorprendió aún más, era su zona de trabajo, en el lugar no solo había partituras regadas por todos lados, también había decenas de cuadros colgados en la pared con todo tipo de pinturas, el trazo era magnífico y del mismo estilo, había un viejo caballete cerca de la ventana, se le notaba muy usado pero en buena estado, el lugar estaba bien cuidado, los accesorios de pintura bien colocados y guardados, y la amplia ventana ventilaba todo el olor a óleo y aguarras, además de que iluminaba el salón completamente. El viento movía las cortinas y dejaba entrar el sol, parecía el lugar más apacible del mundo.

—Es increíble… todo este lugar es hermoso—. Hable sin darme cuenta. Creí que solo lo había pensado.

—He trabajado mucho por el, es el trabajo de toda una vida y valió la pena—. Susurró mientras miraba alrededor, se notaba su orgullo y felicidad, no pude evitar sonreír también. 

—Bueno Guillermo, necesitas mucho por aprender. Yo estudié muchos años para ser lo que soy hoy. Pero necesitaremos todo el día para que sepas al menos lo básico. ¿Te parece si iniciamos mañana?—

—Claro, no tengo problema en la hora—.

—¡Bien!— Lo miré esperando a que dijera algo más. —¿Quieres comer algo?—

—Eh… c-claro—. Su pregunta me tomó por sorpresa.

—Perfecto, vamos a la cocina, tengo una sopa que esta deliciosa, Alex la trajo ayer—.

—¿Quién es Alex?— Pregunté desinteresadamente, supuse que sería su nieta o algo así, también supuse que era mujer.

Nos mantuvimos en silencio mientras él servía la sopa y yo me sentaba en la mesa, la cocina tenía un estilo rústico, cada vez me gustaba más esa casa. Colocó el plato frente a mi y se sentó en la silla frente a mí.

—Oh… es mi alumno, viene aquí para aprender a tocar el violonchelo, para la música ¡es un genio!— Al parecer había olvidado responder. Se le notaba feliz, como un maestro orgulloso de su alumno. —También es un genio para la cocina, anda prueba la sopa, es mucho mejor caliente—. Me hizo unas señas con las manos incitándome a probarla.

Al dar el primer sorbo me sorprendí mucho, la sopa era deliciosa, era perfecta, la mejor sopa que había probado incluso hasta el día de hoy.

—¡Es un genio! ¿no lo crees?— Sonrió alegremente

—Es un genio— Repetí devolviéndole la sonrisa.

—Y si crees que es bueno para la cocina deberías escucharlo ¡es mucho mejor en música!—

Quería escucharlo tocar el chelo, quería saber si era tan bueno como presumía el señor Ricardo. Aunque no dudaba de su palabra, estaba ansioso por conocerle. 

Continuamos hablando hasta la noche, me habló sobre sus experiencias como estudiante de música y de pintura, me preguntó sobre mí pero no le di muchos detalles. Según me dijo tuvo una hija que murió joven, pero dijo que no sufrió demasiado por su pérdida, ella estaba muy enferma y sufría mucho en cada operación, fue un alivio para ella, según dijo en sus últimas palabras, hacía de eso 20 años. Era toda la familia que tenía, ahora simplemente le quedaban sus amigos y conocidos.

La conversación se alargó más de lo planeado y se dieron las 10 de la noche, me fui directo a casa, estaba muy feliz por haber conocido al señor Ricardo, era muy extraño sentir como si fuese mi abuelo, pero así lo sentía. La alegría no me duró demasiado, al entrar a mi casa recordé todo. Erika ya no vivía conmigo y el sentimiento de soledad volvió a mí, el nudo en la garganta me impedía respirar con normalidad, sentía unas ganas inmensas de llorar. Por supuesto no lo hice, se suponía que ya lo había dejado atrás. 

Fui a tumbarme a la cama pero no me dormí en seguida.

***

—Guille mira esto— giró su portátil hacia mí para que pudiera ver lo que quería mostrarme.

—¿Qué es eso?— Era una imagen extraña 

—¿Qué no lo ves? ¡Es un tiburón ballena!— 

—Oh…— La ignoré y continué con lo que hacía en mi propia portátil.

—¿No te gustan los tiburones ballena Guille?—

—No me gustan ni me disgustan—. No prestaba atención a lo que decía.

—¡Pues a mi me encantan!— Giró la portátil de vuelta a ella. —¿Cuál es tu animal favorito Guille?—

—No lo sé, el tigre supongo—

—Vale, pues te regalaré un tigre— Levanté la mirada para verla sonreír, era muy mona, esa sonrisa era la más hermosa que conocía.

—¿Me regalarás un tigre?— Sonreí 

—Sip— Dijo mientras tomaba una hoja de papel y comenzaba rápidos trazos.

—Es un dibujo—

—De un tigre— Dijo sin apartar la mirada de la hoja

—Es un dibujo de un tigre, no un tigre—. Terminó lo que hacía y dobló la hoja por la mitad

—Toma—. Extendió el papel frente a mi mientras me miraba.

Al abrirlo había un tigre en la esquina, un “feliz cumpleaños” en el centro del papel y en la esquina inferior un “te amo”. Justo eran las 00:02 del día 2 de abril. 

***

Caí profundamente dormido después de volver a recordar algo tan tonto como eso.

A la mañana siguiente me desperté de mal humor, pero al recordar que era mi primer día de trabajo en aquella tienda me emocioné en un segundo. Me alisté para salir lo más rápido que pude directo al trabajo, el camino a la tienda era fácil de recordar, pero no era de esos lugares que llegas por casualidad. Por eso es que los clientes eran conocidos, solo los que se dedicaban a la pintura y dibujo sabían del lugar. La razón por la que yo encontré la tienda es un secreto, lo sabrán a su debido tiempo.

Al llegar el señor Ricardo arreglaba algunos papeles del estante. 

—Buenos días—. Dije animado, siempre que salía de casa todo lo relacionado con Erika se esfumaba.

—Oh… buenos días Guillermo, ¿es una linda mañana no crees?—

—Sí—. Sonreí. Recién amanecía y hacía un poco de frío, pero se respiraba aire fresco, me relajaba bastante. 

—¡Alex!— Dijo con una gran sonrisa, al girarme para mirar, un chico bajito se acercaba a la entrada, con un portafolios en la mano, aunque se le vía fuera de tono ya que su ropa era bastante informal, unos pantalones, unos zapatos ligeros y un polerón. 

—Profesor, buenos días—. Sonrió ampliamente. En ese momento lo supe, esa si era la sonrisa más hermosa que jamás había visto.

—Alex mira, quiero presentarte a Guillermo, es mi nuevo ayudante— Alex me miró y sonrió igual que antes.

—Un gusto, soy Alejandro, pero llámame Alex— Extendió su mano para saludarme. De inmediato le correspondí.

—Soy Guillermo— Sonreí involuntariamente. 

Ese día fue el primer día en que mi vida se solucionó y todo se convirtió en un caos. 

**************************************

Más capítulos!

Bueno, se que el primer capitulo es un poco confuso, pero las cosas se ordenarán después. Supongo que todos los capítulos serán de aproximadamente esta cantidad de palabras. 

Este comienzo no es una maravilla, pero les aseguro que se pondrá mejor :D