hermosas-creaturas

Hermosas criaturas

 

 

Bueno la pelicula se divide en dos palabras pero debo decirles que ni son hermosas ni son criaturas (hablando en plural) solo son una y practicamente BRUJAS, si aunque nos quieran pintar que son un genero diferente del que hemos visto en cines no cambia del todo, para mis expectativas se quedo muy corta, un tanto larga y aburrida y lo peor se dice ser una saga como Harry Potter y Crepusculo que para mi no les llega ni a los talones, los protagonistas FEOS, hay un amor imposible entre mortales y seres sobrenaturales solo con el cambio de que ahora el hombre es el vulnerable. Hubo partes buenas y el inicio comienza entre lo que se puede decir bien pero se les fue de las manos y termino siendo una pelicula de brujas. 

LO QUE SI…

  • Me gusto la escena de la nieve y de los rayos (aunque nunca fue explicada pffff)
  • Los poderes que muestran

LO QUE NO…

  • Mala historia y mal titulo.
  • Casi no hay actores conocidos, mucho menos buenos.
  • Malos protagonistas
  • Mal final (aburrido)
  • Es muy largaaaa 

Calificación… 7 ( ★★☆☆☆)

RECOMENDADA SI… 

  • No tienes nada mejor que hacer. (Aunque les recomiendo verla en su casa y no en cines)
  • Si eres muy aficionado a las sagas, aunque no esperen mucho. 

Casi perfecto - ¿¿Two-shot wigetta?? PARTE 2 (Lemon/ especial Halloween y día de muertos/ 1000 seguidores)

Bueno continuando con el antes “one-shot” que decidí continuar como especial de día de Halloween y día de muertos, traígo la segunda parte de “Casi perfecto” espero que les guste. También es para festejar los 1000 seguidores que acabo te obtener :D muchas muchas gracuas en verdad a esas personitas que siguen mi tumblr en verdad los aprecio mucho. 

Es super importante que lean la primera parte para que no se encuentren tan perdidas en el trama, aquí les dejo la primera parte: 

capitulos: http://elizabethsherlockz4.tumblr.com/post/101639517821/casi-perfecto-two-shot-wigetta-parte-2

Cabe mencionar que si tengo tiempo hare la tercera parte, que espero poder ya que la universidad me consume todo mi tiempo ;-; 

Advertencia: Escenas lemon… no digo mas.

Notas: Vampiros y hombres lobo. 

!Espero que sea de su agrado!

————————————————————————————–

Two-Shot wigetta “casi perfecto”

Narra Samuel: 

En estos momentos no entendía que estaba haciendo, ni por qué lo hacía, lo único que me pasaba por la mente era estar con esta… hermosa creatura que me tenía cautivado.  Me encantaba la forma en que nuestros cuerpos se moldeaban perfectamente, queriendo estar mas juntos a medida que nos seguíamos besando. Ya en el suelo encima de el, encamine mis manos a su ropa para quitársela, que seguramente sin ellas podría olerlo más claramente, era una idea que me excitaba aún más.

Sus ropas eran elegantes, como de una familia bastante adinerada, pero estas estaban algo sucias y rasgadas posiblemente por la batalla que había tenido anteriormente con los chicos de mi clan. Dejé su torso desnudo, tirando a lo lejos lo que parecía una camisa de manga larga de una suave tela, pero su piel se sentía todavía más suave en comparación. Baje por su torso con mis labios, besando cada parte de él, lamiendo su perfume que ahora podía oler con tanta claridad que sentía que no había nada más en el mundo que él y yo.

Ahora el no luchaba contra mi, luchaba con no soltar gemidos por mis acciones, sin embargo no siempre lo lograba ya que en ocasiones  soltaba alguno que otro pequeño gemido que se escapaban de sus labios al hacerle chupetones en su torso. Me tomo por detrás de mi cabeza halándome hacia arriba, dirigiéndome a sus labios, no dude en besarlo también. De pronto la creatura hermosa que estaba debajo de mi empezó a besarme con mucha más pasión, a su vez me despojaba de mi camisa rompiéndola en varios pedazos. Mordió mi labio lo suficientemente fuerte como para sacarme un poco de sangre haciendo que me besara con desespero y pasión. Para mi era un poco doloroso pero me gustaba la sensación.

