helados de agua

 Habíamos terminado de comer y entonces yo dije: “¿Y si fumamos?

Después de comer junto a mi novia y sus dos hermanas decidimos fumar un rato como para bajarla y estar chidos. Estaba con Leonela en el parque esperando a Lisseth mientras hablábamos de la vida y nos dábamos amor, llegó Lisseth luego de 10 minutos y nos dio la hierba, y empezábamos a fumar, yo comenzaba luego le pasaba a leonela y luego a lisseth y así sucesivamente hasta que se nos acabo y nos dio nuevamente hambre (no había pasado ni dos horas y ya teníamos hambre) nos paramos y a mi se me ocurrió la grandiosa idea de bailar en el parque, así que fluimos y lo hicimos, eramos tres locos bailando en el parque mientras el viento nos llevaba. Mientras íbamos corriendo como naruto por la calle llegamos a una tienda, nos moríamos de sed y de hambre asi que compramos una botella de agua y un pote de helado de chocolate. (No recuerdo que hicimos en la tienda exactamente pero de seguro me habré pegado con algo y me abre reído)

Nuevamente llegamos al parque con el pote de helado y el agua y empezamos a comer, el vaso que nos habian dado lo usabamos como cuchara, eramos unos cerdos completamente, nos peleábamos por el helado y toda nuestra cara estaba manchada, y otra vez eramos tres locos peleando por un pote de helado en el parque.

Luego de eso llegó Monica, con su amiga Gaby y trajeron vodka con frugos, y empezamos a tomar y tomar, eran las tres de la mañana y yo estaba hecho verga, mientras ellas hablaban yo miraba la luna que brillaba muy fuerte. Luego de media hora se acabo el vodka asi que fuimos a comprar, y nuevamente los tres locos, o sea nosotros, empezamos a bailar en el parque, una venia del extremo del parque bailando como un zombie y la otra parecia que ni podia caminar, y yo venia dando vueltas. Nos juntamos y empezamos a fluir y bailar. (monica y gaby nos miraban raro y solo se reían)

(Ah sisi, ese mismo rato mientras tomábamos y escuchábamos música sonó Echoes de Pink floyd y fue muy épico porque justo cuando la besé, el intro sonó, era como si el tiempo se había detenido y todos los demás no existían, solo los dos nosotros nos mirábamos con asombro fue hermoso)

Llegamos a una tienda cercana y estaba cerrado, todo estaba cerrado, Moni y gaby se habían ido y solo quedábamos yo, leonela y lisseth y así que nos preguntamos ¿y ahora que? Leonela dijo: Hay que seguir cangandola, y fuimos caminando sin rumbo y de la nada terminamos apostando en un casino, nos dieron comida y bebida gratis, había aire acondicionado y olía bien, los juegos eran buenos, era todo un paraíso, al final no ganamos ni verga pero aprendimos algo ese día; “Si sales de una fiesta y no encuentras donde comer ve a un casino y ahí te trataran bien y te darán comida.”

La foto representa a un pacto que hicimos los tres, el de jamas dejar de fluir, haz lo que tu quieras y vive, que no te importe los demás solo se tu y se feliz.

