hacerla

Búscate una loca... Búscate una loca, de las de remate. De las que cuando piensas que ya no puede hacer algo más estúpido, va y te sorprende con algo inesperado. Busca a quién se ría a carcajadas, sin importarle dónde se encuentra o quién tenga alrededor. Quién te cuente chistes malos y haga bromas tontas sin que puedas evitar y no sepas por qué. Que cante por la calle con la música de algún coche e intente que tú también lo hagas. Que baile bajo la lluvia sin preocuparse por su peinado. Búscate una pesada, de las que juegan con tus puntos débiles o manías sabiendo que consiguen desquiciarte, provocando en ti unas ganas locas de ahogarla, pero con abrazos. Busca un irracional, humilde, sencilla y directa. Que llore, que grite, que tenga carácter. Que te monte numeritos pero que los compense con muy buenas escenas. Que no sepas como va a reaccionar, que tenga múltiples personalidades y consiga enamorarte con cada una de ellas. Y que solamente puedas hacerla callar con besos. Esa persona que hará todo lo posible por sacarte una sonrisa en los momentos más duros, que te dará la mano y no te soltará hasta que esté completamente segura de que no pierdes el equilibrio. Quien no haga falta que te diga nada, porque con la mirada te lo dirá todo. Que te entregará todo desde el minuto uno sin pedir nada a cambio. Busca una persona con quién pierdas la noción del tiempo y del espacio... Búscate una loca...
image
Me gustan las personas que saben que las cosas no serán perfectas, pero que hacen lo posible por hacerlas funcionar.

A las mujeres como usted - es decir solo a usted, porque en realidad no hay más mujeres como usted - se le escriben cosas cursis, pero muy cursis; sí, porque usted las provoca y no es culpa de uno.

Y se le escriben esas cosas cursis aunque después usted se burle con esa sonrisa que le hace a uno sentirse un completo idiota. El verdadero premio de uno viene después, cuando uno se siente bien porque logró hacerla reír  - o burlarse - el punto es que usted se sintió un poquito más feliz y por ende uno también.

A usted se le conquista despacito y se le llega al corazón a base de constancia  y un montoncito de paciencia. A usted se le escucha atentamente y se le trata de entender, y digo se le trata, porque suele suceder que uno se pierda en cada movimiento de sus labios, o en el brillo de sus ojos, o en la forma suave con la que su cabello roza su cuello y se desliza hacia sus hombros y más allá…

…Y  Luego por estarla viendo uno no entiende casi nada y termina perdido. Sí, perdido en usted.

No es maldad si la miro demasiado, es instinto, instinto que dice que la bese. Tampoco es malo que usted abandone un ratito su actitud orgullosa y un poco distante y acepte el beso.

A usted se le besa despacito y suave, y se le quiere mucho, pero mucho mucho.

—  Letras Secretas