Mis manos se dirigieron a su pantalón, empezando a desabotonarlo, las manos de él me detuvieron por unos segundos, pero termino soltándome y colocándolas alrededor de mi cuello. Sin más preámbulo baje lentamente sus pantalones hasta retíraselos por completo. Podía sentir claramente su miembro excitado dejaba de mi, sin saber por qué empecé a restregar mis caderas en el sacándole gemidos a mi… amante. Por otro lado yo tampoco podía reprimir los gemidos que me provocaban estar junto a el, pero aun no era suficiente. Me detuve un momento para quitarme mi propio pantalón, liberando mi miembro sintiéndome menos apretado en mi entrepierna que estaba bastante crecida por lo que hacíamos.

Estando los dos en ropa interior me sentía más embriagado que nunca, besaba y lamía toda su piel que tenía al alcance de mi lengua, él por su parte se aferraba fuertemente a mi espalda clavándome sus uñas. Yo continuaba con mis movimientos de caderas sobre el haciéndonos estremecer a medida que subía el ritmo de estas. Con el propósito de ir más rápido con mis movimientos me aferre a sus hombros con mis dos manos tomándolo con un poco de fuerza, debido a que no se esperaba esto, gruño fuertemente deteniendo sus manos que hasta en ese momento me habían estado tocando por todas partes. Pero al sentir el nuevo ritmo de mis caderas tiro su cabeza hacia atrás con los ojos cerrados embriagado de pasión al igual que yo.

Mi cabeza terminó al lado de la suya ya que luchaba con mantener tal intensidad que al parecer nos estaba haciendo sentir miles de emociones que nos recorrían todo el cuerpo. Los dos gemíamos fuertemente tomándonos con fuerza para hacer más firmes los movimientos.  No tardo mucho para sentir que esa extraña sensación en mi entrepierna se esparciera por todo mi cuerpo, envolviéndome por completo, nublando todos mis sentidos, solo sentía esa excitante sensación recorriéndome todo el cuerpo. Abracé fuertemente a mi amante, lo que me permitió sentir sus espasmos que eran iguales a los míos, algo increíble nos estaba pasando. De pronto sentí como esas sensación se liberaba dulcemente por mi entrepierna haciéndome gemir más fuerte que nunca, pero no fui el único, mi amante que estaba mucho más cerca de mi cuello lo mordió fuertemente reprimiendo su gemido en mi cuello, mientras que mi sangre se deslizaba dentro de su boca, haciéndolo terminar al igual que a mí.

Mi cuerpo tembloroso ya sin fuerzas se dejó caer sobre él, nunca me había sentido de esa manera, pero sobre todo me sentía cansado, mi cuerpo no dejaba de temblar y mi respiración era agitada.  A medida que mi frecuencia cardiaca se normalizaba mis ojos se cerraban cada vez más. Estaba agotado y mi cuerpo me exigía dormir un tiempo, pero mi mente no lo quería, por que cabía la posibilidad que al despertar me diera cuenta que solo fue un sueño, o peor aún, que fuera realidad pero que en la mañana cuando despertase esta creatura que se había alimentado de mi habría cobrado suficiente fuerza como para irse muy lejos de mí. Pero era inevitable mi cuerpo ya no me respondía ahora solo estaba por apagarse llevándome consigo.

_    _    -    -       _   -   -  -   _     _  _   -   -   -  _   _   _    -    -    -   _  -    - - _   _   _ _  _ _  _  - -  _  -  _  

Mi mente cobraba conciencia de nuevo, mis sentidos regresaban a mi lentamente, primero el olfato, el olor familiar de aquella creatura me invadió de nuevo haciéndome estremecer, no podía creer que aun tuviera ese efecto en mi, después regreso el tacto, dentro de mis brazos sentí una piel suave y tersa la cual estaba pegada a mi cuerpo. Sin pensarlo lo abrace más fuerte para pegarlo hacia mi, lo que provoco que mi amante se revolviera incómodo. Fue entonces cuando mi mente proceso todo lo sucedido mi “amante” no se trataba de cualquiera, era un vampiro que apenas había “conocido” el día de ayer, como si fuera poco no era cualquier vampiro, era un pura sangre aquellos que controlaban a lo demás vampiros y reconocidos por su belleza y fuerza. Sin mencionar que ni siquiera se trataba de una hembra, sino de un macho!

Abrí los ojos a la par y ahí estaba en mis brazos con la mirada perdida a alguna parte de la celda. Todos mis pensamientos de culpabilidad se desvanecieron al volver a verlo, era tan hermoso que no podía pensar en nada más que en él. Mi corazón volvió a palpitar rápidamente. En realidad ya no me importaba todo lo demás, todos esos problemas parecían desaparecer al estar a su lado. Ahora soo había una duda en mi.

                -¿Cuál es tu nombre?… –Pregunte en un susurro.

