heroinas

‘’Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compacto, disco y abrelatas eléctricos. 

Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales, elige pagar hipotecas a interés fijo, elige un piso piloto, elige a tus amigos.
Elige ropa deportiva y maletas a juego. Elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos.
Elige el bricolaje y pregúntate quien coño eres los domingos por la mañana. Elige sentarte en el puto sofá a ver tele concursos que emboban la mente y aplastan el espíritu mientras llenas tu boca de puta comida basura.
Elige pudrirte de viejo cagándote y meándote encima en un asilo miserable, siendo una carga para esos niñatos egoístas y echos polvo que has engendrado para remplazare. Elige tu futuro. Elige la VIDA.

¿Pero porque iba a querer algo así? Yo elegí no elegir la vida. Yo elegí otra cosa, y las razones.. No hay razones. ¿Quien necesita razones cuando tienes heroína? La gente se cree que esto no es mas que miseria y desesperación, y muerte, y toda esa mierda que no hay que olvidar.
Pero de lo que se olvidan, es del placer que supone. De lo contrario no lo haríamos, después de todo no somos gilipollas…bueno, no somos tan gilipollas…’’    

(Trainspotting - Mark Renton)