El prefiere las cosas amargas, un café sin azúcar, un helado a base de agua, fresas sin chocolate, incluso el amor lo resume cuando siempre nos desborda el alma.
En cambio yo, prefiero el dulce sabor de otra bola de helado de chocolate o vainilla, con salsas y risotadas de recuerdos, un cappuccino de tres cucharadas gigantes de mezcla que me quiten la amargura del día. Sí, yo me desbordo con ver un arco iris en el cielo y el amor me ha dejado incluso sin razón, con letras, nostalgia y por supuesto: Las manos vacías.
Resulta curioso pensar cómo te clavas en la vida de alguien, así como si nada… Escarbando en el suelo cualquier viruta de su vida, cualquier espacio vacío de su closet donde habitarán tus camisas y el jodido cepillo de dientes que es el inicio del fin, o del comienzo. Te quedas en eso, pequeños detalles que a la larga hacen la historia, colorean el alma. 
Vos y yo somos esa prueba de que no siempre se necesitan meses o incluso años para decir te amo, apenas sabíamos nuestros nombres; pero las miradas se conocían, ya comenzábamos a brotar del fuego… Pero me quemaste y ahora soy pasado, una ceniza amontonada entre promesas que nunca quisimos hacernos, los tantos viajes acomodados en el cajón. Sí, ahora soy más olvido que ausencia, esas ganas de estar con vos; pero el amor nos falló. 
Buenos días amor, aquí otro intento de mandar por la borda mis memorias, ya sabes… Luego será.
—  Café para la Luna, Daniela Arboleda
@cafeparalaluna
Me siento alegremente agria. Necesito comer un helado de agua para hidratar mis labios partidos, acostarme en el césped húmedo para que absorba los minerales de mi piel, ver novas para que mis ojos se deleiten con su brillante muerte, necesito hablar de la injusta vida al azar y las problemáticas que tiene una flor al germinar. ¿Somos dueños de nuestra vida o la vida es dueña de nosotros? Me pregunto todos los días. Muñecos de trapo, ¿tal vez? Jugando a beber té. Me gusta tener muñecas porque cada una tiene un mundo distinto en su cabeza. Una habla de vida, otra de muerte, otra de sufrimiento y otra de amor ¿Qué historia es peor? Busco entre sus historias trágicas y sin sentido. Al final de la madrugada llego a la misma conclusión: las estrellas, las galaxias, los planetas y los hoyos negros son la solución. Pero el toque secreto es la imaginación, para estar y no estar, para continuar y quedarse, para hacer y no hacer, hablo de huir en nuestra cabeza a un lugar solitario para descansar de todos, hasta de nosotros mismos, ser espectadores y dejar tanto protagonismo huyendo al espacio exterior, al parecer es silencioso para nuestros oídos y tiene tantos lugares para disfrutar que lo hace el lugar perfecto para ir, quedándonos aquí en la Tierra. Allí podremos beber sonidos y que el aire se convierta en caricias, con un solo dedo señalaremos y moveremos soles dibujando en nuestro nombre. En nuestra imaginación podemos ser libres, pero en la realidad recuerda que estamos atados.
-Frigus.
— 
Tomco week, día 2, 3 y 4 – globos de agua, helados y salida a nadar

La primera idea que se le ocurrió a Marco fue una batalla con globos de agua.

Después de todo, cuando Tom le dijo que el agua no iba a hacerle más daño que a un humano, que no se iba a apagar su fuego interno (“no soy un dragón de lava, Marco, no tengo corazón de fuego”), el humano se tranquilizó.

El error se hizo evidente cuando todos los globos de agua se comportaron como pelotas de ping-pong. Incluso los de Marco. Quien tuvo que aceptar su derrota indiscutida cuando el último globo de agua le explotó en la cabeza, aunque estaba tan empapado que ni lo sintió.

Tom se rió bastante.

Keep reading

El prefiere las cosas amargas, un café sin azúcar, un helado a base de agua, fresas sin chocolate, incluso el amor lo resume cuando siempre nos desborda el alma.
En cambio yo, prefiero el dulce sabor de otra bola de helado de chocolate o vainilla, con salsas y risotadas de recuerdos, un cappuccino de tres cucharadas gigantes de mezcla que me quiten la amargura del día. Sí, yo me desbordo con ver un arco iris en el cielo y el amor me ha dejado incluso sin razón, con letras, nostalgia y por supuesto: Las manos vacías.
Resulta curioso pensar cómo te clavas en la vida de alguien, así como si nada… Escarbando en el suelo cualquier viruta de su vida, cualquier espacio vacío de su closet donde habitarán tus camisas y el jodido cepillo de dientes que es el inicio del fin, o del comienzo. Te quedas en eso, pequeños detalles que a la larga hacen la historia, colorean el alma.
Vos y yo somos esa prueba de que no siempre se necesitan meses o incluso años para decir te amo, apenas sabíamos nuestros nombres; pero las miradas se conocían, ya comenzábamos a brotar del fuego… Pero me quemaste y ahora soy pasado, una ceniza amontonada entre promesas que nunca quisimos hacernos, los tantos viajes acomodados en el cajón. Sí, ahora soy más olvido que ausencia, esas ganas de estar con vos; pero el amor nos falló.
Buenos días amor, aquí otro intento de mandar por la borda mis memorias, ya sabes… Luego será.
—  Café para la Luna, Daniela Arboleda.
youtube

Andando por un lago helado de agua más limpica que tu futura novia

Y si lo pones en 60fps ya ni te cuento cómo másmola