                -Deberías irte… están buscándote – Tardé en procesar lo que me había dicho, ya que su tono de voz era grave y a la vez muy sensual.

Fue entonces cuando mi sentido del oído se hizo presente, era verdad, podía escuchar el montón de voces de mi clan preguntándose en donde estaba, al parecer me habían estado buscando en todos aquellos lugares en lo que solía estar. No tardarían mucho en encontrar mi olor más fresco que fue al llegar aquí, era una suerte que el olor de… él, fuera lo suficientemente fuerte como para hacer que la manada no me hubiera buscado directamente aquí.

Me levanté rápidamente buscando mi ropa, el también se levantó de manera muy elegante recogiendo su ropa que se encontraba esparcida por todo el lugar. Me cambie lo más rápido que pude, al terminar volteé a verlo, él ya se había terminado de vestir y estaba recargado en la pared del fondo mirándome fijamente. No pude evitar ponerme nervioso, no sabía que era lo que pensaba aquella hermosa creatura.

                -No me has dicho tu nombre. –Le dije, no podía irme de ese lugar sin antes por lo menos saber cómo se llamaba.

                -Deberías apresurarte… -Fue lo único que contestó, pero claro como todo hombre lobo era obstinado y no me iría sin una respuesta.

                -No pienso irme hasta que me lo digas –Lo miré fijamente, para que se diera cuenta de que hablaba muy enserio y vaya que no estaba jugando.

Suspiro para luego cerrar sus ojos, guardo silencio unos segundos para luego abrir de nuevo sus ojos los cuales se encontraban serios e inexpresivos.

                -Díaz… mi nombre es Guillermo Díaz. – No pude evitar sonreír al escuchar su nombre, el volteo su cara a un rincón, con una cara de pocos amigos, pero podía jurar que estaba algo sonrojado.

                -El mío es Samuel… Samuel de Luque. –Dije para luego partir rápidamente de ese lugar con una sonrisa en mis labios, tenía que apresurarme si no quería meterme en problemas.

Estaba loco si me dirigía a la manada directamente, primero tenía que ir  a retirar todo el olor que se había impregnado en mí de Guillermo. No era algo que realmente quería, ya que lo sentía cerca de mi, pero no podía dejar que alguien de la manada se enterase de lo que había ocurrido. Me fui por un lugar que nadie utilizaba ya que era muy pequeño el pasadizo, pero me llevaría a la cascada para limpiarme. Una vez habiendo llegado me metí al agua con todo y ropa, ya que esta también olían a el.

Un poco más tranquilo pude pensar con más claridad, no entendía que me había ocurrido. Yo hasta el día de ayer pensaba que los vampiros eran creaturas repugnantes que solo existían para matar personas y beber su sangre, pero aun así había sido cautivado por uno de ellos, pero no por cualquiera, sino por un purasangre más hermoso que cualquier otra cosa que hubiera visto antes. Tampoco entendía por qué causaba esas sensaciones en mí, como me había cautivado de esa manera y de forma tan rápida.  Pero lo más increíble de todo era como todo eso me importaba en lo más mínimo, me sentía feliz, como nunca me había sentido antes, me sentía vivo, vivaz, de alguna forma me sentía completo.

A medida que el olor de Guillermo era retirado por el agua y por todas esas flores que restregaba por mi cuerpo, me sentía cada vez más inquieto, sentía como me volvía a hacer falta aquello que me tenía de los más feliz. Ya no sentía que lo tenía cerca mío, por lo que las ganas de estar con el regresaron de nuevo, la melancolía regresaba más fuerte que nunca, era como si Guillermo fuera una droga la cual me hacía falta para poder estar bien.

Estaba perdido en mis pensamientos cuando un olor familiar y ruidos de pisadas se hicieron presentes, por el olor sabía de quien se trataba. Mi buen amigo… mas bien primo hermano Frank aparecía a mi vista con una expresión de preocupación que se dispersó al verme, pero su cara se tornó de enojo.

                -¿Qué tanto hacías gilipollas?… – Me pregunto Frank casi en un frito al verme muy “tranquilo” bañándome en la cascada. - ¿No te das cuenta que te estamos buscando por todas partes?

                -Bueno… ya me encontraste –Le dije con una pequeña sonrisa, burlándome un poco de el. Lo que menos necesitaba en ese momento es que se diera cuenta que estaba algo melancólico.

                -¡Ahora veras!… haré que te arrepientas –Se lanzó dentro del lago con todo y ropa, dirigiéndose rápidamente hacia mí.

