gustar

Pensé que no me gustabas tanto, hasta que sentí celos por algo insignificante.