hablando-sola

Hablando sola:

“Hoy quiero sonreír después de haber llorado por mucho tiempo. Lloré por alguien que sigo queriendo con toda mi alma, aunque de forma mucho más libre y completa. Nadie le pertenece a nadie. Aprendí que las personas van llegando a tu vida cuando deben llegar. Por algo siempre por algo. Llega un momento en que la razón de vivir encuentra un lugar en nuestra vida y de repente, todo lo que nos confundía empieza a tener sentido: nos vamos dando cuenta de que lo que importa son las cosas que no podemos ver y que las que sí podemos ver no siempre son fieles a lo que parecen. Con el tiempo nos damos cuenta de lo mucho que valen nuestras relaciones y el lugar que merecen de alguna forma, todo lo que hacemos nos va transformando en algo mucho más grande. Conforme vamos viviendo, vamos sintiendo, y con el sentir se aclara todo: las lágrimas nos revelan que son y siempre van a ser parte de nosotros, pero las risas nos recuerdan una y otra vez que son la esencia de la vida. El amor es todo y no podemos limitarnos a sentir sólo partes de una fuerza tan grande. Espero que el amor que hoy recibas lo regreses con un detalle desde el fondo de tu corazón, porque nada en la vida vale más que eso y que todo lo que hagas sea con las mejores intenciones, porque algún día todo lo que has dado se te regresará y entonces sabrás por qué estás aquí.”

— Daniela Rivera Zacarías

Si el amor fuera un numero, sería uno. Si el amor hablara, sería muy incoherente. Si el amor fuera objeto, sería una puerta. Si el amor caminara, andaría descalzo. Si el amor fuera médico no sería cardiólogo, sino gastroenterologo. Si el amor fuera una carrera, sería arquitectura. Si el amor fuera letra, sería vocal. Si el amor fuera pintura, sería abstracta. Si el amor fuera poema, no rimaría. Si el amor fuera un refrán, sería “más vale tarde que nunca”. Si el amor fuera calle, sería de doble sentido. Si el amor fuera visita, no sería puntual. Si el amor fuera despedida, diría “hasta luego”. Si el amor fuera petición… no sería amor.
—  Hablando Sola- Daniela Rivera
Hoy no dudes de ti. Cree en todo y en todos. Cambia muchas veces tu opinion, piensa solo en lo que te hace sonreir. No dudes de nada, si hoy cambias de opinion no es que dudes, es que has aprendido que hay opciones. Empieza lo que tanto tiempo has planeado. Termina lo que dejaste a medias. Pon en practica lo que aprendiste. Habla de tus sentimientos. Cambia lo que no te gusta, agradecele a alguien que te ha ayudado l. No pienses en manana. Dile a esa persona, a quien no te atreves hablarle, lo que le quieres decir. Haz llamadas que tanto has prometido hacer cuando te encuentras a un conocido en la calle. Disfruta lo que tienes. No llores por lo que todavia no es tuyo. No llores por lo que no se te ha perdido. Ten paciencia. Ser fuerte. Acepta. Piensa que hoy es lo que tu quieres que sea. Apurate a sanar porque, si pasa algo que te duela, piensa que hoy es el ultimo dia que tienes. Es tu vida, asi que hoy haz todo lo que tengas que hacer
—  Daniela Rivera Zacarias

Descubrí este año que:

1. Nada es para siempre y todo es para siempre.

2. El amor es todo y el amor es nada.

3. No hay bueno ni malo, solo instantes y experiencias.

4. No ha personas que me pertenezcan y yo no le pertenezco a nadie.

5. La libertas es interna.

6. Existe solo lo que sentimos.

7. Muchas veces lo que veo no es con los ojos.

8. La espontaneidad es buena.

9. Nadie puede reemplazar a nadie.

10. Si existe el amor de tu vida, pero no tiene que ser necesariamente tu pareja.

11. Nada es tan importante y nada es insignificante.

12. Dios esta en todos lados.

13. Dios no es la religión.

14. La fe no tiene nada que ver con la religión.

15. La felicidad depende de uno mismo.

16. Reírnos es la mejor medicina.

17. Nunca es bueno quedarte con la duda.

18. Cuando quieras lograr algo, lo logras.

—  “Hablando Sola” de Daniela Rivera Zacarias