No me lo esperaba por lo que antes de que pudiera reaccionar ya lo tenía encima de mi aplicándome una llave al cuello. La verdad es que también me estaba divirtiendo ya que necesitaba distraerme para no pensar en Guillermo. Estaba por quitármelo de encima para aplicarle una contra-llave pero de pronto se detuvo en seco. Me pareció extraño y me detuve también esperando que dijera por que se había detenido.

                -¿Qué te paso en el cuello?… –Me preguntó muy seriamente Frank mirando mi cicatriz que tenía en el cuello provocado por Guillermo, ya no estaban abiertas debido a que nuestra raza se cura muy rápido pero si había dejado unas marcas.

No pude evitar sentirme nervioso, no encontraba que contestarle, solo tartamudeaba y soltaba balbuceos sin sentido, algo que no se me daba era el mentir.

                -Tu… hueles un poco a…. ¡al sangre pura ese! –Gritó bastante fuerte, me soltó rápidamente, bajándose de mi, mirándome con ojos escrutadores.

                -¿Pe-pero de que hablas gilipollas? – Fue lo único que me salió de los labios, el nerviosismo no me dejaba pensar en algo que decir o como salir de esta.

                -No me digas que… - Frank guardo silencio por unos momentos mirándome e inspeccionándome con la mirada desde su lugar. –Ese vampiro te ha mordido…

                -Bue-bueno… quizás… si quizás un poquito – Me di un golpe psicológico internamente por decir eso, estaba perdido, nunca antes había pasado entre nuestras razas, las cuales eran enemigas, lo que había hecho con Guillermo, era como un tabú, algo inmencionable y mucho menos posible.

                -¿Estas bien?… – Pregunto preocupado Frank –¿Te hizo daño? Deberías de tener mas cuidado.

Al escuchar eso me tranquilice un poco, claro, no es como si lo primero que se te viniera a la mente con eso es que tu primo hermano se haya enamorado de un vampiro pura sangre macho.

                -Ehh… si… si, estoy bien… apenas si me mordió un poco. –Dije no muy convencido, Frank me miraba aun con sospecha, seria obvio para cualquiera que algo no estaba bien, las cosas no cuadraban para el.

                -Bueno… supongo que tienes razón, si no fuera así ese vampiro ya se hubiera escapado de la mazmorra. –Olfateó profundamente el aire con los ojos cerrados, con una cara de tremenda concentración. –Y puedo darme cuenta que su olor aun proviene de lo más profundo de La Hoguera.

Yo solo pude asentir a sus afirmaciones, me miro por unos segundos para luego dirigirse fuera del agua, yo solo lo seguía con la mirada.

                -Iré a decirle a la manada que te eh encontrado, no tardes mucho que la reina quiere hablar contigo, le avisaré que pronto iras con ella. –Dijo Frank secamente sin dejar de verme de una manera poca amistosa… era claro que aun sospechaba de mi.

                -Vale… dile que en un momento iré con ella. –Le dije ya un poco más tranquilo, porque nadie le creería que yo tuve un encuentro cercano con nuestro prisionero, aunque esto fuera verdad. Era algo simplemente ridículo de pensar para los de nuestra raza.

Ya habiéndose alejado Frank, sentí como un sentimiento de culpa me invadía, haciéndome sentir mal por lo que había pasado hace unas horas. Como ese vampiro había provocado tantos sentimientos en mi en tan poco tiempo, había llegado a mi vida y la había volteado de cabeza en tan solo una noche. Lo peor de todo es que sabia que esto no sería todo, no era algo que podía olvidar fácilmente de la noche  a la mañana, él había llegado y se había metido muy dentro mío tanto física como emocionalmente. Pero todo se resumía en algo… el me hacía sentir vivo otra vez.

Una vez sintiéndome lo suficientemente limpio me cambie de ropas para dirigirme a los aposentos de mi madre, la cual me esperaba en su trono que era una silla muy grande de piedra esculpida por uno de nuestro clan que tenía un don para esas cosas. Como cualquiera de nuestro clan me dirigí al frente suyo para poder tenerla de frente  a poco metros saludándola cordialmente.

                -Eres mi hijo… sabes que no tiene que hacer eso – Me dijo en respuesta a mi acciones que por lo general eran muy cordiales aun que se tratase de mi madre.

                -Me han dicho que querías hablar conmigo madre –Le dije queriendo ir al grano, me sentía un poco extraño al estar tan lejos de Guillermo, me sentía un poco desesperado por verlo de nuevo.

