Las 4 leyes de la Vida:

Primera ley

“La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

Segunda ley :
“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

Tercera ley:
“Cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Cuarta ley:
“Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.

No te dejes llevar por lo que dicen.
Esa chica es dinamita pura.
Mírala bien, habla con ella, analízala.
Te vas a sorprender.
La gente que no la conoce suele ponerla en un concepto tan diferente al que en realidad es.
Ella es un desastre.
Pero de esos desastres bonitos.
Va a iluminar tu vida con su risa y su carisma, y sus bromas y su locura, y sus estupideces y sus comentarios sarcásticos y su talento natural para ayudar y aconsejar a quienes quiere, e incluso a los que no.
Mírala bien, mírala a los ojos y descubre que sus ojos son más expresivos de lo que crees. Tiene una mirada profunda, misteriosa, atrayente.
Va a lograr volverte loco, porque así es ella, pero te hace volverte loco por hacerla sonreír todas las veces que te sea posible.
Aún no tienes idea de lo que esa chica te hace sentir cuando te mira, ni cuando te sonríe a ti, (aunque no le guste su sonrisa) no tienes idea de como te hace sentir cuando hablas con ella, y la ves y la escuchas hablar de sus pasiones y de cómo se cayó a los 6 años.
Con ella puedes hablar de lo que sea, siempre tendrá algo que decir al respecto.
El problema inicial será que tome confianza y comience a hablar contigo, pero una vez la tome, no se callará nunca.
Cuídala, cuídala mucho y protégela. Sé que parece tan fuerte, pero necesita sentir por una vez en la vida que no está sola, y que tiene alguien a su lado que luchará con ella las batallas.
Quiérela, quiérela mucho, pero esto ni siquiera lo tengo que decir, se hace inevitable no quererla.
Y no te agobies por el tiempo, quiérela todo el tiempo que la vida se los permita.
Y lo digo porque es de las chicas con las que la vida solo te dejará un tiempo, algunas serán tan eternas como breves.
—  Misterioso sin sonido.
Me conformo con saber que alguna vez formé parte de tu vida, y que algo de ti se quedó conmigo, y que una parte de mí contigo. 
Me hace bien el saber que por lo menos, no seremos del todo inolvidables. Y que a pesar de todo, recuerdos quedarán para siempre.
Soy feliz solo por el hecho de imaginar que de vez en cuando te acuerdas de mí, y que en una que otra vez, me extrañas, aunque sea solo un poquito.
—  La sinfonía del alma.