                -¿Dónde has estado toda esta mañana? –Me preguntó sin más mi padre, mirándome seriamente esperando mi respuesta.

                -Yo… me eh despertado muy tarde porque me encontraba muy cansado. – Nunca había mentido mejor en mi vida, aunque en realidad era cierto, solo que omití muchas otras cosas.

                -Que extraño… ayer no te veías tan cansado – Mi madre me miraba fijamente, esperando que en cualquier momento cometiera un fallo y dijera lo que en verdad sucedió.

Mi mente dio vueltas por unos segundos, tenía que decir algo y rápido.

                -Yo… salí de La Hoguera… para ejercitarme. –Sabía que si decía esto mi madre se enojaría, ya que no se me permitía salir de La Hoguera, pero por lo menos la distraería de todo lo demás.

Me miro enojada, se levantó de su silla dirigiéndose a mi, se paro muy cerca y me dio una bofetada fuerte en mi mejilla.

                -¡Sabes que no tiene permitido salir de La Hoguera! –Gritó bastante fuerte mi madre, la cara se le torno un tanto roja de lo molesta que estaba. – Y mas ahora que podríamos tener vampiros merodeando la zona.

Por un lado estaba feliz de que me haya creído la mentira, pero por el otro no solo me dolía mucho su bofetada, si no que también estaba molesto por sus estúpidas reglas de tenerme encerrado como si fuera otro prisionero.

                -¡Deberías dejar de tratarme como si fue un niño! ¡¿Cuándo entenderás que ya no soy ese pequeño niño que tenías que proteger a cada momento?! Estoy cansado de estar encerrado aquí por tus estúpidas paranoias! –Grite sin pensarlo, en el momento en que lo dije me sentí mal por decirlo, no me arrepentía porque era lo que pensaba y se lo había querido decir desde hace mucho tiempo, pero no de esta manera.

Mi madre me miraba impactada, nunca antes le había hablado de esta forma. Siempre había sido respetuoso y había aceptado cada cosa o mandato de su parte. No era una mala madre, pero sus paranoias habían provocado una inconformidad en mi vida, yo no era feliz.

No quería seguir teniendo esta incomoda conversación con ella, quería irme lo mas rápido de ahí, di media vuelta en dirección a la salida y di unos pasos, pero la voz de mi madre detuvo mis andanzas.

                -Espera… ¿Cuándo planeabas decirme que el vampiro te mordió?… –Pregunto mi madre cambiando de tema tomando un tono acusador. – Te dije claramente que no estuvieras mas tiempo de lo necesario con el.

Gruñí para mis adentros, seguramente Frank le había contado lo sucedido, lo maldije en mi mente por no guardar silencio. Volteé mi cuello para mirarla fijamente.

                -Si… pero aun así no podría estar mejor –Sabia que mi madre lo tomaría como un ataque a que estaba siendo exagerada, pero para mi eso tenía otro significado, el cual quería mantener en secreto.

Salí rápidamente del lugar, dejando a mi madre con cualquier otro reclamo que tuviera que hacerme. Sabía que las cosas se habían salido de control, nunca antes había reaccionado de esa manera, sobre todo el desobedecer a las órdenes de Rebecca, la que sobre todo era nuestra líder. Algo definitivamente extraño estaba pasándome desde ayer que conocí a Guillermo, era una tormenta de emociones imparable.

Me fui a mi lugar “especial” para tranquilizarme, en realidad no era donde quería estar, pero con todos los de mi manada despiertos y atentos a que no hayan intrusos en las cercanías era imposible para mi acercarme a él sin ser descubierto por alguien o levantar sospechas. Suspiré para mi mismo por la imposibilidad de tenerlo cerca como me gustaría.

Al cabo de unas horas otra presencia se acercó al lugar, no era necesario que volteara a verlo, sabía que era uno de los nuestros y muy posiblemente un amigo que me podría ayudar en este momento.

                -Ha ehtado perdido todo el día eh –Dijo mi buen Mangel, sentándose a mi lado.

                -Bueno… la verdad es que ha sido un lardo día –Le conteste con una pequeña sonrisa.

Mangel era uno de mis mejores amigos desde que era un niño, siempre me apoyaba y sabía cuando me encontraba bien y cuando mal.

                -Creo que ha ehtado mucho tiempo aquí últimamente –Era cierto, gran parte de mi semana me la había pasado en este lugar, mas ahora que me estaba muy confundido. –¿Hah comido algo?

Es verdad… no había comida nada desde hace mucho tiempo, justo ayer habían traído la comida de La Cacería pero no había tomado ni un solo bocado.

                -No… la verdad es que no. –Le conteste a mangel, no quería hacer que se preocupara pero tampoco quería mentirle.

                -Mira… te eh traído un poco de carne – Me paso un gran trozo de carne, el cual acepte enseguida.

La lleve a mi boca pero al comerla no me supo tan buena como otras veces, el sabor que tenía mi boca, era el de Guillermo, se había quedado en mi, pero ahora que comía la carne ya no sentía ese sabor, provocando que no degustar tanto la carne, extrañando la de Guillermo. Deje de comerlo, regresándole el resto de carne a Mangel sin voltearlo a ver.  El me miro preocupado.

                -Tieneh que comer Samuel… Si no lo haceh yo tampoco comeré hahta que tu lo hagah –Mangel se preocupaba demasiado por mi, era lo que menos quería en ese momento que alguien estuviera encima de mi preocupado.

Me lleve de nuevo la carne a mi boca, comiéndomela poco a poco sin muchas ganas, los dos permanecimos en silencio, él sabia que algo no andaba bien, pero estaba esperando que yo hablara primero. Decidí romper el silencio con una pregunta.

                ¿Alguna vez… has sentido que no puedes vivir sin una persona? –Le pregunté  de forma seria a Mangel sin voltearlo a ver.

El me miro desconcertado, porque no entendía a lo que me refería, pensó por unos momentos para luego mirarme.

                -No exactamente… pero sé que no podría hobrevivir sin la manada –Me contestó con una sonrisa.

Ahora me sentía la oveja negra más grande que jamás haya existido, suspire y baje la mirada. Seria tan fácil si también podría decir lo mismo, pero ahora lo único que rondaba por mi cabeza era Guillermo. Mangel se levantó cuando vio que termine mi último pedazo de carne.

                -Eh hora de dormir, mañana eh día de cahería… tengo que dehcanhar! –Se fue rápidamente bajando las rocas.

Esa era mi señal, ahora todos estarías descansando en sus respectivos lugares, era mi oportunidad para ir a ver a Guillermo, a pesar de todo lo malo que conllevaba el hecho de querer estar con el, me hacía mucho mas feliz el saber que tenía esta oportunidad para visitarlo.

Me escabullí por otra entrada apartada de La Hoguera, una por donde casi no pasaba la manada, hasta llegar a la parte de las mazmorras, donde se encontraba la hermosa creatura que me tenía cautivado.

Aun no llegaba a su celda cuando el hizo saber que se había percatado de mi presencia, se paró y se pego a la pared del fondo. No quería que me tuviera miedo, al contrario.

                -No tengas miedo… no podría hacerte daño –Le dije acercándome a las rejas que no separaban por unos metros.

                -No te tengo miedo… - Me contestó con voz firme.

                -Entonces… ¿por qué no te acercas a mi? –Le pregunte provocándolo.

Guardo silencio, luego dio unos pasos en frente quedando a un metro de distancia de mi, pero aun siendo separados aun por la rejas.

                -Porque podría lastimarte… - Dijo mirándome con cara seria.

No sabía como reaccionar a su respuesta, yo me encontraba en un estado mas o menos bueno, había comido, pero no podía ignorar el hecho de que él se había alimentado de mi, lo que significaba que yo podría estar débil por la falta de sangre y el fuerte por haberse alimentado. Aun así no podía dejar de ser cautivado por su belleza, ahora que se encontraba completamente recuperado se veía mas hermoso que nunca. Fue entonces que se me vino una pregunta a la mente, si el ya estaba por completo recuperado no se le hubiera hecho un gran problema el salir de su celda y escapar.

                -¿Por qué no has escapado? –Le pregunté queriendo cambiar de tema.

                -Porque… con tantos de ustedes por todas partes no hubiera podido. –Dijo con la mirada hacia abajo, y ahí estaba, no era mi imaginación, estaba sonrojado.

Era claro para mi que eso no era del todo cierto, por muchos que fuéramos él pudo haberse escapado de miles de formas ya estando recuperado. Sabía que me estaba mintiendo. Una amplia sonrisa se coló a mi rostro, seguro que me miraba como un gilipollas. Guillermo bufó por mis acciones, de alguna forma sabía que lo había pillado en la mentira, se dio media vuelta y se volvió a arrinconar para que no lo viera con tanta claridad. No quería que se alejara, quería estar mas cerca de él.

                -¿Puedo… puedo pasar la noche contigo? – Le pregunte un tanto dudoso a Guillermo, simplemente lo pregunte sin pensarlo, pero de alguna forma ya me había acostumbrado a que su presencia me hiciera hacer cosas que no controlaba. 

Hermosas Creaturas / Beautiful Creatures (Libro)

Autor(es): Kami Garcia y Margaret Stohl.

Género: Adulto Joven, Fantasía, Comedia.

Resumen: Todo comienza en un pueblito (ficticio) llamado Gatlin en Carolina del Sur, Estados Unidos. Ethan Wate, quien vive con su padre y su niñera Amma (que es más como su abuela) despierta escuchando una extraña canción llamada “Dieciséis Lunas” que apareció misteriosamente en su iPod. Ese mismo día en la escuela, se entera de la llegada de una nueva alumna (cosa extraña para un pueblo tan pequeño) Lena Duchannes, quien resulta ser la sobrina del loco del pueblo, Macon Melchizedek Ravenwood. Lena e Ethan se conocen cuando el casi la arroya con su auto en la carretera. Pero eso no es todo, Lena es una Caster, alguien que tiene poderes mágicos, y tiene el terrible destino de que a sus dieciséis será reclamada por la Luz o la Oscuridad. Ethan intenta a toda costa ayudarla a no ser reclamada por la Oscuridad y descubren que ambos están destinados a más que un encuentro casual en la carretera.

Opinión: Tenemos nuevamente una historia de romance y fantasía, donde chico normal conoce a chica nueva con algo más que sentirse inadaptada socialmente. Chico y chica se enamoran y ella le cuenta que tiene poderes mágicos. A chico no le importa porque la ama. Same as always. Pero si es grato saber que son humanos con poderes mágicos, Casters (aka Brujas, pero no les digan así porque no les gusta). Lo interesante es saber más acerca de ellos, que pueden hacer, cuales son los diferentes tipos de Casters y por qué son reclamados por la Luz o la Oscuridad. La cosa es que el libro recién comenzó a interesarme en la página 100, cuando Macon y Amma están discutiendo el destino de Ethan y Lena. Las primeras cien páginas son literalmente challa. Para el que no me entiende: es un montón de confeti que adorna por 10 segundos y luego es olvidado e incluso barrido (lo cual explica el hecho de porque debió ser quitado, o por lo menos la mayoría de él). No me mal interpreten, el libro es bueno, el desarrollo de personajes es interesante (sobre todo los secundarios, Amma y Macon son mis favoritos), pero habían demasiadas cosas que no eran necesarias de leer. El tema en si es el hecho de que Lena será reclamada a sus dieciséis y como ella e Ethan se enamoran, pero (for the Gods) what a long introduction! La presentación de personajes y el desarrollo de la historia podría haber sido en muchas menos páginas, no 563. Habían escenas tan cortas que eran completamente irrelevantes. Pero no teman, no es todo tan malo, si hay partes en las que te impresionas y quieres seguir leyendo, sobre todo acerca de los padres de Lena, que papel juega Ridley (prima de Lena y quien fue reclamada por la Oscuridad un año antes que la protagonista) y que tiene que ver Ethan en todo esto (porque es más que solo enamorarse de la chica nueva con poderes y seguirla hasta el fin del mundo). Lo que me agradó fue la participación de Link, el mejor amigo de Ethan, hasta el final de la historia. Dentro de la introducción lo describían como un personaje casi terciario el cual, en el último capítulo, se mantuvo presente y, a su manera, siendo parte de la acción. Sigo insistiendo que es algo largo, necesitó mas edición (y no sé qué haré porque me quedan los demás libros de la serie, Beautiful Darkness, Beautiful Chaos, Beautiful Redemption), y si son asi de lentos creo que moriré en el intento.

- Sarah 

Hermosas Creaturas / Beautiful Creatures (Película)

 

Director: Richard LaGravenese

Actores: Alden Ehrenreich, Alice Englert, Jeremy Irons, Viola Davis, Emmy Rossum, Thomas Mann, Emma Thompson.

Cinematografia: Philippe Rousselot

Fecha de estreno: Febrero 14, 2013.

Duracion: 124 min.

Basada en: Beautiful Creatures de Kami Garcia y Margaret Stohl.

Hace mucho que no iba a ver una película donde la mayoría de los que asisten son adolescentes. (Y si alguien más vuelve a comparar cualquier otra película de Adulto Joven, basado en libros, con Twilight, I’ll burn them on the cilling)

Si ya leyeron mi review del libro good, porque igual volveré a explicar toda la historia de nuevo.

Ethan Wate (Alden Ehrinriech) es un chico que vive en un pequeño pueblo llamado Gatlin en Carolina del Sur, Estados Unidos. Despierta un día soñando acerca de una chica, a la cual no puede ver y no sabe quién es, pero siente que la conoce de toda la vida. Ese mismo día en la escuela, llega una alumna nueva llamada Lena Duchannes (Alice Englert), quien es sobrina del mal apodado loco del pueblo, Macon Ravenwood (Jeremy Irons). Ethan se acerca a Lena, la cual, después de varios sucesos extraños, le revela que es una Caster, alguien que tiene poderes. Lena será reclamada por la Luz o la Oscuridad cuando cumpla 16, y su madre, Sarafine (Emma Thompson), hará todo lo posible para que sea de la Oscuridad.

Ok basta de resumen, he aquí mi opinión (doble) al respecto de esta película. Y digo doble porque tengo una opinión como alguien que se leyó el libro, y la opinión de alguien que le gustan las películas. Así que brace yourselves, it’s gonna be long.

Opinión según libro: Definitivamente le hace honor a la expresión “basado en”, porque damn, cambiaron muchísimas cosas (no tanto como Percy Jackson and the Lighning Theif, pero me entienden). Comencemos con que Ethan encontró el relicario solo, sin Lena y lo guardó hasta dárselo como regalo anticipado de cumpleaños. Luego, Amma no solo es la niñera de Ethan, es la encargada de la biblioteca también, cosa que me mató un poco porque de verdad que me gustaba el personaje de Marian. Macon pasó a ser hermano verdadero de Serafine y a estar enamorado de la madre Ethan (W-What??) Yo realmente lo quería ver como un Incubus, but well. Genevive realmente mata a Ethan en el pasado, y el Ethan del presente es más gracioso and easy going de lo que me imaginaba (ese debió ser Link, que a mi parecer salió muy poco) Y no me hagan empezar a hablar del final. Simplemente estuve toda la película diciendo “oh no, this is so not true”. Debo si destacar que mantuvieron escenas importantes, como la cena en familia, que fue super, los ojos dorados que destacan a los Caster de la Oscuridad y detalles como los escritos de Lena en su habitación. (Cosas que vimos en el tráiler)

Opinión según fan de películas: Si no se leyó el libro y quiere ver esta película, no lo lea, no lo necesita, porque cambian muchas cosas. Pero si se pasa bien con ella. Al principio el guion era un tanto repetitivo, pero luego fue mejorando en los pequeños chistes y detalles en él. Las actuaciones de Lena e Ethan fue lenta en un principio, me costó engancharme con sus papeles, pero al final simplemente lo rompieron (good for them!). Sin duda los que se llevan el premio a mejor representación son Emma Thompson y Jeremy Irons. Oh Emma, sin duda el mejor monologo malvado que haya visto y sin dudas mucho mejor de lo que yo me había imaginado al leer a Sarafine en el libro (Thanks a lot for that). Jeremy lo hizo increíble, se notaba el poder de Macon presente en cada escena en la que él estaba. Emmy Rossum como Ridley fue un muy muy buen cast! Así imaginaba a Ridley y su entrada en el auto rojo unf! Amazing. Pero me mató el hecho de que la hicieran más cobarde de lo que es en realidad. Ridley no sale huyendo, ella comienza a tener dudas de lo que es ser Oscura. Además Lena era mucho más poderosa de lo que es en el libro, cosa que es llamativo si no te lo lees. Debo destacar que fue bastante triste ver como Lena “mataba” a Ethan. Fue un buen giro a la historia y muerta precisamente lo que es el amor entre ellos dos. (Tanto que las chicas sentadas atrás mío lloraron… ok good). Lo que sí o sí le da un plus gigantesco a esta película son los efectos especiales. Definitivamente hacen cobrar vida a toda la película, los hechizos, los colores, todo! Incluso esta filmada tan bien que me gustaron mucho algunos ángulos e imágenes que usaron. Se pasaron en eso, de veras.

Así que… si leyó el libro y son como yo, que le gusta que al menos la trama se mantenga lo más fiel posible, posiblemente les duela ver esta película. Si no lo leyeron y son llamados a ella por los efectos, véanla, son increíbles. Se pasa un buen rato, sí, pero creo que lo pasé mejor viendo Warm Bodies (a la cual debería hacerle review pronto ya que la nombre… oops) pero creo que me olvidaré de ella pronto. Al menos fui gratis (gracias a la entrada extra por mi suceso en Oz) y la chica que se sentó frente a mi puso algunos videos de Sherlock en su celular mientras esperábamos que empezara la película.

 - Sarah